NOTICIAS INOLVIDABLES

Movimiento Copia Oculta

Bienvenido a copia-oculta.orgBienvenido a copia-oculta.orgBienvenido a copia-oculta.org

2/9/12

Votar a los 16 años en Argentina: ¿por qué?


VOTAR A LOS 16 AÑOS EN LA ARGENTINA: ¿POR QUÉ? (Ensayo: de lenguaje coloquial)

Escrito por: Lic Ramón D. Peralta



INTRODUCCIÓN

Nuevamente estamos ante un nuevo debate: ¿votar a los 16 años?, lo que no es nuevo es la polarización de los abordajes, y su consecuente radicalización. La moderación, como de costumbre, ausente sin aviso. Me escribieron, y luego de dejar sendos puntos de vista; me invitaron a la reflexión, análisis y ulterior opinión,  quizá intuyendo que puedo llegar a aportar algo original, pero se equivocan. No voy a aportar nada nuevo, ergo quizá sirva de ayuda algo de información. Me refiero a compartir conocimientos y deducciones, y por que no, alguna sonrisa. Advierto, pues soy "semi-consciente" que suelo tomarme de pistas y señuelos, que no necesariamente responden al sentido común, pero que en ocasiones, colaboran, en otras no. 







Recuerdo (todavía), que a los 16 años mis mayores intereses pasaban por no fracasar en los estudios, en jugar a la pelota, y en alimentar el "ego cabrio" ante las mujeres del mundo, sin importar mayores requisitos (y no en ese orden precisamente)."El sexo mueve al mundo", era mi máxima de vida, mi norte, mi guía. Hoy siento lo mismo sobre el mundo, pero no sobre lo demás (aunque lo piense). Malditos "radicales libres". 




Solía escuchar  a mis ancestros discutir sobre política, era un hábito en ellos. Mi padre peronista, versus mi tío radical, no había otra cosa. Así pues, los dilemas resultaban simples y binarios, o me decidía por la derecha peronista, o por la izquierda radical, aunque eran expresiones bastantes cercanas una de la otra, por ende, no existían grandes diferencias, fácticas y sistémicas ( a no ser por el adoctrinamiento, "nada"). De hecho, los gobiernos de Illia y Frondisi, tuvieron metodologías, misiones y estandartes "simil peronista". Yo solía quejarme gratuitamente por esos días, ¿radicales o peronistas?, ¿no hay otra cosa?. Hoy añoro algunas cosas de aquellos años, solo enturbiados por el auge del partido militar, de lo cual, también es responsable nuestra sociedad. Pues muchos jóvenes ven ese capítulo de la historia, con alto grado de superstición y maniqueísmo. 








VOTAR A LOS 16 Y 17




Volviendo al tema de los 16 años, o mejor dicho, entrando de lleno en el asunto, podremos comprender que se pueden construir un numero indeterminado de posibilidades, de las cuales, muchas, serán tanto lógicas como pragmáticas, otras, no tanto. Algunos autores, profesionales y filósofos  sostienen, que sobre el tema de la madurez psicológica y emocional de un adolescente de 16 años, no hay supuestos empíricamente controlables, y solo tienden a reducir la argumentación a la no verificación ontológica de las teorías, hipótesis e incluso metodologías de estudio. Claro que están los de la vereda de enfrente, que afirman por el contrario, que existe mucho estructuralismo, conduccionismo, psicopedagogia, psicosociología, psicoanálisis, psicología evolutiva, fenomenología, etc (muchas), detrás de todo esto. Como dijera Julian Marías, lo recomendable en tales encrucijadas, es aplicar el "Método de Jericó",... intentar darle algunas vueltas al ente de estudio. Pues demos aunque sea media vuelta...




De todo lo aprehendido, de libros,   observación y la propia experiencia, (sobre todo como docente), infiero que: no todas las generaciones son iguales, y si bien hay patrones o sesgos que parecen mantenerse invariables, hay circunstancias que condicionan severamente las conclusiones. Mi generación;  a los 16 años, no pensaba ni sentía igual que la de mis hijos, y esta, tampoco es idéntica a la de mis nietos (o los suyos). Distorsiones que en estos últimos 50 años, se han ido acelerando, en la medida que los avances tecnológicos, los progresos científicos y en general, la evolución,  nos ha ido pincelando y tallando como individuos, y como sociedad. Realmente, no se trata de juegos distintos, o tecnologías distintas, hablamos de procesos de profundos cambios antropológicos, psíquicos, sociológicos e incluso físicos, entre otros. 








A estas alturas quiero decirles (sobre todo a mis lectores frecuentes), que en este escrito usaré un menú de palabras, signos y símbolos, para que en lo posible, el mensaje llegue a los mas chicos (cosa que me cuesta horrores). Y ya que estamos, aprovechemos para sacarle lustre a este punto. En mis tiempos, vale decir entre los 50 y los 70, los jóvenes tuvimos la suerte de tener en Argentina, una escuela pública de excelencia, pues en la distancia, visto lo de hoy, dicha calificación no resulta exagerada. Para ingresar al Colegio Nacional Luís Clavarino (de Gualeguaychú, Entre Ríos), debíamos rendir examen de ingreso, que por cierto era muy exigente. Los que no aprobaban, iban a parar a los colegios privados, en su mayoría en manos de la Iglesia (hoy es al revés).  El salto de este nivel secundario al terciario, era nada, y para el universitario, con unos pocos días de estudios previos, alcanzaba (a modo de re-memorización). Un adulto coetáneo (de mi edad) que solo tiene estudios de nivel secundario, hoy bien puede ser admitido entre los "ilustrados", pues realmente lo son. En cambio, hoy tener un título universitario, no asegura nada. Hablo de lo que antes se conocía como "cultura general", o bien cultura en su acepción lato. Hoy 9 de cada 10 estudiantes universitarios, no conocen quienes integran el gabinete nacional. Solo 2 de cada 10 universitarios, saben que modificaciones se le introdujeron a la Constitución del 94, además de la posibilidad de la re-elección del presidente. Solo 3 de cada 10 universitarios, no confunde "progresismo" con "neomarxismo" o "socialismo". 9 de cada 10 universitarios, no puede describir con exactitud las diferencias conceptuales y dogmáticas, entre el nacionalsocialimo europeo y el comunismo stanlinista. Solo uno de cada 10 universitarios,  puede escribir un ensayo sobre la actualidad política del país, identificando a cada uno de los actores y protagonistas, sus ideologías, sus contradicciones e historicismo. Tampoco saben determinar filosófica y empíricamente, ¿por qué el socialismo tradicional es oposición del kirchnerismo?. De hecho, pocos universitarios están en condiciones de concebir un escrito original y propio, sin que google o internet, le salgan en auxilio (incluyendo hacer cálculos simples, como multiplicar o dividir). En cambio, nuestra generación podía, y aun puede hacer esas cosas. Una de mis hijas es abogada,  y no sabe quien es el ministro de economía de la nación. Incluso muchos jóvenes militantes, saben poco y nada de su propio partido y/o gobierno, pues solo se manejan con latiguillos envasados, simbologías e imágenes dogmáticas predeterminadas. Todo es deducción, intuición, fetchismo y deseo, pero hay poco interés en la indagación, la investigación, la crítica y la duda, como piedra fundacional del pensamiento. 








La militancia diferencia a los jóvenes, pero no los compromete filosóficamente con la realidad necesariamente. Si en el espectro tengo tres entes, A, B y C como alternativas, y elijo A, por ende descarto B y C, como norte de mi atención. En otras palabras, elijo conocer solo A, y tampoco todo, pues con que A sea de mi agrado, será suficiente. Por consiguiente descarto todo lo demás como agentes del conocimiento. En cuyo caso, el saber solo sobre A, se erige como una decontrucción capsiosa, subjetivista y antojadiza de una ontología sesgada por el ideario, lo cual redunda en un auténtico dilema de lógica de predicados silogistas.  Introyectar lo bueno y también proyectarlo para mantenerlo a salvo de su realidad interna. Proyectar lo malo e introyectar a sus perseguidores e incluso identificarse con ellos para controlarlos. El rasgo constante es que en situaciones de ansiedad aumenta la disociación, y se utiliza la proyección e introyección para mantener a los objetos-sujetos persecutorios tan alejados como sea posible de los objetos-sujetos ideales, a la vez que mantiene a ambos bajo control. Cuando la persecución es tan intensa y se hace insoportable,  el jóven, máxime si tiene 16 años, lo puede negar completamente. Esta negación básica, se basa en la fantasía de la total aniquilación (eufemismo) de los perseguidores. Otra forma de utilizar la negación omnipotente como defensa ante la persecución excesiva es idealizar el objeto perseguidor y tratarlo como ideal (caso Clarín por un lado,  o fachos por el otro, aunque algunos también tildan erróneamente de zurdos a los kirchnerista, pues se exhiben como tales, pero accionan como la derecha, típico en el peronismo). En cambio la identificación proyectiva se da cuando se escinden y apartan partes del "yo" y objetos internos y se los proyecta en el objeto externo, el que queda poseído, controlado e identificado con las partes proyectadas.



Según Erikson la adolescencia se extiende desde los doce años a los veinte años. Como tarea central del desarrollo adolescente está el concepto de consolidación de la identidad (aunque en algunos casos la inmadurez se prolonga varios años mas) . Los cambios físicos y psicológicos de la pubertad y adolescencia, hacen entrar en un periodo de aumento del conflicto psicológico interno, cuya consecuencia será un sentido de continuidad y estabilidad de uno mismo a lo largo del tiempo. Cuando esto no se alcanza, Erikson habla del "síndrome de difusión de la identidad". Pero "por suerte", en contrapartida, también en esta edad, el joven,  fija los propios gustos, intereses, valores y principios en el modo de crecer. El joven delimita su "sí mismo" del de sus padres y familia. Lástima que no logra autonomía del contexto ni del ambiente que eligió, en cuyo caso, si bien se emancipa ideológicamente de sus padres, adquiere un alto grado de sometimiento y condicionamiento ante sus pares. Algún vejete diría: "salen de guateamala, para meterse en guatepeor" .




Ahora bien, los chicos de entre 16 y 18 años, tienen la particularidad, de que viven en un proceso de búsqueda permanente, yo diría incluso que es altamente ansiosa y anárquica. Se trata de la búsqueda de identidad versus la difusión de Identidad (aunque las edades son mas abarcativas). Se experimenta pues, búsqueda de identidad y una crisis de identidad, que reavivará los conflictos en cada una de las etapas anteriores; los padres de los adolescentes se verán enfrentando situaciones nuevas que serán un novo reto para su misión orientadora. Son características de identidad del adolescente: la perspectiva temporal, orientación en el tiempo y en el espacio. La Seguridad en sí mismo. La experimentación con el rol, énfasis en la acción. El "aprendizaje-interés" por el contacto con el medio ambiente y una estrategia del aprendizaje vital. Polarización sexual, so adecuado grado de desarrollo del propio interés sexual. Liderazgo y adhesión con adecuada integración al grupo de "pares". Compromiso ideológico "relativo", orientación valorativa y participación en el ambiente.




Mucho se viene hablando y polemizando sobre este tema, y no de ahora, pues la edad es una razón general para la exclusión del derecho de voto, con el argumento de que sólo a partir de cierta edad, las personas están en condiciones de discernir libremente y comprender el alcance del acto electoral. Lo que no tengo muy en claro, es si efectivamente la falta de madurez, experiencia y racionalismo, es un argumento válido, pues hay adultos que también dejan mucho que desear desde estas premisas. Antes se usaban argumentos muy estúpidos que impedían el voto de la mujer, y hoy la realidad nos confirma que solo eran eso, estupideces. Las mentes y los sentires demócratas han avanzado, sin duda.

   
Sin embargo en distintas épocas y países,  las legislaciones han variado considerablemente en la determinación de la edad electoral. Contemporáneamente, la mayoría de los países ha establecido la edad mínima para votar en 18 años. Algunos países en los que el derecho a voto se alcanza a una edad más temprana, son Irán (15 años), Chipre (16), Cuba (16), Ecuador (16), Austria (16) e Indonesia (17). Algunos países en los que el derecho a voto se alcanza a una edad más tardía son: Jordania (19), Camerún (20), Japón (20),Costa de Marfil  (21), Kuwait (21) y Sierra Leona (21). Ademas de Argentina, la reducción de la edad para votar a 16 años, está siendo estudiada en varios países como Bolivia, Chile, el Reino Unido, y Venezuela. En el referéndum de el 29 de Septiembre del 2008 en la Nueva Constitución Política de  Ecuador, el voto para ciudadanos entre 16 y 19 años de edad es facultativo, siendo obligatorio a partir de esa edad, hasta los 65 años (que es el modelo que se quiere copiar acá)



Como habrán notado, no tengo (en apariencia) una postura clara, pues porque justamente es mi manera de auscultar, comprender, emprender y diagnosticar este interrogante. En cuyo caso diré que los chicos de 16 años pueden votar, pero no es lo aconsejable. Y les recuerdo, porque vengo leyendo "barbaridades" en varios lares, que los menores de 16 años cumplidos "son imputables" y pasibles de condenas penales. La diferencia con otras legislaciones, es que hasta que no cumplan los 18 años, las penas no serán de efectivo cumplimiento. Vale decir que si bien son susceptibles de ser juzgados y condenados, esa condena, solo la cumplirá a partir de su cumpleaños número 18. Claro que para el familiar de una victima de homicidio en manos de un menor de 16 años, no verlo tras las rejas,  hace la diferencia. 








"Recalculando", ¿por qué se instala este tema?, bueno, repasemos: Caso Boudougate-Ciccone, pesificación forzada, desdoblamiento cambiario, aumento de la presión fiscal, crisis económica, adoctrinamiento, reforma de la Constitución y disputas internas en el ceno del kirchnerismo. Algunos de los puntos que explican la importante caída en la aceptación a la gestión de Cristina. Año 2013, elecciones legislativas, que ya se presagian  como complicadas para el oficialismo, quizás traumados ante los recuerdos del 2009. Vuelvo a formular la pregunta de los cien "budúes": ¿por qué ahora?. Una vez me preguntaron como hago para adivinar las tendencias de los políticos y gobiernos: y siempre respondo lo mismo: "la clarividencia no existe". Y el secreto esta en saber, que libros y autores leen. Cuando escribí: El Modelo Kicillof, tenía de antemano mucha información de su paso por la UBA. Cuando opino del peronismo, es porque además de haberme graduado en ciencia política, me especialicé en el tema. El estudio del peronismo es una obsesión en esta etapa de mi vida (paleolítica). Para comprender a Perón y al peronismo, debemos leer los libros y ensayos de los filósofos e intelectuales que lo influyeron, regla que también aplico a kirchner y ahora a su esposa (aunque Cristina nunca fue de leer mucho). 






   
¿POR QUÉ TENEMOS QUE ESTUDIAR LOS SETENTA? Y ¿POR QUÉ ES TAN RECURRENTE EL SETENTISMO EN CRISTINA Y LA VANGUARDIA k?
         

Cristina no proviene de una familia ilustrada, por ende, fue la facultad lo que mas la moldeó, y posteriormente su marido y ámbito de actuación. Y aunque muchos me digan lo contrario, la Cristina que yo estudié se presenta como mas influenciable de lo que se pregona. En los 70, la comunidad educativa, fue impactada por el fenómeno social denominado "Sesentayochismo". Claro que sus secuelas fueron mitigadas justamente por un peronismo, que ya a esas alturas, se jerarquizaba ante las demás ideologías, con grado de dogma. No obstante las repercusiones intelectuales de la revolución del 68 (Francia) no han dejado de suscitar controversias.

Desde el punto de vista conservador se la suele considerar la responsable de la anomia, el relajamiento de costumbres (especialmente en el terreno sexual - revolución sexual,  relaciones prematrimoniales, divorcio, aborto, la famosa "píldora anticonceptiva",la liberación de la mujer, , modas "indecorosas" - minifalda, música "inapropiada" - en algunos casos "satánica" ), pérdida del respeto patriarcal y a la autoridad (por ejemplo, el tuteo generalizado), utilización de drogas, desprecio de la ética del trabajo. Incluso el Papa Benedicto XVI  calificó a la mítica revolución de 1968 como el "segundo iluminismo"(comparándola con la "descristianizadora Ilustración del siglo XVIII). De hecho, la propia Iglesia Católica estaba inmersa en esa época en un proceso de aggiornamiento (traducible por "puesta al día" o "puesta a punto") suscitado por el Concilio Vaticano II, con el pontificado "progresista" de Pablo VI, y del que eran muestra, los cambios litúrgicos (misa en lengua vernácula, música pop en los templos, etc) y movimientos como los "curas obreros" o la "teología de la liberación". Es mas, en 1968, Hans Küng redacta: "Declaración por la libertad de la teología" que fue firmada por más de mil teólogos del mundo entero.


La simpatía de Cristina y gran parte de esa generación universitaria;  por los movimientos "tercermundista",   llegaba al punto de la fascinación por figuras como el Che Guevara (fusilado en Bolivia en 1967), cuya imagen martirizada se emulaba (boina, pelo y barba) además de convertirse en un íncono presente en todos los ámbitos imaginables (pósters, camisetas, llaveros, etc) que lo convirtieron en una verdadera "deidad laica". Parecida utilización tuvo la también controvertida figura de Malcolm X, víctima de un atentado de sus antiguos compañeros de la Nación del Islam (pero Yankee)  y cuyo activismo fue continuado por diversos grupos (como los Panteras Negras) cuyo grado de relación con la violencia, su criminalización o incluso su manipulación por parte de las autoridades ha sido muy discutida. Gran repercusión tuvo el escándalo consiguiente al  saludo del "Black Power" (poder negro) en los Juego Olímpicos de 1968. Todo esto sucedía en el mundo, mientras a la Argentina la sacudía otro de sus célebres golpes de estado.  
Otro rasgo común de aquellos "setenta" globales, fue la ausencia de éxito inmediato de las insurrecciones, una de las razones para calificarlas propiamente de revueltas y no revoluciones. No obstante, su impacto, medido generacionalmente  suele considerarse mucho más importante que su fracaso revolucionario (propiamente dicho). Los setenta, representaron la irrupción de una juventud posterior a la Segunda Guerra Mundial (la denominada demográficamente como el "Baby Boom") que, a pesar de (o precisamente a causa de) estar recibiendo un nivel de formación educativa muy superior a la de sus padres (quienes se la estaban proporcionando confiados en su capacidad de generar ascenso social), parecía no compartir los valores de estos, ni encontrar sitio en una sociedad que percibían como "encorsetada", llena de "convencionalismo arcaicos" y necesitada de "cambios". Se ha llegado a decir que: "por primera vez una clase de edad (adolescente y juvenil) tomó el relevo de las clases sociales anteriores". Los términos: burgués, capitalista, empresario, corporaciones, patrón,  incluso la palabra "viejo", se aplicaban como peyorativos o  insultantes (no pocas veces junto al epíteto "cerdo"). 
El encuadramiento de estos jóvenes se producía habitualmente fuera de las instituciones tradicionales de participación política y social, de forma poco coordinada, en una pléyade de organizaciones de los denominados movimientos estudiantiles, movimientos juveniles, contracultura, o mas propiamente, juventud de izquierda peronista, que si bien en algún momento intentó fusionarse con la juventud socialista y comunista tradicional,  terminaron siendo entelequias diferentes. Luego esa juventud  peronista de izquierda se autodenominó "Montoneros". Vale decir, que desde muy temprano, el peronismo como dogma, tergiversó y estigmatizó a una izquierda juvenil, que solo resultó jacobina en la superficie, pero no en el fondo. En otras palabras, esta juventud autoproclamada de izquierda, reaccionó mas como si se tratase de una moda, que de un cambio filosófico profundo, ergo terminó siendo un solapado snobismo (cosa que no sucedió con el socialismo y el comunismo ortodoxo). Esto explica muchas cosas, sobre todo porque un socialista y/o comunista "auténtico", jamás podría integrar el kirchnerismo (aunque hay muchos oportunistas conversos). No obstante, la izquierda peronista sigue creyéndose tutora de esos "cambios radicales", pero que como bien se ha visto son solo de orden cosmetológico y superficial. El capitalismo, la mala distribución de la riqueza, las desigualdades y la corrupción, siguen intactos en la Argentina del siglo XXI. Para los conservadores, el kirchnerismo no es realmente peligroso, si lo es en cambio, el comunismo y socialismo tradicional. Estas deformaciones en sus unidades de representaciones utópicas y distópicas (abstracciones ideológicas), los mueve a creer que mientras mayor sea la iniciativa, mas se acercarán a sus fetiches y arquetipos. Bajar la edad electoral, es por sobre todo, una expresión de esa vocación por "monopolizar" la innovación política. La prueba está, en que Cristina siendo diputada nacional, se opuso a muchos proyectos, que luego promulgó durante sus mandatos presidenciales. 

Es muy notoria la influencia de la revolución de 1968, tanto en Argentina, como en los países occidentales, en función de los resultado del prolongado periodo de bienestar económico, que generó un nuevo tipo de demanda social, ligado a nuevos patrones de ocio, de trabajo, de consumo y de socialización en la juventud, hasta entonces inverosímiles. En general, se acusa "los setenta" de la crisis de valores tradicionales propios de la sociedad contemporánea, que tras el paso de la sociedad preindustrial a la sociedad industrial o "sociedad de consumo de masas", se encaminó hacia esta sociedad postindustrial o "especulativa" que hoy tiene al mundo entero en crisis, merced al capitalismo neoliberal. 
Humor kirchnerista....(a continuación)


El "Sesentayochismo" europeo , en América del Sur, se denomina "setentismo", y se suele señalar que la primera aportó el sustento de cambio ideológico, que  propició el surgimiento de movimientos armados latinoamericanos (Montoneros en Argentina, Sendero Luminoso en Perú) o a la continuidad de los preexistentes (Tupamaros en Uruguay),  y condicionó severamente a sectores de los partidos políticos tradicionales, como la Juventud Radical Revolucionaria de la Unión Cívica radical, que aunque alejados de la lucha armada, propiciaban la movilización popular. Más extraña y desconectada de los movimientos locales, pero también partícipe del mismo ambiente generacional, fue la trayectoria personal del enigmático terrorista internacional de origen venezolano Ilich Ramirez Sánchez (Carlos o "El Chacal"). Otro de los ídolos de barro, de nuestro amigo Hugo Chavez. 


ANÁLISIS Y REFLEXIONES POLÍTICAS



Un colega amigo, me sugirió indagar mas sobre la Etnometodología de Garfinkel, y quizá porque esta disciplina se basa en el supuesto de que todos los seres humanos tienen un sentido práctico que utilizan en la vida cotidiana.En otras palabras, se trata de una perspectiva sociológica que toma en cuenta los métodos simplistas que los hombres utilizan en su vida cotidiana, por ejemplo: lo que hacen para levantarse, ir al trabajo, tomar decisiones económicas, entablar conversaciones con otros. Justamente, aunque tal vez suenen zonzas, son las cosas, que en reducción mas importan a un niño de 16 años, salvo que para algunos reemplazaremos "ir al trabajo" por "ir al colegio", o simplemente "ir de mandados" (los desocupados que no estudian). Desde este ángulo, bien podríamos sentenciar, que no habría por qué impedirles a los jóvenes de 16 y 17 años, que vayan a votar de así desearlo. Pero insisto, hay mucho reduccionismo en estas consideraciones, pero suma como ilustración al debate. Vale decir, que estamos ante la presencia de un dilema que demanda una dialéctica y un debate multicultural y multidogmático.

Ahora bien, si profundizamos un poco mas, sin duda puedo concordar con  Brian Barry, quien sostiene un punto de vista similar al mío: la proliferación de intereses especiales fomentada por el multiculturalismo conduce a una política de “divide y gobierna” que sólo puede beneficiar a aquellos que más se aprovechan de su status quo. No existe mejor forma de cortarle el paso a la pesadilla de la acción política unificada de los desfavorecidos económicamente que podría conducir a demandas comunes, que el enfrentar a los diferentes grupos de desfavorecidos unos contra otros. El distraer la atención de las desventajas compartidas, tales como el desempleo, la pobreza, la baja calidad de la vivienda y los servicios públicos inadecuados,y ahora el tema del derecho al voto para los menores de 16 y 17 años, es un claro objetivo anti-igualitario a mediano o largo plazo. Todo lo que pueda poner el énfasis en la particularidad de los problemas de cada grupo en detrimento de centrar la atención en los problemas que comparten con otros es, por lo tanto, "bienvenido" (esto es el kirchnerismo, desde lo metodológico).  Ahora bien, ¿de qué modo una noción ideológica como ésta alcanza a convertirse en hegemónica?. Los primeros capítulos de EDI (Libro: Defensa de la Intolerancia ) están precisamente destinados a responder a esta pregunta. Según Zizek, la batalla por la hegemonía es la batalla por apoderarse de "lo típico", de aquellas ideas que suscitan quórum dentro de la sociedad civil. Así, las ideas dominantes no son nunca directamente las ideas de la clase dominante, sino aquellas que, siendo tópicas, son empleadas de manera exitosa para sus intereses por la estirpe o partido dominante (kirchnerismo). Zizek, sostiene que: "una idea como ésta se convierte en hegemónica, por tanto, cuando presenta dos componentes: primero un contenido auténtico, "tópico", y segundo; el uso ideológicamente exitoso del mismo. Si tenemos presente esta paradoja, podremos evitar  esa trampa del seudo liberalismo multiculturalista que consiste  en condenar como “protofascista” cualquier idea de retorno a vínculos orgánicos tradicionales y culturalmente correctos  (la versión K de: "volver al pasado"), . "Lo que caracteriza al nuevo fascismo es más bien una  combinación específica de corporativismo organicista y de pulsión hacia una modernidad desenfrenada". Conste que Zizek, posee ADN marxista, aviso por las dudas. 
Para finalizar, la posibilidad de que un menor de 16 y 17 vote está latente, y no modificará sustancialmente nuestro escenario sociológico, etnográfico, psicográfico y psicosociológico, etc. Tampoco comporta una mutación de hábitos conductivistas y comportamentales en la sociedad. Es mas, según muchos estudios de campo muy serios (UCA), desde las ciencias sociales prevén un bajo porcentual de interés y participación entre los jóvenes de esa edad. Recordemos que el 50 % de nuestros adolescente de esa edad no concurre al colegio. De esos que estudian, solo el 25 % manifiesta algún tipo de interés en la política nacional, pero a su vez, dentro de este subgrupo resultante, solo un 30 % dijo que eventualmente iría a votar. Y aunque los datos puedan o no ser confiables, lo cierto es que los chicos están en "otra": internet, videogames, redes sociales, web en listas (caso Taringa) o en actividades recreativas comunes, como las deportivas, culturales y de esparcimiento. Luego de un "sábado de fiebre a la noche", y máxime tomando en cuenta el horario en que ahora regresan, resulta poco probable, que queden "almas" con ganas de ir a votar. El consumo de alcohol y drogas, se erige como otro serio dique de contención. Claro que en favor del kirchhnerismo, tenemos la "militancia rentada", quienes además de adoctrinamiento, cuenta con el "cajero automático" del Estado, para absorber gastos y votos, para bancár la logística que involucra el "arreo clientelar". Tampoco voy a subestimar a los jóvenes, por ende, diré que de salir promulgada esta ley, no me pondré triste, ni mucho menos, pues es democrático y republicano aceptarlo. Obviamente no lo forzaré ni haré apología, por cuanto, si esto saliera plebiscitado, mi voto sería "no innovar".
¿Vieron que fácil es manipular a las masas?, porque en realidad, el debate que deberíamos dar, sobre todo, aquellos que queremos alternancia, o bien, nos oponemos a los gobiernos totalitarios; es : ¿Por qué hacer votar a los extranjeros con solo dos años de residencia?: porque en esos segmentos, si, el régimen K tiene todas las de ganar. El peligro está con esos votantes, no con los menores de 16 y 17 años. El kirchnerismo será cualquier cosa menos estúpido, pues evidentemente el "Método Tavistock" (lavado de cerebros en masas), no le resulta ajeno ni esquivo. Mi amigo Tito diría: fuimos víctima del antiguo, pero aun eficiente "truco del tero", que grita en un lugar distinto, para simular donde puso realmente los huevos. El kirchnerismo no deja de asombrarme, ellos a cada caso de corrupción lo "resuelven" con una nueva ley. Son muchos los ejemplos, pero con mencionar los mas recientes alcanza para redondear la idea. Luego de que descubren a Boudou con su Ciccone, el gobierno (luego de echar al procurador general, fiscal actuante y juez), finalmente decide expropiar Ciccone, que no es de "nadie", pero que ahora es de "todos". O sea, le expropiamos a "nadie" una empresa que hasta ahora nos venía haciendo los billetes de 100 pesos, las boletas de FPV, y otros documentos oficiales (títulos públicos, bonos de deuda, letras del BCRA, etc) para quedarnos con una empresa que nos había hecho perder la misma soberanía monetaria que el kircherismo había "extraviado" (cuando también por otro lado, compraron esas máquinas faltantes para la Casa de la Moneda). Vale decir que "nadie" le vendió a "todo", algo que no vale "nada", sin embargo , esta joda nos costó "mucho", pues hicieron billetes que duran lo que  "p 2" en una canasta. El segundo caso, (fresquito), es el que compromete al gobernador de Formosa, Gildo Insfran, quien tiene por costumbre hacer votar a indígenas esclavizados, y extranjeros (paraguayos) que ni siquiera residen en Argentina, cada vez que los necesita. Luego de que el periodista Jorge Lanata, mostrara estos hechos en Formosa, ¡oh casualidad!, el gobierno sale con este proyecto de ley abusando de la supuesta "moralidad" de algunos ediles opositores, quienes ya habían presentado otras propuestas para reducir el piso de la edad de los votantes a 16 años. Volviendo a Tito, en este caso me diría: "¿viste?,....ahora nos hicieron "La Gran Gildo" . Y no se equivocaría, porque como buenos "románticos", por no decir "ingenuos", esos legisladores opositores ya anticiparon el voto favorable, pues como dijera alguien por ahí: "nosotros también lo propusimos, ahora no podemos contradecirnos" (y se lo dicen justo a los Reyes de las Contradicciones) . Lo que parecen no advertir, es que con esta reforma, los inmigrantes de aquí en mas, podrán ser:... cualquiera que entre al país y sea registrado en el nuevo padrón (pues de aquí al 2015, falta mas de 2 años) . Luego puede volver a su país de origen, total, esta "Petit Ley" no exige residencia comprobable permanente ("Plan DNI extranjeros para todos"). La verdad, que con esta "oposición", mejor cerrar todo, y que el último apague la luz.   Guillermo Moreno ya avisó que liberará la importación,....de votos (afuera son mas "baratos"). Maldito capitalismo...!!!!. Espero les haya gustado.- 





""

3 comentarios:

  1. Impecable. Armando Vignone

    ResponderEliminar
  2. Muy bueno.Saludos
    Hilda Gonazalez

    ResponderEliminar
  3. Usted Peralta es muy sólido por donde se lo mire. Vaya mi admiración y respeto. MarioM

    ResponderEliminar