Libertad de expresión: ¿Clarín o el gobierno? | PERIODISMO DE ESCRITORES

Libertad de expresión: ¿Clarín o el gobierno?

martes, 27 de noviembre de 2012 4 comentarios

LIBERTAD DE EXPRESIÓN: ¿CLARÍN O EL GOBIERNO?
Escrito por: Lic Ramón D. Peralta
Ilustrado por: Jordi Rodriguez Morillo 

Siempre dejo constancia que este tipo de columnas de opinión, existen solo porque me lo piden. Os aseguro es así, de hecho tengo casi listo un ensayo nuevo sobre metafísica para publicar. Con esto solo pretendo decir que escribir sobre política, esta política, la que el kirchnerismo se arroga haber recuperado me hastía y aburre. Después de casi una década de ver pasar una estupidez tras otra, no puedo menos que declararme incompetente ante tan "absurdo extremo". 



Cada cual tiene su propio umbral de tolerancia ante la imbecilidad, so la mía está en rojo punzó. Si bien es cierto que la vida no tiene sentido mas allá del que asumen los comunes como válido (vivir solo para hacerse de cosas), la paradoja del contrasentido pone en severos dilemas a la supuesta racionalidad del hombre, máxime si es argentino. Uno quizá puede comprender que el monismo materialista es una mentira justificada en el "reverenciado hedonismo", culto con mas adeptos en el mundo, pero que no deja de generar suspicacias y cinismo introspectivo en aquel que cometió el pecado de darle mejor uso al cerebro, que no sea el de pensar en el resumen de la cuenta bancaria y la tarjeta de crédito. 


Hay algo que los kirchnerista todavía no saben como etiquetar desde la propia língüística o liturgia, que describe algo similar a una "guerra" con Clarín. Conste el esfuerzo por no presentarme como un maleducado impertinente, ergo "facho-gorila-golpista", por cuanto dejo abiertas las puertas como para que cada uno elija la palabra adecuada conque relevar la palabra: "guerra". Digo esto porque he notado que en esta deconstrucción de su nuevo diccionario, los oficialistas se muestran quisquillosos, sensibles, y aunque la palabra "lucha" se encuentra hasta en su "marcha épica", en caso de debates de tipo intelectualoides, prefieren no enlodarse las manos con "verbos tan incómodos". Como dicen los policías correntinos antes de garrotearte: "es la ley la que le castiga chamigo" .


Dijeron los kirchneristas: "Nosotros no atacamos a Clarín, solo queremos que cumpla con la ley". Silogismo que para un dogmático tiene la misma fuerza que los "Diez Mandamientos", puesto que esa ley fue hecha por "Dios", o sea "Él", que todo lo mira desde arriba. Y mas allá de que el gobierno no haya siquiera cumplido con la Constitución, nuestra ley de leyes, ellos asumen que cumplir la ley es cumplir con esa ley, no otra. Tampoco son proclives a aceptar la división de poderes, hecho manifestado de varias formas y maneras, ninguno tan concreto como negarse a cumplir un fallo de la Suprema Corte de Justicia (ver caso procurador de Santa Cruz, entre otros). 



Ayer el Grupo Clarín cometió un sórdido y reprobable error, o bien, mostraron cuanto se le parecen a sus "enemigos de cartel". Luego de que se hizo pública la denuncia penal contra algunos periodistas de la corpo K por parte del multimedios de marras, la comunidad periodística en su conjunto salió a rechazar y repudiar a Clarín (en apoyo de los denunciados), incluyendo periodistas y comunicadores de su propio staff, cosa que a la postre marca una notable distancia con el comportamiento mostrado hasta ahora por los "panfletarios a sueldo" (periodistas K). ¿Por qué esto?, porque es repudiable, no hay manera de admitirle esto a Clarín y a nadie. 


Sin embargo el dogma K, fiel a su estilo: mezcla de kafkiano, orwellliano y maquiavélico, hizo la "Gran Néstor", y por arte de la "Versomancia", pasó de victimario a victima. Ahora resulta que el debate que la sociedad debe dar es: "si queremos libertad de opinión o censura" (Gobierno o Clarín), solo que esta vez la libertad estaría encarnado por el "régimen K". ¿Es una locura todo esto o soy yo el misántropo?.  


Anoche debatí este tema con algunos filósofos y catedráticos extranjeros, y algunos simplemente sentenciaron que: "en realidad es un problema inventado por el kirchnerismo, fruto de una interna que quedó truncada". Cosa que comparto. Del 2003 al 2007 el kirchnerismo y Clarín fueron socios y aliados, a partir del 2008 algo se rompió (que solo ellos saben), y a partir de ahí la sociedad fue arrastrada por uno y otro lado intentando hacer de esto una guerra de secesión. Pero como el adoctrinamiento lleva mas tiempo en los sectores mas ilustrados, al día de hoy, vísperas del famoso "7D", solo el dogma K, pudo hipnotizar a su núcleo "duro". Clarín, dado que no es un partido político no tiene un candidato claramente identificable, quedó en desigualdad,....y,.....y.....¿pero de qué estamos hablando?, Clarín solo es una empresa privada de multimedios, y que mas allá de la "estúpidocracia" que hoy impera, no se puede equiparar con un gobierno que tiene la suma del poder. Tampoco soy tan ingenuo como para soslayar los "factores de poder", solo que hay cosas que no me cierran en ese imaginario "factoreo".


Claro que deberé ser mas justo, lo cual implica quedar en medio del fuego cruzado de los fanáticos. He notado algo muy curioso, so al kirchnerismo que ya obra para algunos como un culto al personalismo ergo dogma político, se le opone una facción de la sociedad que también manifiesta un comportamiento dogmático o extremadamente doctrinario y recurrente. Explicado de otra manera, observo la existencia de un  antikirchnerismo fundamentalista  que también se comporta como dogmático, lo que se traduce en acciones alejadas de toda lógica, sentido común y sensatez. Es decir, se opone a todo lo que hace el gobierno y festeja todo lo que le sale mal al gobierno, sin reparar que muchos de esos eventos nos perjudican a todos, e incluso les hace daño desde lo proselitista. Es como si la "hipnopedia" fuera una vulgar moneda con su cara y seca.  


Visto desde otro ángulo, a cada contradicción del gobierno, se le corresponde una de estos antiK, lo cual ha promovido esta suerte de imbecilidad colectiva, que nos tiene a todos como rehenes. Lo que antes era solo patrimonio del oficialismo, ahora es compartido en su antimateria con este grupo duro de la oposición. Lo curioso, es que estos opositores a ultranza, carecen de líderes, por lo menos que los unifique. En caso de dogma, sería uno acéfalo, lo cual acrecienta el "sesgo de excentricidad". Quizá se trate de una reacción exagerada ante lo exagerado que ha sido el gobierno con sus fetiches, simbologías y "odios". 



En lo personal, traduzco todo esto como consecuencia de una profunda y estructural mal formación o deformación cultural y moral en el pueblo argentino. Tantos años de corromper cada uno de los aspectos de la vida cotidiana nos condujo a esta instancia, donde debatimos ignominiosamente en pos de hacernos dueños de la mentira mejor narrada.  ¿Esta es la política que dice haber recuperado el kirchnerismo?, pues en ese caso prefiero que se pierda nuevamente y sigamos buscando una que sea realmente democrática. 


En medio de este novo batifondo, pocos parecen recordar que la misma presidente por cadena oficial "descalificó a ciudadanos comunes que cometieron el pecado de decir que estamos atravesando un mal momento desde lo económico". Yo mismo fui blanco de las inspecciones de la AFIP luego del 13-S, incluso me hackearon la cuenta de este blog varias veces. Tuve que cambiar todo el cableado de internet y el teléfono, oportunidad en que me enteré,  mi linea telefónica personal estaba a nombre de Clarín. ¿A nombre de Clarín? pregunté, si, me respondió el personal del service: "es posible que lo hayan marcado como enemigo del gobierno de esta manera". Lo cierto es que la libertad de expresión que nos vende el kirchnerismo, se paga con inspecciones de la AFIP, hackeos,  listas negras y ostracismo. 




Pero lo mas triste, es que estas prácticas no son exclusivas del oficialismo. A principios del 2010, fui citado por la Redacción del Diario La Nación, para participar de una columna que se llamó CAMINO AL BICENTENARIO. Sección donde comenzó a escribir Beatriz Sarlo, Mario Vargas Llosa, y otros conocidos escritores. Para mi resultó un honor esa invitación (  porque soy nadie), pero finalmente decliné, pues como buen gnóstico le rehuyo a la fama y los laureles del sistema, o dicho de otra manera, mi ascetismo me impide abandonar la comodidad y protección del anonimato. Aunque confieso que me vi tentado en un momento a asistir. Lo cierto es que a partir de mi negativa, dicho diario me cerró definitivamente las puertas y me puso en su propia lista negra.  Cosa que también hace el Grupo Clarín y no de ahora. 


Para finalizar diré, que según veo las cosas,  esta ley de medios K no solo está hecha para combatir a Clarín, so las pruebas son mas que elocuentes, sino que contiene tantos errores y omisiones, que "per sé" se eleva como un auténtico adefesio jurídico. Es una ley que no cambia nada de fondo, y que pretende suplir una "ley antimonopolio" ya existente y que nunca fue aplicada. Es una ley que permite que una "corpo" como Clarín sea reemplazada por otra corpo como Electroingeniería, Grupo Uno o la Corpo de Cristobal Lopez, entre otras. Y lo que es peor, permite que en el futuro las "corpos" nacionales no puedan competir con las extranjeras, quienes no tienen límites en la cantidad de licencias ni extensiones. Lo peor de todo, y lo digo porque nací en Entre Ríos, es que en esos pueblitos omnidireccionales, los caudillos locales ejercen tal poder que nadie se entera de las "malas noticias". Solo hay habilitación para los diarios, canales de cable y radios que suscriban la "cadena del pum para arriba" (ánimo).  El caso Telefé, resulta a prima facie emblemático: ¿No es de Telefónica aunque ellos mismos lo afirmen?. Pobre de nosotros con estos comienzos, encima junto a Sabatella no hay uno solo que sepa sobre el tema (típico en este gobierno, quien suele elegir a los mas ineptos para los cargos mas técnicos). 


En el fondo, esto no deja de ser un tema menor. Los problemas importantes de Argentina son otros, y de ellos los kirchneristas no quieren hablar. Hablan de democracia, libertad y debate como si acaso eso fuera real: ¿Dónde está el debate si ni siquiera se puede emplear la palabra inflación?, ¿Dónde está el debate si a la inseguridad la sumergen bajo el mote de "sensación"?, ¿Dónde está el debate si al modelo económico se lo compara siempre con el 2001?, ¿Dónde está el debate si ellos no se hacen cargo de que fueron parte del menemismo en los 90?, ¿Dónde está el debate si no reconocen el rol antidemocrático que le cupo a los montoneros que se alzaron en armas contra el gobierno de Isabel Martinez de Perón?, ¿Dónde está el debate si no han echado o condenado a ladrones alevosos como Jaime, Schoklender, Bonafini, De Vido, Boudou, Anibal Fernandez, etc,etc,etc...?.


En lo a mi respecta Clarín y este gobierno son cara y seca de la misma omertaria moneda. Representan lo peor de una sociedad que esta en medio de una profunda crisis de valores. Triste sería que después de tanta mala sangre, queden ambos como están. Hoy pienso que ninguno de los dos son buenos para la nación, pero si tengo que elegir, elijo que ambos desaparezcan. Clarín no representa la libertad de expresión, sin embargo este gobierno es en si mismo la antítesis de toda libertad, cuanto menos en sus intenciones. Con cada año de gobierno que suman, restamos una porción de espacio a las libertades. Claro que hablamos de libertades en los subyugados, no en los que gobiernan. Es por ello que entiendo que los kirchneristas se sientan cada vez mas "liberados", es lógico, la libertad que le quitan a algunos edifica mas espacios en otros. Así funcionó siempre esta entelequia. Los ciudadanos griegos amaban su libertad, sobre todo porque tenían la posibilidad de disponer de la vida o la muerte de sus esclavos. Y en el medio, siempre estuvieron los "iliótas". 


Clarín es un problema del gobierno, no el mío. Lo que pase el 7D, me importa un bledo. No significará ningún cambio de fondo, para usted tampoco. En cambio, luego Marzo, el gobierno deberá poner las barbas en remojo, porque sospecho que se le está terminando el veranito al kirchnerismo. Si el 7D sirve de algo, ojalá sea para dejar atrás esta insigne estupidez de "Clarín miente", porque ya me tiene podrido. Hay que comenzar a gobernar Cristina, hay que solucionar problemas y dejarse de hablar tanto de pavadas. La campaña proselitista la hace la misma crisis económica, quien para el 2015 tendrá a los mismos kirchneristas ansiosos por un recambio, solo hay que esperar. Me felicito por haberla votado el año pasado, pues veo que mi intuición sobre los anticiclos económicos ha mejorado un poco: ¿Imaginen que hubiese sido de un gobierno opositor bajo esta misma coyuntura y con los kirchneristas del otro lado?......            

    
Share this article :

+ comentarios + 4 comentarios

Anónimo
27 de noviembre de 2012, 10:52

Comparto, lo mejor que pudo pasarnos es no exponer a un gobierno opositor a esta crisis generada por el kirchnerismo. Que se hagan cargo y que desaparezcan del todo al igual que el menemismo. Saludos.
Noemí.

Anónimo
27 de noviembre de 2012, 10:59

Excelente. Juan Guerra

Anónimo
27 de noviembre de 2012, 11:52

clap, clap, clap,...siempre dando en el clavo
Armando LNOL

Anónimo
27 de noviembre de 2012, 13:16

ja,ja,ja MUY BUENO

Publicar un comentario en la entrada

 
Letras Opacas.org | |
Copyright © 2011. PERIODISMO DE ESCRITORES - All Rights Reserved
Template Created by Creating Website Published by Mas Template
Proudly powered by Blogger
Conseguir la ú…e Flash Player Blogger {{Usuario escritura-4}}