Feliz año nuevo a la pobreza | PERIODISMO DE ESCRITORES

Feliz año nuevo a la pobreza

lunes, 31 de diciembre de 2012 0 comentarios




Escrito por: Lic Ramón D. Peralta




 

¿Por qué debo festejar los años nuevos?, ¿no es acaso la vida una constante?. Escúchame, ni bien supe que apenas me conocía, ya el destino urdía lo necesario para confundirme socarronamente. Y aunque no sabía disimular, comprendí casi de viejo, que para verte como yo quería era necesario empezar por cerrar los ojos y abrir la mente y....el corazón. Y si bien soy un terrorista de la literatura, siempre me moví como un caballo de ajedrez, salteando casilleros, exponiendo integridad e ignorando toda linea recta. Hoy recibimos un nuevo año, y dejamos uno viejo, tanto como ayer.




Mis palabras son un espejo, donde suelo mirarme para veros solo a vos. ¿Por qué me late tan profundo este instante?, y me dije, quizá son estos diálogos tan intensos, tan inmersos, tan sentidos, tan profundos, los que convierten en eterno este momento. Volvernos a encontrar parece insignificante, cuando lo importante esta en el hoy. Ramón es un vendedor de bagatelas, lo mismo una chuchería, una sonrisa o una flor. Vende palabras, sentimientos, emociones, pensamientos y yo, alguno has de llevarte...generoso cultor. ¿Desdeñoso? tal vez, pero amoroso en su ambición de estar junto a vosotros, quien no deja en un rincón algo sin ofrecer.



Ayer no me llamó nadie, quizá mañana lo logre otra vez, y aunque soy persistente, todo me sabe al revés. La soledad es mi pareja, pero no nos llevamos bien, quizá el comendador deba intervenir esta vez. Rubios son sus cabellos, de cenizas cubrió mi vejez, romance que aun nos condona, arraigo y resignación que no fue. Sube al brillante silencio, oportuna tu musa, altivez, sin ti no podría moverme, me inclino al lector, su merced. Y si aun tu decides leerme, festejaré el natalicio mejor, ya nadie se engaña en mi casa, seréis invitado de honor. Sepulto en mis teclas arrogancia, codicia y lujuria que no, dejadme llegar a tu mente, en vuestra amistad se aloja el dador.



Nunca supe lo que era la gratitud, hasta que un día maduré, lo se, un "gracias", o un "te agradezco", rima con demodé. Pero no se hace mas fuerte el valiente por decir: me equivoqué; ni se hace mas cobarde el soberbio por callar su estupidez. El glosario político muestra avidez, pero la diatriba, ignominia, oprobio, y su gula denota niñez. Amamantarse eternamente los aleja del atril, pero los acerca al "Santo Grial". San dinero es bueno, se deja ver, so mitiga sometimientos paleoholísticos, os promete en este mundo, el Edén. Pocos saben rezar, pero todos rezan, quizá perder la cabeza no se cambie por corazón, ideales en oferta, mientras se prostituye el amor. Hermoso aquel tiempo pasado, es bueno rememorar; quizá sería extasiante y mágico, si los pudiera recordar.



¿Te sigo?¿me seguís?, el resumen de como nos vemos ante el escaparate, y no es un disparate el preguntarse sobre quien esta primero, ¿las cosas o vos?, seréis quien debas ser, pero solo existiréis al consumir lastimero. Conozco un hombre muy "exitoso", tiene varias casas, coches y moto, en cambio hay uno que tiene nada, un "pobre loco". Ponedle un "me gusta" al primero, ¿quien quiere hacerse amigo del croto?. Mujeres lindas son todas, mejor casarlas con buen partido, hijo´e doctor. El hábito no hace al monje, pero un buen auto hace al "señor", tal una cara cartera, ignota como primor.



Siempre sospeché de esta impostora, mi felicidad. ¿Qué trascendencia tienen la paz y el sosiego, sentirse ciego ante las cosas, poner al hombre como religión?. Mi unicornio no es azul, poco podría ser ahora verde, y quien no quisiera tenerte, sino fueras ilusión. Vaya uno a saber como se le dice a la emoción que surge ante ese bebé, uno mismo, o el canto del ruiseñor. ¿Como llamarle al orgullo de haber nadado siempre contra la corriente, dejando bienes y cosas, rescatando la palabra?. Hoy festejo año nuevo y me acuerdo de vos, y de la última oración de mi padre: "solo os puedo dejar un buen nombre", máxima herencia posible para un excelente hombre. Trece dedos tienen mis manos, no sirven para atrapar riqueza, pero en el ocaso de tal destreza, me permito saludarte y recordarte: el éxito radica en serte fiel, no hacer daño, frente a la pobreza: perdonarte,  y ante los demás ...no abdicar. FELIZ AÑO NUEVO A TODOS




Share this article :

Publicar un comentario en la entrada

 
Letras Opacas.org | |
Copyright © 2011. PERIODISMO DE ESCRITORES - All Rights Reserved
Template Created by Creating Website Published by Mas Template
Proudly powered by Blogger
Conseguir la ú…e Flash Player Blogger {{Usuario escritura-4}}