El agonismo que pregonan los filósofos del populismo | PERIODISMO DE ESCRITORES

El agonismo que pregonan los filósofos del populismo

sábado, 19 de enero de 2013 4 comentarios

Repost actualizado (por haber sido hackeado)
Escrito por: Lic Ramón D. Peralta


Es difícil comprender a personas como Ricardo Forster, cuando niegan el autoritarismo implícito y natural de este gobierno, o bien, exige un gran esfuerzo de autocontrol, de tal manera nos permita seguir tomando sus palabras con algo de seriedad.  La filosofía social y política, con sus modelos, son como los lácteos, antes de consumirlos, mejor olfatearlos, pues es posible que estén caducos o vencidos. Nadie se muere instantáneamente por comer algo en mal estado, pero con el tiempo se empiezan a sentir los síntomas. ¿Qué es el Populismo latinoamericano?, ¿es algo nuevo o es parte de una tradición?. En lo que a mi respecta, hablar del populismo es como hablar del clima o del Hamlet. Es tocar muchos temas, sin describir nada en concreto. Hoy el populismo es una forma de etiquetamiento, donde teórica o fácticamente existe un líder atornillado en el poder, rodeado de un séquito de plutócratas cortesanos, a quienes algunos se animaron a denominar "vanguardias", y sectores sociales que se enfrentan, instigados por los primeros, en pos de una ilusión. Ilusión que varía según de que lado del mostrador se esté. Dice el añejo cliché: "el capitalismo es la explotación del hombre por el hombre, y el comunismo es exactamente al revés", en cuyo caso, el corolario sería: "el populismo es la explotación del hombre por el hombre, pero siempre el mismo hombre". Discúlpeseme la hipérbole.



Ernesto Laclau



En realidad, el populismo, mas que un sistema o un modelo sociopolítico y económico, es una adjetivación, que puede decorar cualquier sistema de gestión y gobierno. Perón y Fidel fueron populista, Chavez, Correa, Evo y Cristina son populistas, pero también es tildado de populista Obama. Lula y Dilma son populistas, Mujica es populista, Mahmud Ahmadineyad es populista. Pero también lo es Putin para los rusos, y lo fue Silvio Berlusconi para los italianos. Margaret Tatcher fue rotulada como populista en Gran Bretaña, lo mismo que Charles de Gaulle en Francia. Ronald Reagan, Franklin Delano Roosevelt y el mismo George W Bush, fueron catalogados de populistas en EE.UU (entre otros). Vale decir, que el populismo es todo o nada, dependiendo de cada coyuntura, condicionantes culturales, y moda o hegemonías doctrinarias imperantes. Jósif Stanlin y el mismo Adolf Hitler fueron populistas, entonces a lo mejor habría que cambiar la pregunta: ¿quièn no es populista?. 



Ricardo Forster



Escribo sobre este tema, porque como buen demagogo literario, no puedo decir NO. Me pidieron que le conteste las recientes declaraciones de Ernesto Laclau y Ricardo Forster, ¿pero qué hay que contestar?. No tengo que responder nada, porque no me dijeron nada. Tampoco me hablan a mi, cada vez que hablan en público, quizás tampoco le hablen a usted. Ellos son "filósofos proselitistas", que al igual que Cristina, mantienen una monolítica y omnidireccional estructura retórica y discursiva, solo dirigida a consolidar abolengo ideológico en donde solo hay pragmatismo. Su público cautivo, es el mismo de siempre, y sus detractores contumaces, también. Ojo, tanto Laclau como Forster son excelentes docentes, capaces de hablar cinco horas seguida, recitando de memoria, pasajes y paráfrasis de libros excelsos de filósofos insignes. La buena memoria es una bendición, tanto para estudiar como para enseñar. Laclau es un filósofo muy importante, aunque no comparta su filosofía, en cambio Forster es un gran catedrático (lo mismo que J.P. Feinmann - ver foto de abajo).



 



Los comunes siguen hablando de la lucha entre derecha e izquierda, como si una y otra cosa siguieran siendo lo que otrora. Menem fue tan populista como Cristina, y de hecho fueron parte del mismo gobierno, salvo que en los 90 era negocio ser neoliberal. De la Rua también fue populista, lo mismo que Alfonsín y Balbín, Frondisi e Illia. Hasta los militares resultaban populistas en los comienzos, toda vez que los "republicanos y demócratas" golpeaban la puerta de los cuarteles para requerir servicios "cívicos" de alternancia. Chavez es populista, pero también lo es Capriles, y seguramente de haber ganado, efectivamente habría continuado con el modelo distributivo del caudillo venzolano, como lo hizo De la Rúa con el Plan de Convertibilidad de Menem. De hecho tuvo el mismo ministro de economía (Cavallo), al igual que hizo Kirchner con Lavagna. 



Hoy si observamos el mapamundi de la política, veremos que todos los gobiernos son dirigistas e intervencionistas, independientemente de como se llamen o que color tengan sus banderas. Hoy todos somos zurdos-derechosos, o bien, ambidiestros. Claro que hay diferencias, algunos son mas conservadores que otros, pero eso no hace mas o menos facho a nadie. En realidad, el populismo argentino por antonomasia, denominado peronismo, es muy conservador a la hora de la corrupción y del capitalismo de Estado. Repetir los ciclos década tras década, ha generado una exótica forma de conservadorismo, pues cada 10 o 15 años, volvemos a estar en crisis, y comenzar de nuevo con la antinomia. 



Laclau y Chantal Mouffe, sostienen que la "sociedad plena no existe", perogrullada que nos quiere significar, que ya que el antagonismo entre clases sociales es inevitable, mejor ir por el "agonismo". Que es como decir, ya que sabemos que siempre habrá enemigos, mejor organizar esa lucha, y dirigirlos. La variante cartesiana de estos "genios", pasó por dejar de lado la dialéctica materialista de Marx, para inferir que el problema no está en la lucha por la producción, sino por el consumo, que es como dejar al huevo delante de la gallina. Este monismo filosófico, sigue deleitando a grandes y chicos, ergo "ya que todo es materia, mejor sigamos buscando soluciones en lo material". Es una lástima ver tanta energía vital desperdiciada en incongruencias falaces.



Pero tiene razón Laclau, si la mayoría quiere que siga gobernando Cristina, que así sea. Pero primero reformemos la Constitución, para lo cual, sería ideal convocar un plebiscito "popular", total, ¿quién respeta la Constitución en Argentina?. No por casualidad, cada gobierno peronista hace lo mismo, reformar la Constitución Nacional. Y en verdad poco importa que se le de un giro copernicano hacia el socialismo, a sabiendas que el peronismo es la "tercera posición", y que por ende, tampoco la respetará. Una re-elección mas de Cristina, y la Constitución sea cual fuere, pasará a ser un libro de decoración para cualquier biblioteca que se precie de tal. Para que una Constitución sirva de algo, primero debe haber división de poderes, amén del voto, cosa casi inexistente en la Argentina de hoy (y en declive), institucionalismo; pero sobre todo, una cultura democrática lo suficientemente madura como para condicionar a esa sociedad a su irrestricto respeto y sujeción .



Laclau también dijo "que los medios de comunicación, son la oposición en Argentina". Y es verdad, la sociedad siente que la mayoría de los dirigentes y partiditos opositores no se oponen, ergo no cumplen su rol. Por ende, las acciones y hechos netamente opositoras se ven mas en algunos periodistas y medios que en la política convencional. Clarín antes era solo un diario de tirada masiva, mas un multimedio oligopólico formidable, pero hoy gracias al kirchnerismo se ha transformado en el regente de la otra mitad de la hegémonía cultural, teorizada por Gramsci. Lo cual se torna muy peligroso para el kirchnerismo, porque a diferencia de Venezuela, acá las clases medias son mayoría, y ademas posee un "know How" sobre el populismo, que los venezolanos desconocen. En otras palabras, en Argentina sabemos como quitar del medio al peronismo cuando su ciclo se termina. El populismo argentino se sostiene en la "taxonomía de la billetera", lo demás es todo "Versomancia", aunque siempre el segmento que se abroquela es el adoctrinable. Esa hegemonía cultural que describe Gramcsi, no es ni mas ni menos, que la concepción dogmática de la política, en donde basta que un sector se arrogue el poder de manera organizada, para que someta a los demás, aunque sean minoría (el poder y el dinero harán el resto). ¿Pero es esto parte de una realidad?, la realidad radica en el poder y el dogma, pero no en el contenido de su relato. 



Como todo buen dogma, no pueden estar ausentes los sesgos cognitivos, y mucho menos las falacias, contradicciones, antinomias y absurdos. Clarín, es el resumen de todos los demonios de esta etnia pagana de creyentes K. El tema "Clarín" se convirtió en la única causa de estado, dado el estado de la causa. 



Es muy loco todo esto, porque muchos de los filósofos de esta posmodernidad y posmarxismo, se han inspirado en Borges. Este eximio escritor y filósofo argentino, hablaba de la movilización emocional que ocasionaba el mapa que había dentro del mapa de Josiah Royce ("The World and the individual"), la tragedia existente dentro de la tragedia del Hamlet, las aventuras dentro de las aventuras del Quijote, y de las antinomias incompletas dentro de las contradicciones inconclusas de "Las mil y una noche" y del "Ramayana". Para Borges, el concepto de la perpetuidad y del infinito, son simbologías incluso mas aterradoras que el "mal". Lo inquietaban los estereotipos emergentes de la vastedad del tiempo y del espacio. La proyección de horizontes borrosos y de metas inalcanzables contribuyen a crear una atmósfera de inquietud y ensoñación. Borges dijo en "La Busca del Averroes": la sensación agobiante que produce la simple mención de tales vastedades, ergo "el temor de lo crasamente infinito, del mero espacio, de la mera materia, tocó por un instante a Averroes. Miró el simétrico jardín; se supo envejecido, inútil, irreal".



El populismo en Argentina, es la tercera posición, y significa peronismo, vastedad, espacio, misiones mágicas y fastasmagóricas, todo en el corto plazo, aunque ellos luego pidan por la eternidad. Los argentinos tienen mas experiencia con el fascismo, aunque odian esa palabra. Acá prefieren denominarlo peronismo , y en la actualidad, kirchnerismo. Ojo, tampoco se le dice inflación a la inflación, ni inseguridad a la inseguridad. El peronismo tiene su propio lenguaje, y salirse de el, sirve solo para despistar o generar discordia. Recuerden que Argentina le declaró la guerra a los países del eje, después que se habían rendido. No obstante Perón le supo dar cobijo a los jerarcas nazis e italianos fascistas que quisieron venir a ayudarlo a construir esta realidad que hoy nos "enorgullece". Lo mismo que hace Chavez con los iraníes y los cubanos. La tercera posición fascista tiene esas "flexibilidades". Recuerden que Hiltler fue aliado de Stanlin, hasta que se pelearon. Lo mismo pasó con Néstor Kirchner y Héctor Magnetto. Pero nadie le puede quitar méritos al fascismo sudamericano, pues tanto Perón como Chávez, sacaron a muchos pobres de su condición, y los transformaron en clase media. El problema sin resolver, es que una vez que son clase media, pasan a ser considerados "burgueses", por ende, el enemigo. La paradoja del dogma populista, consiste en tender a fracasar cuando se tiene éxito, o bien, una vez alcanzada la misión, consiste en destruir todo para comenzar de nuevo. Tampoco sirve tener una masa demasiado ilustrada, porque también tiende al paradigma: "ciudadano instruido no vota populismo". En definitiva, el populismo fascista, redunda en eficiencia, cuando el relato es visto como el triunfo, mientras los hechos no producen cambio de fondo alguno, de lo contrario sería el fracaso y extinción del modelo. 



Pero tampoco quiero pecar de reducionista, el populismo es solo un epíteto ambiguo , que solo sirve para describir nada. Mas que un adjetivo, es usado con fines "nobiliarios", poco mas o menos que eso. La problemática es mucho mas profunda que estas peroratas seudo filosóficas, y radica en el materialismo dialéctico, que pone a las cosas por delante de los seres humanos, aunque algunos lo vean como muy "humano". Seguimos girando en círculos en torno a este monismo materialista, cambiando las fichas de lugar, pero sin que cambie nada de fondo. En no mas de 20 años, estas y otras tantas teorías de conjunto habrán pasado al baúl de los recuerdos, no por ser malas, sino por no ajustarse a la realidad del ser humano, a quien caprichosamente se le sigue negando una naturaleza diferente al de las cosas. "Borges y yo, somos uno solo". Mas que disfrutar de su magna literatura, me deleito y aprendo con su gigantesca filosofía. 



En su libro "Tlön, Uqbar, Orbis Tertius", Borges se imagina un mundo (Tlön) en donde el idealismo filosófico del siglo XVII de George Berkeley es visto como el sentido común y la "doctrina del materialismo" es considerada una herejía, un escándalo y una paradoja. A través de la descripción de los lenguajes de Tlön, la historia juega con la cuestión epistemológica de cómo los lenguajes influencian a que los pensamientos sean posibles. También contiene varias metáforas de la forma en que las ideas fluyen sobre la realidad. Este último tema es explorado inteligentemente en el comienzo, mediante la descripción de objetos físicos que son llevados a la existencia por la fuerza o poder de la imaginación, pero luego este tema se vuelve más oscuro cuando la idea de Tlön comienza a atraer a la gente y dejan de poner atención a la realidad de la tierra.



Gran parte de la historia se relaciona con el idealismo filosófico de George Berkeley, tal vez mejor conocido por cuestionar si un árbol cayendo en el bosque, que no es visto por nadie, hace ruido (Berkeley, obispo anglicano, resolvió esta pregunta para su propia satisfacción diciendo que existe el ruido porque Dios está siempre allí para escucharlo). La filosofía de Berkeley privilegia a la percepción sobre cualquier noción de "cosa" en sí misma; cuando se habla de un objeto real, en realidad se habla de la percepción que se tiene de él. 



En el mundo imaginario de Tlön, un idealismo berkeliano "sin dios" es el sentido común. La visión tlöniana reconoce la percepción como fundamental y niega la existencia de una realidad subyacente. Al final de la parte central de la historia, inmediatamente antes del apéndice, Borges expande esto hasta su propio quiebre lógico. 



Vaya paradoja, pensar que el filósofo Jean Baudrillard fue ampliamente reconocido por sus investigaciones en torno al tema de la "hiperrealidad", basado en relatos y mapas imaginarios de Borges, particularmente en una sociedad como la estadounidense. De acuerdo con sus tesis, Estados Unidos ha construido para sí un mundo que es más "real" que real, cuyos habitantes viven obsesionados con la perfección, evitar el paso del tiempo y la objetivización del ser. Aun más, la autenticidad ha sido reemplazada por una copia (dejando así un sustituto para la realidad), nada es real, y los involucrados en esta ilusión son incapaces de notarlo. En Argentina y otros tantos países pasa lo mismo. 


La Hiperrealidad (no confundir con Hiperrealismo - movimiento artístico) es un concepto de la semiótica y filosofía postmoderna. El término se usa para denominar la incapacidad de la conciencia de distinguir la realidad de la fantasía, especialmente en las culturas posmodernas tecnológicamente avanzadas, o bien en las sociedades de economías emergentes, o con aires de "grandeza". Hiperrealidad es un medio para describir la forma en que la conciencia define lo que verdaderamente es "real" en un mundo donde los medios de comunicación pueden modelar y filtrar de manera radical la manera en que percibimos un evento o experiencia. Entre los expertos más famosos en hiperrealidad se incluyen Jean Baudrillard, Daniel J. Boorstin y Umberto Eco. Justamente por este tipo de teorías, es que los gobiernos intentan cooptar y controlar los medios masivos de comunicación, entre ellos internet (aunque la idea de controlar la mente de los pueblos es mas vieja que la injusticia).  

Pero el problema de fondo no está tampoco en el mensajero, sino en el mensaje. Manipular la información no es ni bueno ni malo, ergo, "no es la verdad" descriptiva de la realidad. Tanto que se vendan buenas crónicas, como malas, ambas nos alejarán de la racionalidad y de la ubicuidad. ¿pero existe la realidad como verdad pasible de ser detectada por mis sentidos?, sin dudas, hay todo un mundo por ser revelado con la cuántica y otras ciencias, pero hoy solo obra como utopía o abstracción idealizada. No obstante, y a modo de cierre, insisto, la solución de la ecuación está en volver al espiritualismo humanista, imaginario mundo donde las cosas poco importan, y donde los hombres se señalan por sus nombres. Yo soy Ramón, no tengo nada y este es mi pensamiento, mucho gusto...¿tu quién eres?. Vosotros sois mi verdad, y el motivo por el cual vivo y escribo. Buen día.-

TEMA RELACIONADOhttp://www.copia-oculta.org/2013/01/el-agonismo-que-pregonan-los-filosofos-k.html
Share this article :

+ comentarios + 4 comentarios

Anónimo
18 de octubre de 2013, 21:28

Si alguien pretende rebatir a Ernesto Laclau, Ricardo Forster y Juan Pablo Feinmann, debe tener por lo menos el mismo nivel de conocimientos que ellos. De lo contrario, al no poder esgrimir argumentos medianamente atendibles, cae en un guitarreo que solo cabe en las charlas de café. A elevar el nivel, por favor: necesitamos confrontar con agonistas que estén a nuestra altura.

18 de octubre de 2013, 21:57

Pues con mucho gusto leeremos su exposición sobre agonismo, asumiendo que usted es miembro de tan prestigiosa escuela del pensamiento. Los gnósticos siempre estamos ávidos de aprender. Desde ya le damos la bienvenida. Saludo atte. Lic Ramón D. Peralta

Anónimo
18 de octubre de 2013, 22:29

A Forster, Feinmann o Laclau, no hay que rebatirlos, solo hay que desechar por completo su filosofía. Y no te hagas el canchero que no sabés en dónde te metiste. Estos masones se la pasan estudiando todo el día ¿o vos crees que los de Carta Abierta porque salen en los medios son los mejores del mundo?. Ahora date el gusto, explicá qué mierda es el agonismo y después bancate el papelón chorinauta. Mario Medina

Anónimo
4 de noviembre de 2013, 16:42

ja,ja,ja,....que pasó acá, un ciberK, jugando de sabiondo. Encima dice " necesitamos confrontar con agonistas que estén a nuestra altura",....ahí se pisó solito el troglodita ignorante. No de den bola, estos son los que trabajan en la PJ Digital y ni saben lo que dicen, el laburo de ellos es molestar y refutar cualquier cosa, aunque no entiendan de que se trata ni lo que se dice. MarioM

Publicar un comentario en la entrada

 
Letras Opacas.org | |
Copyright © 2011. PERIODISMO DE ESCRITORES - All Rights Reserved
Template Created by Creating Website Published by Mas Template
Proudly powered by Blogger
Conseguir la ú…e Flash Player Blogger {{Usuario escritura-4}}