Hagamos la revolución pero con una sonrisa | PERIODISMO DE ESCRITORES

Hagamos la revolución pero con una sonrisa

lunes, 28 de enero de 2013 5 comentarios


Escrito por: Lic Ramón D. Peralta



He recibido algunos criptogramas en formato de mails donde me preguntan ¿Qué relación hay entre la filosofía y el humor?, y ¿si hay manera de inculcarles a los adolescentes y jóvenes el amor por la filosofía?, asumiendo que soy la persona adecuada para tan magno interrogante. Antes de proceder a declararme incompetente en el tema (soy un incompetente), os diré que no suelo reconocer en la filosofía reglas que me digan qué camino debo transitar para no quedarme fuera de este mundo y de este métier, porque para reconocer primero debo conocer, cosa que hasta este instante no ha sucedido.  






La filosofía es una promiscua prostituta que tiene relaciones con todo y todos los que se le crucen, a veces pidiendo algo cambio (las mas), aunque a veces lo hace de manera gratuita, lo cual la convierte en una consagrada golfa.  De hecho la filosofía como causa sui, es una elaborada burla normalmente dirigida al dogmatismo, las costumbres y las formas imperantes en la sociedad en determinado momento, siempre relacionado  contemporáneamente con el emisor o "chistoso". Si bien hay muchos envases para presentar el humor, quizás los mas preferidos sean, la ironía, la parodia, el cinismo y en especial el sarcasmo. Este último es el comodín o jocker de aquel que se precie como filósofo, so como una llave inglesa (o francesa) que se amplia o degrada, amen  de la fuerza empleada en cada caso, de tal manera sirva para abrir, quitar, cerrar, enmendar, corregir y/o poner algo.  






Veremos como constante en la historia de la humanidad, que la lógica del conjunto siempre se caracterizó por el absurdo, pero también comprobaremos si prestamos la debida atención que la racionalidad de los distintos enunciados, tesis, hipótesis y postulados filósoficos también lo han sido llegado el momento, su momento de obsolescencia. Lo cual explica de alguna manera, y no de otra, por que hasta ahora la humanidad aun no ha encontrado un sentido de "coherencia pura" para su existencia. Cuando hablamos de sentido, es posible que pretendamos encontrarle algún tipo de lógica humana a una vida que en si misma se manifiesta como un desconocimiento superior, con el agravante que éste a su vez está en permanente movimiento. En otras palabras, el absurdo también está en perpetuo movimiento, provocando que el humor sea la mas lógica de las consecuencias posibles. 






Toda la filosofía es absurda, pero toda la filosofía es lucha inmanente contra él, ergo, la filosofía es un circulo vicioso donde, al final de cuentas, todo siempre termina donde empezamos, el absurdo. En ese sentido, quizás los orientales, en especial los chinos y los hindúes tengan mucho que enseñarnos, también los alemanes, quienes han pasado a la fama por tener la suficiente inteligencia como para burlarse de si mismo, cosa que al latino le cuesta horrores. Mientras la filosofía occidental ha buscado respuestas en el monismo y el dualismo, los orientales insisten en buscar dentro de cada uno. 






Reírse de uno mismo, sin falsas modestias, sino en el mas estricto sentido de la peyorativa, es propio de personas inteligentes, y aprender a vivir con esa impiadosa autocrítica, es propio de hombres viejos. No hay fórmulas para la sabiduría, pero de haberlas, sin duda inteligencia + experiencia serían las bases de la primera ecuación. 



No hay reglas dije, no obstante, me animo a sospechar que el humor en la filosofía es cuanto menos parte de la normalidad, so la melancolía es miembro de la excepcionalidad.  Este  humor inteligente no parte del optimismo, sino del pesimismo en conjunción con el escepticismo. Juntos producen una sinergia, lo suficientemente exótica como para mitigar los efectos nocivos de uno y otro. Es decir, el escepticismo filosófico es pesimismo, pero no es pesimista, y el pesimismo filosófico es escepticismo pero no es escéptico. Pues de existir realmente un pesimismo lato, el filósofo no haría pública su filosofía, y si verdaderamente fuera escéptico, anularía el acto de filosofar. Hay dos tipos de filosofía, las que son conscientes del absurdo, y las que no tienen conciencia.  


La burla es piedra angular de la filosofía, y la filosofía es medular en el humor, y de todos estos impostores, el sarcasmo es la versión mas evolucionada del tratamiento reflexivo. La ironía es forma, pero en los grandes filósofos también es fondo, en cambio el cinismo es como la gripe, todos dicen evitarlo, pero todos lo padecen alguna vez en su vida. En cambio el miedo es pandémico, y también es metástasis. La filosofía se suele usar como ecualizador de los miedos, haciendo que sean tanto centrípetos como centrifugos en su equilibrio. Quizás en esta parte entienda, por qué la mayoría de los miedos se logren combatir con formulas tan sencillas de entender como  difíciles de practicar. Los miedos que surgen de las carencias se controlan con la indiferencia a las cosas, y los miedos que emergen de nuestra propia naturaleza, se mitigan exponiéndolos a priori, o bien ofreciéndolos como obviedad a la sociedad. 


Cuando dejo de pensar en las posesiones materiales, habré evolucionado y por ende solucionado gran parte de mis traumas,  porque los problemas existen solo cuando son de mi interés. En cambio si me expongo voluntariamente ante la sociedad y me  burlo de mi persona, la sociedad es la que perderá el interés por defecto. Es como hacer zaping con el control remoto, si un canal o programa no me gusta, simplemente lo cambio y voy por algo que me interese. Hay muchos porgramas, pero mientras yo tenga interés en uno solo, los demás no existirán para mi, aunque existan para todos. Si la sociedad encuentra una persona sobre la que no puede influir pues ésta no ofrece resistencia, seguirá de largo. Son las simbologías, las creencias, los fetiches y la superstición quienes rigen el mundo del comunitarismo, pero está en nosotros poder decidir  que grado de aceptación le damos como ilusión y convención. 



La sociedad suele pregonar con estereotipos, absurdos y falacias que obran como instituciones de la estupidez colectiva. Es normal que la sociedad construya burla y humor sobre actos naturales, esenciales e instintivos de la especie humana, haciéndolos ver como antinomias, cuando en realidad son la regla. El absurdo en la sociedad gira en torno a las  invenciones de una conciencia colectiva y personal creada a partir de la imaginación, pero que se soportan en el primitivo inconsciente conque nacimos. Conciencia que no es consciente de su precariedad y absurdo. 


Un ejemplo de ello son las cargadas que giran en torno a la masturbación y el onanismo. "Eres un pajero" (yo no). Yo me masturbo pero en la intimidad, así pues me auto-excluyo del epíteto, porque me sabe mal, en cambio "tu si lo eres", porque yo te  imagino haciendo lo mismo que hago yo estando a solas. En otras palabras es el morbo que juega con efectos invertidos y centrífugos. Esto aplica en medidas distintas en todo lo referente a sexo, como bien lo identificara Freud oportunamente. Es decir, que mis fantasías sexuales son motivo de burlas, pero no para mi, cuando yo me tomo en serio el sexo. Quizás esto explique porque me causen tanta gracia los chistes sexistas o machistas, y en contrapartida me ofendan tanto los chistes (que dirigidos a mi se transforman en burlas ofensivas)  que hablen o insinúen algún tipo de anormalidad (impotencia, pene pequeño,  fealdad, amaneramiento, etc). 


Este humor discrecional, centrífugo y omnidireccional, también conculca el ámbito de la religión, la política y el deporte, ergo todo lo susceptible de ser dogmatizado, fundamentalizado y fanatizado. Es el mas "gracioso" para las masas, pero también el mas peligroso y violento para quien se constituye en blanco.  La recomendación de cualquier persona adulta e instruida sería: "No hagas chistes de política, fútbol o religión en un ambiente donde no conozcas a la gente". En cambio hay un  tipo de humor que es universal, inocuo desde lo sentimental, integral y homogeneo; y es aquel donde no entra en juego lo dogmático,  ideológico y pasional.  

             



EJEMPLO DE CHISTES NO RECOMENDADOS



1) ¿Qué hacen los kirchneristas para matar un pez?



Intentan ahogarlo.



EJEMPLOS DE CHISTES UNIVERSALES


2)  Papá, papá, ¿La abuelita sabe mecánica?



No, ¿Por qué?



Porque la acabo de ver debajo de un autobús.





La risa y el humor, no solo no son la misma cosa, sino que se pueden dar de manera independiente. Puede haber mucho humor en un gesto, una mirada o en un silencio histrionizado, y puede existir mucha angustia en una sonrisa refleja. Pero merecen un importante protagonismo dentro de la psicología,  que  puede o no ser positiva. 




Si bien  son dudosos y poco confiables los estudios de campo que existen al respecto, se pueden tomar en cuenta, aunque con precaución, algunos estudios realizados sobre los  sueños, las  emociones, los estados anímicos y las instituciones positivas de la psiquis. 

Tal vez la risa produzca una de las sensaciones más placenteras de la experiencia humana, y estimule comportamientos positivos como el juego, el aprendizaje y la interacción social, pero también es cierto que el llanto es paliativo, sosegador y calmante de estados especiales, sin que por ello deje de resultar una manifestación de hedonismo emocional. Esto explica porque hay personas que prefieran llorar a reír (cara y seca de la misma moneda, la exteriorización). No obstante, la diferencia de uno y otro está en la "transferencia", pues la risa no suele generar efectos negativos, mientras que el llanto, frecuentemente provoca un endiosamiento de la carga emotiva en el prójimo. 


El sentido del humor, como rasgo de la personalidad, es una de las principales fortalezas del ser humano. Se les atribuyen a ambos importantes beneficios físicos, psicológicos y sociales. Sin embargo, aun son pocos los investigadores y teóricos de la psicología positiva que han tratado estos fenómenos en detalle, en parte porque la risa y el humor siguen resistiéndose a una definición teórica y al estudio empírico. El humor es un elemento indispensable al conseguir estabilidad emocional, es la forma alegre de la percepción con que se interpretan los acontecimientos y el propio ser, pero también el llanto cumple la misma misión, solo que desde la vereda de enfrente. En síntesis, es muy posible que la persona de risa fácil sea también una persona de llanto fácil, porque es inmanente con la inteligencia emocional, aunque insisto, no hay taxonomía, tautología,  ni temerarios axiomas que se puedan elucubrar al respecto. 

Para finalizar, quiero hacer hincapié, en una de las forma de humor que mas interés me despierta, y es justamente aquel que nace como consecuencia de situaciones y circunstancias extremas en la vida de un hombre. Hablo de un contexto donde todos los limites sociológicos se han corrido, y donde la normalidad se ha vuelto extraordinaria.  Aquellos pasajes de la historia del hombre, donde la crueldad y la miseria humana, nos han mostrado de lo que somos capaces de hacer en nombre de los "ideales superiores" o el dogma.  

Hace poco mi amigo Flavio Pigazzi, me recomendó el libro "Odiar es pertencer" de Rudy y Eliahu Toker, donde básicamente se recogen algunos de los chistes mas célebres nacidos a la palestra del mas recordado horror e injusticia de los últimos cien años. Me refiero a la Segunda Guerra Mundial, y mas precisamente a los campos de concentración, donde varios millones de judíos, gitanos y homosexuales (entre otros)  fueron ejecutados y torturados.    


La primera edición es de 2003, de editorial Norma. Los autores Rudy y Eliahu Toker han reunido en estas páginas una antología extraordinaria de chistes, frases, situaciones cómicas y textos (que arrancan, cualquiera sea su formato, como mínimo, una sonrisa filosa) parida bajo la sombra del miedo, la sospecha, la persecución e, incluso, la muerte: es una bitácora de humor que nos traza el camino de como esta gente pudo sobrevivir al autoritarismo, nazismo, racismo y antisemitismo. La risa como resistencia y aliada de la libertad recorre el nazismo de las décadas del 30 y 40, superviene en los campos de concentración, sobrevive al Holocausto, ergo reconoce los muchos explícitos y velados rostros del autoritarismo y de la discriminación que se replican hasta la actualidad.



Esta loable encíclica del humor  antiautoritario, sigue mas vigente que nunca, pues  reúne muestras del ácido humor anónimo creado como gesto de resistencia de los pueblos contra los regímenes totalitarios; humor clandestino creado a costa de los dictadores (que son, casualmente, las personas más carentes de sentido del humor).  Un humor forjado a fuego contra el etnocentrismo y que viene a contrapelo de  otras formas de discriminación, so un humor creado en guetos y campos de concentración como acto de rebeldía y confirmación de la propia condición humana. Es un grito de libertad en medio de la peor situación posible de esclavitud. 






Hay quienes dicen que "el humor termina donde comienza el campo de concentración". Sin embargo Rudy y Eliahu Toker afirman todo lo contrario: "donde termina el humor, comienza el campo de concentración". Dicho de otro modo, el humor puede ayudar a resistir, a sostener la dignidad de una persona y a mantener viva la memoria de su estirpe, cuando está sometida a situaciones de opresión extrema, de autoritarismo, de discriminación, de "intolerancia". Hay chistes que sirven para sobrevivir, pero el humor ayuda a vivir mejor. Por eso, este humor, mi humor, tu humor y esta risa nunca pasan de moda y siguen siendo hoy, más que nunca, el oxígeno imprescindible que nos permite "respirar libertad".




CHISTES QUE BIEN PUEDEN SER ADAPTADOS A ESTOS TIEMPOS CON SOLO CAMBIAR LOS NOMBRES, PORQUE EL AUTORITARISMO ESTÁ, NOS ACOMPAÑA COMO UNA SOMBRA, NOS SIGUE COMO UNA CONSTANTE 


Hitler y su ministro Goebbels viajaban un día a mucha velocidad por la campiña alemana. De pronto atropellaron a un cerdo que se les cruzó en el camino.



-¡Oh, eso está muy mal! -dijo Hitler-. ¡No podemos perjudicar a un campesino alemán! Detengámonos, entra a excusarte y ofrécele indemnizarlo.



Cinco minutos más tarde salió Goebbels de casa del campesino, cargado de fiambres, legumbres y botellas de vino.



-¿El campesino no se enfureció? -se asombró Hitler.



-Al contrario, no entiendo nada. Entré y lo único que dije fue “¡Heil Hitler, matamos al cerdo!”. Y la gente comenzó a dar saltos de alegría, me abrazaron y me regalaron todo esto…





* * *





¿Por qué los nazis suelen ir de a tres por la calle?



Uno sabe leer, el otro sabe escribir, y el tercero vigila a “esos dos intelectuales”.




* * *


-¿Qué es un nazi?

-Es aquel que sigue las ideas de Hitler.

-¿Y un antinazi?

-Es aquel que las entiende.


* * *


Berlín, 1937. Hitler y Goebbels visitan un colegio católico. Escuchan una clase y luego Hitler exclama enojado:

-¡No entiendo por qué ustedes, los sacerdotes, insisten en enseñarles a los chicos el latín, existiendo el idioma alemán! ¡Si todo el mundo sabe que Jesucristo sólo hablaba el alemán…!

Luego Hitler insiste:

-Quiero que sepan que más allá de los hombres de la Iglesia, los Grandes de la Historia han sido alemanes: Wagner, Beethoven, Bismarck, Barbarroja, Napoleón, Carlomagno, los doce apóstoles…

Los sacerdotes y los chicos no saben si reírse o llorar. Viendo lo que pasa, Goebbels le dice bajito a Hitler:

-Mein Führer, sería mejor no exagerar. Aquí todos saben que de los doce apóstoles, sólo nueve eran alemanes…


* * *


Hitler va de visita a un manicomio. Todos los locos lo saludan, menos uno. Hitler le pregunta:

-Ey, tú, ¿por qué no me saludas?

-¿Y usted quién es para que yo lo salude?

-¡¿Cómo quién soy?! ¡Soy el Führer, el jefe de todos los alemanes, el conductor de la Alemania inmortal!

Entonces el loco le pone una mano sobre el hombro y le dice:

-Tranquilo, ¡que acá somos un montón los que empezamos así!


* * *


En un tren rumbo a Berlín, Cohen se cruza con un capitán de las SS.

El capitán lo mira detenidamente y le dice:

-Ustedes los judíos son inferiores, pero logran sobrevivir gracias a su inteligencia. ¿Cuál es el secreto de su inteligencia?

-La verdad es que no hay ningún secreto.

-Ya veo, no quiere compartir su secreto con nosotros los arios, ¿no?

Llegada la hora de almorzar, el capitán muestra una rica canasta de alimentos, mientras que Cohen apenas si dispone de un arenque, que come muy detenidamente.

Cohen de pronto le dice:

-El fósforo.

-¿Qué?

-Que el secreto es el fósforo. el arenque tiene mucho fósforo y eso le hace mucho bien al cerebro, y nos hace sumamente inteligentes.

El SS:

-Y dígame, ¿usted aceptaría convidarme un poco de arenque?

-Lo que pasa es que es lo único que tengo para comer.

-Bueno, está bien, se lo cambio por mi almuerzo.

Cohen le da el arenque, y empieza a deglutir los manjares con todas sus fuerzas.

El SS al rato lo mira raro:

-¿Usted no me estará jodiendo, no?

-¿Ve, ve? ¡Ya le empezó a hacer efecto el arenque!


* * *


Hitler está podrido de que se cuenten chistes sobre su persona, en los que, además, siempre queda mal parado. Así que le pide a la Gestapo que investigue y le traiga al autor de todas esas bromas (suponiendo que hubiera un solo autor, como siempre suponen en estos casos).

La Gestapo averigua y averigua, y al poco tiempo hacen comparecer ante el Führer a un tipo flaquito, esmirriado y con cara tímida, quien confiesa ser el autor de todos los chistes que circulan sobre él.

-Pero, dígame -dijo Hitler-, eso de que el día que yo me muera va a ser una fiesta judía, ¿lo inventó usted?

-Sí -dice el flaquito.

-Ajá -dice Hitler-, y eso de que “Heil” quiere decir “estúpido”, ¿también lo inventó usted?

-Sí -dice el flaquito.

-Pero -dice Hitler- eso de que me llaman Tarzán porque estoy rodeado de bestias, ¿también lo inventó usted?

-Sí -dice el flaquito.

-¿Pero usted no se da cuenta de quién soy yo? -dice Hitler, estallando- ¡Yo soy el Führer, soy el que va a decidir el destino del mundo hasta más allá del año 2000!

-Señor -dice el flaquito-, mire que ese no lo inventé yo, ehhh…


* * *


Hans y Günther:

-¿Sabías que al Führer lo llaman “corpiño”?

-¿Por qué?

-Porque oprime a los de adentro, sostiene a los de arriba y engaña a los de afuera.



La filosofía como cualquier otra cosa, será atractiva para los jóvenes si tienen la suerte de que les toque un tutor que ame la filosofía tanto como la docencia y el buen humor. No hay mejor manera de aprehender, que hacerlo con placer. El buen humor  hace de la filosofía algo muy divertido. Buen día.- 



Share this article :

+ comentarios + 5 comentarios

28 de enero de 2013, 17:20

ja,ja,ja Estupendo Diego. Va, como siempre. Me reí mucho y aprendí mucho. Y es verdad, todo lo que se hace con amor o humor, siempre sale bien, lleve mas o menos tiempo. Un besito.

Anónimo
28 de enero de 2013, 19:52

Excelente es poco. Todavía no deja de sorprenderme ¿usted no será un Vargas Llosa y un Zizék camuflado detrás de un tal Peralta no?,ja,ja,ja. Felicitaciones nuevamente. MarioM

Anónimo
28 de enero de 2013, 21:09

Este blog está muy bueno, ojalá que la suerte lo acompañe. Mónica Benitez Costa - Alicante (España)

28 de enero de 2013, 21:33

me alegra que mi sugerencia te haya interesado y nos brindes tu elaborada nota para profundizar en el tema.
un abrazo.

28 de enero de 2013, 21:36

Gracias a todos por los comentarios, y gracias Flavio por recomendarme un libro tan interesante y entretenido. Un fuerte abrazo a todos.-

Publicar un comentario en la entrada

 
Letras Opacas.org | |
Copyright © 2011. PERIODISMO DE ESCRITORES - All Rights Reserved
Template Created by Creating Website Published by Mas Template
Proudly powered by Blogger
Conseguir la ú…e Flash Player Blogger {{Usuario escritura-4}}