El razonamiento moral de los argentinos | PERIODISMO DE ESCRITORES

El razonamiento moral de los argentinos

miércoles, 13 de febrero de 2013 2 comentarios

Escrito por: Lic Ramón D. Peralta




Pasan cosas raras en la vida de un "raro", pues lejos de mis suposiciones precoces, esta website  terminó siendo patrimonio del mundo, no de mi país. Si bien mis berrinches y delirios nacen y mueren en Argentina, antes describen una elíptica órbita que pasa por varios países, muy especialmente por EE.UU, país donde paradójicamente reside la enorme mayoría de mis lectores habituales. Y si bien no tengo razones para sorprenderme, como buen argento me siento en la obligación de histrionizar tal impostura: ¡oh, qué cosa tan inesperada!. Hecha la teatralización, seguramente seguiré escribiendo, aunque reconozco que no dejo de preguntarme: ¿Por qué me pasan estas cosas? (ojo, la victimización también es muy argentina). También se presenta ante el mundo como muy autóctono, establecer postulados morales donde solo hay pragmatismo, empirismo, ontología, espistemología o lo que es peor, dogma (segmento que gana por varios cuerpos). 


No siempre dije, pero ahora lo hago, que el razonamiento moral no es uniforme, y que por el contrario cada país, tiempo, contexto, moda y sociedad, construye, amalgama, modifica o destruye una arquitectura moral que a veces engaña a los mismos filósofos profesionales. No soy original conmigo mismo, cuando repito una y otra vez, que en sociología y filosofía social, las tesis, hipótesis y teorías deberían ser vendidas con la fecha de vencimiento incrustada en el envase, tal como cualquier otro lácteo. Ayudaría de mucho, por cierto, y le evitaría a las masas discusiones procaces, lastimeras e inocuas. 



En este país, nada está en su lugar, empezando por la misma Argentina. No hay que asombrarse entonces del espectáculo de la injusticia que nos propone la política y sus exégetas. Es igualmente absurdo enfrentar o defender un orden social que no existe, o bien que obra divorciado de la realidad. Discutir sobre la lucha de clases, cuando no se sabe que son las clases y como se conforman en el hoy, es tan productivo como hablar de izquierda o derecha en un país que ha sido formado bajo una misma filosofía política. Así es como el partido o movimiento único de la actualidad de Argentina (peronismo), puede adoptar modelos económicos neoliberales como materia, y al día siguiente ser su propia antimateria en el extremo dirigismo. Quizás Argentina sea el país que mas necesite de una filosofía cuántica, que pueda explicar con mas justeza algo que es tan amorfo y surrealista.  



Los argentinos, he incluyo a intelectuales y filósofos, tenemos como heurística comunitaria, un pensamiento moral que exalta el medio pero jamás los fines, y quizás este solo silogismo se convierta en piedra angular de este tema. 






Anoche escuché accidentalmente, el debate televisivo entre los economistas Carlos Melconian (PRO) y el kirchnerista Roberto Feletti, y llegué a la conclusión que quitando al dogma del medio, tal fervor espartano y énfasis apologético, hubiesen obrado invisibles en lo referente a divergencias conceptuales. A raíz de esta apreciación, es que aquí me ven en forma de letras, fantasmagoría y  gestalt. 



Para poder entender los duelos verbales sobre asuntos políticos en la Argentina de hoy, es recomendable volver a echar mano a la "semántica del juego" de Paul Lorenzen, tal vez porque muchos de los problemas que ofrece este nuevo lenguaje K, pasen por la semántica  de un relato que resulta un juego en si mismo.   



No me perdonaría si paso por alto, instarlos a la lectura de estos hermosos e interesantes libros que escribió Lorenzen junto con Wilhelm Kamlah titulado: "Propedéutica lógica" ("Logische Propädeutik" en alemán) y "Lógica Dialógica" (Dialogische Logik). Éste último compartido con Kuno Lorenz. 





El pensamiento moral en Argentina, ha ido involucionando hasta llegar a una dimensión mutiverso, ergo multidimensión psíquica, donde una misma problemática adquiere diversos valores de falsabilidad y distintos abordajes que confluyen al final del proceso en un mismo punto. La exageración y fundamentalismo no son entelequias que sean conexas, sino que cobran vida como causa sui, para terminar imponiéndose como un sesgo y no como un vicio de formación. Tal jerarquización conlleva una batería de respuestas intelectuales y emocionales, donde la segunda controla la primera. 



Así es que cuando decimos que el razonamiento moral se debería definir como "el juicio de valor que hacemos ante determinadas situaciones en la que se debe tomar una determinada opción", nos estamos equivocando por mero simplismo. Afirmo esto, porque los juicios morales a priori o espontáneos hechos por la generalidad en Argentina, se diluyen en la vertiente en detrimento de la cuestión de fondo. 






Por ejemplo, ante el vapuleado tema de la Distribución de la Riqueza o Recursos, es normal ver que casi la totalidad de la sociedad argentina manifestará un mismo ideario filósófico, que se mancomuna en lo estructural. En otras palabras es poco probable que algún argentino no se conmueva ante la pobreza, pues se presume inmanente a una tradición de solidaridad epistémica y cultural. En este sentido el pensamiento moral gira en torno al humanismo y a los sentimientos, y en este punto no hay dilemas importantes, so el quiebre se produce cuando se hablan de las formas, y mas que ésta sobre qué sector o partido debe tener la patria potestad de la "criatura". 



Tan curioso resulta este absurdo contubernio, que el sistema igualador y distributivo por excelencia está implícito en el Sistema Tributario Nacional que paradójicamente sigue inmutable y sin modificación alguna. En otras palabras, aquel no tan claro axioma: "Quitarle algo al rico para darle al pobre", no está instrumentado desde lo institucional, ni con éste ni con anteriores gobiernos.  Así es como las masas creen a estas alturas que las "políticas sociales de inclusión" consiste en cobrarle mas impuestos en proporción a los sectores mas vulnerables para luego, política clientelar de por medio, designar a quien se ayuda con planes sociales. Otros en cambio proponen darle trabajo en lugar de dádivas públicas, pero sin aceptar que esos empleos provengan del Estado, ergo una solidaridad algo sesgada por el conservadorismo. Hay terceras y cuartas posiciones, es verdad, pero que mixturan un poco de los dos extremos descritos. 






El paradigma sigue siendo el mismo, toda vez que los gobiernos anteriores emplearon políticas de asistencias sociales similares, aunque con rangos distintos. Dentro de esta "sensación" de igualdad, el peronismo presume llevar la delantera, y ciertamente argumentos no le faltan, aunque insisto siempre dentro del mismo contexto supraestructural.                  



Pero como causación humeana, debemos mencionar, en cuanto a las conductas morales, si éstas pueden o no coincidir con el razonamiento de si hay en juego un alto grado de sacrificio por parte del que debe ejecutar la acción moral. Así es como el dogma K, agudiza el malestar de gran parte de la sociedad, cuando carga exageradamente esa ayuda social en los mismos sectores que luego ataca como blanco preferido, so me refiero a las clases medias. Explicado de otra manera, quien realmente hace el sacrificio de ayudar y aportar solidaridad es a su vez el acusado de no hacerlo. Es una lógica dogmática que prescinde del tercero excluido para adentrarse en el mundo de la lógica dialógica, o bien, se trata de una lógica mas cuántica que clásica. 



Así es como, en este duelo de proposiciones antinómicas, se recrea un pensamiento moral que declina con el peso de la degradación y la contradicción dogmática. Claro que también nos equivocaríamos si supusiéramos que el kirchnerismo no es clase media o incluso alta, porque de hecho sus cuadros están inundados de ellos, ergo me refiero a las simbologías impersonales y mas propiamente a la cooptación dominial de tales abstracciones. 

Estos desacoples racionales, producen una alteración genealógica y simbiótica entre los agentes que construyen la ingeniería del pensamiento moral vernáculo. Y justamente en ese quiebre es donde hace agua una filosofía moral que se sustenta en el sismo y el lodo, pues lejos de focalizar el asunto de fondo, se dispersa en las miserias que recrean los medios de un dogma que navega a la deriva entre sargazos, agonismos y sed de poder. 


Otra aporía típica se da cuando sórdidamente se discute sobre inflación, como si esta realidad no fuera lo suficientemente contundente como disipar toda duda posible. Pero esto es Argentina, y aquí nada es normal, si es que ésta palabra significa lo que yo imagino.         Así es como la autorreferencia tomó el dominio de las mentes masificables, haciendo de los razonamientos circulares la mas sibilina encrucijada. 

En la relación entre razonamiento moral y comportamiento moral hay que introducir otros componentes como la empatía y las habilidades sociales, por la que un niño, adolescente,  joven y también adulto que muestre natural empatía, será más consecuente con su razonamiento moral ya que al ponerse en la situación del otro (sentido común)  experimentará que se siente arte y parte, ante determinadas situaciones que demandan debida comprensión. El desarrollo de los valores morales es indispensable para actuar moralmente en situaciones que implican un sacrificio por parte de la persona que la lleva a cabo, o una falta de recompensa, así, como en situaciones que impliquen presión. Si los valores forman parte de la identidad de la propia persona habrá una mayor concordancia entre el razonamiento moral y el comportamiento ligado a este sin fuerzas externas que lo condicionen. Pero veremos mas adelante como el pragmatismo de la política y en especial de la economía, suele diluir el pensamiento moral en la mayoría de los argentinos. 


Los filósofos escépticos empleamos para referirnos a la filosofía moral que carece de conciencia sobre si misma, el dialelo como uno de los tropos y recursos argumentativos para tratar de demostrar la imposibilidad del conocimiento verdadero y de aceptar la idea de que la democracia es un sistema por demás perfectible. En un sentido general, el término dialelo se usa para referirse al paralogismo en que se cae cuando se introduce en una definición la ideología que se pretende definir o bien cuando se da como prueba de una proposición a otra proposición que, a su vez, se prueba por la primera. Pero no todo dialelo es falaz: hay fenómenos que solo se pueden explicar de forma circular, ya que se retroalimentan, por ej: "Baja la bolsa porque se asustan los inversores, y se asus­tan los inver­sores por­que baja la bolsa" - "El gobierno dispuso el cepo cambiario porque se fugaban los capitales, y - "la fuga de capitales se dio porque había miedo de que el gobierno dispusiera un cepo cambiario", la mas vulgar y jocosa: "Hay inflación porque los empresarios remarcan los precios constantemente, y....los empresarios remarcan los precios constantemente porque hay inflación". Así es como anoche, vi como el razonamiento moral que aunque subrepticio también perceptible, quedó como el enigma de las formas sublimes por sobre toda substancia o logos.


Explicado de otra manera, todos los argentinos queremos solucionar el tema: "inflación", pero algunos lo hacen desde la negación,  mutación, tergiversación, dialogismo o heterodoxia y otros lo hacen desde la  lógica matemática, las ciencias económicas y básicamente la ortodoxia. Lo que equivale a decir, que en este razonamiento moral no hay disputas reales sobre el objeto del problema, pero si sobre el abordaje subjetivo de los medios a emplearse en pos de encontrarle el remedio. Lo mismo pasa con causas muy sensibles como Malvinas, ergo todos la queremos recuperar, pero difieren las metodologías y estrategias. 



Este petit ensayo pretende exponer el razonamiento moral como el espejo de un razonamiento que quizás  debería ser práctico, es decir, como un tipo de razonamiento dirigido a decidir qué hacer, cómo y, cuando, y si el éxito significa un beneficio o mas  bien mas problemas. A lo mejor quiera decir que la emisión de una intención debería justificar su moral con mas razón que dogma. Por supuesto, también deberíamos razonar sobre la teoría de lo que la moralidad requiere de nosotros, aunque intuyamos que la naturaleza del razonamiento puramente teórico sobre la ética se trata de encarar cada aspecto de la vida en comunidad con coherencia, sensatez y sentido de la ubicuidad. Es posible que un razonamiento moral maduro nos lleve a evitar dicotomías y debates espurios con: "probemos tu opción primero y si no da resultado vayamos por ésta". Hablo de alternar los medios que propone cada sector, ya que sobre el propósito de fondo no hay diferencias, y porque desde un abordaje netamente reduccionista lo importante son los resultados ergo solucionar los problemas. 



Pero las evidencias son tan elocuentes como desmoralizadoras, pues no hay día ni circunstancia donde no podamos ratificar la nulidad del pensamiento moral lógico que impone todo dogma político, pues a diferencia de la falta de consenso común, los dogmáticos elucubran unidades de pensamiento y lenguaje, donde atan el tema de fondo con los medios estereotipados, como si se tratara de un solo combo en su esquema cognitivo y  moral. En otras palabras, y a modo de ejemplo: "no basta con bajar la inflación sino se hace a su modo" o bien, "Los derechos humanos serán lo que nosotros digamos que sea, y solo serán válidos si se ejercitan bajo nuestras pautas". 


Las consecuencias de un razonamiento moral tan fundamentalista, hermético y generalizador, es que genera imágenes ambiguas y confusas, en la medida que su precaria aplicación se torna doble y multidimensional. No se trata propiamente de una doble moral, aunque algunos así lo interpreten, sino que por el contrario se trata de una ausencia de determinismo y distinción. Hay misiones que pueden ser morales, pero no así los medios y viceversa. De todas, quizás el mas claro ejemplo sea defender la democracia con métodos y planes que apuntan a la perpetuación en el poder, ergo afán totalitarista, en donde claramente una misión que partió de una filosofía moral válida se deteriora y deforma hasta llegar merced a medios antagónicos a invalidar toda la misión y el proyecto. 


Explicado con lenguaje coloquial: no puede haber simultáneamente una misión democrática que sea llevada adelante con medios y herramientas que no contemplen la alternancia, la división de poderes y el respeto a las libertades, garantías y derechos individuales de los ciudadanos, por ser inmanentes a la naturaleza de la democracia. Razón por lo cual, el pensamiento moral de la misión se ve neutralizado o invalidado por un razonamiento sobre los métodos y medios de persecución que per se no son morales, o bien son antimorales. Es frecuente ver por estos días,  como se trata de antipatriota a una persona que pone en tela de juicio determinado procedimiento cuando se persiguen los mismos fines. Y ya ni siquiera hablamos de ignorancia, sino de la fuerza que tiene un dogma político, que al igual que una religión enceguece a sus feligreses al punto tal de suscribir injusticias y miserias humanas de la peor calaña, asumiendo eso que hace como  un acto lícito y moral. Es una excentricidad encontrar un argentino con un pensamiento moral manifiesto públicamente que no sea estrictamente moral en sus objetivos, pero cuando de formas o procedimientos hablamos, veremos como la estupidez colectiva gana la partida. Un argentino de ley no lucha por tener la razón,  porque de hecho asume que ese atributo no puede perderlo jamás, por ende la moralidad se torna subjetiva en grado alarmante. Claro quedó que: "el dogmatismo es el opio de los pueblos", máxime cuando hablamos de razonamiento moral en la Argentina. Buen día.-        



Share this article :

+ comentarios + 2 comentarios

Anónimo
12 de octubre de 2013, 7:51

Muy bueno Don Peralta, con la claridad y lucidez que lo caracterizan. Saludos. Pijamasurf

Anónimo
29 de mayo de 2014, 8:29

Brillante análisis. Así da gusto emplear el tiempo. Este blog y su autor son un digno ejemplo de la utilidad que puede llegar a tener internet como fuente de periodismo independiente. Felicitaciones.

Ing Claudio Marangoni

Publicar un comentario en la entrada

 
Letras Opacas.org | |
Copyright © 2011. PERIODISMO DE ESCRITORES - All Rights Reserved
Template Created by Creating Website Published by Mas Template
Proudly powered by Blogger
Conseguir la ú…e Flash Player Blogger {{Usuario escritura-4}}