Filosofía Económica: Control de precios y renta | PERIODISMO DE ESCRITORES

Filosofía Económica: Control de precios y renta

domingo, 10 de febrero de 2013 8 comentarios

Escrito por: Lic Ramón D. Peralta







Como de costumbre, "siempre junto a mis lectores". Y aunque no soy político, de vez en cuando, me gusta ejercitar el arte de la demagogia tempranera, so siempre quise saber  qué se siente al mentir sin culpas ni remordimientos. Quizás solo éstos dos ingredientes separe a la culpa endémica de la falsa culpa, aunque claro está, la mentira en política no solo está bien visto por las masas, sino que es atributo infaltable. ¿Quién podría ganar una elección diciendo la verdad?, por ejemplo quién ganaría comicio alguno si dijera: "señores tenemos dos opciones, uno es el camino corto, con un plan de shock económico, donde rápidamente verán los resultados, bajaremos la inflación, aumentaremos la productividad, las inversiones, las exportaciones, el empleo y el consumo y bajaremos la pobreza, la indigencia y el déficit fiscal, pero una vez pasado los primeros tres años comenzaremos de nuevo a sentir los efectos de la inflación para en algún tiempo mas tener que repetir el mismo ciclo de liquidación de inventarios". 








O elegir la segunda opción: "tratase del camino mas largo, sacrificado y arduo, donde habrá que trabajar duro de verdad, el Estado deberá ser eficiente, afrontar solo lo que pueda y deba, pero recreando un ámbito donde el sector privado recobre la confianza para que se vea seducido a invertir nuevamente, en pos de lograr una debida sustitución de importaciones, modernización y tecnificación de la industria, sin dejar de alentar el crecimiento de la agroindustria, de tal manera que en 20 o 30 años mas, nuestro pueblo no repita los errores que de manera metódica viene padeciendo. Es menester en este plan hacer hincapié en la transparencia de la gestión pública, poniendo tras las rejas a aquellos funcionarios que hagan mal uso de los recursos del Estado y siendo impiadoso con los negociados a costa del Estado. La misión es lograr consensuar con todos los sectores políticos un modelo que se erija en una contundente política de estado, la cual deberá ser seguida por todos los gobiernos independientemente de su bandería o ideología política". 








¿Por cuál votaría la mayoría de los argentinos hoy?,.....error, votarían por el caudillo con mas poder, ergo el mas inmoral, inescrupuloso y corrupto, pero con una retórica y dialéctica tal, que las mentiras populistas de siempre, suenen creíbles y redentoras. 

Pero las realidades nos duelen, no son amigables, son invasivas, no las queremos enfrentar. ¿Quién no querría creer que los problemas económicos de un país, de una sociedad, se resuelven con magia, de palabra o con intervencionismo extremo?. 



Si el intervencionismo extremo fuera la solución, no existiría la economía como ciencia, las monarquías absolutas no hubieran fracasado, las satrapías aun serían un ejemplo a seguir, y la democracia republicana solo sería un lindo capítulo de la historia greco-romana. Si la administración pública de los absolutistas hubiese sido lo "milagrosa" que hoy pretenden algunos dogmáticos, jamás se hubiesen dado las revoluciones burguesas y libertarias. Francia seguiría con su chorrera de Luises, Gran Bretaña seguiría siendo el gran imperio de los mares, y nosotros seguiríamos siendo colonia española. Nunca habría ocurrido la Revolución Rusa, y por el contrario los Románov serían los mas poderosos y nobles tiranos de la actualidad, junto con sus primos europeos. 



¿Quién necesitaría de un economista si todo se solucionara por edicto, decreto, ordenanza o por el chasquido de los dedos?. Muchos parecen olvidar que la economía como ciencia cobra vida, como una necesidad emergente del liberalismo y de la nueva república. Esta nueva ciencia económica, tiene como causa sui: el bienestar y satisfacción material de los pueblos, cosa que con el absolutismo se ignoraba. Antes de las revoluciones libertarias, a nadie en el poder le importaba cuantas personas morían de hambre y cuantas tenían trabajo, y solo el buen corazón del rey hacía la diferencia, so se regía por leyes del azar, ergo no era parte de la idiosincracia ni de las costumbres de las clases dominantes. Un buen rey era una bendición que solo se daba de tanto en tanto (décadas o siglos). 



Aun así, siempre las crisis económicas se originaron cuando los gastos públicos superaban los ingresos. Miren, en la historia registrada de la humanidad, comprobarán que tanto las guerras, como las peores injusticias de la religiones y el poder político, se dieron cuando las arcas del erario público estaban vacías. Las colonizaciones y los procesos de "evangelización" obedecieron a la misma rutina: lograr la mayor cantidad de aportantes para un sistema impositivo que se sostiene en el sometimiento de quienes menos tienen, en beneficio de un ceñida clase privilegiada. Y eso señores, si prestan la debida atención, no ha cambiado. 



El primer mundo está en crisis básicamente porque no se entiende el primer postulado de la mas rudimentaria y elemental economía: "Gastar igual o menos de lo que se produce". El dinero nocional y sus variantes, hasta llegar a la mas radical expresión de especulación: los derivados financieros, produjeron un desacople fenomenal de la economía real de la economía virtual o ficticia, tal es así que hoy el dinero de la contabilidad que obra en los ordenadores es mas de quince veces superior a la que hay en la economía real, siendo que ésta a su vez se halla "inflada" artificialmente luego de décadas de políticas monetarias expansivas. ¿Ustedes creen que Venezuela y Argentina son los únicos países mal administrados y con emisión descontrolada?.....



Obviamente no, aunque si son las que peor están, o cuanto menos son las que dejarán una estela de destrucción que durará varias décadas hacia el futuro. Me preguntaron ¿qué opina sobre los recientes controles de precios (por 60 días de plazo), adoptados por Guillermo Moreno?,...y haré para responder, la "Gran Cristina" ¿Qué controles de precios?, y ¿de existir, qué tienen de recientes?. No hablemos de lo que le pasó al Uruguay (ROU) el año pasado cuando adoptó una medida similar, porque con ver todas las medidas que en un mismo tenor se han adoptado desde fines del 2005, será suficiente para arribar a una sórdida conclusión: los controles de precios son a la inflación lo que el kerosene a la fogata. La Secretaria de Comercio Interior viene implementando medidas regulatorias e intervencionistas año tras año sin solución de continuidad, y lo que es peor con los mismos magros resultados. De hecho, cada año que ha pasado con estas políticas coercitivas, se ha ido complicando un cuadro que no debería estar en éste estado de metástasis terminal. 



Pero en Argentina existe una larga experiencia en el uso de este instrumento, destaca un informe de Movimiento Copia Oculta Argentina. A continuación, un extracto de los principales intentos a priori "por controlar precios", partiendo de la década del 60, pues asumo que ya conocen los "célebres Planes Quinquenales de Perón, como empezaron, y como terminaron":

-Año 1967-69: Plan Krieger Vasena. Acuerdo de precios con empresas líderes. Finalizó con el Cordobazo en marzo de 1969.

-Año 1973-75: Plan Gelbard. Pacto Social. Culminó con el Rodrigazo en junio de 1975.

-Año 1985-1989: Plan Austral, Australito y Plan Primavera. Comenzó con control de precios que luego fue reemplazado por acuerdos con empresas líderes. Finalizó con la hiperinflación de 1989 y el alejamiento anticipado del presidente Raúl Alfonsín.

-Año 2006-2007: Acuerdo de precios con supermercados y empresas líderes. Al dispararse la inflación en enero de 2007 se optó por la manipulación de los índices de precios del Indec por parte de Guillermo Moreno.

- Año 2008: Se intenta imponer mediante el famoso decreto 125, las retenciones móviles para según ellos garantizar la "comida de los argentinos", eliminar el monocultivo (soja) y fundar mas escuelas y hospitales. Lo cierto es que la comida de los argentinos nunca estuvo en juego, los precios se dispararon nuevamente, no comemos soja, y las extensiones sembradas de éste cultivo se multiplicaron casi por dos. Pero si bajó la producción de trigo, maíz, arroz, girasol, carne bovina, y lechería que si conforman nuestra tradición alimenticia. Toda una paradoja, pues la comida está mas cara, y con el riesgo hoy real de que no nos alcancen las harinas. 

- Año 2009/2012: La Secretaría de Comercio Interior, comienza con nuevos controles de precios, dando comienzo a la Edad de la Propaganda Oficial, donde se informan precios y ofertas en el Mercado Central de Buenos Aires. Se publicitan "canastas de alimentos" a precios extraordinarios y casi surrealistas. Se cierran importaciones, y gradualmente muchos productos sobre todo electrodomésticos comienzan a ensamblarse acá, pero con el argumento de que es industria nacional. En realidad se trató de importar productos desarmados para que se armen nuevamente fronteras adentro, y así poder "ayudar" al formidable negocio de los detallistas de electrónica, electrodomésticos y linea blanca. Los precios nunca dejaron de subir, y lo que en los países limítrofes vale 5, acá vale 7 o mas. Hoy EE.UU tiene los televisores, radios y teléfonos (entre otros) entre un 30 y un 80 % mas barato que en nuestro país. 



De aquí al 1 de abril cada uno de los consumidores de la Argentina tendrán la respuesta cada vez que vayan al supermercado a hacer sus compras. En este caso, los riesgos son que haya desabastecimiento, porque muchas empresas pueden optar por no vender sus productos a precios controlados y esperar a que llegue abril o la liberación de precios para sacarlos. El otro riesgo es que se empiecen a aplicar y se generalicen políticas de racionamiento de productos. Esto es que no se deje comprar más de una o dos unidades por producto para evitar el acopio y la especulación. Esta medida en definitiva puede ir, de no significar ningún cambio a convertirse en el disparador de una nueva Edad de Acaparamiento, Agio y Especulación, como la que tuvimos en los 70, si es, claro está, que el gobierno se empecina en prorrogar o repetir ésta metodología. El "contrabando" y el "mercado negro", serán expresión y eufemismo que podrían ponerse de moda nuevamente. Mirar lo que sucede en Venezuela puede servir a manera de augurio, no obstante Argentina es productor de alimentos, aunque muchas cosas están mas baratas en países limítrofes. 


Pero para no parecer tan "antipatriota", os diré que los gobiernos han tratado de fijar precios máximos o mínimos desde la antigüedad. Los egipcios intentaron, también con poco éxito fijar valores de alzada para que luego de cada inundación del Nilo, los precios no se dispararan. El Antiguo Testamento prohibía interés de los préstamos a los demás israelitas, también los gobiernos medievales fijaron el precio máximo del pan, y en períodos mas recientes, algunos gobiernos de Estados Unidos han fijado con topes el precio de la gasolina, el alquiler de apartamentos en la ciudad de Nueva York, o el salario de mano de obra de algunos segmentos, por nombrar unos pocos ejemplos. A veces, los gobiernos van más allá de la fijación de precios específicos y tratan de controlar el nivel general de precios, como se hizo en los Estados Unidos durante las dos guerras mundiales y la Guerra de Corea, y por la administración Nixon de 1971 a 1973. Vale decir que ninguno de ellos tuvo el resultado invocado y esperado. 


El atractivo de los controles de precios es comprensible. A pesar de que no protegen a muchos consumidores y de que afectan a otros sectores, los controles mantienen la promesa de proteger a los grupos que están particularmente en apuros, o bien se los presume los mas vulnerables . Pero ya son pocos en el mundo, que vuelven sobre los pasos de yerros anteriores, para volver a equivocarse una y otra vez, pues sabido es que los controles de precios, terminan perjudicando justamente a los sectores mas desprotegidos, quienes son victimas de la especulación, el acaparamiento, la escasez y los precios marginales. 


A pesar del uso frecuente de los controles de precios, sin embargo, y a pesar de su atractivo, los economistas en general se oponen a ellos, excepto quizás durante períodos muy breves, que suelen concordar con las crisis y emergencias económicas. En una encuesta publicada en 1992 en Europa, el 76,3 por ciento de los economistas encuestados estuvo de acuerdo con la afirmación: "Un techo sobre las rentas reduce la calidad y la cantidad de viviendas disponibles ". Otro 16,6 por ciento estuvo de acuerdo con las calificaciones, y sólo el 6,5 por ciento no estuvo de acuerdo. Los resultados fueron similares cuando los economistas se les preguntó acerca de los controles generales: sólo el 8,4 por ciento estuvo de acuerdo con la afirmación: "Los controles de precios y salarios son una opción política útil en el control de la inflación . "Un adicional de 17,7 por ciento estuvo de acuerdo con las calificaciones, pero una mayoría considerable; el 73,9 por ciento, no estuvo de acuerdo (Alston et al. 1992, p. 204).

La "economista del año" Pimpi Colombo

La razón por lo cual, la mayoría de los economistas se muestran escépticos acerca de los controles de precios, es que distorsionan la asignación de recursos. Parafraseando a Milton Friedman: "Los economistas no saben mucho de nada, pero saben cómo producir un déficit o un superávit. Los precios máximos, evitarán que los precios excedan cierto máximo, acentuando la escasez de lo que lo causa. Los precios mínimos, que prohíben los precios por debajo de un cierto punto, bajarán porque los excedentes se mantendrán constantes al menos por un tiempo. Supongamos que la oferta y la demanda de harina de trigo se equilibran en el precio actual, y que entonces el gobierno fija un precio máximo inferior. El resultado será que el suministro de harina disminuirá, pero la demanda de la misma aumentará. El resultado será un exceso de demanda y los estantes vacíos. Aunque algunos consumidores tendrán la suerte de comprar harina al precio más bajo, pero los demás (la mayoría) se verán obligados a prescindir de ella."


Los incentivos para evadir los controles de precios están siempre presentes, y las formas que puede tomar la evasión son ilimitadas. La forma concreta depende de la naturaleza del servicio o bien, la organización de la industria, el grado de aplicación de la medida adoptada por el gobierno, y así sucesivamente. Una de las formas más simples de evasión es el deterioro de la calidad y cantidad (packaging o envase). En los Estados Unidos durante la Segunda Guerra Mundial, la grasa aumentó en las hamburguesas, las barras de chocolate se hacían más pequeñas y con ingredientes inferiores. En Alemania los embutidos reemplazaron la carne bovina por otras indescriptibles. 

El gobierno puede atacar este deterioro de la calidad mediante la emisión de normas específicas de productos (hamburguesa de carne magra debe contener tanto, los departamentos deben pintarse una vez al año, y así sucesivamente) pero la supervisión del gobierno y el efectivo cumplimiento siempre estarán divorciados. Esto significa que la burocracia de control de los precios tienda a ser más grande, más intrusiva, más cara y menos posible de llevar a cabo. Lo mismo sucede con los envases que dicen contener un kilo y pesados con balanza electrónica solo contienen 920 gramos (por dar un ejemplo),  litros que contienen menos centímetros cúbicos, harina 000 por 0000, y en cantidades menores y apócrifas, etc . 



A veces las formas más sutiles de evasión surgían dentro de la propia relación entre cliente y vendedor. Una de ellas es la venta de "tie-in". Para comprar harina de trigo al precio oficial durante la Primera Guerra Mundial, los consumidores estaban obligados a menudo a comprar cantidades no deseadas de centeno o harina de papa."Obligados a-trading" es decir, comprar otra cosa para llevar lo que uno deseaba. 


Considere la posibilidad de que un fabricante que produce una menor calidad, de menor precio en línea (acorde los máximos fijados por el gobierno), venden grandes volúmenes a un margen pequeño, y un precio más alto y de mayor calidad de la línea se vende en pequeñas cantidades con un alto margen de beneficio. Cuando el gobierno fija umbrales de precios y provoca una escasez de ambas líneas, el fabricante podrá interrumpir la línea de menor precio, haciendo que el consumidor se direccione a la línea de mayor precio. Durante la Segunda Guerra Mundial, el gobierno de EE.UU. hizo numerosos intentos fallidos para obligar a los fabricantes de ropa para seguir las líneas de menor precio.


En un marco de regulación extrema, no sólo los productores tienen un incentivo para aumentar los precios, so también algunos consumidores se sienten seducidos para pagarles mas, con tal de salirse con la suya. El resultado puede ser pagos por el lado a los distribuidores (un soborno al administrador o superintendente de un edificio de renta controlada, por ejemplo), o puede ser pagar sobreprecios en un mercado negro como toda regla en la que las mercancías se compran y se venden clandestinamente. Los precios en el mercado negro puede estar por encima no sólo del precio oficial, sino incluso por encima del precio que prevalecería en un mercado libre, pues el condimento que lo hace tan "picante", es evitar el acaparamiento, ya que los compradores se comportan usualmente ansiosos y desesperados y porque los vendedores enfrentan sanciones si sus transacciones son detectados, y este riesgo se refleja en el precio. Recordemos lo que pasaba en Rusia, hasta 1992, fecha en que se liberaron los precios. 


Para finalizar, solo me resta decir, que mas allá de las opiniones de los economistas ortodoxos, heterodoxos y de los "eslabones perdidos",  para atacar la inflación con cierta hidalguía e idoneidad, es menester saber que por sobre todas las variables macro, lo que debe primar es el equilibrio entre la producción agregada y la demanda agregada, ergo cuando la demanda es mayor que la oferta, en un marco de alta emisión monetaria, los precios tenderán naturalmente a aumentar (inflación). La producción se aumenta con mayor inversión, y en una economía capitalista solo cuenta la que hace el sector privado, pues la inversión del estado que no está dirigida a infraestructura lejos de ser beneficioso, coadyuvará a agravar el cuadro. 


El déficit fiscal, comercial y/o la emisión monetaria, no producen inflación per se, pero cuando ya existe, la agrava. Cuando no existen estímulos a la inversión extranjera por no poder girar divisas al extranjero (casa matrices), se produce la liquidación de los inventarios, proceso que puede durar entre algunos meses y tres o cuatro años. Y cuando la renta de la mera posesión de divisas extranjeras, es superior a la de cualquier otra actividad comercial, industrial o financiera, se produce la extinción paulatina y casi total de la inversión doméstica. Cuando no hay inversión, y se sobre fuerza el consumo mediante mas emisión, el resultante es estanflación (o estagflación), es decir recesión (falta de crecimiento) con inflación, que es lo que ya está pasando en Argentina. 


En definitiva los controles de precios son una cosa, pero lo grave es cuando ese control significa además control de la renta produciendo  que no se produzcan nuevas inversiones. Como ejemplos citaré el precio máximo de 48 dolares por barril de petroleo que se impuso a las petroleras que operan en Argentina, que tuvo como efecto el cese de las inversiones en las exploraciones, y el agotamiento de los pozos existentes, por  saturación de la explotación. Lo mismo pasó con los precios máximos en la energía eléctrica y el gas, lo que produce que en verano tengamos cada vez mas cortes de luz, y en invierno de gas (por falta de inversión). También pasó en los servicios de transporte público, pero en especial en los trenes. 

 



Hay maneras de atacar la inflación y salir de la crisis, pero están muy alejadas del dogmatismo, del relato y la superstición. Es curioso, porque el kirchnerismo se ufana de atacar lo mismo que ellos son, hacen y representan, porque nada mas conservador que la regulación de precios, y el intervencionismo extremo. ¿Dònde quedó el desarrollismo y el progresismo?.  Buen día.-       






Share this article :

+ comentarios + 8 comentarios

10 de febrero de 2013, 11:55

Como de costumbre, impecable Diego. Un besito

3 de abril de 2013, 21:12

yo tengo otra teoría sobre la política, y me hago la pregunta.... ¿Cual es el beneficio que tiene un gobernante por hacer cosas y proponer iniciativas? al kirchnerismo se lo critica por impulsar la ley de medios, por pretender controlar los precios, por controlar el mercado de cambios, por hacer cadenas nacionales tres veces por semana y por crear tecnópolis.

en tanto a mauricio macri se lo critica por renovar la linea A, arreglar parque centenario, ocuparse de desalojar el centro cultural San maritn, o crear bicisendas y metrobus, hasta lo critican por remodelar el teatro colon.

al final de cuentas, el menos criticado es Scioli que ante los paros de médicos, docentes y empleados provinciales responde con mutismo, que no se preocupa demasiado que las rutas en la provincia están destrozas, que ante el deficit provincial decide recortar gastos y obra pública, si el conurbano se inunda con 48 muertos es solo una tragedia de la naturaleza y que no se le conoce una sola idea de como administrar el país a partir del 2015 aunque sea el candidato que mejor mide en las encuentas de clarin-tn

3 de abril de 2013, 21:19

en realidad he conocido varios casos de gobiernos particularmente los militares que nos propusieron el "camino mas largo, sacrificado y arduo", porque eso de la prédica del sacrificio también suele ser un verso que ennoblece cualquier causa, aunque no garantiza resultado.

lamento no coincidir en la idea de un estado "eficiente" y que reduzca su rol político y fiscal en la sociedad, mientras hay que garantizar las ganancias del gran empresariado nacional

más me preocupa eso de los 20 o 30 años, porque suena un poco antidemocrático un gobierno con semejante mandato bajo el eufemismo del consenso.

creo que lo dijo Ongania, tenemos objetivos pero no plazos, y el plazo se lo puso el Cordobazo.

3 de abril de 2013, 21:25

anécdota inflacionaria, todavía recuerdo un programa de canal américa, esas típicas mesas de actualidad económica, por allá 2003-2005 donde en forma alarmista alguno planteaba que el kilo de milanesa iba a llegar a costar 12 pesos, y yo pensé que eso sonaba a disparate.

ayer compre enfrente de casa un kilo de milanesa a 35 pesos, jajajajaja

3 de abril de 2013, 21:31

me resulta muy interesante como se pretende en nombre de la ley de oferta y demanda, naturalizar una política de liberalismo económico donde los grandes grupos económicos pescan en una pecera llena de consumidores y trabajadores indefensos.

3 de abril de 2013, 21:40

si toda política de control y fiscalización de la economía por parte del Estado resulta en que "..... la burocracia de control de los precios tienda a ser más grande, más intrusiva, más cara y menos posible de llevar a cabo".

¿esto significa que entonces debemos optar por la total falta de acción del Estado sobre la economía? pues si es asi, tampoco el Estado sería capaz de fiscalizar la recaudación y cobro de impuestos, pero fuera ya del ambito económico... el estado sería inservible para controlar la delincuencia, el narcotráfico, el contrabando, la violencia familiar, etc.

el argumento que es estado no sirve para controlar, nos propone por la inversa un estado raquítico, sin ingresos fiscales para ser operativo, sin autoridad pública para fiscalizar sea la economía o cualquier otro aspecto de la sociedad.

3 de abril de 2013, 21:47

en estoy estoy completamente de acuerdo y creo que en ello radica nuestro problema inflacionario, una política que busca incentivar el gasto y el consumo a costa del ahorro y de la inversión, un proceso de descapitalización en nombre del presente absoluto, consuma todo hoy que mañana no importa.


lo que debe primar es el equilibrio entre la producción agregada y la demanda agregada, ergo cuando la demanda es mayor que la oferta, en un marco de alta emisión monetaria, los precios tenderán naturalmente a aumentar (inflación). La producción se aumenta con mayor inversión



creo que el dinamismo actual de la economía pasa por el consumo, que su paralización producirá una baja de la inflación, pero también una fuerte caida del empleo y de los ingresos fiscales.

por ello es importante que la economía se reoriente hacia la inversión, la inversión generará el empleo que se pierda por la reducción del consumo, y eso finalmente aumentará la oferta reduciendo la inflación y generando un nuevo modelo de equilibrio macroeconómico.

lamentablemente estamos en una situación de fuerte déficit fiscal creciente y también de desbalance de divisas, este cambio de modelo hubiese sido mucho más viable en 2005-2007 cuando teniamos doble superavit y reservas crecientes, mientras el dólar bajaba de 3.20 a 2.80.

pero nadie puede volver el tiempo atrás.

3 de abril de 2013, 21:54

volviendo atras en la nota, el problema de política oficial es que buscó aumentar el consumo privado congelando las tarifas y precios de ciertos sectores como energía, transporte, combustibles y servicios públicos. El resultado fue la caida de producción y una bola creciente de subsidios. Pero ahora eliminar esos subsidios es transferir un costo enorme al bolsillo de los consumidores.

mientras estos sectores productivos se volvieron anti-económicos, y paralizaron inversiones, cayó la producción y tenemos empresas en default solo operativas a cuentagotas de los subsidios. Ahora la nueva caja para bancar este disparate es que YPF pague la importación de combustible !!!! algo parecido hizo Martinez de Hoz al endeudar YPF y quedarse con los billetes verdes mientras YPF se quedó con las deudas externas.

por otro lado, el gobierno liberalizó la rentabilidad de otros sectores como el bancario, telefónico, cadenas comerciales, grandes constructoras que tuvieron precios liberalizados durante esta década y negocios monopólicos, fuera de toda competencia externa. Pero estos sectores solo invierten en función de la rentabilidad del precio, osea se financian de la inflación.

Publicar un comentario en la entrada

 
Letras Opacas.org | |
Copyright © 2011. PERIODISMO DE ESCRITORES - All Rights Reserved
Template Created by Creating Website Published by Mas Template
Proudly powered by Blogger
Conseguir la ú…e Flash Player Blogger {{Usuario escritura-4}}