Cedin y Baade: un desdoblamiento cambiario encriptado | PERIODISMO DE ESCRITORES

Cedin y Baade: un desdoblamiento cambiario encriptado

sábado, 11 de mayo de 2013 5 comentarios


Escrito por Lic Ramòn D. Peralta






Pido disculpas a priori a mis lectores frecuentes, soy consciente de que he fallado, pero el tiempo resultò mi peor enemigo ùltimamente. Es curioso lo que sucede, cuanto mas notoria es la crisis, mas trabajo tengo como profesional, so me siento como un bombero a quien solo llaman cada vez que hay un incendio. Asì es la vida laboral de un filòsofo-economista veterano en argentina, a quien se presume prescindible en tiempos de bonanza o equilibrio, en caso de que tal excentricidad realmente se haya dado en Argentina alguna vez.  Procederè acto seguido a contestar una de las misivas recibidas por parte de un grupo de estudiantes de la Universidad Estatal de Sacramento (http://www.csus.edu/), lectores habituales de esta web (segùn ellos). Me pidieron que explique desde la filosofìa econòmica, ¿Què significa el nuevo "blanqueo o exteriorizaciòn de capitales" promovido por el gobierno recientemente?, y si bien aun hay poca informaciòn para mi gusto, arriesgarè una opiniòn tan subjetiva como antojadiza, como "de costumbre". He aquì un raquìtico resumen.  






LA PARTE VISIBLE DEL "ICEBERG" 




El anuncio del nuevo blanqueo de capitales estará instituido mediante la creación de dos bonos: el CEDIN y el BAADE que, segùn el gobierno, estarán destinados a estimular el sector inmobiliario el primero y los sectores productivos, en especial YPF, el segundo. El proyecto de ley para formación de los títulos será analizado en los próximas dìas por el Congreso Nacional y una vez promulgada la ley habrá tres meses para anotarse, con posibilidad de una o mas pròrrogas. De todas maneras esto no es demasiado importante, porque en Argentina, tenemos "blanqueos legìtimos" cada dos, tres o cuatro años.  





Toda persona que tenga divisas tanto en el exterior como guardadas en cajas fuertes o "en el colchón" podrán blanquearlos sin tener que pagar ningún tipo de impuesto,  incluso están exentos del pago a la transferencia bancaria,  y asimismo no se veràn sujeto a ninguna penalidad establecidas por las leyes penales y tributarias.






La persona que decida adquirir uno de estos títulos deposita los dólares o divisas extranjeras en una entidad bancaria. El banco será encargado simplemente de transferir estos fondos al Banco Central que emitirá el título CEDIN (Certificado de Depósito para Inversión Inmobiliaria, aunque no es limitante, ergo se puede usar para la compra-venta de cualquier otro tipo de bienes) en el caso que desee utilizarlo para adquirir una propiedad o el BAADE (Bono Argentino de Ahorro para el Desarrollo Económico) si decide invertir su dinero en proyectos productivos como puede ser, por caso,  inversiones en YPF.



LO QUE ESTÀ SUMERGIDO DEL ICEBERG





Dichas adquisiciones pueden hacerse en dòlares cash, o en pesos al cambio que establezca el mercado paralelo de divisas dentro de Argentina, vale decir que nada tiene que hacer  el valor del dolar oficial en èste nuevo negocio. Explicado de otra manera, los que ya tienen dòlares billetes, pueden concurrir a cualquier banco o entidad financiera habilitada por el Banco Central de la Repùblica Argentina, y canjear esos billetes por estos bonos nominales en dòlares estadounidenses, los cuales son al portador y endosables de manera indefinida, segùn el proyecto oficial. Pero tambièn se pueden adquirir en pesos, al cambio que determine la paridad de un dolar que hasta hace instantes era considerado "ilegal"; pues de hecho, hay una ley penal cambiaria y otra tributaria que tipifican los delitos de tal ìndole. Como veràn, nuestra "heterodoxia econòmica" raya con la esquizofrenia colectiva. 



Ahora bien, y tratando de usar el lenguaje mas coloquial posible, os dirè que para que eso ocurra, se deberà instrumentar, autorizar y "legitimar" un mercado secundario de capitales, para que dicha cotizaciòn (bonos) dada entre oferta y demanda, escape a la ilegalidad del dolar paralelo comprendido dentro de las leyes penales econòmicas antes mencionadas. En sìntesis, mas que lavado de dinero, se trata de un blanqueo de un mercado secundario de capitales, que tenga como misiòn catalizar y absorber los ahorros en dòlares que los agentes econòmicos privados utilizan como instrumentos de reserva de valor, dado la depreciaciòn natural que sufre la moneda de curso legal argentina (el peso) ante los avatares de una inflaciòn muy alta. 

A mi entender, la misma esencia del sistema de marras, me dice que solo los "capitales de alta marginalidad legal" ingresaran con dòlares billetes, ya que de entrada los adquirentes perderàn entre un 20 y 30 % del valor de paridad respecto al valor que mantendrà el dòlar paralelo, aquì llamado "blue" (quizàs porque suele andar por los cielos). Claro que esa pèrdida de valor real serà compensada con el tiempo (efectivizaciòn del bono vencido el plazo de devengaciòn mas los intereses que rondan el 4 % anual), en caso de que el pròximo gobierno pueda y "quiera" hacerlo. 


Los que sin duda estaràn seducidos a ingresar, son aquellos que tienen muchos pesos ahorrados en "negro", y que por diversos motivos (miedo, especulaciòn, tradiciòn, etc), aun no se pasaron al dolar "blue", dado que podràn adquirir los bonos CEDIN Y BAADE bajo la par, para que luego esos capitales preserven el valor que otras alternativas mas riesgosas no le aseguraban, tal la colocaciòn en las "cuevas financieras" para el descuento de cheques o prèstamos con tarjetas de crèditos con intereses usurarios, y que como tal,  difìcil de asirse en caso de litigios judiciales. Muchos hablan de que la economìa informal o sumergida en Argentina ronda el 35 %, pero nosotros calculamos que llega a casi al 50 % de la economìa real por estos dìas.  La enorme cantidad de dinero fugado del sistema formal en nuestra economìa, dan cuenta de ello con lozanìa. En un paìs con tanta presiòn fiscal, y tanta corrupciòn, la evasiòn fiscal y la fuga de capitales son la consecuencia mas coherente posible. 

DESDOBLAMIENTO CAMBIARIO ENCUBIERTO

Uno de mis amigos, integra el grupo de trabajo de Axel Kicillof, quienes fueron los encargados de inventar esta original ocurrencia monetarista y financiera, a los efectos de lograr imponer solapadamente un plan que ya tiene mas de un año, el desdoblamiento cambiario. Como podràn observar aquellos que estudian la economìa como una ciencia y no como supersticiòn y epopeya, que en realidad todo este paquete o combo, tiene como fin seducir a los argentinos para que en vez de ahorrar en dolares billetes o dolar paralelo exclusivamente, lo hagan con bonos dolarizados, libres y convertibles, para que ese ahorro quede dentro del sistema financiero productivo,  ya que las tasas de intereses por depòsitos a plazo fijo tienen una tasa negativa que oscila entre el 10 y el 12 % anual, haciendo que la legalidad de èste sistema tome los valores de equilibrio entre oferta y demanda en un mercado de libre concurrencia, sin tener que devaluar de manera ortodoxa nuestra moneda en forma abruta, aunque ya se estè haciendo mediante crawling peg, y las bondades de un ahorro que serà aplicado a financiar obras de infraestructura, prèstamos a empresas amigas  para que inviertan, y obviamente a campañas políticas del oficialismo.  


Explicado mas en detalle, los bonos CEDIN Y BAADE,  son emitidos por el Gobierno de la Naciòn, e introducidos en el mercado primario a través de los bancos y financieras habilitadas por el BCRA. El mercado secundario comenzarà su función a partir de ese momento, encargándose de las compraventas posteriores de esos bonos entre los inversores, y se comportarà como mercado de reventa, encargándose de proporcionar liquidez a los títulos. En el mercado secundario, los bonos se compraràn y se venderàn entre los distintos inversores. Por lo tanto, es una característica importante que el mercado secundario tenga una liquidez muy alta. 


Del buen funcionamiento de los mercados secundarios depende en gran medida la eficacia de èste tipo de mercado de capitales, en general, y del mercado primario de valores o de emisión, en particular, en caso de que se quiera repetir la medida o emisiòn. Si el mercado secundario no existiera, los inversores se resistirían a comprar estos bonos en el mercado de emisión porque luego no podrían deshacerse de ellos cuando necesitaran dinero o liquidez. De no existir mercados secundarios de CEDIN Y BAADE bien organizados, el mercado primario sólo podría funcionar de forma precaria y el gobierno no podría obtener del mercado financiero los capitales necesarios para la financiación de sus inversiones a corto y mediano plazo, lo que redundaría sin remedio alguno en un estrangulamiento de la actividad económica general. Nadie en su sano juicio, se arriesgarìa a creer que el gobierno una vez que tomò dòlares a cambio de dichos bonos, y los usò para financiar obras pùbicas,  podrà devolverlos ipso facto ante una estampida de canje.


Luego de èsta ùltima carta, desde lo monetarista, solo quedarà devaluar sin  anestesia, en caso de que la inflaciòn no baje, no se recupere la credibilidad, haya inversiones acorde el desacople monetario, y no se mitiguen las malas expectativas racionales.  El problema es que aun, el equipo de Kicillof no ha comunicado a la Bolsa de Valores de Buenos Aires, como piensa instrumentar y reglar tal mercado secundario, y ni siquiera estos ùltimos saben, cual serà el rol que deberàn cumplir ante semejante intentona sui generis, en caso de ser convocados a la partida. 


Pero aunque las bolsas de valores son la porciòn más importante, pero sobre todo más organizada de los mercados secundarios, no son las únicas, ya que existen transacciones extrabursátiles hechas a la medida de los compradores y vendedores de algunos títulos, ergo son las operaciones denominadas "Over The Counter", que no se llevan a cabo en un mercado organizado sino de forma particular entre vendedor y comprador. Debo aclarar, que cuando èste amigo, funcionario oficial de economìa, pidiò mi opiniòn, augurè un futuro muy sinuoso e incierto, en caso de que opten por dejar el mercado secundario por fuera de la Bolsa de Valores. Para un gobierno tan amante del dirigismo, hacer las cosas de manera caòtica y desorganizada, es una especie de karma imposible de quitarse, no obstante, aun mantengo mi "fe ciega, sorda y muda" en que se equivoquen aunque sea por esta vez, y hagan algo bien. 



Tambièn hay que recordar que el proveedor de índices bursátiles MSCI,  informò que rebajò en mayo del 2009 la clasificación de la Argentina a "mercado fronterizo", cuando antes estàbamos como  "mercado emergente". Dicha baja en la calificaciòn obedeciò a las continuas restricciones para la entrada y salida de capitales en el mercado de acciones de la Argentina. El mercado fronterizo es considerado un mercado joven, chico e ilíquido. Es aquel en el cual es difícil, entrar y mas dificil aun salir, tambièn es dificultoso conseguir liquidez y fluidez. Un paìs es "fronterizo" porque hay serias barreras para invertir, restricción en los mercados de capitales, baja capitalización, baja liquidez, falta de un marco legal homogeneo, falta de reglas de juego claras y sustentables, información inadecuada y  estadìsticas oficiales poco confiables. 



CONCLUCIONES FINALES



Hoy argentina tiene en realidad una  "Flotación dirigida sin una trayectoria preanunciada del tipo de cambio", explicado de otra manera, el BCRA interviene activamente en el mercado cambiario para determinar el tipo de cambio oficial sin comprometerse con una trayectoria preanunciada. Los indicadores utilizados para regular este tipo de cambio son, en general, de carácter discrecional, incluyen por ejemplo, el saldo de la balanza de pagos, las reservas internacionales y la evolución del mercado paralelo, pero aun omitiendo informaciòn vital, los cambios y ajustes no son automàticos. En este sentido el BCRA actual, utiliza sus instrumentos para financiar el dèficit en la Balanza de Pagos del tesoro nacional, pero sin tener en cuenta la tasa de crecimiento fijada como meta para un agregado monetario, lo cual lo lleva a emitir sin planificaciòn, donde en consecuencia el agregado monetario fijado como meta se convierte en el ancla nominal y no en el objetivo intermedio de la política monetaria.





Lo aconsenjable ante este escenario recesivo e inflacionario, serìa ademàs de reconocer polìticamente la alta inflaciòn "formalmente",  hacer anuncios públicos de las metas numéricas a corto y mediano plazo para la inflación con el compromiso y las medidas institucionales de la autoridad monetaria tendientes a alcanzar esas metas. También se pueden incluir una mayor comunicación con el público y el mercado sobre los planes y los objetivos de las autoridades encargadas de la política monetaria y una mayor responsabilización del banco central por la consecución de sus objetivos de inflación. El pronóstico de inflación deberìa actuar (implícita o explícitamente) como objetivo intermedio de la política monetaria. Sin estas sanas practicas de sinceramiento y transparencia, y sin una correciòn virtuosa del Indec, es poco probable que los mercados de capitales sostengan por mas de un año a los CEDIN Y BAADE como eficiente catalizadores del ahorro e inversiòn indirecta (en manos de un muy discresional gobierno).





La devaluación es la pérdida del valor nominal de una moneda corriente frente a otras monedas extranjeras. La devaluación de una moneda puede tener muchas causas, entre éstas una falta de demanda de la moneda local o una mayor demanda de la moneda extranjera. Lo anterior puede ocurrir por falta de confianza en la economía local, en su estabilidad, en la misma moneda, entre otros. El proceso contrario a una devaluación se conoce como revaluación.




Para la filosofìa econòmica, la devaluaciòn en Argentina ya existe, se dio, està ocurriendo en estos momentos, procede de un pasado inmediato que no supera los seis años, porque en lo que a mi respecta la economìa tiene vida propia, y se comporta de manera independiente a las intenciones o caprichos de los gobernantes. El gobierno argentino, puede o no devaluar el peso en relaciòn a un dolar oficial, pero que per se, no tiene entidad propia, ya que la devaluaciòn o depreciaciòn de la moneda està en manos de un poder superior a los gobiernos, denominado "inflaciòn".  Mantener un dolar oficial por debajo de los valores de la economìa real, solo tiene como fin para un dogma político de este tenor, el mostrar un crecimiento econòmico cosmetològico y manipulado, ya que el aumento de emisiòn del peso se diluye con el deterioro de los factores de producciòn ante una demanda que es artificial. 






Las monedas de los países representan un valor, este valor está relacionado con la riqueza de un país. La moneda en sí no tiene un valor real, sino que es sólo representativo y si el país emite más monedas o les da un valor más alto del que puede respaldar con su riqueza se tienen que realizar ajustes en cuanto al valor de éstas.



Por ejemplo: Si todos los bienes que tiene nuestro paìs (imaginemos que estos son todos los bienes existentes) se valoraran en 100 pesos, se podrían emitir 100 monedas de un peso para representar el valor de dichos bienes; pero si en un momento dado se emiten 100 monedas más de 1 peso (ahora hay 200 pesos en total) sin aumentar el número de bienes que existen, las monedas que están en circulación no representan el valor real de los bienes, por lo que existen tres opciones:


  • Hacer modificaciones a los bienes existentes para incrementar su valor a 200 pesos, vìa mayores inversiones en el sistema productivo.
  • Sacar de circulación 100 monedas de un peso.
  • Darle un menor valor (real) a la moneda (50 céntimos). Esto es exactamente devaluar la moneda.



Si se emitieron más monedas es porque se necesitaba más riqueza y por lo tanto la primera opción está descartada ya que no se tenía con qué invertir. Si se tienen en circulación 200 monedas ante una economìa real de 100 pesos, es muy difícil decir a quienes las tengan que las devuelvan sin recibir nada a cambio. Por lo tanto lo más fácil es devaluar la moneda, cosa que tarde o temprano sucederà de derecho, porque de hecho ya se hizo, se hace, se seguirà haciendo, inflaciòn mediante. Y aunque esto sea redundante, obvio y una perogrullada, muchos "idealistas y dogmàticos" parecen no querer entenderlo.


pbireal

Como veràn en el gràfico precedente, si la economìa real se ajustara monetariamente como es menester y corresponde tècnicamente, acorde los desacoples actuales, comprobaremos, no sin horrorizarnos, como en lugar de crecimiento de la economìa solo obtuvimos una sensible recuperaciòn respecto al 2001, pero que, no superan los ìndices de la economìa real de los noventa. Claro que para ello, deberìamos saber cual es el verdadero valor de equilibrio del dolar en un mercado cambiario de libre concurrencia. Quizàs 10 pesos por dolar tampoco refleje la realidad, pero ante una bitàcora econòmica completamente adulterada y apòcrifa, es casi imposible poder encontrar algo de verdad y realidad.  Pero tampoco hay que preocuparse demasiado, a los argentinos nos gusta vivir en la mentira, creer en planes màgicos y cortoplacistas, idolatrar ìconos  de  barro, encumbrar alfeñiques y tilingas, fanfarronear de lo mucho que "sabemos", y hacer de la heterodoxia kamikaze la mejor manera de autosugestiòn e hipnosis colectiva. Nada nuevo, nada conque no podamos lidiar de manera cotidiana, los argentinos odiamos la normalidad, la moderaciòn y sobre todo, la autocrìtica. Las batallas culturales se ganan con cultura, moral y filosofìa, no con falacias, falsas ideologìas y oscurantismo.  Con esto solo quiero decir, que estos bonos aun de tener èxito en el mercado primario no significaràn como causa sui, una reactivaciòn de la economìa, ya que pueden ser utilizados como nuevas herramientas de especulaciòn, ante un ahorro que no serà usado o dirigido por los bancos, sino por un gobierno acostumbrado a direccionar su ayuda a las empresas amigas, el partido y propios testaferros.  Pero hay que entender esto como algo lògico, no habìa otra manera de desdoblar el mercado cambiario en Argentina, dado el marco legal y los lìmites institucionales y doctrinarios vigentes. Dentro de poco en Argentina se hablarà del dolar oficial, del dolar blue, del dolar contado con liquidaciòn, del dolar soja, y del dolar bono o cedin, entre otros. Buen dìa.-  


HISTORIA DEL DESDOBLAMIENTO CAMBIARIO
El desdoblamiento del mercado de cambios y la creación del Banco Central
(desde 1933 hasta 1943)

El sistema empieza a provocar dificultades, y se origina un mercado “paralelo” de la divisa, que hacia fines de 1931 ya presentaba una discrepancia del 40% respecto de la cotización del dólar “oficial”. Hacia 1934, y para solucionar el problema, el ministro Federico Pinedo establece el desdoblamiento de mercados en “comercial” y “libre” o paralelo.


En forma paralela, se formaliza y organiza mejor el control de cambios lanzado previamente, que había fracasado. Este sistema de desdoblamiento funcionó, con variantes, hasta 1943. El sistema incluía un tipo “oficial” comprador (para importaciones) y vendedor (para exportaciones) fijos, y un tipo “paralelo” o libre en flotación.


El sistema se financiaba con retenciones (impuestos a la exportación), con lo que el sistema brindaba un triple ingreso fiscal: el margen de cambios entre tipo comprador y vendedor, la brecha entre el tipo paralelo y el oficial, y las retenciones a la exportación.


Estos ingresos financiaron el pago de la deuda pública externa. Estos “cuasi impuestos” combinados recaudaban hasta el 3% del PBI, más que muchos impuestos de la época.


El 28 de marzo de 1935 se sanciona la Ley 12155, que crea el Banco Central y modifica el sistema monetario argentino. Suprime la Caja de Conversión, que queda incorporada al Banco Central, y se le acuerda a esta institución el monopolio exclusivo de la emisión de billetes en todo el territorio nacional, con excepción de la “moneda subsidiaria” del gobierno nacional (menores valores).


El BCRA se hace cargo de la emisión de billetes superiores a m$n 5.-. La moneda subsidiaria de billetes de m$n 5.-, m$n 1.- y las monedas de níquel y cobre, pasa al Gobierno Nacional. En lo sucesivo la emisión o acuñación se harán a requerimiento del BCRA, sin que el circulante total pueda exceder los m$n 20.- por habitante, de acuerdo con la población calculada por la Dirección de Estadística. 

Por ley 12160, de igual fecha, la mitad de la utilidad de las emisiones subsidiarias se transforma en billetes del BCRA, y la otra mitad se gira a la Tesorería, previa deducción de los gastos de emisión.
El BCRA está obligado a mantener una reserva suficiente para asegurar el valor del peso, en oro, divisas o cambio extranjeros, equivalente al 25% como mínimo de los billetes en circulación. Las reservas no pueden contener más de un 20% de divisas, ni ser computadas dentro de las mismas por más de un 10%.


El BCRA se transforma además en Caja de Conversión. Se obliga a cambiar a la vista los billetes (en cantidad no menor a 400 onzas troy por beneficiario) por una barra de oro de 12,441 kg., o a su opción, por divisas o cambio extranjero, a una tasa que tendrá una banda de flotación que no superará el 2% hacia arriba o debajo de la par. Pero la misma ley establece transitoriamente la inconversión hasta tanto el Gobierno lo disponga.


La transferencia de los activos de la Caja de Conversión se realiza mediante un proceso de revaluación del oro, por el cual una barra de 12,441 kg. (de 400 onzas troy) valía m$n 42.512,3422 (la nueva “ley monetaria”). El tipo de cambio cotizaba a m$n 25 por libra esterlina oro.
La equivalencia era de m$n 1.- por o$s 0,44, y luego de la Ley 12160 se introduce un fuerte ajuste por revaluación del oro que lo lleva a o$s 0,2016 por cada m$n 1.-. Así, se reemplaza el “agio” de m$n 227,27 por el de m$n 496,017.


Todas estas medidas significaron un fuerte aprovechamiento de la coyuntura por parte del Estado Nacional para cubrir sus dificultades financieras, cuyas deudas se licuaron mediante el beneficio de la revaluación del oro.


Esto implicó una muy fuerte disminución del valor adquisitivo de la moneda, basada en la fuerte revaluación del oro; los aumentos de precios a partir de octubre de 1935 fueron incesantes, y los movimientos sociales desde enero de 1936 para el ajuste de salarios fueron cada vez más violentos. Este fue el caldo de cultivo para el nacimiento del
movimiento social peronista.

El sistema continúa hasta 1943, allegando recursos fiscales y cerrando la economía. En el interín, el sistema financiero internacional en 1944 migra de la libra esterlina al dólar como moneda universal de cambios, tras el acuerdo de Bretton Woods (New Hampshire).





El período peronista de 1943 a 1955 – Tipos de cambio múltiples.



Durante el período de gobierno peronista se establecen tipos de cambio múltiples, según el tipo de producción y valor agregado implicados. Los márgenes llegaban hasta el 300% de diferencia entre los extremos. Las licencias para importar se otorgaban en forma selectiva, eran fuente de corrupción y se especulaba normalmente con la adquisición de divisas en mercados “blandos” que se vendían a mayor valor en mercados “duros”.


La política resultó muy distorsiva y una gran fuente de reasignación de recursos.
Para controlar el comercio exterior, se crea el IAPI (Instituto Argentino de Promoción del Intercambio), que en la práctica constituyó un monopolio estatal del comercio exterior y resultó muy polémico en su instrumentación.


Periodo 1955/1958 – El retorno al mercado desdoblado.

Luego de la caída de Perón, se vuelve al régimen anterior a 1943, con un único dólar “oficial” fijo y un dólar “flotante” libre. El sistema de mercado desdoblado duró toda la etapa del gobierno de facto de la Revolución Libertadora.


Periodo 1958/1964 – Flotación pura y mercado único de cambios.

Desde diciembre de 1958 hasta diciembre de 1961 rigió la liberación cambiaria, consistente en una flotación administrada, sistema sugerido por Roberto Alemann. Tal como el Sistema Monetario Europeo, se utilizaban bandas de flotación laxas, y no rígidas.
Durante el período rigió además libre transferencia y movilidad de capitales. Durante esa fecha el presidente Arturo Frondizi suscribe contratos petroleros, que resultaron muy discutidos en su implementación. Frondizi resulta finalmente derrocado por una insurrección militar, sospechado de sus vínculos con el comunismo.
En el período presidencial de José María Guido (1962-1963) el sistema continuó sin sobresaltos, con flotación pura y mercado único de cambios, hasta iniciada la presidencia del Dr. Arturo Illia.

Periodo 1964/1966 – La vuelta al control de cambios.

El Presidente Illia denuncia los contratos petroleros y reinstaura el control de cambios, el que de todos modos resultó más honesto y menos distorsivo que el puesto en práctica durante el peronismo.
La brecha cambiaria “oficial/paralelo” en general no superó el 20%, y en la práctica existían ciertos impedimentos para las importaciones suntuarias y las exportaciones sin valor agregado.

Periodo 1966/1971 – Nuevamente tipo de cambio fijo y mercado único. 

Derrocado Illia por un nuevo golpe militar, el presidente Onganía con sus ministros Salimei y Krieger Vasena reinstaura el mercado único de cambios con tipo fijo en m$n 350.- por dólar.
A su vez, instala las retenciones a las exportaciones agropecuarias. Merced al régimen de retenciones, el tipo efectivo resultaba de m$n 250.- para los exportadores.
Durante 1968 se dicta la Ley 18188, que establece una corrección monetaria basada en quitar 2 ceros a la antigua moneda nacional (m$n). Así, el tipo de cambio fijo pasaría a valer 3,50 “pesos Ley 18.188”.

Se pone en práctica por primera vez el sistema de “devaluaciones compensadas”. El sistema dura hasta octubre de 1970 sin sobresaltos, momento en que estalla una crisis financiera con componentes políticos (originados en el Cordobazo de 1969) y una fuerte corrida bancaria. El dólar cotizaba a $ 4.- “pesos ley”.


Periodo 1971/1976 – Tipo fijo y regreso al control stalinista.
La corrida bancaria provoca la pérdida de U$S 300 millones de reservas en 24 horas, y se instaura un control drástico a la salida de capitales, el que resulta aún más duro que el del gobierno peronista, aunque con gradual pérdida de su poder de aplicación.


Durante el tercer gobierno del Gral. Perón, se prohíbe definitivamente la compraventa de divisas y, en la práctica, se prohíbe el funcionamiento de las casas de cambio. Eran asimismo frecuentes las denuncias y arrestos por “agio y especulación”, basados en una ley de 1974 que el gobierno reutilizó en 2007 para sancionar a las compañías petroleras.


Es de destacar que los atrasos del tipo de cambio fijo respecto de la inflación interna eran notables, sumado ello a la crisis mundial del petróleo de 1973, hasta que en 1974 se produce el “rodrigazo”, una devaluación del tipo fijo del orden del 100% de una sola vez, decretada por el ministro Celestino Rodrigo, ya bajo el gobierno de María Estela Martínez de Perón.


Periodo 1976/1978 – Tipo flotante puro.

Suceden los acontecimientos de marzo de 1976, y en el marco de una profunda reforma política, el gobierno militar establece en principio un sistema de tipo único y flotante; el mismo provocaba numerosas expectativas inflacionarias como consecuencia del incremento de costos internos por encima de los costos internacionales, y la actividad
especulativa, hasta que el ministro Martínez de Hoz idea un sistema novedoso en 1978.

Periodo 1978/1981 – Tipo fijo y “tablita” cambiaria

El Ministro Martínez de Hoz instaura la “tablita”, una suerte de cronograma de devaluaciones pautadas con tipo de cambio fijo que intentaban controlar y limitar la inflación futura.
El objetivo primario de la “tablita” era fomentar la importación de maquinaria barata para modernizar la industria, y así aumentar la productividad de la fuerza laboral. En la práctica estos objetivos no se cumplieron, y el país comenzó a inundarse de importaciones de bienes de consumo, que causaron fuerte daño a la industria local.
Paralelamente, la inflación interna, impulsada por el déficit fiscal, empieza a despegarse de las devaluaciones pautadas, y el sistema derivó en un fuerte atraso del tipo de cambio que estalla en febrero de 1981.

Periodo Febrero 1981/Diciembre 1981 – Tipo flotante con desdoblamiento. 

Durante la presidencia del Gral, Viola, el Ministro Sigaut intenta liberar el valor del dólar, amenazando con fuertes quebrantos a quienes apuesten contra el peso. Lanza allí su célebre frase “el que apueste al dólar perderá”. El sistema se inicia con una devaluación del 10%, que degenera en un proceso depreciatorio de más del 100% en junio de 1981.


Como consecuencia de esto, hacia julio de 1981 se desdobla el mercado de exportaciones e importaciones, realizando mercados con control de cambios y libre respectivamente hasta diciembre de 1981, fecha en que por disturbios políticos cae Viola y es reemplazado por Galtieri, quien designa ministro de Economía a Roberto Alemann.

Periodo administrado Diciembre 1981/Junio 1982 – La vuelta al tipo flotante.

Alemann vuelve una vez más al tipo flotante administrado, tal como hiciera en 1958, y el sistema parece estabilizarse al cabo de tres meses; hasta que estalla la guerra de Malvinas y cae el gobierno íntegro en junio de 1982. Los gastos bélicos signan esta etapa, que origina la caída del ministro Alemann y prepara el proceso para la caída de la dictadura militar.

Periodo Junio 1982/1990 – Tipo fijo con devaluaciones periódicas (crawling peg)

Los ministros Dagnino Pastore y Cavallo (previamente presidente del Banco Central) instauran un tipo de cambio fijo con devaluaciones periódicas. Una vez producido el llamado a elecciones nacionales, el sistema continúa en aplicación durante el gobierno radical del Dr. Alfonsín, mediante el tipo de mini devaluaciones conocido como crawling peg; y hasta el 18 de diciembre de 1989, ya con Carlos Menem como presidente, fecha en la que el Ministro Erman González vuelve a cambiar de sistema para volver una vez mas a la flotación administrada.


Durante 1985 el Secretario de Hacienda Mario Brodersohn establece el “Ahorro obligatorio”, una suerte de ahorro compulsivo a tasa baja que en la práctica significó un impuesto encubierto a los tenedores de inversiones financieras.


Durante 1987 se gesta la crisis monetaria llamada “Plan Bonex”, consistente en una inmovilización y punción de los depósitos bancarios de empresas y particulares, y su canje compulsivo por bonos públicos. Este sistema se repitió en 2002.


Hacia junio de 1989, y debido a la fortísima caída en las reservas internacionales del gobierno, el Dr. Alfonsín se ve obligado a anticipar la entrega del poder al Dr. Menem.
Periodo Junio 1990/Abril 1991 – Nuevamente la flotación administrada. 

El ministro Erman González deroga el sistema de tipo fijo luego de la crisis del Plan Bonex. La flotación administrada sin reglas de intervención continuó con turbulencias hasta abril de 1991.

Periodo 1991/2001 – Tipo de cambio fijo y convertibilidad. 

En abril de 1991, el ministro Cavallo instaura el tipo de cambio fijo con convertibilidad y paridad 1 a 1 con el dólar, cambio de moneda mediante. El sistema resulta ser una copia del sistema de “patrón oro” de 1892. Si bien el sistema resultaba efectivo para controlar la inflación, en la práctica implicó renunciar a la política monetaria activa, la que sólo monetizaba la economía en la medida en que los capitales internacionales ingresaran al país. Esto se lograba fijando una tasa de interés doméstica superior a la internacional; la consecuencia fue un importante proceso de transnacionalización de las empresas del país. 

La convertibilidad monetaria equivalía a un “patrón dólar”, tal como la Caja de Conversión de principios de siglo XX equivalía a un “patrón oro”. Actualmente el país está asociado al área del dólar, como antes estuvo asociado al área del oro. Esto es así, dado que a partir de 1899 el país estableció un tipo de cambio fijo, mediante la utilización de la Caja de Conversión creada por ley de 1892, y hasta ese momento no usada efectivamente.
Asimismo, el patrón oro de aquel entonces era similar al patrón dólar de la convertibilidad.

Cabe de todos modos destacar algunas diferencias y similitudes entre ambos sistemas:

a) No existían en 1899 áreas diferenciadas de liderazgo de monedas (o metales), dado que la adhesión al patrón oro era entonces masiva. La única preocupación era garantizar la convertibilidad de moneda contra oro, debiendo contar con suficientes reservas en metal.
En la convertibilidad de 1991 existían tres monedas líderes o de reserva: el dólar, el yen japonés y el incipiente euro (€), que reemplazó al marco alemán (DM).

b) Es análoga la Caja de Conversión de principios de siglo a la vigente desde 1991, en el sentido de que antes, los agentes económicos podían sin expresión de causa convertir moneda en oro al cambio prefijado, y desde 1991, la convertibilidad se refería a un tipo de cambio prefijado por ley, en virtud del cual los agentes económicos podían, sin expresión de causa, convertir moneda en dólares al cambio prefijado.

c) Bajo un sistema de patrón oro, ningún país puede exportar inflación a través de déficits fiscales expansivos, mientras que con patrón dólar, el país cuya moneda se ha convertido en reserva (en este caso, USA), puede “exportar inflación”.

d) Bajo un patrón oro, las fluctuaciones de precios se refieren a la inestabilidad implícita en la producción de metal, concentrada en pocos países. Bajo un patrón dólar, se distorsionan los precios relativos de bienes transables y no transables, siendo que los últimos se incrementan respecto de los primeros.

e) Ambos sistemas preservan a un país de la inestabilidad de precios. Así, la oferta monetaria acompaña de modo más armónico los crecimientos del producto, si la expansión del crédito interno es moderada y se incrementan las reservas internacionales.

f) Bajo ambos sistemas, las variaciones de crédito interno pueden generar aumentos de tasa de interés, los que provocan entrada de capitales externos y/o aprecian el tipo de cambio real. Pero ello es un obstáculo para la actividad interna. Los procesos de crecimiento interno acompañados por una expansión moderada del crédito interno
generan un liderazgo de la demanda de dinero respecto de la oferta. Ese aumento de tasa de interés sistemáticamente atrae capitales externos y aprecia el tipo de cambio, creando problemas de financiamiento y competitividad externa a las empresas nacionales.

g) Bajo ambos sistemas, el respaldo en reservas debe ser significativo para solventar procesos de demanda excedente de divisas, dado que las reservas variarán para solventar desequilibrios. Sólo la confianza interna del país determinará el porcentaje de respaldo necesario para afrontar desequilibrios en el mercado de cambios, sean inducidos por expectativas u otros factores. Bajo tipo de cambio flotante, los volúmenes necesarios son
independientes de tales desequilibrios.


El proceso de altas tasas de interés y la subvaluación del tipo de cambio (cabe recordar que la alianza con el dólar coincidió con su etapa de mayor fortaleza histórica en la economía moderna) desembocó en una importante pérdida de competitividad comercial y recesión interna con deflación de precios hacia diciembre de 2001.

Periodo 2001 a la actualidad – Una vez más, la vuelta a la flotación administrada. 

Luego de una importante devaluación compensada con overshooting hacia la Semana Santa de 2002 (fecha en la que el tipo nominal alcanza un valor de $ 4.- por dólar), el tipo de cambio alcanzó una senda de estabilidad con flotación sucia, Hacia 2008 vuelven a experimentarse problemas de atraso cambiario por problemas de inflación interna que se gestan desde agosto de 2007. Esta inflación interna genera un proceso de revaluación del tipo de cambio real que quita competitividad al sector agroexportador, sumado ello a un agresivo esquema de retenciones a la producción agropecuaria.

El impacto de la crisis financiera internacional de 2008, sumado al conflicto interno con el sector agropecuario, desaceleraron la inflación interna y atemperaron los problemas de atraso cambiario, pero se gestaron problemas de confianza y expectativas negativas que incidieron sobre una demanda de divisas en ascenso, que obligaron al gobierno a redoblar esfuerzos para mantener el equilibrio fiscal y externo, gravemente perjudicado por la sequía que redujo fuertemente la cosecha agrícola.

A partir del 2009 la inflación vuelve a cobrar impulso hasta llegar al 2012 con promedios que rondan entre el 25 y el 30 % anual, increscendo. El sistema de minidevaluaciones sucesivas continúa, pero en virtud a la negación dogmática de la inflación real respecto de la oficial (Indec mediante), se produjo un profundo desacople de la paridad cambiaria, de un 40 % aproximadamente. Las últimas medidas restrictivas dejaron a los argentinos sin poder comprar un solo dolar. Lo que en el 2001 se llamó corralito (impedimento de retirar dolares y pesos de los bancos), hoy se llama estatización del mercado cambiario, consistente en dejar atrapados a los argentinos en el peso. Esta imposibilidad de poder preservar el poder adquisitivodel dinero, tiene a los argentinos nerviosos y en estado de total incertidumbre. De aquí en mas, todo depende del gobierno actual, o sea Cristina.

Fuentes:

“El control de cambios en la Argentina”: Mauricio Greffier
"Historia de la Inflación Argentina": Ramón D. Peralta

POST RELACIONADO: FALSO CRECIMIENTO ECONÒMICO



TEMA RELACIONADO: http://www.copia-oculta.org/2013/06/que-necesita-el-cedin-para-ser-exitoso.html
Share this article :

+ comentarios + 5 comentarios

Anónimo
12 de mayo de 2013, 9:46

EXCELENTE ARTICULO. MarioM

Anónimo
13 de mayo de 2013, 8:25

Siempre encuentro buena data en este blog. Felicitaciones el autor. ArmandoLNOL

Anónimo
24 de mayo de 2013, 23:24

peso federal para todos y todas

Anónimo
12 de junio de 2013, 7:59

Otra vez acertando don Peralta, toda esta movida del cedin era un desdoblamiento cambiario marginal nomas. Volvi para releer su prediccion, y no puedo mas que felicitarlo. MarioM

Anónimo
28 de junio de 2013, 6:35

Usted siempre dando en el blanco Peralta. No tengo problemas en admitir que cuando leí este escrito por primera vez, dudé, porque el economista Miguel Angel Broda, en un programa de televisión, había negado terminantemente que el CEDIN se tratara de un desdoblamiento cambiario. Usted no solo acertó en eso, sino en todo lo demas. Lástima que escriba tan poco últimamente. Felicitaciones y saludos.


Pijamasurf

Publicar un comentario en la entrada

 
Letras Opacas.org | |
Copyright © 2011. PERIODISMO DE ESCRITORES - All Rights Reserved
Template Created by Creating Website Published by Mas Template
Proudly powered by Blogger
Conseguir la ú…e Flash Player Blogger {{Usuario escritura-4}}