Una derrota oficialista que sabe a oprobio | PERIODISMO DE ESCRITORES

Una derrota oficialista que sabe a oprobio

jueves, 20 de junio de 2013 0 comentarios


Escrito por Lic Ramòn D. Peralta







Quizàs uno de las mas cìnicos y siniestros indicios de dogmatismo, lo establece el sòrdido debate polìtico dònde un intelectual ataca una ideologìa para defender otra, so que lo haga un ignorante no es siquiera movilizador, pero que lo haga la èlite cultural de un paìs, es demandante de màxima curiosidad. Si bien el escepticismo es la patria innata de la filosofìa, no son pocos los intelectuales argentinos que han preferido transformarse en el think tank burocràtico del poder de turno, o lo que es peor, en la intelectualidad orgànica del caudillismo hegemònico. 



Claro que si hablamos de intelectuales, deberìamos comenzar a separarlos en niveles y pertenencia, ergo establecer como vector cualificador a la libertad, fuente de toda razòn, inteligencia y justicia. En este sentido, cuanto mas se aleje un pensador de las doctrinas e ideologìas envasadas, mas se aproximarà a la soledad de la sabidurìa humanista. Asì es como un filòsofo marxista solo podrà ser reconocido por sus cotas de plagio a Marx, tanto como un liberal harà lo propio con Smith, Bentham o Pareto, etc. 


¿Dònde estàs tiranìa del pueblo que no te he podido encontrar, ahora ni jamàs?. Año 2013, y aun seguimos discutiendo sobre si es mejor el capitalismo o el comunismo, pero ¿de cuàl comunismo hablamos si nunca pudo pasar de su fase de capitalismo de estado?. Dilemas como estos ya adquieren el mote de absurdo, y no sin haber acumulado un alto cùmulo de mèritos . 

Me ciega la memoria, recordar aquellos extensos tratados y textos, donde con escandalosa vehemencia se defendìa una utopia, mientras los hechos hacìan añicos las realidades a medida que esos mismos "exègetas", obraban en consecuencia por la negativa. Cada vez que una utopìa fue asesinada por la distopìa de los idealistas, aparecìan nuevas y mas eficaces formas para no dejar que esas utopìas pierdan su condiciòn. Si dos mil años no han sido suficientes para que los cristianos aprendan sobre los escombros de sus yerros y aberraciones, ¿por què pedirle a los filòsofos cartelizados que abandonen la infamia para suscribir algo de creatividad?. No obstante, es mas fuerte el amor por los apòcrifos ideales de la uniòn construidos en base al odio, que escurrir neuronas en pos de evoluciòn y supervivencia.


Argentina es una naciòn tan joven que ni siquiera conoce la nostalgia, mucho menos la culpa de una conciencia social escrita con olvidos y destrozos, la misma que goza de la mas exultante anorexia identitaria. Pero habrè de tener cuidado de afirmar, que si no soy peronista, soy nada, y si no soy opositor, soy todo. Es arduo poder explicar por què votar no significa elegir, como tampoco deberìa traducirse en pertenencia. Si aun con tantos abriles a cuesta, no he podido ser dueño de mi propia vida, ¿por què habrìa de endosar mi pensamiento y corazòn a un lìder o partido polìtico, cuando aun no ha sido mio?. 

Es potestad de todo buen pensador, saber delimitar el territorio del ridìculo a fìn de evitar mimetizarse en èl, o bien, imitarlo. En Argentina prevalecen los ideales de izquierda en manos de derechosos de condiciòn, y asì es como las vanguardias hacen denodados esfuerzos por separar los candidatos en izquierda o derecha, como a sabiendas que sin esa ayuda, las masas no notarìan las diferencias. 

Tal vez eso explique de algùn modo, por què muchos filòsofos de cartel, se empecinen en dividir algo que se haya unido por naturaleza, y en paralelo proclamar con gran estridencia la uniòn en pos de un ideal que naciò pòstumo. Problema que no tienen aquellos ignotos comunes, quienes hacen de su ignorante indiferencia, la mejor forma de catalizar igualdad ante la monogènesis del ser segùn su ser. 

Es anecdòtico, porque no podrìa ser ontològico asegurar que, el colonizalismo con los aborìgenes o pueblos originarios no existìa antes del arribo de los españoles, porque obviamente colonialismo deviene de Colòn. Entonces las invasiones y sometimientos que practicaban los incas, aztecas o mayas sobre las demàs etnias, eran solo expresiones de imperialismo a seca. Pero ojo, tampoco hay que enojarse con los intelectuales jacobinos latinoamericanos, que siendo hijos de inmigrantes europeos, emprendieron estas "hidalgas" cacerìas de brujas, con el inflamable pero "loable" fin de justificar un socialismo redentor y revolucionario, en tiempos en que aun nos estàbamos emancipando de Europa. 


Nos queda como consuelo el "saber" que casi con seguridad, si hoy fueran los Incas los mandamàs de la regiòn, ellos ya hubiesen salido en defensa de las "libertades individuales y los derechos humanos" inmanentes a la condiciòn dogmacentrista de quienes pregonan el Estado plenipotenciario en manos de un ùnico, sagrado e iluminista lìder, (obviamente que auspicie sus mismos ideales). En ese orden el anticolonialismo se eleva como fetiche imposible de remediar, mientras el anti-imperialismo se combate poniendo otro imperio en su lugar. ¡Muera EE.UU y viva China!,....¡abajo el sometimiento de los poderosos conocidos, mejor es el "imperio bueno" por conocer!. Lo mismo sucede cuando para combatir las corporaciones, nos imponen nuevas y mas corruptas formas corporativas, o cuando atacan los monopolios con otros monopolios de su propia tropa. 

Los que peinan canas sobre canas, habràn advertido que los episodios en Argentina se suceden siempre sometidos a un patròn de causaciones y fantasmas de idearios de un pasado que se reedita in ternum, como si el estigma de levantar la vista hacia el futuro fuera nuestro peor pecado capital. Me refiero a las nuevas paleolìticas batallas contraculturales de una cultura cìvica que se niega atàvica. Los polìticos kirchneristas y la caterva de intelectuales que gozan de su mecenazgo, nuevamente llevan al pueblo argentino, sin invitaciòn, a una conocida y estùpida guerra donde sabido es, quiènes son los ùnicos ganadores, sin importar el resultado. 

Es curioso, porque los paìses con mayor estabilidad jurìdica y democràtica, son aquellos donde menos se ha modificado su Carta Magna. Nosotros ahora vamos por una nueva reforma, en clara señal que nos sentimos por encima de la ley. Para un pueblo acostumbrado a burlar el marco legal permenentemente, reformar la Constituciòn, hasta suena risueño. Pero deja de ser gracioso, cuando vemos que la secuencia nace cuando el kirchnerismo pierde ante al campo con el apoyo del ex socio de Kirchner, hablo de Clarìn obviamente. 

Pensar en los orìgenes de esta locura con formatos esotèricos y mìsticos, no resiste el mas rudimentario anàlisis. Cada vez que Cristina pierde la razòn, lo expresa en forma de nuevas leyes anticonstitucionales, y cuando la Justicia se lo hace saber, la enajenaciòn se vuelve a potenciar. Asì es como llegamos a nuevas excusas tendientes a reformar algo que se reforma con cada gobierno peronista, la Constituciòn. 


No tengo ganas de apelar a expresiones de trogloditas oficialistas, porque serìa otorgarle asidero a las ya tìpicas vulgaridades barrocas del oficialismo, pero si me tomarè de la opiniòn de un hombre que goza de prestigio acadèmico. El abogado constitucionalista, Eduardo Barcesat, dijo que "no tengo sino palabras màs que de disgusto y oprobio contra este pronunciamiento", sobre el fallo de la Corte Suprema de declarar inconstitucional los cambios en el Consejo de la Magistratura.

"Sólo puedo compartir el dictamen previo de (Alejandra) Gils Carbó y el voto de (Eugenio) Zaffaroni. La representación del pueblo está consagrada en el artículo uno de la Constitución", señaló el letrado. Entonces habrè de respetar èsta opiniòn, pero ratificando mi disidencia. 

En su libro "On Revolution" (en español, Sobre la revolución, en alemán Über die Revolution), aparecido en 1963 y que, al igual que "La condición humana", Arendt compara la Revolución francesa con la Revolución americana, colocando también en este libro lo político en el centro de su pensamiento.

De acuerdo con su tesis, la Revolución francesa fracasó con el Terror de Robespierre, que intentó superar la miseria social y crear una sociedad igualitaria sobre una base moral por demàs amorfa. La Revolución americana, por el contrario, pudo perseguir objetivos casi exclusivamente políticos, porque la cuestión social no era tan candente. De esta forma fue posible fundar una república libre, en la que el ciudadano tenía los mismos derechos que sus conciudadanos en todos los asuntos públicos políticos, manteniendo toda la pluralidad.


La creencia filosófica en el progreso no debe convertirse en un criterio en el ámbito político, tal como fue el caso en la Revolución francesa. Precisamente la implementación de ideas filosóficas fue lo que condujo al gobierno del terror. En la Revolución americana se materializaron los principios de la antigüedad y los de Montesquieu: el principio de la separación de poderes y el de la limitación del poder a través del federalismo de repúblicas pequeñas con un poder central.


La Declaración de Independencia de los Estados Unidos de 1776 respondió, según Arendt, a este principio de la libertad en el marco de una Constitución de los EE. UU., mientras que la Constitución francesa de 1791 surgió sobre la base de un Estado nacional centralizado, que no daba más poder a los ciudadanos, sino que les daba menos. Así, la Constitución francesa de 1791 surgió de una monarquía absoluta y la estadounidense de una "monarquía limitada". Por ello en Francia, desde entonces, la "voluntad de poder de la nación es la fuente de las leyes", mientras que en EE. UU., siguiendo a Montesquieu, el poder del Estado está limitado por las leyes.


Arendt postula que el ser humano no es ni bueno ni es malo por naturaleza. Según la concepción de Arendt, sólo el individuo lleva la responsabilidad de sus propios actos. Por ello deben sancionarse los crímenes, pero también las "mentiras" políticas de quiènes gobiernan. En Estados con una constitución que regula la vida política es más fácil para el individuo comportarse según un "patrón moral", que en "tiempos tenebrosos". Precisamente tanto más difícil es pensar, juzgar y actuar bajo formas de gobiernos seudo democráticos.

Las personas que interactúan políticamente sobre una base de veracidad personal, no actúan necesariamente de forma moral en el ámbito privado. Arendt rechaza el recurso a la trascendencia o la conciencia moral (Gewissen) como base de la moral, ya que está convencida de que los valores generados por estas vías son manipulables por el Poder de turno. Para ella, el totalitarismo es un sistema en el que el código moral hasta entonces imperante es reinterpretado, cosa que es claramente perceptible en èste gobierno K. 


Arendt cita el imperativo categórico de Kant y contrapone el egoísmo a las exigencias de la comunidad. En el proceso desarrolla la idea de una ética comunitaria que debe ser negociada de nuevo una y otra vez. Arendt echa en cara a los filósofos el que se hayan ocupado demasiado poco de la pluralidad del ser humano. Además hay una especie de enemistad de la mayoría de los filósofos contra toda forma de política. Al contrario de otros pensadores, Arendt ve, incluso después de la época del totalitarismo, una esperanza para el mundo gracias a cada ser humano que nace y que puede comenzar de nuevo.


La maldad, el mal, Arendt lo considera como un fenómeno de falta de juicio. El ser humano siempre está relacionado con otros –también en el crimen–, desarrolla una voluntad que está enfrentada a la voluntad de otros y debe reflexionar sobre sus acciones; si no, se convierte en alguien dirigido (getriebene).


¿Què quiere decir Barcesat cuando habla de oprobio?


Afrenta y oprobio. Este nombre se encuentra en el Antiguo Testamento y en hebreo rabínico. En el hebreo moderno se ha reemplazado con otros nombres: "Jerpah" y aparece 70 veces en el Antiguo Testamento hebraico. Son muy pocos los casos en el Pentateuco y en los libros históricos. El nombre aparece con más frecuencia en los Salmos, en los profetas mayores y en Daniel. El primer ejemplo lo encontramos en Gn 30.23: "Ella concibió y dio a luz un hijo, y dijo: Dios ha quitado mi afrenta".


"Afrenta u oprobio" tienen un doble uso. Por un lado, los términos denotan una condición social. La mujer soltera (Is 4.1) o la mujer sin hijos (Gn 30.23) cargaban con un sentimiento de deshonra en una sociedad en donde el matrimonio y la fertilidad eran altamente valorados. La destrucción de Jerusalén y el cautiverio trajeron "oprobio" para Judá: "Oh Señor, conforme a tu justicia, apártense, por favor, tu ira y tu furor de sobre Jerusalén, tu ciudad, tu santo monte. Porque a causa de nuestros pecados y por la maldad de nuestros padres, Jerusalén y tu pueblo han sido entregados a la Afrenta en medio de todos los que nos rodean" (Dn 9.16 rva). Por lo mismo, la afrenta de una persona o nación les acarreaba desprecio, burlas e insultos y chismes de amplia difusión, y en esto Barcesat no se equivoca.


Cualesquiera fueran las causas de la deshonra (derrota militar, cautiverio o enemistad), el salmista ora pidiendo ser liberado de esas "afrentas": "Aparta de mí el oprobio y el desprecio, porque he guardado tus testimonios" (Sal 119.22 rva: véase contexto; cf. Sal 109.25). Se puede apreciar el colmo de los insultos que se lanzaban a los que sufrían deshonra si observamos los sinónimos de "jerpah" que se encuentran en Jer 24.9: "Y haré que ante todos los reinos de la tierra sean objeto de espanto, de oprobio, de refrán, de burla y de maldición en todos los lugares adonde yo los empuje". Varios profetas predijeron que el juicio de Israel lo experimentaría en parte por la humillante afrenta ante las naciones: "Los perseguiré con espada, con hambre y con peste. Haré que sean motivo de espanto para todos los reinos de la tierra, y maldición, horror, rechifla y Afrenta ante todas las naciones a las cuales los he expulsado" (Jer 29.18 rva; cf. Ez 5.14). Con todo, Dios en su gracia promete que quitará la afrenta cuando sus propósitos se cumplan: "Él destruirá la muerte para siempre; el Señor Dios enjugará las lágrimas de todos los rostros, y quitará el oprobio de su pueblo de sobre toda la tierra" (Is 25.8 lba). 


La Infamia en la Antigua Roma, es lo que se conceptúa como la "Degradación del honor civil", que consiste en la pérdida de reputación o descrédito en la que caía el ciudadano romano una vez efectuado el Censo por parte del magistrado competente (Censor). De esta forma, era tachado con nota de Infamia.


Parte importante del status de un ciudadano romano, era su "Existimatio, o timbre de orgullo" que ostentaba ante la sociedad; y era esta estima en la que la sociedad romana lo tenía, la que se veía afectada con el hecho de ser tachado de infame. Si bien la infamia no conlleva un impedimento explícito conforme a derecho, en la práctica limita tácitamente al ciudadano en muchos ámbitos de la vida jurídica y social; no pudiendo por ejemplo, votar en los Comicios ni tampoco acceder a los cargos de elección popular; o ejercer tutelas o curatelas.


En definitiva, infamia es la pérdida del buen nombre. No se incurre en perjuicio al individuo, cuando se publica la convicción que surge de un proceso legal. Lo mismo puede decirse cuando se tiene un escándalo, y el mismo es materia del conocimiento común.


Esto se divide en dos sentido, infamia por la ley (infamia juris) e infamia de hecho (infamia facti). La infamia por la ley está relacionada en una de tres formas. Ya sea que la ley en sí misma lo hace adjunta en cuanto a inegilidad judicial e incapacidad de la comisión para ciertos crímenes, o lo hace contingente respecto a la decisión de juez, o bien finalmente se relaciona con la pena impuesta por autoridad judicial.


La infamia de hecho es el resultado de una opiniòn generalizada, por medio de la cual la comunidad atribuye inusuales actos de delincuencia a una persona, tales como corrupciòn, estafa moral o mentira polìtica. Esto se distingue un tanto de lo que no es exactamente apropiado y producto de sentencia de corte. Como se ha visto, supongo que no es necesario refutar la autocritica de Barcesat,...¿si?.
Share this article :

Publicar un comentario en la entrada

 
Letras Opacas.org | |
Copyright © 2011. PERIODISMO DE ESCRITORES - All Rights Reserved
Template Created by Creating Website Published by Mas Template
Proudly powered by Blogger
Conseguir la ú…e Flash Player Blogger {{Usuario escritura-4}}