El círculo rojo. Sociología y Filosofía | PERIODISMO DE ESCRITORES

El círculo rojo. Sociología y Filosofía

miércoles, 11 de septiembre de 2013 5 comentarios


Escrito por Lic Ramón D. Peralta





La confianza recibida, es un castigo solo admisible en caso de muerte inminente. Ningún premio se parece tanto al flagelamiento, como la confianza. Por favor, no confíe en mis palabras, mucho menos en mi escepticismo. ¿Dónde están esas almas iracundas y pedestres, estigmatizadas por las profecías del saber absoluto?. No es buen momento para festejar la ignorancia implícita en todo dogmatismo, pero sin duda, nadie está dispuesto a ser el último en apagar la luz. Argentina es una profecía de lo eterno, de lo absurdo, del sinsentido, de la ignominia. Es una parodia de la estupidez colectiva, quizás lo único que aun mantiene unida a ésta sociedad decadente. 





Algunos lectores habitué de Estados Unidos, me pidieron que explique ¿por qué se acicalaron nuevamente los esotéricos arietes simbolizados en "golpe de estado o acciones destituyentes", a partir del supuesto eufemismo "círculo rojo" proferido por Mauricio Macri, Alcalde de la ciudad de Buenos Aires?. En primer lugar os diré, "gracias", y en segundo lugar diré "soy un desgraciado", pues acabo de entregar la última gracia que poseía. Para un hombre con tan pocas posesiones, perder nada significa todo. 





No es fácil ser leal a la ignarez dolosa, acaso supina, cuando uno está tan a gusto con semejante nivel de superstición e imbecilidad. En éste país, hay tantos problemas, que preferimos inventar triviums y mitos para luego debatirlos hasta sacarle brillo al ridículo, como si en esa cruzada espartana pudiéramos transliterar el epitafio de nuestras crisis. Cualquier argentino tipo, es capaz de inventar cuanto menos tres o mas problemas para una misma solución. Mientras los japoneses hacen de una catástrofe una oportunidad, los argentinos hacemos de una oportunidad varias catástrofes.








Así es, como por arte del birlibirloque el "círculo rojo" se transformó en el fetiche preferido de los fanáticos del absurdo y la pérdida de tiempo. Hoy es un día de "miércoles" para mi país, so nuevamente debemos hablar luego de 30 años de democracia, de los fantasmagóricos golpes de estado de todos los días. 





Y si bien, nadie mas golpista que el psicótico paranoico que vive de vaticinios espurios y autovictimizantes, no son pocos en mi país dentro de la comunidad intelectual, que gustan de sodomizar a las masas, imprimiendo mas miedos ficticios sobre los miedos que realmente tienen asidero y justificación. 



Pero vayamos al grano, ¿qué es un círculo rojo?. Pues para aquellos que no han tenido problemas en pasar un Test de Rorschach, es una figura geométrica con su superficie interior pintada de color rojo. Ni mas, ni menos. Claro que si tomamos en cuenta la gestáltica inmanente al argentino tipo, la cosa puede dispararse al mismo patético infinito.


Para el kirchnerimo se trata de un cúmulo de desambiguaciones, ergo simbologías impersonales, que convierten al "círculo rojo" en una paradoja de todos los tiempos para la polisemia. Como de costumbre, los dogmáticos kirchneristas, lo están usando para cimentar la idea de que el "revival reaccionario y golpista" está mas de moda que nunca. Mientras tanto, en los círculos del PRO (partido político del Alcalde de Buenos Aires), esgrimen prosaicas explicaciones disfrazadas de academicismo, para intentar inmunizarse ante los ataques del fanatismo imberbe de los militantes de la nada. 


De todos ellos, sin duda el mas respetado por Movimiento Copia Oculta, es el filósofo Iván Petrella, quién explicó que el círculo rojo: "Se trata básicamente de los líderes de opinión, entre los cuales están ustedes, los periodistas. Es normal que los políticos conozcan y dialoguen con los formadores de opinión". Vaya manera de quitarse el sayo de encima de tan gentil cuerpito. Carrió entre otros tantos oráculos criollos, reforzó el oscurantismo con mas predicciones sobre probables y "elocuentes" contrarreformas culturales revolucionarias dentro del peronismo. 


Lo cual significa poco menos que decir nada, sin embargo, bien se lo puede interpretar como una diáfana suscripción al inquino y maquiavélico "círculo rojo", ensalzado por Cristina Fernández de kirchner, como en preludio de un dejá vú setentista. Trapisonda que en mas o menos, ha sido emulado por sendos intelectualoides del Think tank kirchnerista. 



El eco positivo tampoco se hizo esperar, en exégetas del códice del inframundo populista, tal el caso del insufrible Luís D´Elía, quien cual Averroes agripino, llegó a poner al 8N como el día "D" para los infantes del Tamerlan veráculo. 


Nada nuevo, si la infamia no fuera tan añeja. Todo es tan socarrón como esquizoide, que me trajo a la memoria las "sabias" epifanías vertidas allá por noviembre del 2012, del factotum del posmodernismo populista, si claro, me refiero al filósofo Ernesto Laclau, quién sin prurito alguno dijera "El 8N es la expresión del malestar de una Argentina que está muriendo, por ahora no veo que haya una sola representación. 

Todavía no se ha plasmado en un discurso coherente y no sé si va a plasmar”. Claro que este "sabio heresiólogo", no pudo adivinar la metástasis que estaba devorando al kirchnerismo por dentro, como tampoco intuyó el advenimiento de un Sergio Massa, y menos aun, la paliza que recibiría su amado partido político éste año en las urnas. 


Moraleja, si hay algo que está muriendo es el dogma y la filosofía que amantaron a la loba y su séquito en el gobierno, so como lección subyacente, podemos advertir que si hay algo conque desayunará Laclau (contra natura) de aquí en mas, será con su paradójico agonismo neomarxista, que bien describe a quienes salieron a protestar el 8N. Muchos grupos, unidos por reclamos de producción comunes, sin liderazgo y sin partidos y/o doctrinas aglutinantes.Tampoco estaba allí el Estado como sponsor económico y logístico. 


Lo que se dice una verdadera horizontalidad de  poder, distribuido en pequeñas unidades o celdas sociológicas, traccionadas por tópicos y reclamos comunitarios y solidarios, con una manifiesta expresión de protesta ante el soberano autoritario o caudillo. Aunque claro está, que para estos alfeñiques del pensamiento severo, quienes salieron a la calle a protestar el 8N no son "pueblo". Sin embargo, mal que le pese a Laclau y su club del clan, ese "no pueblo" votó en Agosto y dejó a Cristina al borde del abismo, con un efímero 26 % de apoyo (póngale 30 para redondear).  Si siguen en pos de semejante autoexclusionismo, Argentina se quedará en algo mas de dos años, sin nadie en el "pueblo". Una pena.  


ORÍGENES DEL "CÍRCULO" ROJO EN FILOSOFÍA Y SOCIOLOGÍA


Si bien hace mucho tiempo que se usa el cliché academicista "círculo rojo", también es cierto que son pocos los ámbitos donde se lo empleaba, y mucho menos aun, donde se conocen sus verdaderos orígenes. Hay versiones de diversa índole, que van desde las mas light y banales, hasta las mas rebuscadas y esotéricas. Pero también existen aquellas, que le dan justificación científica a éste "latiguillo" usado por ciertas esferas del saber, hasta antes de ésta "secularización" masiva de tal abstracción.  


El variopinto es tan espigado que podemos encontrar referencias - malas referencias - al "círculo rojo" que supuestamente invoca Dante Alighieri en su obra cumbre, "La Divina Comedia", cuando describe que el Infierno de Dante presenta nueve círculos concéntricos que van hundiéndose en las entrañas de la Tierra, en proporción a la cantidad y calidad de los pecados cometidos; es decir: cuánto mas reincidente y peor es tu pecado, más lejos de Dios estás (maniqueísmo en su estado menos edulcorado). 


Si bien esta imaginaria orgánica infernal no se condice con el Hades griego, sí lo haría (si uno le pone onda) con los ríos que se deslizan por él, como el Aqueronte, la Laguna Estigia y el Cocito, entre otros, que se escurren aludidos por los antiguos poetas griegos en sus mitos y leyendas. Otra de las similitudes es que un ser vivo (Dante), puede bajar a los infiernos, empresa que en las fábulas mitológicas de los griegos realizaran Orfeo, Heracles, Odiseo, Perseo y Eneas; hay mucho en común. Justamente, la "Eneida" (obra que describe las travesías del héroe Eneas) es de gran influencia para el poeta florentino, no sólo por la coincidencia de la bajada del héroe al mundo de los muertos, sino porque quien la escribió, Virgilio, es el guía de Dante en su recorrido por el Infierno y el Purgatorio. 


En ese sentido, el concepto de guía dentro de la obra es literal y metafórico, ya que Alighieri considera a Virgilio su guía e inspirador en términos de escritura. Y si bien, el vulgo ha popularizado que el "círculo rojo" se refiere al Circulo Infernal o  círculo del infierno, nada se haya literado en dicha obra. Tampoco hay parábola posible, para trazar como comparación con lo que quiso significar Macri o Petrella. 

Pero si de simbologías hablamos, podremos encontrar círculos rojos hasta en la sopa. Los círculos rojos ya eran descritos por los antiguos Tebanos de Egipto 4.000 años antes de Cristo. De hecho, no hay Logía gnóstica que no posea su "circulo rojo". Con la masonería moderna y científica, pasa otro tanto.  Hay libros donde se haya incluido circulo rojo, de entre los cuales, se destaca el relato "Aventuras del círculo rojo o Círculo Rojo" de Sir Arthur Conan Doyle,  también una película (muy mala por cierto) llamada "Círculo Rojo", de quien muchos advenedizos "sabiondos" se tomaron, para nuevamente sumarse a la horda de infradotados que ofician de opinólogos profesionales. 


No obstante, el menú no se detiene aquí, porque "círculos rojos" hay en los antiguos  monogramas de AGLA, incluído en el libro de Stephan Michelspacher Spiegel "El Espejo del Arte y la Naturaleza",  publicado en Augsburgo, en 1615. Obra alquímica y oscurantista intensamente influenciada por el gnosticismo renacentista de Agrippa sobre la Kabbalah y la Gnosis. El masón Adam McLean describe el panel central como "dos diagramas circulares  en fondo rojo con  la palabra alemana GOTT (el nombre de Dios) alrededor del exterior del primer círculo, y las letras Alfa y Omega, es decir el monógrafo  AGLA alrededor del segundo. Lo que significa el principio y fin de todas las cosas, ergo Dios o Thot. 

Pero también, el círculo rojo, significó a principios del Siglo XX, la vanguardia del marxismo intelectual, dejando el circulo de color negro a las vanguardias o la elite del anarquismo. El color rojo es una clara simbología de los trabajadores, proletarios o clase obrera, y el color negro hace lo propio con los anarquistas. Incluso la bandera negra es sinónimo de anti estado, o sea anarquismo. Pero para no hacer tan largo éste ensayo, vayamos cortando caminos para empezar a comprender el fidedigno significado que se le da en los ámbitos iluministas a "círculo rojo". 
Quiero decir que es verdad lo que dijo Petrella, es per sé un silogismo alegórico que encierra un significado bien definido. Muy usado en sociología, pero antes que ésta en filosofía y teología.



Los estudios acerca de la sociedad surgieron mucho antes del término o demarcación epistémica de las aristas de esta ciencia. La diversidad de los usos y costumbres entre las diferentes sociedades intrigó a los pensadores de muchas partes del mundo. Como dato: Heródoto en el siglo V a. C. efectuó una descripción de pueblos y sus costumbres. Ibn Jaldún acuñó la palabra Ilm al Urman, "la ciencia de la sociedad" (justamente el padre de la sociología), también creó teorías sobre la sociedad y describió las sociedades del Magreb. 



Sin embargo, dichos estudios o relatos (a excepción Ibn Jaldún) más bien se podrían caracterizar como una mezcla de historia, antropología, psicología social y una incipiente sociología, junto con el análisis de la idiosincracia y costumbrismos étnicos. Muchas veces debido a un enfoque etnocéntrico eran formas encubiertas o abiertamente prescriptivas de lo correcto o incorrecto de una determinada sociedad con respecto a otra. Como dichos enunciados eran muy peligrosos de proferir en público, ante una sociedad tan conservadora, dogmática y autoritaria, Jaldún comenzó a usar con frecuencia "círculo rojo" para referirse a "quienes podían entender"


Durante la guerra hyliana, lo social y las actividades del hombre cobran gran interés. Escritores como Voltaire, Montesquieu, Giambattista Vico se interesan por analizar las instituciones sociales y políticas europeas. 

Lord Kames inicia el de las causas del cambio social, y tras él, surge una corriente conservadora, muy interesada en saber las razones de los cambios y estabilidad existentes en la sociedad, liderada por Joseph de Maistre y Edmund Burke, quienes criticaron muchas de las premisas de la Ilustración. Obviamente éstos eruditos revolucionarios (responsables de la Revolución Francesa) eran en su mayoría masones, quienes también usaban el eufemismo "miembros del círculo rojo", para las personas que integraban esas logias y cuadros vanguardistas, únicos capaces de bien entender la filosofía que pregonaba el antidogmatismo libertario, resumido en "Libertad, Igualdad y Fraternidad" (pilares de la masonería). 



Pero volviendo a Ibn, y para que vean hasta que grado influyeron algunas filosofías, entre los antiguos alquimistas, el azufre rojo designaba la materia capaz de transformar la plata en oro. Tal expresión es frecuentemente utilizada en el léxico del sufismo para aludir a la excelencia del grado espiritual alcanzado por el "santo" (walí). El propio Ibn ‘Arabí es calificado muchas veces de al-Kibrit al-Ahmar ("Azufre Rojo") por sus discípulos y sus seguidores, los mismos que luego se situaban en torno al "círculo rojo". Conocimiento que debemos agradecerle a Claude Addas, y su "Islamología Francesa".  





Pero si queremos comprender mejor todo esto, debemos apelar al carácter elitista de las usinas del saber y la filosofía, quienes llegaron a crear una disciplina formal dentro de las ciencias humanas, para diferenciar a los comunes o gentiles de los intelectuales y sabios. Me refiero a la creación de la "Hermenéutica", que es lo mas descriptivo del "circulo rojo". Hermenéutica significa básicamente decodificar, entender, traducir, arte de comprender y explicar. En otras palabras, el "círculo rojo", siempre se refirió a aquellas personas que por intelecto, formación, capacidades mentales, ilustración y elevación gnoseológica estaban preparadas para consagrarse en los únicos exégetas de los doxai, pergaminos, piedras testamentadas, papiros, códigos, santas escrituras, etc,  que narran no solo las filosofías, teologías, y nuevas ciencias, sino que trazan la bitácora de la evolución humana.  



Explicado de otra manera, lo hermenéutico proviene o deriva de la escuela instituida en Egipto y que debe su nombre a su fundador, Hermes Trismegisto. El concepto de lo hermenéutico o hermético – infiere una enseñanza de tipo ocultista o de una escuela "selecta", lo secreto- se refiere a aquello que sólo se revela a un grupo de miembros de una  casta, élite o grupo iniciático de líderes e intelectuales. El Hermetismo es, por ende, lo secreto, lo no revelado, lo cerrado o encerrado por no ser comprensible en el populacho, lo no accesible al público por inculto, lo oculto o en proceso de cambio, lo que está –por dogma o razón- más allá de la comprensión pedestre de los hombres simples. 


Entonces digamos que, la hermenéutica es el estudio del significado de cualquier símbolo, conocimiento científico nuevo, filosofía y metafísica, no oculta por el ocultamiento lato, sino que se presume invisible ante los sentidos ergo ininteligible para los comunes.  En síntesis, la hermenéutica intenta descifrar el significado detrás del lenguaje y con ello, intenta encumbrarse en la exégesis de la razón misma sobre el significado, eligiendo para si, el significante.  



Muchos escritos son atribuidos a Hermes Trismegisto por lo que parecen ser, para los egipcios, muy antiguo. Durante el medievo y el renacimiento, los documentos atribuidos a Hermes se conocieron como "hermética" e influyeron en los alquimistas y magos de la época. Por otra parte, la frase o término: sellado herméticamente, hacía referencia a los conjuros que protegían mágicamente cualquier objeto del saber especial. Tampoco nos olvidemos la "semiótica cultural", entre otras expresiones de hermenéutica.



En resumen la hermenéutica es una herramienta del intelecto definida como la exégesis de la razón del saber mismo, ligada inevitablemente a la razón y por ello a la palabra. Por otra parte, se puede considerar herméticas a las llamados escuelas, grupos o sociedades iniciáticas, entre las que se encuentran la vieja Masonería Gnóstica, la Masonería Moderna o  Científica y el Rosacrucismo (entre otras). Pero también hay otros estratos sociales, donde se intenta ejercitar cierta impronta "hermenéutica", como en algunos partidos políticos, universidades, asociaciones, fundaciones, sociedades civiles, clubes sociales y deportivos, círculos de filósofos, escritores, lectores, etc.


Para ir finalizando, a nadie habrá de extrañarle entonces, que la sociología haya nacido con su propio "círculo rojo", dado el carácter elitista de sus progenitores. El centro neurálgico del "circulo rojo", es por derecho propio la comunidad de sociólogos, filosofos e intelectuales de una sociedad. Piensen que la sociología nace en  la voluntad de crear una "física social", esto es, un conocimiento que pretende ser científico, pero que  muy discutible para cualquier sociedad. 

El primero en defender esta teoría de investigación científica sobre los fenómenos sociales fue Henri de Saint-Simon a mediados del siglo XIX. Auguste Comte, quien fue secretario de Saint-Simon entre 1817 y 1823, desarrolló sus teorías bajo las premisas del tan mentado positivismo. Justamente Comte fue quien acuñó la palabra sociología en 1824 (del latín: socius, "socio, compañero"; y el sufijo griego -logía, "el estudio de"). La primera vez que aparece impresa esta palabra es en su Curso de filosofía positiva de 1838.  Pero "logia", como habrán visto, tiene mas de un significado, y de mas está decirles, que la palabra "socio o compañero" desborda en sutil ironía. 


Argentina, Siglo XXI, año 2013, nuevamente nuestra sociedad vuelve a abdicar ante la estupidez que imprime éste lenguaje de tipo  mítico, para debatir algo que no entiende. Es necesario comprender cuáles han sido los pasos históricos de la tesis mítica como exégesis o interpretación filosófica de las tantas teologías, doctrinas, dogmas y teorías religiosas, sociales, económicas o estríctamente políticas elucubradas hasta el aquí y ahora. La posición evidentemente es filosófica, lo que no es filosófico es éste mesiánico sectarismo. Visto quedó,  de cómo nuevamente ante una expresión simbólica, el mito ha influido severamente en las mentes del pensamiento humano de mi país. Quizás ante lo visto, esté justificado la hermenéutica, y tal vez, solo tal vez, si se le haga daño a las masas incultas y supersticiosas, cuando se la intenta hacer participe de un debate que no comprende ni comprenderá. 







Para ilustrar algo mas éste bodrio, les diré que el "círculo rojo" nace hace miles de años, con  el uróboros, cuyo  símbolo muestra a un serpiente que engulle su propia cola y que conforma, con su cuerpo, una forma circular. El uróboros sobre fondo rojo, luego "círculo rojo"  simboliza el ciclo in eternum de la vida, también el sacrificio infinito, la lucha eterna o bien el esfuerzo inútil, ya que el ciclo vuelve a comenzar una y otra vez, a pesar de las acciones para impedirlo.



El "círculo rojo" en definitiva, mas allá de lo que quieran aggiornar ahora los hombres y mujeres del PRO, y  de las pavadas y sandeces que esgrime el kirchnerismo, fue, es y será siempre lo mismo: "un grupo de pertenencia formal o informal, determinado o indeterminado, visible o invisible, concreto o conceptual donde se supone a priori,  están aquellas personas que por educación, inteligencia, clasismo, capacidades estocásticas, erudicción, etc; se presumen los únicos capaces de comprender, entender, interpretar, traducir y ejercitar las ciencias sociales, la filosofía, la teología, la metafísica y en particular, para éste caso, la ciencia política". 



Pero por favor, basta de infantilismo y escatología, el único golpe de estado posible en Argentina en éste instante, es el que proviene de las urnas. No obstante entiendo a nuestra presidente, para alguien con sesgos totalitarios tan profundos, la alternancia en el poder sabrá siempre a destitución.



Es una picardía que la democracia republicana sea por naturaleza "golpista". Y si nos atuviéramos al  significado de "círculo rojo", deberíamos deducir que ni Cristina, Macri ni muchos de los dirigentes políticos implicados,  están en dicho círculo, porque no hay un solo día en que no manifiesten una profunda desinteligencia y desentendimiento para con lo que quiere la mayoría de los ciudadanos.


Quizás el círculo rojo en Argentina, se trate de un conjunto vacío, porque parecería que nadie entiende una mierda. Buen día.- 

Fuente Letras Opacas
Share this article :

+ comentarios + 5 comentarios

Anónimo
12 de septiembre de 2013, 9:54

Don Peralta, no puedo dejar de admirarlo y sorprenderme en cada ocasión que lo leo. Tanta humildad,cultura e inteligencia lo hacen un referente entre los grandes de Argentina. Mis respetos.

Dr Mario Bunge

Anónimo
12 de septiembre de 2013, 20:26

Tan sabiduría intimida,lo felicito y envidio don Peralta. Pero es una bendición disponer de éste blog masón para encontrar conocimientos que no se hallan en otro lado. Saludos. MarioM

Anónimo
28 de septiembre de 2013, 0:35

por fin encuentro un significado coherente y bien definido de circulo rojo en sociología. He leído cada pelotudez que mejor no sigo. Muy buena la data. Eliseo

Anónimo
28 de septiembre de 2013, 0:36

por fin encuentro un significado coherente y bien definido de circulo rojo en sociología. He leído cada pelotudez que mejor no sigo. Muy buena la data. Eliseo

Anónimo
11 de octubre de 2013, 0:30

Me encantó el final,....ja,ja,ja mas claro, agua. TorquemadaV

Publicar un comentario en la entrada

 
Letras Opacas.org | |
Copyright © 2011. PERIODISMO DE ESCRITORES - All Rights Reserved
Template Created by Creating Website Published by Mas Template
Proudly powered by Blogger
Conseguir la ú…e Flash Player Blogger {{Usuario escritura-4}}