¿Por qué votan así los argentinos? | PERIODISMO DE ESCRITORES

¿Por qué votan así los argentinos?

sábado, 14 de septiembre de 2013 3 comentarios

¿Por qué votamos así los argentinos?
Escrito por Lic Ramón D. Peralta 

SUBTÍTULOS: 

  • INTRODUCCIÓN
  • PROBLEMAS DE LA PERCEPCIÓN SIMBÓLICA 
  • ANTROPOFANÍA METAFÍSICA EN LA DIMENSIÓN DE LA POLÍTICA
  • EL AZAR COMO FUENTE DE SIMBOLIZACIÓN
  • LA SERENDIPIA EN LA POLÍTICA ARGENTINA





INTRODUCCIÓN


A menudo pienso que a mis semejantes ya los conozco, también es frecuente asumir que conozco a los díscolos hermanitos de mi existencia yoísta. Pero sin duda, como buen argentino no puedo evitar jactarme de lo mucho que se  de mi sociedad, aunque no me sienta parte de ella. Vaya contrasentido e imbecilidad.  Me han pedido que ahonde en un tema tan enigmático como vulgar: ¿Por qué los argentinos somos tan propensos a la simbolización de  los políticos y sus supuestos modelos de gestión?. Lo cual me llena de orgullo, y también de problemas, pero el narcisismo y las mil miserias de mi ser según su padecer, convierten mi alteridad en  un kamikaze del mito en cuanto a sus miedos, por lo tanto, acá me ven, vil exponente de ésta feria de vanidades en la que solemos participar los adalides de la petulancia procaz y lastimera. No hay ser mas miserable, egocéntrico, lujurioso y omnipotente que el filósofo, majestuoso a la hora de condenar y castigar, ..."soy Dios".

Mil palabras no alcanzan para resumir una idea original, y mil ideas no alcanzan para fecundar una palabra original. En esa neurótica búsqueda por la colonización de los sentidos del ser, hallamos la exculpación a tanta perfidia y misantropía, sin siquiera intentar redimir a los sentimientos humanos como deidad rectora de nuestra razón. Este planteamiento se ilustra con el axioma: El todo es mayor que la suma de sus partes. Quizás por ello, la filosofía tenga en el espíritu sentimental y emocional del hombre, la inane fuente donde abrevan sus fracasos. 

Los gentiles hombres, se hallan inmunizados ante lo evidente, ergo bienanventurados en éste mundo, porque de ellos será el reino de la seráfica felicidad. Pero filósofo y comunes, nos hallamos unidos en ese vivir sin dejar vivir, especializándose en el error, en la pagana mofa de las irrefutables verdades, en la indiferencia a la realidad absoluta, en ese  caso omiso a las señales naturales de la vida, en ese sentido grotesco de inmortalidad temporal, en esa sórdida transformación de lo azaroso en existencialismo. Comparado conmigo o contigo, Dios es un amateur de la fenomenología y la razón, un principiante que depende de nosotros para poder opinar. Somos gladiadores parapetados tras los accidentes de la vida, asediadores impiadosos de las certezas que nos desafían. Pero estamos dispuestos, incluso, a ajusticiar a las luces que nos encandilan, apuñalar la epifanía y asfixiar toda revelación que no provenga de nuestra propia casamata. En cada argentino habita un Godofredo de Bouillón, dispuesto a continuar con una cruzada que habrá de hacernos añicos en un futuro plagado de certidumbre intuida  y desidia.

Emmanuel Kant y Friedrich Schiller, se parecieron, al afirmar que la intuición es la percepción sensible de algo como unidad, el entendimiento mata esa unidad porque la sustituye con pensamientos. Sostendrá también el filósofo alemán, que la realidad primero es vital, luego intelectual. Comprende Schiller que el hombre se fragmenta gracias a la acción de la racionalidad como entendimiento, como herramienta de comprensión y análisis.



PROBLEMAS DE LA PERCEPCIÓN SIMBÓLICA 

El comportamiento sociológico y político del ser humano en cuanto al tejido social que  lo coondiciona; si bien puede ser caracterizado a  piori mediante una precaria empirización de  sus sesgos cognitivos, o de una presuntuosa "estratificación" heurística, dificilmente nos equivocaremos al sospechar que nos equivocamos si solo nos detenemos en ésta apócrifa tautología. Repito: el hombre es mucho mas que eso. Validar la ontología sociológica significa declarar prescindible a la filosofía y la metafísica (mas quisieran estos "sabiondos"). Porque  una cosa es el hombre según las cosas y su correspondiente simbolización, y otra es el hombre en cuanto al hombre y sus verbos de interactuación, como asimismo, tampoco es lo mismo la síntesis del sistema donde hace conjunción intersticial, el ser en cuanto su otredad, según las cosas, endiosados con mas alteridad según la sociedad que somete al ser en cuanto a sus cosas, todo introyectado en complejos signos, señales, marcas y símbolos.  

Así es como todo argentino, a la hora de percibir, analizar un candidato político y su partido (de existir), lo hace en base e un proyecto previamente articulado en su mente, en base a una fenomenología, hermenéutica, heurística, y dogmatismo que si bien carcelarios, nunca serán lo suficientemente rígidos como para impedir que se abran nuevos espacios para el pensamiento, la intuición, y los sentimientos como preceptores antropofánicos. 




ANTROPOFANÍA METAFÍSICA EN LA DIMENSIÓN DE LA POLÍTICA


Cada vez que observamos un objeto, lo hacemos como unidad de representación simbólica atada al sujeto -objeto que estamos contemplado, pero que se proyecta introspectivamente en el sujeto-objeto "óptimo" (idealizad0), como en respuesta a una neurótica patológica e irrefrenable necesidad de auscultar, cuál es el rango de proximidad o lejanía de esa "imagen" respecto de la aceptación y reconocimiento del yo tamizado en ese prisma simil gestáltico que invoca la otredad del yo. La síntesis de ese razonamiento tridimensionalidad, es una unidad de representación estocástica y holística, que en el lenguaje de la lógica matemática, se describe así: 

Sujeto/objeto + objeto contemplado  =  Unidad de Representación Óptima (URO)
Sujeto/óptimo + objeto óptimo


Explicado con un sencillo ejemplo  para que comprendan mejor: 

Voy a una concesionaria de automóviles, consolidado mi ahorro planificado o no, y  dejo que el vendedor haga su trabajo. Por cada auto que me ofrece, mi cerebro, antes de prestar atención a las características técnicas del producto,  casi automáticamente comienza a introyectar imágenes de uno mismo andando encima de ese auto. Pero no lo hace de manera inocua, sino que en ese acto imaginativo se despliega toda una parafernalia de ilusiones y anhelos que uno había idealizado previamente sobre la posibilidad de poseer el auto ideal en función de mi yo ideal puesto en la síntesis de una situación ideal (donde el otro tiene puesto su objetivo). De mas está decir, que en esa "Unidad  de Representación Óptima", no faltan mujeres, placeres, gula, hedonismo ni felicidad, etc. Vuelvo a la realidad, cuando el vendedor me dice el precio del auto cercano al ideal, y entro en razón de que solo me alcanza para "ésto". El rango de satisfacción (proximidad a la Unidad de Representación Óptima), dictaminará la simbología resultante en la psiquis (satisfacción). Al fin y al cabo, solo somos autonautas, socializadores de imágenes y autismo. 

Con las personas pasa algo similar, aunque no idéntico. Las cargas de expectativas a la hora de buscar la persona ideal, funciona a grandes rasgos de manera parecida, mas aun cuando se trata de buscar políticos para idealizar. Demostrado está que el dogmático por propensión, no idealiza ideales, sino que idealiza líderes (personas), quienes son los que luego  generan las doctrinas e ideologías. Robert Owen, sostenía que el ser humano es una hoja en blanco arrojado al mundo, donde la sociedad procede a escribir sobre ella. Mas propiamente se refería a las vanguardias ilustradas. 



Un fenómeno como Sergio Massa, es explicable con los mismos argumentos conque podemos explicar al Néstor Kirchner del  2003. Donde un conjunto de factores sociales, económicos, filosóficos y políticos, entre otros, ocasionaron un hastío colectivo y mayoritario sobre la dirigencia existente, por ende, la necesidad de encontrar una "antropofanía", en pos de poder depositar esperanza, ilusión, confianza y deseos.

Claro que esa búsqueda inaudita por la redención propia ante otro ser humano (líder político), no solo tiene fuertes anclajes psicosociológicos, sino que además cada cual, lo enfrenta con mayor o  menor grado de "eticidad". La Eticidad (del griego éthos como carácter o forma de ser cada ser o individuo; término traducido del alemán sittlichkeit) refiere al correcto (cuanto menos para el conjunto) direccionamiento de una supuesta modelación y respeto  de los valores humanos, que por invención y consenso, obran universalmente reconocidos e instituidos. Posee dos dimensiones, que son la social y la moral. En síntesis la eticidad es la mancomunión consciente, de la socialización, culturización y evolución gnoseológica del ser puesto en sociedad. 


La eticidad, sumado al pragmatismo y a los miedos inmanentes (entre otros), construyen y destruyen Unidades de Representaciones Simbólicas sobre otros seres humanos, de tal manera, que hasta la misma dialéctica hegeliana se declara incompetente, pues en esa síntesis se establece simultáneamente la cosificación de ese candidato político (visto como una cosa según mi ser) , y asimismo la transferencia de mi ser en cuanto a ser el otro proyectado en mi yo y su otredad.  





Es la Trialéctica, conocida también como Metodología Compleja, la cual se fundamenta “en un modelo lógico/matemático, que partiendo de la concepción más abstracta interrelaciona sistémicamente todos y cada uno de los aspectos en los cuales subdividimos el quehacer existencial (nuestra vida en sociedad), estableciendo holística y funcionalidad  respecto a la conjunción espacio/tiempo; energía/información y causa /efecto: Sistemas de Recursos Dimensionables y Relacionados (Los RDR), que responden a las preguntas que nos hacemos en el devenir, convertidas en Elementos Factores.











Sistema que sirve para dar explicación del paso de lo abstracto a lo conceptual: espacio/tiempo (dónde y cuando); energía/información (los con quiénes y los con qué) y causa/efecto (por qué y para qué), que al ser diferenciados (cualitativamente) desagregados (cuantitativamente) e integrados (holísticamente) nuevamente en el Cómo Metodológico, indefectiblemente dan respuestas a la problemática existencial desde el comportamiento social y político, so en la búsqueda de la verdad politica, la realidad política y la justicia política. Cuando adjetivo "politica" hablo sin duda de idealización y contingencia abstracta. Soportados siempre en un sinuoso entorno de Filosofía Integralista. 
























EL AZAR COMO FUENTE DE SIMBOLIZACIÓN












La palabra destino, no es bienvenida dentro del  ámbito de la filosofía, como tampoco es bien visto Dios y los  demás filósofos. Pero me animo a desafiarlos a refutar la existencia del azar como fuerza supraestructural e invisible en nuestras vidas. Esta tácita Ley de Azar, nos dice que si bien los políticos accionan en pos de encumbrarse en el poder, acrecentarlo y/o mantenerse en él, no menos cierto es saber que mas allá de los votantes dogmáticos y pragmáticos, hay un tercer subgrupo, que por  cierto, es cada vez mas numeroso dentro de Argentina, quienes se asumen como independientes o "librepesadores" en el sentido de no estar a priori alineados con ningún partido, líder o ideología política. Vale decir,  que si bien hay certeza sobre la misión del político, esa certeza se diluye peligrosamente en la psiquis del votante, dependiendo de algunos factores dentro de la coyuntura. 












Pero el azar se presenta lato, porque los ciudadanos votan pero no eligen. Es decir, votan lo que ponen por delante como alternativa. Pero en caso de que ninguna de las alternativas sean satisfactorias, no se puede hacer mas nada. Hay que votar por el que menos me disgusta. Elegir es otra cosa. Elegir sería, que yo pudiera escoger al hombre o mujer que mas se aproxima a mi Unidad de Representación Óptima, y mocionarlo  como candidato a presidente o senador, etc, para que la sociedad lo vote.  Por ej: Yo quiero que el futuro presidente sea Milstein, o algo que se le aproxime, y no que me enchufen un Sergio Massa o un Macri, o una Carrió, o un Binner, o un Alfonsín,  o una Cristina , o un fulano X, etc.  












Es decir, que siempre votamos por el  candidato que el destino o azar puso ante nosotros. Claro que visto desde otro ángulo del espectro político, ese candidato  primero en la lista, no llegó por azar sino por acciones individuales y colectivas partidarias concretas. Lo cual no cambia en un àpice su posición o la mía, seguimos siendo prisioneros de la suerte. Claro que llegado el caso, como éste caso (el de hoy para Cristina), la mala suerte de nosotros, también será la mala suerte de Cristina. En estos casos, y luego del voto "destituyente", será Cristina y los suyos, quienes se  asuman victimas de la misma "mala suerte" que hasta segundos padecíamos  nosotros.   
























Visto está, cuanto menos para mi, que el debate entre optar por izquierda o derecha, en pos de   refrendar tal o cual discurso electoralista, es tan  absurdo e inocuo como todo lo contradictorio que han sido los gobernantes hasta ahora. No obstante, el populacho sigue siendo victima de éste mercantilismo de hipnopedia que venden los inescrupulosos que aspiran o ya están en el poder.  











LA SERENDIPIA EN LA POLÍTICA ARGENTINA













Ya desahuciados ante la resignación y el costumbrismo, el segmento mas nutrido de votantes, sale al mundo tras el "Líder Político Óptimo", ya sea para defender (en caso de estar en el poder), o para cambiarlo, para quienes están a disgusto y enojados. Siempre esa pesquisa, se hace en base a determinados signos, sesgos, idealizaciones, heurística, psicografía, psicología, ilusiones, etc. Todo ello exultante en símbolos y signos. 



En sentido general, también figurado, se puede considerar desde lo filosófico como simbolismo a toda doctrina según la cual el espíritu humano no conoce más que símbolos. En filosofía, se habla a veces también de simbolismo racional como un sistema de signos o símbolos abstractos, merced a los cuales la razón se intenta (sin lograrlo) liberar de la servidumbre de lo sensible y lo inmediato, trascendiendo al tiempo y el espacio. Los signos y los símbolos juegan un papel importante no sólo en la ciencia, la filosofía, el arte, sino en todo lo que se puede llamar la actividad cultural como creación, acumulación y transmisión de valores espirituales.



En ese sentido, el votante argentino, deambula, al igual que en otros lares del mundo, asignándole al candidato idealizado, de entre lo poco que pudo escoger, simbologías cargadas de abstracciones, utopías y sentimientos en desmedro de la razón pura. En estos comportamientos irracionales, se evidencian con frecuencia fenómenos antropofánicos y hierofánicos (generalmente disociaciones psicológicas donde se ven a las personas como simbolización de experiencias que producen sensaciones de tipo religioso),  y fenómenos como la pareidolia (percepción psicológica donde el sujeto/objeto tamizado en el prisma gestáltico, se decodifica en representaciones imaginarias y fantasiosas, detectable en el Test de Rorschach). 

No obstante, todo ese devenir, y en especial en los dogmáticos, se rigen, como ya se mencionó, por reglas entrópicas y azarosas. Explicado de otra manera, esta última década, se han dado dos claras situaciones, donde el azar y el contexto de hastío del electorado mayoritario, producen que un ignoto dirigente, se vea de repente como favorito ante las urnas. Tal el caso de Kirchner en el 2003 y Massa en el 2013. A ésta situación un tanto amorfa, la denominaremos serendipia política. Una serendipia es un descubrimiento o un hallazgo afortunado e inesperado que se produce cuando se está buscando otra cosa distinta. También puede referirse a la habilidad de un sujeto para reconocer que ha hecho un descubrimiento importante aunque no tenga relación con lo que busca. En términos más generales se puede denominar así también a la casualidad, coincidencia o accidente.

El drama se presenta, que luego solemos endiosar a muchos de esos hombres que fueron administradores de turno de manera fortuita, con totemificaciones tan exgeradas, que luego nos vemos obligados a reescribir la historia in eternum, a expensas de los berrinches de nuevos líderes mesiánicos en el poder de turno. Así es como San Martín es el "padre de la patria", Belgrano el "creador de la bandera", a Sarmiento "el padre de la educación, o maestro de los maestros", a Perón "El defensor de los trabajadores, gran estadista, etc",  a Eva Duarte de Perón "Evita Capitana", etc,etc,etc.....cuando solo fueron personas ordinarias que ocuparon un cargo público  extraordinario, ni mas ni menos. Hoy, hay que fumarse plazas, calles, buques, universidades, colegios y la mala en coche: "Néstor Kirchner", propio de una sociedad paupérrima en amor propio, coherencia, sentido común  y valores trascendentales. Y mejor no hagamos revisionismo de la virtudes morales de todos ellos, porque terminaríamos muy mal parados ante nosotros mismos y el universo.


Para finalizar, solo quiero agregar, que de no hacerse algo para modificar la estructura del sistema educativo vernáculo en sus tres niveles, seguiremos viendo éste tipo de sistemas de decisión política, donde para quitar a un  líder mesiánico del poder, votamos a otro líder con similares características que el anterior. En síntesis, subconscientemente, los argentinos votaron a un Sergio Massa, porque su simbología es la mas próxima a la unidad de representación simbólica, que tenía el Néstor Kirchner del 2003. Ojo, con esto no pretendo decir que no lo vote, porque de hecho, supongo que hasta yo mismo lo votaría, ante el paupérrimo escenario que vemos al día del hoy. Por otro lado, es justo reconocer, que si bien esta "década ganada" pulverizó a los partidos políticos, también es evidente que coadyuvó a crear éste inédito y caudaloso segmento de votantes independientes, libre de contaminación doctrinaria y dogmática, lo cual festejo con alegría. Aunque me niego a resignarme a soñar, con una Argentina donde además de  votar, se pueda elegir. Lo se, soy un estúpido. Buen día.- 










  


¿Quiere saber qué es el Círculo Rojo? haga click aquí: http://www.copia-oculta.org/2013/09/el-circulo-rojo-sociologia-y-filosofia.html
Share this article :

+ comentarios + 3 comentarios

14 de septiembre de 2013, 17:18

por suerte pude entender gran parte del escrito. El cual me pareció genial. Pero te odio, suelo salir muy traumada de éste blog. Mas de veinte palabras que no conocia. Te envidio tanto estudio y dedicación. Besitos

Anónimo
14 de septiembre de 2013, 17:25

No le diga nada Marcela, que cada vez que lo critican, se despacha con un ensayo con léxico mas complicado que el anterior. Pero admito que se aprende mucho leyendo a éste filósofo. Un capo. ArmandoLNOL

Anónimo
14 de septiembre de 2013, 17:58

¡Ave César, los que van a morir te saludan!. Aplausos para el autor. Gladiador67

Publicar un comentario en la entrada

 
Letras Opacas.org | |
Copyright © 2011. PERIODISMO DE ESCRITORES - All Rights Reserved
Template Created by Creating Website Published by Mas Template
Proudly powered by Blogger
Conseguir la ú…e Flash Player Blogger {{Usuario escritura-4}}