Un país sin pueblo | PERIODISMO DE ESCRITORES

Un país sin pueblo

domingo, 29 de septiembre de 2013 5 comentarios

Escrito por  Lic Ramón D. Peralta 




Algunos libros y ensayos son  hormigueros. Las palabras son bichitos que se mueven, mientras leo, mientras los quiero atrapar. Si existiera el Darwinismo lato, se comprobaría en la literatura, ergo, ver como esos formicariums combaten sin cuartel; hasta que sus ejércitos quedan desbastados, exhaustos, aniquilados. Esos antropófagos se devoran unos a otros, hasta que solo quedan algunos pocos, los mas fuertes, los titanes, los colosos, los portadores de estandartes. Quizás eso explique en parte, por qué luego de una extensa, intensa, pero afable y sentida lectura, solo podamos recordar las ideas, los sentimientos, los aromas, la melodía, los protagonistas y yo;...unas pocas palabras.  

Los manuales de sociología y política, son desiertos, infinitas estepas donde yacen los huesos de millones de palabras muertas, sin vida, sin un recuerdo, sin alguien que pregunte por ellos, sin una lágrima en su honor. No hay peor destino para un libro, que el de ver morir a todos sus hijos, las palabras. Son textos fantasmagóricos, que deambulan errantes y al garete, por los escaparates de las bibliotecas mas prolíficas en invenciones, y en las mentes austeras de memoria, ascetas en conciencia. Somos un pueblo que no  se identifica, que no se mira en el espejo, que no sufre la melancolía por las pérdidas de sus miembros, que no sabe pronunciar su nombre, que no padece de nostalgia ante sus ancestros, ni añora que lo añoren.   

 

Es un pueblo, que no necesita de enfermedades que azoten su espíritu, ni de calamidades que le puedan enseñar nada. Es un pueblo que no necesita de su gente, ni de ti, ni de mi, incluso, ni de ellos.  Somos un pueblo expurgado de nonato, condenado a no nacer, a no ser, inquilino de un  hermoso "no destino" de extrañeza, artífice de su propio sin sentido. Ilustrado tendero, quien aprendió a recitar de memoria el inventario del Edén y de los pertinentes derechos para ser en él, en cuanto a sus propias fantasías.  Capitán de un barco hundido y sin timón, llevado a todo vapor rumbo a la nada. Somos el fetiche de los ideales abandonados, doctrinas huérfanas, de aquello que nadie quiere preservar, trátese salvo, de un tacho de basura. 

Un no pueblo que lucha contra su alter ego, para defender a los corruptos en el poder, quijotada infrahumana, que solo sentencia que el verdadero poder en Argentina, es la corrupción. En ésta Iliada vernácula, solo pueden triunfar las mismas deidades de siempre: la mafia, el caudillismo y la corrupción (la magna tríade de Las Pampas). Un no pueblo, que suele escribir su historia "sin palabras". Bichitos que se escabullen muy por debajo de la felicidad, de lo majestuoso, de lo real.  




Hay una espina en mi corazón, la mas cruel y punzante, desgarra sin herirme, inmovilizándome, pero sin quitarme la vida, cual éxtasis de arpías, orgía de locas e impías brujas, siempre comedidas ante el sufrimiento ajeno. Son las dagas de mi prójimo, quien me apuñala por la espalda, con saña, con dolo, en nombre de un nacionalismo que no es de éste país. Un no pueblo levantado en armas contra otro no pueblo, nacido en su misma nación, en su misma ciudad, en su mismo barrio, en su misma casa. Capaces de todo por prevalecer, incluso de  sodomizar la negación y la autoexclusión, hasta el grado de transformarla en máximo ideal kafkiano. 





Somos un pueblo que goza la dulzura del olvido y filtra la sangre de sus antepasados, ávido de purificar el pensamiento único, aquel que habrá de salvarnos de nuestra ansiada evolución. Somos verdugos de todo futuro que se presuma venturoso, intuido y libre y a su antojo.  Pero somos un pueblo, que conoce como nadie las diferencias de los ideales que son idénticos entre si, a la hora de convertirlos en acciones, hechos, realidades. Sabemos como nadie, que la izquierda y la derecha deben ser enemigos, aunque nadie sepa quien está enfrente, por detrás o a los costados. Matamos jacobinos o girondinos, a la sola orden de "fuego", para luego exculparnos del error que le precedió al horror de la ceguera. Socialistas, conservadores, neoliberales, desarrollistas, progresistas, populistas,...todos somos peronistas, y si radicales, mas peronista aun.






Los patriotas, luchamos codo a codo contra los que se dicen compatriotas, hombro con hombro, en pos de defender los espectros de ideales carcomidos por insectos, pestilentes, escalfados, plagado de lastimaduras de una lepra que no es lepra, ni tiene letras que no sean otros bichos. Somos un no pueblo encerrado en el laberinto del único Minotauro, que sufre de amnesia y anorexia. Somos un prospecto de pueblo, que se golpea contra las paredes de su cárcel dogmática, culposo ignorante de la puerta abierta. 

 ¿Quién se anima a reescribir la historia de un no pueblo sin pasado y con todo un futuro de conservadurismo revolucionario por delante?. Tenemos una pormenorizada bitácora, de girar en círculos, a la cual nos aferramos con neurótico autismo. Somos imputados, somos testigos, pero también somos inocentes de todo cuanto nos acontece, quizás por ello, el universo nos halla declarado inimputables. Somos un no  pueblo, no responsable de la no realidad, pero asumiendo que somos todos: todo, lo absoluto. Eso es ser argentino. 

 



La remembranza y la mala conciencia, no alteran la otredad de nadie, ni siquiera aceptamos arrepentirnos de haber perdido un amigo, un hermano, un hijo, en aquellas paganas y ridículas discusiones en torno de mi idolatría, ideal vacuí,  defender algo  que hoy veo invisible ante un mito que jamás conoció la luz del día. Somos un no pueblo tan patético, como la autocompasión que emana del completo exterminio de la autocrítica. Somos avezados danzarines del tango, mientras lloramos ante el absurdo de la borrachera eterna que nos provocan las doctrinas etílicas y berretas. Pero nadie reniega de la humillación, al fin y al cabo, los culpables son los otros, los que están por fuera de mi "sincrética religión".

Los argentino enfrentamos ésta maravilla de la vida, luchando encarnizadamente por dividirnos de nosotros mismos, en pos de consagrar  una Nación grande, soberana y fuerte, donde los patriotas puedan esclavizar a sus compatriotas,  al solo efecto de poder defendernos de los ataques de las fuerzas oscuras del imperialismo colonialista que nos ignora por completo. En medio de esa pasión, desenfado, proyecto colectivo y locura mayúscula, se encuentran las palabras, quienes se niegan a mostrarse o mostrarnos. Ante semejante epopeya criolla, solo las paradojas nos habrán de alumbrar de frente con luces de odio en su punto máximo. 


Ernesto Laclau, merece el mármol, porque como bien argumentaría: "es necesario que haya una antagónica y bien definida lucha entre la derecha y la izquierda argentina", de tal manera que ante tal perseverancia, podamos lograr tener un pueblo homogéneo, uniforme, rozagante, feliz y colmado de completos imbéciles, dogmáticos, autómatas y cabezas de alcornoque. Hay dos tipos de filosofía: las que son conscientes de su precariedad, y las que no tienen conciencia. Pd: cuidado con los "bichitos".- 

TEMA RELACIONADO: Muerte del mito kirchnerista
Share this article :

+ comentarios + 5 comentarios

Anónimo
29 de septiembre de 2013, 17:51

Extraordinario don Peralta, estoy enamorado de su estilo y locuacidad. Buen domingo y feliz cumpleaños GENIO. ArmandoLNOL

29 de septiembre de 2013, 18:08

Excelente Diego, como todo lo que he leído hasta aquí. Pura belleza y reflexión. Besitos

Anónimo
29 de septiembre de 2013, 18:27

Aplausos para el gran maestre,....majestuoso literato y mejor persona. Tito Livio

Anónimo
30 de septiembre de 2013, 3:05

me sumo a las opiniones que me precedieron, soberbio y rutilante. Es lindo poder leer algo tan bien escrito. NahuelV

Anónimo
30 de septiembre de 2013, 4:37

Excelente reflexión y expresión del mensaje Diego. Veo en cada palabra utilizada una valida expresión de lo observado. Interesante de analizar, y difícil de aceptar, siendo que hasta los niveles de consciencia en evidencia son diferentes. Constructivo mensaje, digno de releer. Saludos!!
El joven lector que lo sigue Facebook.

Publicar un comentario en la entrada

 
Letras Opacas.org | |
Copyright © 2011. PERIODISMO DE ESCRITORES - All Rights Reserved
Template Created by Creating Website Published by Mas Template
Proudly powered by Blogger
Conseguir la ú…e Flash Player Blogger {{Usuario escritura-4}}