Hasta que la niñez me despierte | PERIODISMO DE ESCRITORES

Hasta que la niñez me despierte

domingo, 27 de octubre de 2013 3 comentarios

Escrito por Ramón D. Peralta



La melancolía nunca se sintió joven en ésta, mi alma, tampoco lo hicieron mis anhelos de supremacía ante mis propios miedos. Nací adulto, ergo mi vida fue perpetua pesquisa de una niñez expurgada en la inmanencia, la cual añoro, la cual deseo con desenfreno y pasión demencial. 

Quizás por alguna de estas sórdidas dudas, aun siga buscando en los libros, los doxai, la logia y la gnosis; la monogénesis de aquellas palabras que habrían de explicar tal desenfado inquino y surrealista. Así me siento, como un relator de sus propios colores y amorfos procesos. 

He pasado de ser medio bueno a medio malo, en medio de tanta mediocridad, sin que mi conciencia de cuenta de la dosis nimia conque equilibrar los pesares,  traumas de espíritu y mis espejos. Tanto me he flagelado con esa necedad, que ya no se quién fui o seré. Mentira, sé quien soy; soy escombros del que quería ser, y soy la ruina de mi mejor intención

Controlo esa angustia desde nonato, no tuve oportunidad de crecer, ni palidecer; ante una resignación que me sabe a abdicación, a perdón no cedido, a renuncia aristofánica. Apostaté ante mis proyectos de vida, cuando tomé partido por la vida.  

Son tantos los mitos que he abrazado, que me he transformado en un filatelista de aticista mitología. En ese álbum de anécdotas, leyendas y epopeyas, siempre faltó mi inocencia, mi candor, imaginaria pulcritud. 

Y he retratado en  mi mente, cada argumento de tantas historias, como un acalófilo empedernido y enceguecido. ¡Cuánta misantropía desperdiciada en mi mismo, y cuánto amor dirigido a un esclavo que por mucho se creía amo!. 

En la bitácora, revisten los  prefacios de cada uno de mis relatos, so siempre puse el acento en mi yo, y ante cada advertencia del corazón, respondía con indiferencia y sodomita adynaton, perpetua oquedad en los asuntos de la razón. 

Hoy  la gloria se evapora ante la llegada de un nuevo temor, y aunque siempre sospeché del amor, también la emprendí sobre las exequias de mis berrinches anancásticos: ¡Que nada es realidad, salvo cuando lo conviertes en ilusión!. 

Ahora, justo ahora, siento que me arrepentiré nuevamente de éste, literado presente, el cual borraré sin mas de mi memoria, destreza que aprendí en el arte de saber perdonarme. 

Todos esos inconsustanciales caminos, todos  esos destinos erráticos y resbaladizos, aquellos que llegaron a mis pasos, todos, incluso los que no quiero rememorar, me enseñaron que la dicha no está en ser alguien, algo, alcanzar todo, nada, sino en transitar. Giraré pues alrededor del mundo, para ser feliz bajo edicto  irreal, viviré intensamente en movimiento sin reclamar indulgencias ni laureles; eso habré de hacer...hasta que la niñez se apiade de mi, y me despierte.



SON LAS BOLUDECES LAS QUE NOS AYUDAN A VIVIR...NO PRETENDAS SER UN GENIO TODO EL TIEMPO
Share this article :

+ comentarios + 3 comentarios

27 de octubre de 2013, 12:15

Fantástico Peralta como siempre!

Anónimo
27 de octubre de 2013, 12:25

Es bellísimo, es filosofía con lenguaje poético, mi mejor remedio. Saludos. Laura Azcurra

27 de octubre de 2013, 12:28

Comparto las opiniones anteriores, has logrado fusionar belleza con profundidad filosófica y autorreferencial como solo tu puedes hacerlo. Buen domingo y besitos.

Publicar un comentario en la entrada

 
Letras Opacas.org | |
Copyright © 2011. PERIODISMO DE ESCRITORES - All Rights Reserved
Template Created by Creating Website Published by Mas Template
Proudly powered by Blogger
Conseguir la ú…e Flash Player Blogger {{Usuario escritura-4}}