La esperanza del nuevo ciclo | PERIODISMO DE ESCRITORES

La esperanza del nuevo ciclo

lunes, 28 de octubre de 2013 5 comentarios



LA SOCIEDAD RENUEVA  SUS VOTOS EN LA CREDULIDAD 

Escrito por Lic Ramón D. Peralta





Otra elección ha quedado en el pasado, el mismo que ha de ser olvidado y re-escrito ante la llegada de la próxima "anastasis"; el futuro tiene  sus prerrogativas. Todos festejan, todos son ganadores, incluso los que no compiten. Así somos los argentinos, así es la política. Somos redactores de los edictos que habrán de salvarnos ante nuestros propios olvidos, ante nuestro propio fanatismo. Por resolución popular, la quimera se ha erigido en nuestra mejor religión, y ya que solo somos perfectos, habremos de prescindir de todo perdón. Pero sin duda, intuimos cambios, respiramos cambios, nos extinguimos con los cambios, renacemos con esos cambios, soñamos con los cambios, para ser otra cosa: argentinos idénticos a sus propias tribulaciones, genealogía de sus inmortales estremecimientos.   



Pocos parecen advertir que algo inédito sobrevendrá a la credulidad actual, la misma que hará trizas el conservadurismo sociológico. Nada será como antes, porque ya nada es como ayer. Y aunque en la sociología existan distintos enfoques teóricos, los principales no serán el funcionalismo, el estructuralismo, el estructural funcionalismo, el interaccionismo simbólico, el marxismo, la teoría crítica y el posmarxismo. Y aun, considerados complementarios, no habrán de servirnos demasiado en el habitual dejá vú introyectivo conque los politicólogos vernáculos analizan cada movimiento de la ciencia política, aquella que hoy se insinúa rumbo hacia un caos mas participativo. 





Con esto, tampoco pretendo convalidar algunas teorías mas circunscriptas, o bien, menos generales o mas imperativas, como las de Max Weber, quienes se fungen en  la acción individual: "En la acción está contenida toda la conducta humana en la medida en que el actor le asigna un sentido subjetivo" (Weber dixit)




Porque tampoco los psicólogos sociales explican el comportamiento humano en sociedad, como fruto de la interactuación de los  estados mentales y las coyunturas sociales inmediatas. En cualquier heurística tanto sociológica como psicosociológica, el preanuncio de la inclinación al cambio, bien puede ser visto como una sinápsis mental de las personas, tomadas como individuo, pero en el contexto que la sinergia mayoritaria ha generado, impidiendo a prima facie establecer, cual tiene primacía sobre el otro, ni cual le sigue a lo primero. Digo esto, pues es usual ver como los psicólogos sociales,  tienen mayor preferencia por los hallazgos empíricos basados en laboratorios, ante que en las observaciones de campo y acción. Sus hipótesis y enunciados, por ende,  tienden a ser específicos, arrogantes y enfocados, en vez de performativos, adaptativos y permeables. 


Pero veamos con qué problemas nos encontremos, so todo conocimiento organizado está constituido por sistemas filosóficos, por una parte, y por las teorías científicas, por otra. De ahí que la sociología y la ciencia política tiene a la vista ambos tipos de adscripciones, tendiéndose en el primer caso a la orientación filosófica y en el segundo, a la orientación científica. El problema que nos ofrece la sociología de tipo científico, es aquel que se da a raíz de la violencia de su empirísimo, ya que sus reconocimientos identitarios son hechos con rudeza, dogmatismo y force. Sino encaja de una manera, se la hará encajar de otra, ergo no se admiten nuevos invitados a la fiesta.

Situación que hemos visto como paradigma sobre finales del siglo pasado y lo que va de XXI, muy especialmente en lo referente a clases sociales; donde el proletariado se ha transformado en un mutante con sendos rostros, formas y composición. Hoy las clases bajas, dependiendo del país, en nada se parecen al lumpenproletariado teorizado  por Marx, y mas distante aun  se encuentran las clases medias del proletariado. Tal es así, que el eufemismo: "Clase media alta" en éste momento tenga mas aroma a oligarquía o burguesía, que a clase media o proletario.


Es curioso, porque los mejores sociólogos de campo de estos tiempos, son aquellos que suelen participar como eximios auxiliares de la mercadotécnia moderna, quienes junto con los profesionales de la psicología, la antropología, la economía,  y las neurociencias han concebido; a los efectos de disponer de investigaciones de mercados mas aggiornados y pragmáticos; segmentaciones sociológicas complejas, donde además de los segmentos clásicos (Demográficos, conductualistas, socioeconómicos, psicográficos, geográficos y comportamentales, etc), se le suman la segmentación filiovincular, simbólicas, gestálticas, etc. Esto que digo se evidencia en la efectividad que tiene la publicidad en los mercados hiperconsumistas, donde para cada tipo de agente económico, se identifica, crea y ofrece un producto hecho teóricamente a la medida. Hoy pretender hacer luchar éste tipo de clases sociales, es tan temerario como intentar revivir a un cadáver que ha sido cremado.

Sin embargo, los carteles de la sociología vernácula orientado estrictamente a lo político, se muestran mas conservadores y retrógrados, adscribiendo para si, guías y teorías perimidos , obsoletos o cuanto menos ambiguos y esquivos. En cuyo caso, cabe preguntarse: ¿Por qué la sociología que disponen las grandes empresas y corporaciones son mas eficientes e idóneas que la sociología en manos de los politicólogos o partidos?. Las respuestas están en su mente, búsquelas.

Hace poco me reía con un experimento donde se demostró que: "cuando una persona era expuesta al dolor regular y prolongado, y grita soeces o bien "putea" con ganas, logra tolerar ese dolor, y por ende tiende a aguantar mas el proceso. Lo cual no dista de mucho de la parábola que podemos trazar entre lo público y lo privado. Una empresa no se permite perder el tiempo, como tampoco hacer de la prueba y error un método in eternum; puesto que existe una simbolización y valorización de los recursos, que el Estado no tiene respecto de lo público. Podemos inferir cierta lógica, ya que si bien se conceptualiza que lo público es de todos, siempre lo será desde un plano sospechosamente metafísico, toda vez que no se dan las consignas de sentido de pertenencia. El Estado somos todos, pero desde lo ideológico y mítico, no así en lo fáctico y terrenal. En cambio, en lo privado, no hay superposición de imágenes o signos: Lo mio, es mío.

Veremos como a partir de ahora, comenzaremos a previsualizar una etapa nunca antes vista, donde oficialistas migrarán al massismo, y a su vez dentro del arco opositor contemplaremos absortos, como fulanos se unen a sultanos, menganos se alejan de menganos, y otros que parecían profanos se convierten en romulanos. Sin importar que banderías, ideologías o versomancia reclamen para si, el pragmatismo habrá de mostrarnos una nueva Argentina, donde el cualunquismo, la indiferencia o su contracara el dogmatismo, pinten de surrealista un futuro que ya es hoy.

El kirchnerismo, podrá decir y gritar lo que quiera, pero el caudillismo sin su caudillo, desparece como tal, hasta tanto otro caudillo capitalice esa energía y masa. Y si ya sabemos que Cristina debe dejar su bastón de mando en el 2015, los algoritmos se hacen mas ceñidos, dejando solo dos alternativas: Que el kirchnerismo haga una alianza con Massa, para intentar vender la ilusión de continuidad, o que Cristina finalmente nombre a Scioli como su delfín, para que compita con Massa en el 2015. Otra posibilidad, es un certificado de fracaso electoral. Ningún gobernador o funcionario k, por fuera de los mencionados tiene   la menor posibilidad de  ganar una elección a nivel presidencial, luego del desgaste y deterioro que tiene la imagen del kirchnerismo en la sociedad argentina. Aunque quizás los kirchhneristas cegados por su tradición, decidan jugar con su suerte, lo cual dictaminaría su casi completa extinción.

Pero tampoco hay que descartar alianzas con el PRO, pues Macri en las presidenciales del 2015 jugará como comodín para los candidatos de alcance nacional. En lo personal, descreo por completo en la existencia de partidos políticos ortodoxos, por cuanto UNEN, el FAP y todas ls demás expresiones, tendrán  oportunidades en la medida que comprendan de una buena vez, que la elección de presidente es otra cosa, y que con las recientes recetas no alcanza. En ese sentido, de proponérselo Macri podría jugar con cualquiera de los players, que quedaron bien posicionados en los recientes comicios, porque tampoco hay ideologías diáfanas y bien delimitadas en la práctica, como para dictaminar su incompatibilidad. Si el transversalismo kirchnerista, pudo acumular semejante poder, siendo una verdadera bolsa de gatos, es porque la ortodoxia política desapareció por completo. Al agonismo posmarxista K,  le seguirá un progresismo socialdemócrata mas amorfo, al intervencionismo extremo le seguirá una impronta mas dúctil y flexible, y al pedido de mas Estado le seguirá el pedido de mas producción, practicidad e inteligencia.



Pero si el eje, ha de ser resuelto finalmente entre Scioli y Massa en el 2015, los demás habrán de asistir incrédulos a las urnas, a sabiendas del nuevo ganador. Dos años, son tiempo suficiente como  para impedir que un Urtubey, Uribarri o Juan Tenorio se diferencie de la ignotez de Insarraulde. Las masas necesitan de mucho tiempo de calidad comunicacional, para no repetir el error de estas elecciones. Cristina ya no es la misma Cristina, so rodeada de cuadros "conservadores" que son irrecuperables. Para el 2015, no habrá milagros, porque la serendipia como fenómeno, ya se dio a modo de anticipo en éstas elecciones. Ahora, todo está en manos de la célebre "lealtad peronista", la misma que se usará de bisagra para las típicas migraciones anticíclicas. Cristina lo sabe, los dirigentes lo saben, los sociólogos lo saben, los peronistas lo niegan - todo lo niegan.   


¿Cuáles son los derechos de la esperanza? ¿Puede edificarse un discurso sin vida, defender algo que ya no tiene alma,  negarlo todo y negarse una nueva oportunidad, asentir la nada como irreal?. Todo termina algún día, todo renace, todo se mueve, todo se aniquila, en una vorágine interminable de esos espíritus que no saben de lógica y racionalidad, de inmanencia y esencialidad.  ¿No es el opinar una acción afirmativa siempre en torno a la negación de la otredad, de un modo u otro, profanador de los propios mitos y abusos de los miedos, adulador de la autoridad, inconsciente suicida?.



¿Es acaso el fin o el inicio lo que nos mortifica o nos excita?. La esperanza se asociará nuevamente con la confianza, para que nuestros anhelos, deseos y mediocridades sean endosados con firma pasional, ante un nuevo caudillo que habrá de respaldar su palabra con  la misma solidez de la desidia, ignominia y oprobio,  es así, es necesario;  para que un nuevo ciclo de infamia cobre pulso, procure una vida mejor. Me dejaré morir, aguafiestas, para sumarme a las mayorías optimistas e ingenuas, en la convicción de que la confianza moverá nuevamente la economía, la esperanza hará lo propio con el hombre-masa, y  la amnesia, como siempre será quien dictamine la amnistía de todo cuánto se prometió y no se hizo, ni se hará. Y por las dudas, prometámonos justicia ante la corrupción en forma de indulgencia superior. Salutio.-


Share this article :

+ comentarios + 5 comentarios

Anónimo
29 de octubre de 2013, 8:30

Aplausos. Me encanta su estilo don Peralta, es strong, demoledor y profundo. Lo felicito y admiro. ArmandoLNOL

1 de noviembre de 2013, 8:58

No contar los cabritos antes que nazcan, decía mi madre.

Anónimo
2 de noviembre de 2013, 9:14

Los ensayos del licenciado peralta, tiene el don de enfurecer a los kirchneristas tanto como a los antikirchneristas, por suerte para mi y algunos mas, son pensamientos dignos de incorporar. Mis respetos al filósofo. MarioM

2 de noviembre de 2013, 10:09

¿Usted cree que en Movimiento Copia Oculta hacemos proselitismo?. Ojalá gane su partido, ideología y como quiera llamarlo, lo mismo que cualquier otro; so los problemas de nuestra sociedad son mucho mas profundo. Hoy quien gobierne no hace ninguna diferencia, pues los protagonistas son las sociedades y su materialismo histórico, algo que está mucho mas allá de sus pasiones y comprensión. Un respetuoso saludo y VIVA EL KIRCHNERISMO

Anónimo
1 de enero de 2014, 11:57

El problema de este tipo de filosofía, es que te produce rechazo de entrada, y plena aceptación a la salida, es decir cuando los hechos anunciados se empiezan a dar y concretar. Pero tiene razón el autor, ya no hay ideologías, cuanto menos en las acciones. Hablar al pedo, hablamos todos, pero que esa charlatanería se compadezca con la realidad es otra cosa. Los masones son cosa seria, y no por algo se ganaron la fama que tienen. Saludos al lic Peralta y felicitaciones. Tomas G.

Publicar un comentario en la entrada

 
Letras Opacas.org | |
Copyright © 2011. PERIODISMO DE ESCRITORES - All Rights Reserved
Template Created by Creating Website Published by Mas Template
Proudly powered by Blogger
Conseguir la ú…e Flash Player Blogger {{Usuario escritura-4}}