La estrella de cinco puntas y el número de oro | PERIODISMO DE ESCRITORES

La estrella de cinco puntas y el número de oro

domingo, 6 de octubre de 2013 5 comentarios

Escrito por Lic Ramón D. Peralta


He de contestar un par de mails que preguntan lo mismo: ¿Qué significa para usted la estrella de cinco puntas?. Y mi respuesta a priori es, nada. A no ser que la ponga en determinado contexto, y aunque sospecho adonde apunta el interrogante, deberé decir en desmedro de mi inteligencia, que el gnosticismo masón antiguo no significa per se, misticismo, esoterismo o superstición. No digo, es todo lo contrario, pero afirmo: no es eso, ni esto, ni lo otro. El hombre es el único animal que no necesita de simpleza para vivir, ergo demanda tras su paso, de nuevos, mas artificiales, y ridículos  problemas, para poder redimirse como ser, ante lo humano que somos. La capacidad innata del hombre para inventar problemas, donde ya existían soluciones, sirve para justificar la existencia del raciocinio. En otras palabras, inventar problemas está en la naturaleza del ser humano arrojado a éste mundo, para luego, con cada solución contingente, recrear nuevos problemas como secuela. Quizás de eso se trata la evolución, de una carrera alocada y frenética hacia al vacío. Porque nunca nada llenará al ser humano.  

Es pertinente destacar que la misión de Movimiento Copia Oculta, es desmitificar y compartir gran parte del cúmulo de conocimiento e información heredada de los grandes maestros y sabios, desde siglos atrás. No hay una masonería, hay muchas expresiones de masonería, y muchas de ellas incluso llegan a ser lo suficientemente antagónicas  como para ser rotuladas de enemigas. La masonería moderna, especulativa, científica, rosacrusista, martinista, cabalista, illuminati e incluso muchas logias de la francmasonería actual se diferencian unas de otras, tanto en lo conceptual, filosófico, teleológico, epistémico, ontológico como en lo formal (entre otros aspectos), y estas a su vez, no se parecen a la vieja masonería gnóstica de origen egipcio. 

Quiero aprovechar para hacer una importante aclaración, para nosotros el movimiento de Samael Aun Weor, autodefinidos como "gnósticos", es solo una expresión de secta religiosa, porque lejos está de circunscribir a la mas antigua y única expresión original de gnosticismo, quien tiene en el sistema iniciático de la Gran Orden, el fundamento donde apoya su  sincrético sistema filosófico, empírico, ontológico y científico, tan antiguo como secreto. Ni siquiera los consideramos neognosticismo, porque en realidad  su fundador, Víctor Manuel Gómez Rodríguez, colombiano, basó su formación excluyentemente con  el esoterismo, estudiando en varios grupos supersticiosos, como los rosacruces y teosóficos. 



De hecho, fundó en Bogotá de muy joven un grupo teosófico. Audacia y ambición, no le faltaban. Luego ingresa en la logia bogotana de la Fraternidad Rosacruz Antigua, fundada por el mexicano Arnoldo Krumm Heller (Huiracocha). En esta escuela esotérica pseudo gnóstica, aprende los primeros pasos de la iniciación rosacruz. Tómese en cuenta, el nivel de mesianismo y locura de éste personaje, que a los 37 años de edad, se autodeclaró: Samael, el Genio de Marte, ergo había encarnado en él, y desde ese día se hizo llamar "Samael Aun Weor", "Maitreya Buda" y el "avatar Kalki" de la Nueva Era de Acuario.  Y menos mal que no encontró mas simbologías esotéricas, porque la lista de títulos "heráldicos" mitológicos serían muchos mas. Este día es conmemorado todos los años en todos los lumisiales de estos apócrifos-gnósticos; como el advenimiento de Samael, mas allá de que el tipo haya estado preso por ejercer la medicina ilegalmente. 



Mire estimado lector, ante la pregunta ¿existen los antiguos gnósticos?, y la respuesta es SI, y existen sus logias, aunque pocas (tanto en oriente como occidente).  Las diferencias son mas que sutiles, por ejemplo:



1.- Mientras ellos salen a captar abiertamente nuevos feligreses, tal una acción pastoral, la Gran Orden solo promueve nuevos iniciáticos, seleccionando uno por Maestro en función de méritos académicos, intelectuales y gnoeológicos. Otro parámetro es la genealogía o herencia, no siempre aceptada. La Gran Orden es hermética (cerrada), las sectas pseudo gnósticas son abiertas e invasivas.



2.- Mientras los seguidores de Samael Aun Weor, solo adoctrinan y dogmatizan a su gente, la Gran Orden lucha contra toda expresión de dogmatismo, sumisión y sometimiento.



3.-Mientras estas sectas buscan lavarle el cerebro y contaminar el espíritu de los hombres, la Gran Orden tiene como misión primigenia formar líderes de cuerpo, mente, alma y espíritu. Personas de bien, ascetas, humildes, abnegadas, ilustradas, servidores de la gnosis, ergo la humanidad.



4.- Mientras los adoradores de Samael Aun Weor, solo mal leen sórdidos textos de libros como los de Eliphas Levi, Madame Blavatsky, Max Heindel, Rudolf Steiner, George Gurdyíef o Piotr Uspenski, la Gran Orden inculca desde el primer día el estudio profundo de todos los tratados filosóficos occidentales y orientales, del antes, del ahora y de siempre. No hay ciencia que sea excluida en el antiguo gnosticismo, como tampoco se prescinde de la teología, la metafísica y las disciplinas emergentes como la neurobiología,  neurociencia computacional, neurociencia cognitiva, neurociencia del comportamiento, la psiquiatría biológica, neurología y la neuropsicología, incluyendo la incipiente filosofía cuántica,  el arte, la música y toda otra expresión estética y humana. De hecho cada logia, tiene como patrimonio mas valioso, su biblioteca. 

5.- Mientras los miembros de éstas sectas son gentiles, la Gran Orden está integrada por graduados universitarios de distintas ramas del saber, estudio que jamás se detiene, razón por lo cual, es normal encontrar iniciáticos y maestros con varios títulos de grado, posgrados y doctorados, aunque la autodidaxia y la tutoría sea el método mas tradicional del gnóstico. 


Pero no quiero dedicarle mas tiempo del que realmente merece éste tema, pues hay suficiente información al respecto en Wikipedia e internet en general (ver Neo Gnosticismo). Solo agregaré, que la Gran Orden, junto con otras logias de la masonería moderna, son las usinas del pensamiento, donde se conciben las nuevas filosofías, ergo generador de contenidos y nuevos sistemas. 

Pero es verdad, cada grado tiene su por qué, y está en la capacidad de cada uno de nosotros en aprender, y en esto también hay diferencias. Hay hermanos con muy altos cocientes intelectuales o IQ, y a otros, que les lleva mas tiempo aprender el mismo tema. Los mas inteligentes y los que mas dedicación le ponen al estudio, son los que ascienden para ayudar a los miembros que están mas abajo en la escala cognoscitiva. Esto también explica, por qué hay que disponer de métodos y orden para poder aprehender, pues no todos estamos en condiciones de tomar los grandes desafío del conocimiento de entrada. 

Por ejemplo: a un niño de 6 años, no se le debe hacer leer la Odisea, la Eneida o la Divina Comedia, como tampoco a un anciano sin ilustración se le debe intentar enseñar a  programar con el lenguaje de los números binarios, cuando todavía no domina el "abc" del álgebra o la informática. Lo que intento decir, que no se le hace bien alguno a aquel que se le intenta enseñar algo que no está en condiciones temporales de entender, para luego discernir, falsear, constatar, comprobar, contemplar y registrar en la memoria, resortes éstos de la arquitectura cultural de ser en cuanto a su ser.     

Así es como aparecen las palabras: magia, dios, divino o metafísica en la antigüedad, significados que cambian según el significante, el contexto y el instante histórico donde nos hallamos. Es mas, dentro de la Gran Orden, según a quién se le pregunte por la "estrella de cinco puntas", diferirán las respuestas, porque los grados iniciales conocen lo que pueden y deben conocer, siendo los Grandes Maestros los mas próximos a la gnosis. Lo mismo que sucede, en cualquier universidad o ámbito de la cultura. Veremos como frecuentemente, encontramos definiciones o significados, que lindan o trasvasan el disparate o el delirio de algunos caprichosos profanadores de la imaginación.  



¿QUÉ CONOCEN LOS GRADOS INICIALES SOBRE LA ESTRELLA DE CINCO PUNTAS?



LAS TRES EXPLICACIONES QUE RECIBE UN MASÓN "G" INICIÁTICO 





El Pentagrama derecho representa la dominación del espíritu (la punta de arriba simbolizaría la cabeza del hombre) sobre los elementos de la Naturaleza (las cuatro puntas que quedan más abajo: tierra, agua, aire y fuego). En ella están marcadas las cinco extremidades del hombre, la cabeza arriba y los brazos y piernas abiertas (pentagrama pitagórico).

 PENTAGRAMA DE PITÁGORAS









La estrella flamígera, como simbolismo, tendría la manifestación central de la luz, centro místico y emblema de la divinidad. Este ícono en algunas logias modernas,  corresponde al grado de hermano y esta vinculado al número cinco y a Hermes. Sus cinco puntas forman la pentalfa de Pitágoras y constituirían los cinco puntos de perfección: fuerza, belleza, sabiduría, virtud y caridad.



La Estrella Flamígera lleva en medio la famosa "G", para la Gran Orden demarca el  espacio inmenso que tiene que recorrer todo  iniciático, en su  camino rumbo a la gnosis. Pero dejemos en claro éste punto, la Gran Orden del  antiguo Gnosticismo no es luciferina, ni siquiera es religiosa. En realidad resulta jocoso, ver la interpretación dogmática que le han dado los gentiles a algunas palabras, por ejemplo "luciferina", pero hoy no hablaré sobre éste tema.  A  algunos les perturba la palabra Dios, y a otros la palabra Lucifer, cuando hasta ahora científicamente se ha podido probar que son solo eso, palabras. Tampoco le quitemos mérito a la capacidad de autosugestión, condicionamiento e hipnotismo, que tiene el cerebro humano respecto de las representaciones simbólicas implícitas en el lenguaje y  la lingüística, pues las palabras conque nos comunicamos son anteriores al pensamiento del hoy. 








En internet, de así desearlo, uno se puede divertir mucho, incluyendo cosas interesantes como éste. 

"Según Eliphas Levi, masón de grado 33 y uno de los grandes ocultistas de la Orden, en su tratado: Dogma y Ritual de Alta Magia,  nos dice sobre el Pentagrama:

CAPITULO V EL PENTAGRAMA FLAMIGERO


Llegamos a la explicación y a la consagración del santo y misterioso pentagrama. Aquí, que el ignorante y el supersticioso cierren el libro; no verá más que tinieblas, y las tinieblas, sólo pueden escandalizar o asustar a esos espíritus. El pentagrama, llamado en las escuelas gnósticas la estrella flamígera, es el signo de la omnipotencia y de la autocracia intelectuales. Es la estrella de los magos; es el signo del Verbo hecho carne; y según la dirección de sus rayos, este símbolo absoluto en magia, representa el bien o el mal, el orden o el desorden, el cordero bendito de Ormuz y de San Juan, o el macho cabrío maldito de Mendés".
¿De qué Orden?...

La  cantidad de estupideces que encontré como explicación en torno a ésto, lejos de sorprenderme, solo ratifica el concepto que en lo personal tengo sobre el idealismo y el dogmatismo.

Luego, lo que sigue:

"Lucifer es, para los masones Illuminati o iluminados y gnósticos, el portador de la Luz, la estrella de la mañana, quien otorgó el conocimiento al ser humano proponiéndole comer la manzana (símbolo del conocimiento) para poder ser como Dios, nada que ver con Satán (aunque ellos mismos, en sus grados más elevados y sobre todo los Illuminati, lleven a cabo rituales satánicos para conseguir sus fines y utilicen métodos para doblegar a la humanidad sin que se de cuenta para poder conseguir por fin su anhelado Nuevo Orden Mundial, así que son ellos los primeros en contradecirse y señalar a Lucifer como Satán, adorándo por igual al ángel bueno portador de la Luz y del conocimiento” y a Satán)".

Hay gente muy ocurrente, y por cierto Hollywood ha contribuido mucho para ello. En primer lugar, y se que peco de aguafiesta, os diré que la única Orden Masónica genuina, que responde al eufemismo Illuminatti, correspondió a los Illuminati de Baviera,  Logia fundada el 1 de mayo 1776, quien al contrario de los clichés que pululan en la web, nacieron para oponerse a la superstición, los ritos esotéricos, la astrología, la influencia religiosa sobre la vida pública, los abusos de poder del Estado Vaticano, y para apoyar los derechos y la educación de la mujer y la igualdad de género, ergo fueron los padres del progresismo moderno. Fueron perseguidos y censurados, junto con otras sociedades secretas por el gobierno de Baviera, ante presiones de la Iglesia Católica Romana, y se disolvió muy pocos años después de la Revolución Francesa.  A posteriori, al igual con lo que hoy sucede con los impostores "gnósticos" de Samael Aun Weor, aparecieron varios grupos de imbéciles que pretendieron emular a los hermanos caídos en Francia durante la revolución, haciéndose para sí del nombre, prestigio, honor y  abolengo. 

Estimado lector, mas allá de la belleza del  misticismo y de lo entretenidos que son los libros de Don Brown, y en especial, las películas realizadas en base a su ficción, si usted se considera una persona inteligente, compartirá conmigo que hay mucha superchería y poca veracidad en éste nuevo subgénero literario. En síntesis, existen los gnósticos antiguos en muy aisladas,  secretas y pequeñas Logias, pero difícilmente podrá conocer alguna de sus "Casas de Luz" en su vida. Los Illuminatti, no existen, y lo que hay bajo ese mote,  juegan como imitadores o club de fans, lúdico accionar que tiene mucho de peligroso, en  la medida que esos cabezas de alcornoques se revisten de vetustas prácticas esotéricas, paganas, religiosas y ocultistas, mal aprendidas y peor entendidas. 


Hoy la Orden mas numerosa, poderosa y respetada, corresponde  a los Francmasones de origen ritual Escosés, Inglés, Alemán, Estadounidense, Español y Francés, pero que al igual que los Illuminatti de Baviera, no son necesariamente gnósticos.  De hecho, los verdaderos illuminattis, fueron seculares, aunque haya sido fundada por un jesuita,  Adam Weishaupt, el primer profesor laico de derecho canónico en la Universidad de Ingolstadt. Los Illuminattis de Baviera, copiaron del antiguo gnosticismo, el sincretismo filosófico, y fueron preeminentemente librepensadores (al igual que los gnósticos), sistema copiado por la masonería moderna en general.   


¿QUÉ CONOCEN LOS GRADOS SUPERIORES SOBRE LA ESTRELLA DE CINCO PUNTAS?



Mucho antes que los Pitagóricos, ya se conocía la estrella de cinco puntas. Sirio, estrella conocida en el Antiguo Egipto como Sopdet, Sothis o Sethis (en griego: Sothis), aparece ya en los primeros registros astronómicos, simbolizada por un perro, origen del ulterior nombre del Can Mayor. Durante la época del Imperio Medio de Egipto, el pueblo egipcio basaba su calendario en el orto heliaco de Sirio, esto es, el primer día en que se hace visible por occidente de madrugada justo antes de la salida del Sol, después de haberse alejado suficientemente del brillo del Sol. La importancia de este hecho reside en que marcaba el inicio de la temporada anual de crecida del río Nilo, antes del solsticio estival, después de una ausencia de setenta días en los cielos nocturnos. El jeroglífico de Sothis muestra una estrella de cinco puntas y un triángulo. Sothis era identificado con la gran diosa Isis, que formaba parte, junto a su esposo Osiris y su hijo Horus (cuyo ojo, es otro célebre ícono masón), de un triteísmo (Santa Trinidad), mientras que ese período de setenta días en los que Sirio no se veía en el cielo, simbolizaba el paso de Isis y Osiris por el duat, el inframundo egipcio. De un modo similar, para los chibchas de la actual Colombia, la salida heliaca de Sirio anunciaba el comienzo de la temporada de lluvias.



La ineludible relación entre Sirio y el calendario egipcio ha ocasionado que, con el tiempo, Sirio y el conocido como ciclo sotíaco (también sotiaco, sothiaco o sótico) se hayan convertido también en un importante elemento que ayude a determinar con mayor exactitud la cronología del Antiguo Egipto, puesto que los antiguos egipcios no utilizaron un único sistema para fechar. Por otra parte, este método no está exento de inconvenientes y ello ha conllevado la aparición de algunos detractores que prefieran recurrir a otros sistemas. El ciclo sotiaco es el periodo de 1461 años de 365 días exactos (del calendario egipcio, en el juliano son 1460 años de 365,25 días) que tarda la salida heliaca de Sirio en coincidir de nuevo con el comienzo del año nuevo, el primer día del mes Thoth (dios), des-coordinación que viene acarreada porque el año egipcio no coincidía con el sidéreo. Gracias a la conservación de algunos restos arqueológicos que hacen referencia al orto heliaco de Sirio y de los que se conoce a qué dinastía pertenecen, como una tabla de marfil del faraón Dyer, se puede fijar una referencia a partir de la cual datar los acontecimientos sucedidos en el Antiguo Egipto. Claro que los mismos conocimientos los encontramos en Babilonia, India, China, Palestina y en varias etnias amerindias. Pero hagamos un per saltum, para no hacer tan largo éste escrito y vayamos directamente a los griegos, mas precisamente a los pitagóricos.   






Los pitagóricos eran una organización griega de astrónomos, músicos, matemáticos y filósofos, que creían que todas las cosas son, en esencia, números. El grupo mantuvo en secreto el descubrimiento de los números irracionales, la leyenda cuenta que un miembro fue ahogado por no mantener el secreto.



El pentagrama (estrella de cinco puntas), también llamado pentáculo, pentalfa y pentángulo, es una estrella de cinco puntas dibujada con cinco trazos rectos, y fue un importante símbolo religioso usado por los pitagóricos, que lo denominaban salud. De hecho, los pitagóricos los usaban como símbolo secreto para identificarse entre ellos.



Conocido también por los antiguos mesopotámicos (sumerios), fue muy considerado por Pitágoras quien observó su relación con el N° Fi (Número de oro). Desde entonces se le dio un uso al mismo tiempo místico-mágico y otro científico; en la magia, el pentalfa o pentáculo con su punta hacia arriba suele significar al ser humano puesto en el universo.






De hecho, el astrónomo Johannes Kepler (1571-1630), desarrolló un modelo platónico del Sistema Solar utilizando los solidios platónicos, y se refirió al número áureo (o número de oro) en términos grandiosos



"La geometría tiene dos grandes tesoros: uno es el teorema de Pitágoras; el otro, la división de una línea entre el extremo y su proporcional. El primero lo podemos comparar a una medida de oro; el segundo lo debemos denominar una joya preciosa" (Kepler dixit)

El pensamiento pitagórico estaba dominado por la matemática, a la vez que era profundamente místico. En el área de la cosmología no hay acuerdo sobre si el mismo Pitágoras impartía enseñanzas, pero muchos eruditos creen que la idea pitagórica de la transmigración del alma es demasiado importante para haber sido añadida por un seguidor posterior a él. Por otra parte, es imposible determinar el origen de la doctrina pitagórica de la sustancia. Anaximandro sostuvo que la última sustancia de las cosas era " lo ilimitado" (Arché) . Un pupilo de Anaximandro, Anaxímenes (pneuma), contemporáneo de Pitágoras, dio una explicación de cómo "lo ilimitado" según Anaximandro, tomó forma por condensación y refracción. Por otra parte, la doctrina pitagórica dice que mediante la noción de límite, "lo ilimitado" toma forma.


Diógenes Laercio (hacia el 200 d.C.) cita el libro "Sucesiones de Filósofos" de Alejandro Polyhistor (100 a.C.). Según Diógenes, Alejandro tuvo acceso a un libro llamado "La memoria pitagórica" en su relato de cómo fue construida la cosmología pitagórica:

"...el principio de todas las cosas es la monada o unidad; de esta mónada nace la dualidad indefinida que sirve de sustrato material a la mónada, que es su causa; de la mónada y la dualidad indefinida surgen los números; de los números, puntos; de los puntos, líneas; de las líneas, figuras planas; de las figuras planas, cuerpos sólidos; de los cuerpos sólidos, cuerpos sensibles, cuyos componentes son cuatro: fuego, agua, tierra y aire; estos cuatro elementos se intercambian y se transforman totalmente el uno en el otro, combinándose para producir un universo animado, inteligente, esférico, con la tierra como su centro, y la tierra misma también es esférica y está habitada en su interior. También hay antípodas, y nuestro abajo es su arriba." 
Volvamos al presente por un instante, en Física Relativista, recibe la denominación de Superfuerza a la conjeturada fuerza superior que reuniría a las cuatro fuerzas fundamentales (gravedad, electromagnetismo, fuerza nuclear fuerte y fuerza nuclear débil), se considera con altísimas probabilidades que en el momento inicial del big bang, lo que había era una superfuerza, antes de crearse el espacio-tiempo, al generarse y diferenciarse el espacio y el tiempo, en instantes, la superfuerza se fue dividiendo en las cuatro fuerzas elementales actualmente existentes en el universo conocido. Lo mas interesante de éste punto, es que Pitágoras y algunos mas, sostuvieron y aun nadie los ha podido redimir, que en realidad son cinco las fuerzas fundamentales. Lo cual explica las nuevas hipótesis que se hallan en estudio en Física Relativista y Cuántica, aun en vías de comprobación. Sin duda, algo nos está faltando, pero ¿cómo sabían esto los antiguos pitagóricos?.

  

Trabajando en forma independiente, los científicos Salam y Weinberg propusieron en 1967-1968 una teoría, que ya se ha comprobado experimentalmente, por la cual podía unificarse la fuerza débil con la eléctromágnética; esta fuerza se denominó electrodébil.

Con la fuerza fuerte, parece que existe alguna posibilidad de unirla con la anterior; estas teorias se llaman GTU, Teorías de la Gran Unificación; pero todavía no hay pruebas que la avalen.



No obstante, la que sin duda es un hueso difícil de roer es la gravedad. Hasta que no pueda incluirse la gravedad, no se tendría una teoría única unificada que pueda describir el origen del Universo, y ciertamente que sobre la fuerza de gravedad cada día en que se avanza, aparecen mas dudas que certezas.



Pero abramos un breve paréntesis, para encuadrar filosóficamente nuestras dudas. La crítica al idealismo (cualquier tipo de idealización) que plantea Russell en los problemas de la filosofía, recurre precisamente a una distinción moderna: el acto y el objeto del conocimiento. Por poner un ejemplo, Descartes distinguía en su filosofía la cogitatio (actividad de pensar) y el cogitatum (contenido u objeto del pensamiento). Si extendemos ambos conceptos al terreno del conocimiento, podemos entender la crítica que plantea Russell: so podemos admitir que el acto de conocer requiere necesariamente de la implicación activa del sujeto. 



Sin embargo, el objeto conocido es la mayor parte de las veces externo al sujeto e independiente del mismo: la realidad no se puede conocer a la voluntad del sujeto y funciona según sus propias reglas. La presencia del sujeto en el proceso de conocimiento no puede llevarnos a absolutizar su posición dentro del mismo. Para Russell, la clave explicativa del conocimiento no puede identificarse con el sujeto ni tampoco con el objeto: sólo cuando se da una relación entre ambos se puede hablar de conocimiento. Si nuestra capacidad de conocer no se pone en contacto con un objeto de conocimiento, permanece inutilizada. El conocer humano se refiere siempre a algo, es intencional, y éste algo es la mayor parte de las veces externo. Enfatizando el papel del sujeto de conocimiento, el idealismo subjetiviza el conocimiento haciéndolo prácticamente imposible: ¿Cómo es posible hablar de conocimiento si cada uno puede tener el suyo propio? ¿existiría entonces una verdad compartida?.




Tal y como explica en Los problemas de la filosofía, Russell entiende que el conocimiento humano se divide en dos grandes grupos:

Conocimiento directo: excluye cualquier tipo de mediación de ningún tipo. Se trata por tanto de un conocimiento inmediato del objeto por parte del sujeto, sin necesidad de apelar a razonamientos, argumentaciones lógicas o ideas abstractas. A esta clase pertenecería el conocimiento de los sentidos, pero también el de algunas ideas abstractas o universales.


Conocimiento por referencia: es el que construimos a partir del conocimiento directo, sea aplicando nuestro razonamiento, argumentando, generalizando una experiencia empírica, etc.



El idealismo es inaceptable como propuesta teórica ya que no sirve para comprender el conocimiento directo ni tampoco el conocimiento por referencia. Vayamos por partes: si el conocimiento directo se concreta, por ejemplo, en los datos de los sentidos, necesitaremos un mundo exterior, una realidad que nos envíe esos datos. Lo mismo cabe decir respecto a los universales que según Russell conocemos de un modo directo: sólo llegamos a ellos a través de la experiencia de un mundo exterior. El sujeto solo no basta: es el mundo exterior el que está ordenado de una manera determinada que se me impone y que no puedo modificar a mi voluntad o "conocer" según mis necesidades o intereses. Por su parte, el conocimiento por referencia se refiere siempre al directo, por lo que poco podrá aportarnos el idealismo si queremos explicarlo de un modo completo. La validez de este conocimiento descansa, en último término, en una realidad ajena a mí gracias a la cual puedo contrastar lo que se me presenta como verdad.




En definitiva, cabe decir que el mejor resumen de la crítica russelliana al idealismo la podemos encontrar en su concepción de la verdad. En opinión de Russell, la verdad es una propiedad de las creencias que se da sólo cuando el hecho que es objeto de la creencia ocurre en la realidad. Así, la realidad es la piedra de toque a la verdad: el filósofo idealista puede creer lo que le venga en gana, pero su creencia no podrá nunca ser considerada como verdadera si no es confirmada por la realidad, que es independiente del sujeto que alberga la creencia.




Hecho los honores, sigamos con los pitagóricos, y el gigantesco legado que nos dejaron en las matemáticas,  encriptado en la estrella de cinco puntas, pentagrama. De todo lo maravilloso (para mí), lo mas maravilloso de ésta herencia fueron los Números Irracionales, sin cuya existencia, no tendríamos las matemáticas abstractas, o mas propiamente, la matemática cuántica. 


Los números irracionales,  representan puntos o subsegmentos de la recta real que no pueden escribirse mediante el cociente de dos enteros y se caracterizan por poseer infinitas cifras decimales no periódicas. El número irracional es un decimal infinito no periódico. En síntesis, toda expresión en números decimales es solo una aproximación en números racionales al número irracional referido, por ejemplo, el número racional 1,4142135 es solo una aproximación a 7 cifras decimales del número irracional raíz cuadrada de 2, el cual posee infinitas cifras decimales no periódicas.






De hecho, el "número de oro", representado por la letra griega φ (fi) (en minúscula) o Φ (fi) (en mayúscula), en honor al escultor griego Fidias, es el  número irracional por antonomasia. Recordemos que con Fi y Omega, los GPS y los satélites  establecen la ubicación exacta de dónde nos encontramos. También el número de oro, es basamento de la teoría de conjuntos, álef (, primera letra del alfabeto hebreo) es un signo empleado para referirse a ciertos números transfinitos que de hecho resultan ser números ordinales iniciales y por tanto números cardinales.



En análisis matemático aparecen frecuentemente álef 0 y álef 1, aunque pueden definirse números transfinitos arbitrariamente grandes más allá de estos dos. El cardinal álef 0 representa la cantidad de elementos de un conjunto infinito, del como, el de los números naturales, de hecho este cardinal es el número transfinito más pequeño. Georg Cantor que inauguró la teoría de conjuntos demostró que existían diferentes tipos de infinitos inconmensurables entre sí, y por tanto no todos los conjuntos infinitos eran equipotentes. De hecho, Cantor demostró que el conjunto de los números reales tenía "más elementos" que los números enteros (si bien ninguno de los dos conjuntos es finito, ambos diferían en su grado de "infinidad"). El número de elementos de la recta real se representó como álef o Aleph (cosa que Borges supo usar como alegoría en su cuento homónimo). 








El primero en hacer un estudio formal del número áureo fue Euclides (recordemos que Euclides no fue una persona, sino varias), quien lo definió de la siguiente manera: "Se dice que una recta ha sido cortada en extrema y media razón cuando la recta entera es al segmento mayor como el segmento mayor es al segmento menor."




No obstante, y a pesar de lo discutible de su conocimiento sobre el número áureo, Platón estudió el origen y la estructura del cosmos, cosa que intentó usando los "cinco sólidos platónicos", construidos y estudiados por Teeteto. En particular, combinó la idea de Empédocles sobre la existencia de cuatro elementos básicos de la materia, con la "teoría atómica" de Demócrito. Para Platón, cada uno de los sólidos correspondía a una de las partículas que conformaban cada uno de los elementos: la tierra estaba asociada al cubo, el fuego al tetraedro, el aire al octaedro, el agua al icosaedro, y finalmente el Universo como un todo, estaba asociado con el dodecaedro. Observen algo que vengo escribiendo con insistencia, hay muchas pruebas, como para concluir que los conocimientos o fundamentos de la matemática cuántica, ya estaban en conocimiento de los antiguos sabios y filósofos, pero ¿por qué sabían algo que hasta el día de hoy nos obnubila?.






No menos curioso resulta ver como el dodecaedro, poliedro de doce caras, convexo, o cóncavo, cuyas caras han de ser polígonos de once lados o menos. Si las doce caras del dodecaedro son pentágonos regulares, iguales entre sí, el dodecaedro es convexo y se denomina regular, siendo entonces uno de los llamados sólidos platónicos. Recientes investigaciones científicas han propuesto que el espacio dodecaédrico de Poincaré sería la forma del Universo, ergo en el año 2008 se estimó la orientación óptima del modelo en el cielo, mediante mediciones espectrales. Los pitagóricos no dejan de asombrarnos. 





La materialidad extensa consistiría en la cualidad de impenetrable de lo inextenso, la mónada, sin puertas ni ventanas; transmitida pasivamente a razón de sucesiones de movimientos que, junto con la percepción y la  intuición, integran el proceder activo. Ahora bien, la mónada no puede permanecer ubicada en lo que ella hipotéticamente genera, la extensión misma, antes del acto generador, acaecido en el tiempo. De manera que extensión y mónada coexisten casualmente y por creación intemporal, pese a vincularse de forma recíproca según las apariencias.



En resumen, se afirma que la materia es extensa, pero no sólo extensa. Está formada de mónadas inextensas. Luego ¿es extensa e inextensa? No, ya que la función de la mónada es constituir la materia, sin que pueda decirse que ésta sea nada en concreto. La clave es saltar de la afirmación "la materia es h o es b" a la negación rotunda: "la materia no es".




Llegando al final, veamos en que consiste la estrella de cinco puntas. En el pentagrama los segmentos coloreados del pentagrama poseen proporciones áureas.




El número áureo (o de oro) tiene un papel muy importante en los pentágonos regulares y en los pentagramas. Cada intersección de partes de un segmento que se intersecta con otro segmento en una razón áurea.



El pentagrama incluye diez triángulos isóceles: cinco acutángulos y cinco obtusángulos. En ambos, la razón de lado mayor y el menor es φ. Estos triángulos se conocen como los triángulos áureos. ¿Ahora entienden por qué el número 5 es tan importante para el gnosticismo?.






Teniendo en cuenta la gran simetría de este símbolo, se observa que dentro del pentágono interior es posible dibujar una nueva estrella, con una recursividad hasta el infinito. Del mismo modo, es posible dibujar un pentágono por el exterior, que sería a su vez el pentágono interior de una estrella más grande. Al medir la longitud total de una de las cinco líneas del pentáculo interior, resulta igual a la longitud de cualquiera de los brazos de la estrella mayor, o sea Φ. Por lo tanto, el número de veces en que aparece el número áureo en el pentagrama es infinito al añadir infinitos pentagramas. Imaginen cómo podría haber interpretado la plebe, estos conocimientos en aquellos tiempos, si aun hoy, quién no tiene estudios universitarios sobre matemática cuántica, carece de condiciones para poder comprender cabalmente estas "divinidades". En definitiva, la "Estrella de Cinco Puntas" para la antigua masonería gnóstica, solo significa un "conocimiento superior", no mas que eso. Hay muchísima información para compartir, pero lo dejaremos para sucesivos ensayos. Espero que haya sido de utilidad.  



Share this article :

+ comentarios + 5 comentarios

Anónimo
7 de octubre de 2013, 17:53

Excelente Lic Peralta, la verdad, este blog es una bendición para quienes no tienen la posibilidad de asirse de semejantes conocimientos. Saludos. ArmandoLNOL

Anónimo
24 de diciembre de 2013, 10:43

Saludo al Gran Maestre en estas fiestas. Gracias por tanto. Robespierre S.

Anónimo
27 de marzo de 2014, 13:30

Por lo que veo, la familia Peralta son los únicos miembros del movimiento "copia oculta". ¿O me equivoco?

27 de marzo de 2014, 15:03

Ni siquiera eso estimado/a anónimo/a. Saludos

Anónimo
10 de septiembre de 2016, 19:04

Gracias , me gustaria saber algo mas de los antiguos gnosticos

Publicar un comentario en la entrada

 
Letras Opacas.org | |
Copyright © 2011. PERIODISMO DE ESCRITORES - All Rights Reserved
Template Created by Creating Website Published by Mas Template
Proudly powered by Blogger
Conseguir la ú…e Flash Player Blogger {{Usuario escritura-4}}