Energías renovables argentinas; su presente y futuro | PERIODISMO DE ESCRITORES

Energías renovables argentinas; su presente y futuro

sábado, 7 de diciembre de 2013 0 comentarios

PLAN ESTRATÉGICO PARA EL ÁREA DE ENERGÍAS RENOVABLES DE ARGENTINA

DICTAMEN MERCADOTÉCNICO
 Primera parte

Escrito por Lic Ramón D. Peralta 



En el marco de estos "cambios" de estilo y quizás metodologías de gestión, me han solicitado que participe en calidad de asesor de uno de los organismo mas importantes que posee nuestro país en materia de políticas energéticas, lo cual me llena de orgullo y también de tribulaciones. Todo hace suponer que a partir de ahora, se intenta expandir el abordaje, tal vez, en pos de alimentar una cosmovisión que existió bajo los designios de la invisibilidad, hasta aquí y ahora. El trabajo consiste en imaginar, teorizar y proyectar los avatares de un área tan relevante como sanadora, me refiero al de "energías renovables", so todo en forma de un Plan Estratégico de Gestión, Supervisión, Contralor y Promoción, en base a una política de estado, que no ha estado en la mente de los políticos como causa sui. ¿Qué puede llegar a cambiar, sino se asume esto con madurez, responsabilidad y seriedad?,...pues nada, como de costumbre, no obstante haré mi mejor esfuerzo por contribuir con mi país, aun sin abjurar a una postura antidogmática que me mantiene y mantendrá enfrentado con toda expresión política que se sustente en la superstición, dogmacentrismo, agonismo y fetichismo. Llegó la hora de pensar, y enterrar todo idealismo. 

¿POR QUÉ TENEMOS SEMEJANTE CRISIS ENERGÉTICA?

Todo sería tan simplificador si pudiéramos aislar solo una causa, pero si podemos, no debemos, porque significaría continuar haciendo mas de lo mismo, y ciertamente lo mismo nos conduce en breve a una nueva y cíclica crisis y recesión. Porque  sin duda, ya estamos en la antesala de la anterior, hablo de crisis financiera. Y se habla de crisis financiera nacional, cuando no nos prestan, tenemos un consolidado déficit en la balanza de pagos, y cuando perdimos capacidad de pago. Es decir, que aun si nos prestaran, nuestra economía no podría hacer frente a esas nueva obligaciones, amén de las deudas públicas contingentes; dado que el déficit en la balanza de pagos, hoy financiada con emisión y exacciones al Anses, Pami y Banco Nación  y ciudadanos, nos conduciría a un escenario de inflación espiralada y el latente pero sempiterno default técnico.  

La falta de institucionalidad, respeto por el marco jurídico, o bien su completo aniquilamiento en materia de negocios, la corrupción, la idas y venidas, en forma de contradicciones, antinomias y favoritismo y/o discresionalidad política en nuestra microeconomía, sumado a una mala política monetarista y una peor política cambiaria, se traduce en desconfianza, incertidumbre y una magra expectativa racional. No obstante, lo peor de ésta política de subsidios a los servicios públicos y en particular, a la matriz energética en general; está representado por éste inexplicable capricho del gobierno de sodomizar la renta de éste sector. En otras palabras, la inversión no es algo que se deba pedir con palabras, sino que es la consecuencia natural de un negocio que se presenta como demandado por encima de la producción agregada, con proyecciones a futuro alentadoras, pero que por sobre todo; ofrece un semipleno vaticinio de una determinada rentabilidad. 

Los empresarios, son cazadores por antonomasia, quienes están permanentemente al acecho de promesas de rentabilidad o ganancias,  y que, una vez detectado su presa, no dudan un instante en salir a su caza e invertir. Por el contrario, cuando un sector ha perdido rentabilidad, ya sea por factores exógenos, endógenos, o por políticas dirigistas, no habrá nada en este mundo que condicione lo suficiente a ese cazador para que termine siendo la víctima. En el mundo de los negocios, solo los idealistas creen en el romanticismo del suicidio. 

Podemos comprobar esto de mil maneras, pero como elocuente ejemplo, basta con comparar como se comporta el sector agrícola respecto del industrial, y ni hablar si a estos lo cotejamos con la industria de la generación, transmisión y distribución de energía eléctrica. En síntesis, aun con el 35 % de retenciones, la soja sigue siendo la estrella fulgurante en la economía argentina, ergo la rentabilidad es la única soberana. 

A estas alturas, podemos concluir que el sector energético está en crisis, por la pésima política energética implementada, que se resume en una sórdida manipulación de la rentabilidad del sector , lo cual trae como consecuencia primaria, el retiro de nuevas inversiones.   Independientemente de lo que digan las consultoras privadas y el gobierno, la aceleración de la caída en las reservas del BCRA, hoy obedecen a  priori al déficit en la balanza de pagos.  Analizado más detenidamente; el momento preciso en que ocurre una crisis de balanza de pagos, es cuando el banco central comienza, justamente como ahora,  a agotar sus reservas, viéndose (en consecuencia) obligado a desistir de la paridad fija o semiflotante del tipo de cambio. El punto de partida es un déficit fiscal subyacente, con un tipo de cambio fijo o semifijo  que consume lentamente las reservas en poder del banco central. 


En estos casos, debido a que la cantidad de reservas es finita, la autoridad monetaria será incapaz de mantener fijo el tipo de cambio en forma permanente. Además, el público empieza a pronosticar el colapso y a tomar posiciones que de hecho contribuyen a evaporar aun mas las reservas internacionales. Por ejemplo, el público normalmente trata de convertir su moneda local en moneda extranjera, aunque sea por expectativas racionales o no , a fin de preservar su valor, cosa que se disparó hace dos años atrás con el cepo cambiario.   

Han habido muchas discusiones al respecto en las grandes logias, pero concordamos en: que todo proceso anticíclico comienza cuando se manifiesta una pronunciada disparidad entre la demanda agregada y la producción agregada, generadora ésta de una inflación que es desatendida, negada o redirigida por los gobiernos de turno, quienes lejos de mitigar el ciclo crítico, solo cambia el cronograma de su agenda. Para este tipo de crisis, la balanza de pagos, si bien suele estar equilibrada a nivel agregado, no tiene por que estarlo a nivel interno. Pueden existir y de hecho existen desequilibrios  entre las diferentes cuentas que afecten directamente a la economía de un país, cosa que se verifica como evidente en esta crisis.  


Así es como los saldos de los distintos componentes de la balanza de pagos (cuando se conocen en su realidad),  aportan información acerca de la situación de un país con respecto al exterior, con objeto de proporcionar fundamentación a su política económica o en su defecto, a los motivos de su fracaso.



Con este objeto, se toman determinadas partes de la balanza de pagos con contenido económico para interpretar su saldo, algunos de los más utilizados son:



Saldo comercial, la diferencia de valor entre las importaciones y exportaciones de bienes, nos dice hasta que punto las exportaciones financian las importaciones.



Saldo de bienes y servicios, es la diferencia de exportación y la importación de las correspondientes balanzas comercial y de servicios. La terciarización de algunas economías hace que sea necesario recurrir a este indicador.



Saldo de cuenta corriente, es la diferencia de ingresos y pagos de las balanzas comercial, de servicios, de renta, y de transferencias corrientes. Expresa si un país ha gastado o no más de lo que su capacidad de renta le permite, por lo que tiene que acudir bien a préstamos o a reducciones de activos en el exterior.



Cuando un país compra más de lo que vende tiene que financiar la diferencia con préstamos; por el contrario, si vende más de lo que compra, puede prestar a otros con el excedente generado. Este principio es una característica de la balanza comercial. Por este motivo, si existe un déficit en la balanza por cuenta corriente y en la de capital, tendremos que tener un superavit en la balanza financiera. Pero también, como el caso de Argentina hoy, puede darse el caso que el gasto del estado sea tan grande, que aun con superavit primario de su balanza comercial, se obtenga un déficit en la Balanza de Pagos.






El Banco central reduce sus reservas de divisas cuando la balanza de pagos presenta un déficit. Lo contrario sucedería si Argentina tuviera un superávit real.

Explicado con matemática financiera: 

Si definimos la balanza de pagos como:

Siendo  la balanza comercial,  las exportaciones,  las importaciones, y  los precios internacionales.

Una devaluación mejorará la balanza comercial únicamente sí:

Siendo la elasticidad de las exportaciones , y la de las importaciones , la inecuación puede expresarse así:

Si el saldo inicial es igual a cero, es decir , entonces:

El problema de éste gobierno es justamente su ideología, ya que como todo dogma siempre se jacta de "capacidad innovadora y distintiva" en desmedro del conocimiento científico. Las razones que explican la actual crisis financiera argentina se explican resumidamente con el teorema o condición de Marshall-Lerner, quien establece que:

"... asumiendo se lleve a cabo una devaluación de una divisa para que ésta tenga un impacto positivo en la balanza comercial, la suma de las elasticidades de precios de las importaciones y las exportaciones ha de ser, en valor absoluto, superior a 1."
Explicado de manera coloquial y sencilla: Una devaluación del tipo de cambio significa una reducción de los precios en las exportaciones y por lo tanto el aumento de su demanda externa, al mismo tiempo que los precios de las importaciones aumentarán y su demanda interna disminuirá. El efecto neto en la balanza comercial dependerá entonces en las elasticidades relativas de los precios, si los precios de los bienes exportados son elásticos su demanda experimentará un aumento proporcionalmente mayor a la disminución de los precios, y el total de los ingresos por exportaciones aumentarán en la balanza comercial. Si los bienes importados también son elásticos el ingreso total por importaciones decaerá. Ambas variaciones mejoraran el saldo de la balanza comercial.



Empíricamente, se ha demostrado que el consumo (o demanda) de los bienes tienden a ser inelástica en el corto plazo, ya que cambiar los patrones de consumo tarda cierto tiempo. Sigue que:  la condición de Marshall-Lerner no se cumple en ese corto plazo y una devaluación empeorará inicialmente la balanza comercial. A largo plazo los consumidores se ajustarían a los nuevos precios y el saldo de la balanza comercial mejoraría. Esto da origen a la curva J que vista en una gráfica con el tiempo en el eje de las abscisas y la balanza comercial en el eje de las ordenadas representaría el desplazamiento en forma de "J" que esta última tiene a lo largo del tiempo después de una devaluación del tipo de cambio. Esto es justamente lo que sucedió luego de que Duhalde y oh sorpresa, el mismo Capitanich decidieran devaluar el peso en el 2002, lo cual coadyuvó a re-encauzar la economía rumbo al proceso de recuperación ya conocido. 



PARA NO OLVIDAR

Lo que quiso hacer el gobierno hasta ahora, presa de su absurdo relato, y peor dogmatismo, es ir contra el postulado económico conocido como "La Trinidad Imposible" (también conocida como la Trinidad Irreconciliable, o el Triángulo de la Imposibilidad).

El Triángulo de la Imposibilidad  es un trilema de la economía internacional que sugiere que es imposible obtener al mismo tiempo los tres siguientes objetivos:

1.- Un tipo de cambio fijo.
2.- Libre movimiento de capitales (ausencia de controles de capital).
3.- Una política monetaria autónoma.

Es una hipótesis basada en el modelo IS-LM que ha sido ampliada para incluir un componente de la balanza de pagos, y que ha sido verificada empíricamente por gobiernos que han intentado perseguir simultáneamente los tres objetivos y siempre han fracasado en sus intentos.

Para resumir éste postulado, apelaré a Paul Krugman quién dijo:


"El punto es que no se puede tener todo: un país debe elegir dos de cada tres. Puede fijar su tipo de cambio sin debilitar a su banco central, pero sólo mediante el mantenimiento de controles sobre los flujos de capital (como el de hoy en China) puede permitir la libre movilidad de capitales manteniendo la autonomía monetaria, pero sólo a expensas de dejar que el tipo de cambio fluctúe (como Gran Bretaña - o Canadá), o puede optar por permitir el libre movimiento de capitales y estabilizar la moneda, pero sólo optando por el abandono de cualquier posibilidad de ajustar las tasas de interés para combatir la inflación o la recesión (como la Argentina de 2002)."

Los economistas Michael C. Burda y Charles Wyplosz ofrecen una ilustración de lo que puede suceder si un gobierno trata de perseguir los tres objetivos a la vez. Para empezar se plantea un país con un tipo de cambio fijo en equilibrio con respecto a los flujos de capital, así como una política monetaria que está alineada con el mercado internacional. Sin embargo, el país adopta una política monetaria expansiva para tratar de estimular su economía doméstica. Esto implica un aumento de la oferta monetaria y una caída de la tasa de interés interna disponible del país. Debido a que la tasa de interés disponible a nivel internacional ajustada por las diferencias entre las divisas no ha cambiado, los agentes del mercado son capaces de obtener ganancias vendiendo la moneda interna e invirtiendo en otra divisas en el exterior , ergo una forma de "carry trade".



Sin controles en el mercado de capital, los agentes actuarán en manada. El comercio implica la venta de la moneda interna obtenida a través de préstamos en el mercado de divisas con el fin de adquirir divisas y prestar en el extranjero,  esta tendencia hace que el precio de las divisas caiga debido a la súbita oferta adicional. Debido a que el país tiene un tipo de cambio fijo, el banco central frenará cualquier tendencia al debilitamiento de su moneda, vendiendo activos externos, - reservas internacionales -, por moneda nacional. En el proceso modifica la política monetaria, ya que deberá vender activos externos hasta que su oferta monetaria haya vuelto al punto inicial antes de la expansión, de forma que la política monetaria deja de ser autónoma e impide que la moneda interna se devalúe, verificando así el paradigma que comprueba la trinidad imposible ante una expansión monetaria.  Recuerden que una devaluación per se no mejora la economía de un país, sino va acompañada de un Plan General, el cual debe incluir indefectiblemente (entre otros aspectos) una reducción del gasto público y/o una mejor aplicación y re-asignación del mismo.  


¿POR QUÉ ARGENTINA NO ES COMPETITIVA?


Argentina, siempre fue un paÍs con problemas de competitividad, ya sea porque siempre estuvo administrado por incompetentes, o porque casi todo lo que producimos nos demanda mas tiempo que el resto de las naciones menos "slow". 


El tiempo en materia de producciÓn, se muestra orgulloso y petulante, como a sabiendas de su rol mesiánico, diabólico pero también redentor, dependiendo de como sea percibido por las "almas en pena" y de su propia impronta mesoscópica. No por nada, Cronos fue un "rock-star" para los antiguos helenos, así como Shivà los es para la divina tríada hinduísta, aun a costa de los occidentales cultores del rolex president. Y así es como Don Tiempo aun goza de ciertos atributos esotéricos en nuestra región, a no ser que hablemos de países del bloque "Socialismo latinoamericano siglo XXI", donde perder el tiempo ha desplazado al fútbol como deporte mas popular. 




La competitividad y la productividad son cara y seca de una moneda apócrifa, que vale solo por lo que se conceptualiza, y no en si misma, razón por lo cual, para algunos economistas será una cosa, y para otros, otra. Las ideologías políticas y económicas al igual que las religiones, en la práctica son precursores de dogmas, pero también de sus genéricos (al igual que los medicamentos). No obstante, hasta el mas ladino cabeza de alcornoque, aceptará a regañadientes, que el factor tiempo, mas que recurso, es una dimensión en si mismo, y es justamente el agujero de gusano que une el universo del empirismo con la metafísica.  Nada se puede totalizar como una unidad absolutista, sino metemos al tiempo como eje cartesiano, o si prefieren, como "teofanía cientifista". De entre los sabelotodo del cosmos, el tiempo siempre se quedará con la última palabra, ¡maldito patán!.

Argentina es un país que ha ido cambiando constantemente hasta convertirse en un círculo vicioso, donde no avanzamos, no retrocedemos,  ni tampoco perecemos inmóviles. Lo cual me lleva a reforzar mi fe, en que, en caso de desaparecer como nación, lo haremos como de costumbre, perdiendo todo el tiempo posible. En ese sentido y no en otro, es que según de qué año hablemos, mes, día y hora, Argentina se encontrará en lugares distintos del espectro econométrico. Incluso, las oscilaciones deben ser estudiadas por segmentos y nichos de negocios, porque si hay algo que destaca a nuestro país, es el dirigismo que en materia de microeconomìa nos estigmatiza, de lo macro, mejor no asustarse a priori. 

Dicho de manera coloquial, lo que hoy es negocio, mañana puede ser alcanzado por la furia del gobierno, que siempre se hace notar en forma de exacciones en la rentabilidad. El "bussines" mas glorioso del mundo, puede ser alcanzado por el largo brazo de la ley populista, convirtiendo cualquier "gallina de los huevos de oro" en un pajarraco estéril e inservible, como por arte de birlibirloque. Ojo, tampoco es  cuestión de exagerar, el manual del buen empresario argentino, dice en su prólogo que: "El primer reto de todo CEO es saber lograr pactos sólidos con el gobierno de turno, de tal manera que los negocios se tornen mas argentinos".


Cuando la jerga, se encarga de darle vida propia a los tópicos y epítetos del vulgo, es porque la realidad los respalda, tal como las reservas del BCRA lo hacen con la base monetaria circulante, no obstante hay eufemismos que tienen mas asidero que otros, asì como hay otros silogismos que parecen "entimemas de narnia". Pero si bien es exagerado decir que argentinizar un negocio; significa ganar mas que otros paises por el mismo producto, sin importar el tiempo, tampoco es descabellado inferir que acà los empresarios que andan con "caballo de comisario" suelen tener la vaca atada, aun sin ser demasiado "piolas". 

Los problemas empiezan a ser sustantivos, y los verbos protestar y polemizar, predicativos, ergo se ponen de moda nuevamente; cuando los ciclos económicos entran en sus faces recesivas. Llegada estas instancias, hasta los  segmentos mas protegidos empiezan a mostrar sus primeras sintomatologìas patológicas, y los mas expuestos, terminan eclosionando, para generar mas desempleo y malestar social. Son cosas que los argentinos experimentamos cada 10/12 años, con la precisión de un reloj suizo, pero que, a pesar de ello, no genera know how positivista alguno, pues nuestra amnesia colectiva reacciona mucho mas rápido que la memoria.   

Pero hay muchos componentes que entran en juego en estos análisis, que normalmente los fenicios - vendedores de textos economicistas y de marketing berretas - no tienen en cuenta, y que son, para paradoja de algunos y paradigmas de otros, quienes explican por qué ciertos  hechos suceden de tal o cual manera cìclica y los primeros le siguen a lo segundo, cual causaciòn humeana. 

Cuando hablamos de empresas industriales que producen bienes de cambio, siempre se hace hincapié en la tecnología  y la modenización de los sistemas productivos, y cuando lo hacemos sobre las empresas de servicios hablamos de "recursos humanos" y de capacitación. Claro que lo hacemos como quién habla desde un atril, sin siquiera animarnos a mimetizarnos entre los auscultados. La soberbia y la codicia, nunca se sintieron foráneas en Argentina, y por el contrario el hilo conductor de todo buen argentino, es el ego, manifestado en forma de una completa negación de la autocrítica, como asimismo de la realidad. Esto explica en parte, por qué el optimismo centrípeto se ha convertido en  el mas señero "cazabobo" del empresario tipo, (tipo los que se funden y reinician cada 10 años). 

Pero lo cierto es, que desde hace algunos años a esta parte, se pudo verificar como en ésta "década ganada", se dio un proceso infrarevolucionario, donde varios de los sesgos cognitivos y en particular una heurística socio-laboral de claro corte contracultural, ha ido evolucionando en nuestra sociedad, hasta llegar a estos estadíos dogmáticos, donde muchos asumen que tienen  derecho a ganar un sueldo digno sin trabajar, en "apoplegía" de otros que producen cada vez menos en la medida que exigen mas. El celebre latiguillo "fifty-fifty", reza como epitafio en la lápida de la póstuma competitividad argentina. Traducido en pugnas salariales, muchas veces justificadas, y otras no, pero que resultan secundarias a la hora de evaluar la productividad, toda vez que las reacciones de ciertos sindicatos ante la benevolencia empresarial, no se ven reflejado en mayores cotas de producción.




Hay casos emblemáticos, como la UOCRA (Unión Obrera de la Construcción), auténticos artistas del conflicto sin y con sentido, so siempre violentos y coercitivos. Tal es así, que muchas empresas prefieren traer trabajadores de Bolivia, Perú, Paraguay u otros países limítrofes para que las obras y construcciones puedan ser terminadas antes del fin del mundo. Porque es casi imposible cumplir con un Plan de Obra, ni sus tiempos previstos, con trabajadores argentinos de la construcción. Es triste afirmar esto, pero es real. Pero no es el único sindicato famoso por hacerle perder el tiempo de sus empleadores y clientes, muy a mi pesar. Ninguna maquinaria nueva de última generación, ni la teconología mas confiable y actual, aseguran niveles de productividad comparables con los países desarrollados, salvo honrosas excepciones; como puede ser el automotriz, el campo y algunos sectores de la agroindustria, entre pocas otras.  No solo estamos precariamente capacitados en términos generales, sino que además, al argentino promedio no le gusta "transpirar demasiado" . 


Tampoco tenemos medios de transporte decentes. Todo anda en camiones, por ende todo es mas caro. Los puertos no dan abasto, y también están entre los mas caros del mundo. La telefonía celular es una basura y los sistemas de comunicación por radio son un robo. Los trenes de carga son la mejor señal de la decadencia argentina, y los trenes de pasajeros un pasaporte al inframundo. Los piquetes son el pan nuestro de cada día, y llegamos tarde a todos lados, incluso a nuestros hogares. Nadie tiene noción de lo que es el orden, la disciplina, y lo "correcto",....¿se puede ser competitivo así?.


Filosofía Mercadotécnica para argentinos

PRIMER PROBLEMA ENCONTRADO EN LAS GRANDES EMPRESAS




Mas allá de las distintas clasificaciones que la Mercadotécnica Siglo XXI intenta asignarle a las empresas privadas, cada país; dada su personalidad, concibe para si y su estudio, divisiones que están claramente delineadas si uno se toma el trabajo de tan solo prestarle la debida atención. Así es como ademas de establecer roles y liderazgo, hacen falta determinar cómo es el comportamiento de tal o cual empresa ante las políticas intervencionistas del gobierno de turno. 


DISTINCIÓN SEGÚN SU MORALIDAD


En Argentina, tenemos empresas privadas, grandes, medianas y pequeñas, que no necesariamente se corresponden con sus empresarios. En otras palabras hay empresas grandes con empresarios pequeños, y empresas pequeñas en manos de grandes empresarios. Mas adelante comprenderán mejor estos silogismos. 


Pero ademas, independiente del talento y la capacidad para los negocios, y de si se tratan de empresas nacionales y extranjeras (ni de la composición de su orgánica o sus capitales), hay algo que he notado que marca notables distinciones y diferencias, y es aquella que conculca ética, moralidad, principios ergo imagen corporativa ante la sociedad. 


En el segmento de las empresas que venden productos y servicios de ingeniería, tecnología, máquinas y equipos para el sector de Energía e Infraestructura, hay claramente identificados tres tipologías empresariales (amén de las clásicas) :


CATEGORÍAS


A.- Las empresas de altos valores éticos: que no ofrecen ni aceptan dádivas, sobornos, contraprestaciones ni cóimas al/del Estado, en pos de mantener un alto prestigio institucional ergo preservar una atávica imagen de corporación seria, impoluta e imparcial. En la profunda convicción, de que a la larga, lo mejor es jugar con buenas artes, porque se sabe que los gobiernos pasan pero las empresas, cuando sólidas, quedan.


B.- Las empresas de medianos valores éticos o pragmáticas: son aquellas empresas que sin estar encuadradas como miembros del establishment peronista/kirchneristas (o gobierno de turno), actúan en ocasiones, solicitando favores prebendarios, concesiones, permisos o prestaciones a cambio de dinero, inversiones o aportes proselitistas. No han evolucionado exclusivamente a costa del gobierno, sea nacional, provincial o municipal, pero sin duda sus mejores negocios provienen de actividades lobbistas o de punción netamente política. Aunque muchas de ellas, son muy eficientes produciendo, ergo lo suficientemente competitivas como para sobrevivir a éste gobierno y los que vienen, otras enfrentarán serios problemas (los cuales ya se están viendo). 


C.- Las empresas de baja moralidad, que viven del favoritismo del gobierno de turno: Quizás la caracterización de éste subgrupo sea una obviedad o perogrullada, no obstante para que las generaciones futuras comprendan, son aquellas empresas que han manifestado un crecimiento económico desmedido, extraordinario y fuera de lo normalmente matemático, merced a tener sus propietarios vínculos directos y estrechos con las mas altas autoridades del país, normalmente, el mismo presidente de la nación, y en menor medida, gobernadores e intendentes. Muchos de ellos, han demostrado actuar como testaferros de las altas autoridades políticas de Argentina, aunque como de costumbre, los dogmáticos, fanáticos y militantes aun discutan su veracidad, por obvias, pero no admisibles razones. Muchas de estas empresas, suelen achicar sensiblemente sus estructuras o directamente desaparecer cuando hay recambio de partido en el poder. Muchas de ellas, nunca pudieron lograr montar orgánicas y equipos de trabajo competitivos, debido a que en ellas, el nepotismo es una prolongación de la idiosincracia partidaria, ergo se seleccionan amigos y parientes como único parámetro identitario de "excelencia" profesional. 



ALGUNAS OTRAS CARACTERÍSTICAS DEL GRUPO C (entre otras tantas)


A diferencia de las grandes corporaciones, éstas grandes empresas paraestatales, no se nutren de los mejores profesionales de cada área, salvo honrosas excepciones, sino que muchos de los altos puestos gerenciales, son ocupados por personas de "confianza", dada la naturaleza (dudosa licitud) de sus "acuerdos". Todas las licitaciones de las grandes obras públicas, han recaído desde el 2003 en un selecto staff de empresas, donde la piedra angular de su supuesta fortaleza, sin duda alguna, no recaen en su alta imagen corporativa, valor marca, especialización, know how y mucho menos en su competitividad 


Éstas empresas están, al igual que el gobierno de turno, entrando en su último "veranito", y como lo saben, ya comenzaron con un zafarrancho de defensa tan poco profesional, como los profesionales que las conducen. Muchas de ellas, solo apelan a hacer lo que mejor saben hacer, pactar con quienes tienen mejores posibilidades políticas pos 2015, me refiero al clásico Lobby preelectoralista, una institución dentro del peronismo. 


Muchas de ellas, han adquirido compañías de multimedios, dentro del marco de la política de estado de éste gobierno, pero que ante un inexorable relevo de Cristina Fernández de Kirchner, les provocará un sobre-esfuerzo financiero cuasi mortal, ya que ninguna de esas empresas de comunicación es rentable per sé. En algunos casos, eso ya está pasando. Hay otros segmentos de negocios, donde fueron literalmente obligados a comprar o invertir en empresas que son decididamente deficitarias, por un sinnúmero de motivos, que siempre se catalizan en lo político. Quizás otro día toque ese tema en detalle, pero hoy no sucederá.


INTRODUCCIÓN A LA FILOSOFÍA DE LA MERCADOTECNIA

OPORTUNIDADES DE NEGOCIOS QUE SOLO ALGUNOS PUEDEN VER
La mercadotecnia por mucho tiempo me pareció una vacua pero emotiva palabra, que solo tenía como objetivo cautivar a otarios, ansiosos e ingenuos prospectos de la nada, quienes aspiraban a encontrar luz donde las ciencias económicas clásicas parecían no llegar. Y a pesar de los denodados esfuerzos de Draker, Kotler o un Amstrong, solo llegué a creer en la mercadotecnia como "divinidad", no luego de que estudié filosofía, sino a posteriori de que llegué a amarla y hacerla carne. Entendí en algún punto, que lo que me molestaba era el ostentoso y petulante empirismo de una Mercadotecnia, que tiene mas de filosofía que de ontología y/o ciencia. Y si bien, es un conocimiento en movimiento, también es cierto que es un conocimiento vivo, y que como tal debe ser creativo y pensar por si mismo. 

La mercadotecnia del aquí y ahora, comporta una serie de impostores algoritmos, los cuales solo son útiles a los efectos edificar ésta suerte de darwinismo gnoseológico e intelectual, que hoy separa el mundo de los comunes del mundo de los iluministas.

No hay profesional que se pueda llamar a si mismo mercadólogo, si no estudió además de economía: filosofía, psicología, antropología, psicosociología, ciencia política y sociología, entre otras ciencias dentro del orden de la humanística. Es mucho sacrifico, ergo muchos años de estudio, para toparse con un país, donde "todos lo saben todo". 

Esto explica en gran medida, una de las grandes paradojas permenidesianas de los argentinos, quienes suelen fugar dinero en moneda fuerte fronteras afuera, para invertir luego ese dinero en acciones, valores y obligaciones negociables de empresas extranjeras que "se animan" a invertir en Argentina. Cosa que no se hace de manera directa "ni loco". Lo cual también hace de la historia económica argentina, una divertida novela de desencuentros, desconfianza, dislates y contradicciones, donde el patriotismo se disfrazó de fantasmagóricos espectros plagados de etéreos eufemismos irresolubles. Así es como los criollos no explotaban nuestras infinitas extensiones de tierras, los inmigrantes hicieron la "américa", y los ricos terratenientes jamás invirtieron en petroleo aun a sabiendas de que era el formidable negocio del futuro. 

Los argentinos nunca confiamos en nuestro país, y los hechos hablan con elocuencia por si mismo. Siempre las pioneras inversiones, sean del rubro que sea, estuvo en manos de empresarios foráneos o inmigrantes, excluyente. Y nada ha cambiado. Los empresarios argentinos solo invierten en "colocaciones seguras", ergo no hay ser mas conservador que un gran empresario argentino. Y si hubo emprendedores y osados empresarios en otrora, sus hijos y nietos se encargaron de sepultar esos "lúgubres" recuerdos, en pos de continuar haciendo lo mismo que hicieran ricos a esos ancestros "locos".

Así es como cuando se descubrió petroleo en Comodoro Rivadavia, tuvimos que depender de la inversión extranjera para su explotación, lo mismo que sucede ahora con la nueva YPF K, donde los amigos del poder se quedaron con sendas zonas para exploración y explotación, aun sin saber nada del tema, pero que de ninguna manera significa que ellos se involucren en el "desarrollista" rol de inversores,....porque esas "locuras" son para los extranjeros. Nosotros solo somos rentistas parasitarios. Sin embargo, los "patriotas" odian todo lo que signifique "por fuera de....(del dogma político)". Los negocios que ofrece Argentina son muchos y variados, pero que solo son perceptibles para el ojo de buen cubero. El empresariado argentino (en su mayoría), prefiere jugar de "banca", poniendo su propio crupier, y siempre con las cartas marcadas, porque de otra manera no se anima a competir. Esto explica la relación amor/odio con el proteccionismo y el dirigismo. En un país donde todo está regulado por el Estado, la política se convierte en el mejor de los negocios.


EL LENGUAJE DE LA MERCADOTECNIA 


El lenguaje de ésta filosofía, implica un diáfano desprendimiento parcial del sistema de comunicación estructurado por la lingüística y las palabras de cada idioma, para poner como preponderante las acciones visibles e irrefutables de los Estados y las personas, sean éstas físicas o jurídicas. Es decir, quitar los relatos y la liturgia del medio, para solo analizar lo que efectivamente se está haciendo, de donde parten esas acciones y hacia donde nos o los dirige. Las acciones también nos dicen quien es quien, por qué, y cuál es su potencial futuro, de existir uno. La mercadotecnia tiene como misión, escuchar esas ahogadas pero elocuentes voces de los mercados, donde todos individualmente saben lo que quieren, pero que puestos todos juntos y en contexto, adquieren a priori, alto grado de contradicción, absurdo y parcialidad. 


Los silogismos conque se manifiestan los mercados de consumo suelen hablarnos, en forma de contrarios supuestamente irreconciliables, en lozana manifestación de una también supuesta dialéctica economicista. Donde para cada tesis se le corresponde una antítesis que obra como antinomia de la primera, para indefectiblemente desembocar en una síntesis inconsustancial que luego se moverá en augurio de una nueva paradoja. 


10 de las máximas de la Mercadotécnia Filosófica


1.- Para cada situación de oportunidad y/o bonanza económica (tesis), se le enfrenta una antítesis, significante de peligro, advertencia ergo potencial problema, que se sintetizan en una posición conservadora ante una dimensión donde todos decidieron ser proactivos y seguir accionando inconscientes de los riegos. O bien, que se sepa de tales peligros a futuro, pero que se haya optado por ignorar por ahora esas señales.


2.- Para cada situación de crisis y/o recesión (tesis), se le corresponden claras señales de oportunidades de negocios donde invertir, desarrollarse y ganar dinero. Lo que se sintetiza en adoptar una posición proactiva, agresiva y emprendedora, en un marco donde la enorme mayoría de los empresarios han decidido retirarse del juego por miedo a pérdidas mayores o situaciones de potenciales quebrantos, o bien donde se vislumbra el repliegue de la actividad, viéndose como se liquidan los inventarios en la medida que mengua la inversión (propio de los ciclos Kitchin).


3.- No existe un ciclo económico igual a otro (Kitchin, Kuznet, Juglar, Kondratiev, etc), jamás duran lo mismo, no tienen la misma intensidad, no producen los mismos efectos, ni tienen las mismas estructuras internas. Quizás por ello sea tan dificultoso detectarlos y anticiparlos. Pero sin duda existen, y son quienes justifican el asesoramiento de un profesional especializado en Mercadotecnia o mercadólogo.


4.- Para cada medida restrictiva del gobierno, se le corresponde un nicho de negocio donde poder desarrollar nuevos negocios y ganar dinero. Es importante estar atento, y una vez depositada la confianza en su mercadólogo amigo, reaccionar con ímpetu y decisión. 


5.- Siempre las empresas encuentran el techo de crecimiento, antes que en factores económicos, financieros y patrimoniales, en el nivel de incompetencia de sus CEOs y empresarios. Cuando una empresa ha crecido mucho, entró en las "ligas mayores", pero manifiesta una patológica problemática en su competitividad, productividad, ergo resultados, es porque hay problemas de gestión y organización que no se han atendido convenientemente. Siempre estos problemas obedecen al Principio de Peter. En estos casos existen 3 soluciones:

  • Capacitar al CEO de la empresa, con un plan acorde a las nuevas exigencias
  • Cambiar al CEO por uno de comprobada idoneidad para el nuevo desafío
  • Contratar los servicios de un Consultor Mercadotécnico especializado

6.- La segmentación de los mercados, y por ende, el direccionamiento del mercadeo nunca se hace en virtud a una división previa, porque los mercados ya se hallan divididos de manera pseudo natural. Por lo tanto, la labor de un asesor mercadotécnico, no es el de dividir, sino todo lo contrario: detectar, analizar y agrupar.


7.- Mas allá de la supuesta creatividad volcada en las campañas publicitarias, y en general en los planes de marketing, aun presumiendo de una supuesta elección de los mercados objetivo, siempre son estos quienes nos eligen a nosotros. Las coincidencias serán festejadas, y la accidentología debe ser analizada nuevamente. Es obligación de todo CEO saber por qué no vende, por qué vende, a quién y por qué a ese, y no a otro. 


8.- Recuerde que la venta mas fácil, es siempre la primera. Para seguir vendiendo hace falta mucho mas que buenas intenciones y sórdidas expresiones de deseos. 


9.- En el mundo de los negocios, siempre hay segundas oportunidades, pero siempre son mas caras o costosas.


10.- Tenga en cuenta, que cuando hablamos de mercados, siempre nos referimos a seres humanos, que como usted o yo, piensan por si mismo, pero mas importante aun, sienten y se emocionan por si mismo, so posee, un alma y un espíritu, que por sobre toda cosificación metafísica, siempre los elevará como seres especiales y unigénitos. Ninguna receta economicista o marketinera puede reemplazar la eficiencia de los ortodoxos valores humanos. Respeta y ama a tus clientes como a ti mismo, que ellos lo sabrán agradecer y retribuir. Nunca olvides que nada es mas importante que el ser humano, ni siquiera tu codicia. Cada sociedad tiene su personalidad, por ende, su estudio mercadotécnico también debe ser distintivo y a medida.-

FIN DE LA PRIMERA PARTE

VER SEGUNDA PARTE: Plan de Energía renovable II parte
Share this article :

Publicar un comentario en la entrada

 
Letras Opacas.org | |
Copyright © 2011. PERIODISMO DE ESCRITORES - All Rights Reserved
Template Created by Creating Website Published by Mas Template
Proudly powered by Blogger
Conseguir la ú…e Flash Player Blogger {{Usuario escritura-4}}