¿Argentina acuerda con los fondos buitres sobre el límite de tiempo? | PERIODISMO DE ESCRITORES

¿Argentina acuerda con los fondos buitres sobre el límite de tiempo?

miércoles, 30 de julio de 2014 0 comentarios


No podía ser de otra manera: negociaciones a medianoche en Nueva York, con viajes de urgencia de ejecutivos de bancos argentinos a la meca financiera e implorando todas las partes para evitar un nuevo default de la Argentina hoy. En realidad, de poco importa si es por 24 o 48 horas el incumplimiento -quedará para los libros de historia económica-, lo que es relevante es que se salga del túnel. Y la reunión de los bancos argentinos agrupados en ADEBA que se anticipó ayer en trascendidos que llegaron a la City Porteña,  fue la que gatilló la posibilidad de que pueda haber una salida hasta ahora no explorada con la participación única del sector financiero local, al que luego se sumaron las entidades extranjeras.




La estructura de la "operación antidefault" se planteó de la siguiente manera: los bancos locales, con pesos, comprarían bonos argentinos en dólares, los cuales se entregarían a los acreedores, mayormente fondos buitre. A cambio, las entidades se quedarían con los viejos papeles en default (y el consecuente reclamo ante el juzgado de Thomas Griesa). Lo que de fondo quedaba claro, pero hay que mostrarlo y no sólo parecerlo, es que no había participación estatal en la operación. Esto porque si no se corría el riesgo de que se gatillara la cláusula RUFO, la ya célebre norma que impide al Gobierno hasta el próximo 31 de diciembre efectuar una mejor oferta o pago que lo ya realizado en los canjes de 2005 y 2010. En función de ello es que entrará en escena después SEDESA (Seguros de Depósitos SA), la que garantizará la operación y que pondrá una suerte de "piso" a la cotización de los papeles en manos de los bancos.






El monto clave rondaba anoche, según la confesión de banqueros cercanos a la transacción, los u$s 1.600 millones. Quien anoche viajaba a Nueva York a intentar cerrar el entendimiento era Sebastián Palla, ejecutivo del Banco Macro, de activa participación en el diseño de la "operación antidefault". Palla cuenta con el activo de haber integrado el equipo económico de Roberto Lavagna y que diseñara el canje de la deuda del 2005. Otros ejecutivos de bancos se hallaban ya de "casualidad" en Nueva York y, por ende, se sumaban a las reuniones de hoy, en las que participará el mediador Daniel Pollack.



Concretamente habrá un encuentro antes del mediodía hoy con ejecutivos de los fondos buitre en los que se buscará cerrar los detalles de la compra de sus viejos bonos en default y que cuentan ya con la conocida sentencia de pago a favor del juez Griesa.



Recuérdese que son u$s 7.000 millones en total en danza. Anoche ese punto a nadie le importaba. Y con razón. La estrategia de los bancos era la de ir avanzando gradualmente y, por ende, la urgencia era la de desactivar la bomba que iba a explotar hoy. De nuevo, si hay una demora de uno o dos días en la acreditación del pago a los tenedores de los Discount en dólares, no es relevante. La expectativa central está puesta en la reunión de hoy con los acreedores, quienes, tras ultimar detalles financieros, deben en teoría pedir al juez Griesa la imposición nuevamente del "stay" o medida cautelar que habilite la transferencia de la cuenta del Bank of New York Mellon en el BCRA a las cuentas de los tenedores de Discount en sus respectivas entidades. Esa es la carta a jugar hoy y que debería cerrarse dado que los acreedores ya han manifestado públicamente su disposición a recibir bonos en parte de pago por parte de la Argentina. Nada debería cambiar que sean los bancos los que efectúen ese desembolso.



La RUFO de fondo estaba siempre vigente en todo el diseño de la "operación antidefault". Por eso es que hasta el BCRA evitó ser partícipe de las negociaciones más allá de las consultas que obligatoriamente debieron efectuarse ante los montos involucrados en la transacción y el complejo mecanismo para que se concrete. En algún momento se llegó a pensar en que la ANSES podría luego recomprar los bonos a los bancos, pero el fantasma de la RUFO volvía a aparecer en escena por lo que se desactivaba la iniciativa. Quedará para la discusión si hoy si la negociación se puede saldar con pagos en cuotas con los buitres (anoche se habla de seis tramos de u$s 250 millones aproximadamente cada uno, siempre en bonos). Lo concretamente relevante es que se halló un mecanismo que permite evitar el tan temido default. Al límite, como siempre. Pero había que aguardar si antes no se producía una tregua entre Gobierno y buitres. Y si la cercanía de la fecha límite atemorizaba a alguna de las partes. No sucedió.






A continuación, el texto de la carta:



"Tenemos el agrado de dirigirnos a Sr. Presidente para informarle que los bancos abajo firmantes tienen la intención de adquirir bonos nacionales sujetos al Contrato de Agencia (Fiscal Agency Agreement) cuyos tenedores actuales no han participado del canje del año 2007 y que actualmente se encuentran en litigio bajo la causa "NML Capital Ltd. et al vs. Republic of Argentina" que tramita ante el Distrito Sur de Nueva York de la Corte de Distrito de los Estados Unidos de Norteamérica (a cargo del juez Griesa) y los derechos legales y judiciales inherentes a los mismos".


"En el entendimiento que esta operación resulta conveniente para los intereses nacionales, en general, y del sistema financiero en particular, solicitamos a ese Banco Central de la República Argentina que, a los fines de viabilizar la misma, admita que los activos y pasivos generados o derivados de la misma sean incorporados a los estados contables de los bancos sin que ello afecte el cumplimiento actual de sus relaciones técnicas ni el del resto de las regulaciones emitidas por ese Banco Central".


"También solicitamos que, en caso de ser necesario, se otorguen las autorizaciones en materia cambiaria que correspondan para viabilizar esta operación como así también se disponga que los activos que se reciban se valúen como mínimo a su costo de adquisición".


JP MORGAN SE SUMA A LAS NEGOCIACIONES CON LOS HOLDOUTS




Captura de pantalla con la nota de The Wall Street Journal sobre las negociaciones entre JP Morgan y los fondos buitre (31 de julio de 2014)


Los fondos buitres y los tres bancos extranjeros que buscan comprar el reclamo de los holdouts acercaron posiciones ayer y eliminaron buena parte de las trabas existentes. Quienes participan de las negociaciones son el Citibank, el JP Morgan y el HSBC. No se trata solamente del JP Morgan (está el argentino Martín Marrón por esta entidad) como se conociera a través de un artículo en The Wall Street Journal ayer, sino que, como sucede desde el inicio de las negociaciones, son ejecutivos de los tres bancos los que se mueven en conjunto (por el Citi está Juan Bruchou).

Desde el miércoles siempre estuvo en pie la posibilidad de acuerdo con privados y aportaron nuevos detalles. En primer lugar lo que se está definiendo es la compra de una parte del reclamo y no los u$s 1.650 millones ordenados por Griesa. Recuérdese que lo acordado en su momento con el plan de los bancos argentinos, era el 100% por u$s 1.400 millones. En este caso, la solución, siempre según la misma fuente, pasaría por un "porcentaje sustancialmente menor" pero suficiente como para pedir y reinstalar la medida cautelar o "stay" en el juzgado de Griesa, la que permitiría sacar a la Argentina del default.

Las negociaciones se hacen contrarreloj, dando que en paralelo se teme que se vayan acelerando los pagos de los bonos Discount o Par. Cabe señalar en esta cuestión que con el 25% de una serie, se puede pedir el 100% del valor residual del bono y que la Argentina tiene dos meses luego para frenar esa aceleración logrando el 50% o bien, pagando el papel en default, es decir los Discount que vencieron originalmente el 30 de junio.

"El tiempo no sobra para nada", confesó la fuente. Es que más allá de lo acordado con los buitres, en realidad se habla básicamente con Jay Newman de Elliot (el ejecutivo más importante de esa firma luego de Paul Singer), hay pasos que continúan tras la eventual firma. Fundamentalmente los bancos deben completar el sindicado y, por ello, distribuir el monto a pagar, una estimación podría estar en torno a los u$s 400 millones, entre otros participantes argentinos. Ayer Rogelio Frigerio del Banco Ciudad dejó abierta la posibilidad de que ADEBA, la agrupación que nuclea a los bancos de capitales argentinos, participe "en cualquier otro mecanismo que surja para darle una solución". Los dos meses de la aceleración ponen límites.

El gran interrogante en los mercados y de los negociadores que fueron surgiendo, era cómo recuperar lo invertido en la compra del reclamo. ¿Y si la Argentina después en enero no negocia nada? Si había un compromiso del gobierno se activaba la clásula RUFO. Y si no la hay, los bancos no pueden disponer de ese montos sin ningún tipo de cobertura. La aparente solución vendría simplemente por la compra de sólo un parte del reclamo pero suficiente como para volver a reponer el stay. Y esa parte del reclamo comprado se podría compensar con la ganancia obtenida de los papeles que ya tienen en cartera las entidades. El miércoles en plena euforia por el posible acuerdo, el riesgo país bajó 20%. Ayer subió 13% tras el default y no se disparó más porque había esperanzas en las gestiones de los tres bancos. Así, el gobierno sería simplemente un "voyeur" en la transacción. Fuentes oficiales consultadas decían desconocer totalmente lo que se estaba gestando en Nueva York. Empresas argentinas también se sumarían a la operación en la segunda etapa.

Las negociaciones se mantendrán hoy todo el día. Se extenderán más allá de la audiencia de Griesa con las partes en las que este tema estará fuera de discusión. Se trata de un arreglo "entre privados". 

5 de Agosto del 2014: para que estén al tanto de los corrillos del ámbito financiero que aun no salen en los diarios. Los bancos argentinos y un operador "secreto del gobierno", se reunieron con dos grupos inversores. Se presentaron dos propuestas diferentes, una encabezado por el JP Morgan, quién propone un esquema similar al acuerdo que llevó al arreglo con Repsol (Esquema simple), y la otra fue presentada por el Grupo que lidera la alemana Deutsche bank (propuestas bastante compleja). Según dijeron, el nexo tiene contacto directo con Kicillof y Fabrega, triangulado por bancos argentinos vía cancillería. Lo que me consta es que están trabajando en reuniones que pretenden ser secretas, pero que por lo visto no lo son en su acepción lato. Acá hablan de entre 15 días y un mes y medio de trabajo. El mercado se muestra ansioso y especulativo, es decir optimista en el mediano plazo y codiciosos en el corto. Las conclusiones están abiertas.

Share this article :

Publicar un comentario en la entrada

 
Letras Opacas.org | |
Copyright © 2011. PERIODISMO DE ESCRITORES - All Rights Reserved
Template Created by Creating Website Published by Mas Template
Proudly powered by Blogger
Conseguir la ú…e Flash Player Blogger {{Usuario escritura-4}}