Doble subsidio energético para el 2015. Riesgo Cammesa | PERIODISMO DE ESCRITORES

Doble subsidio energético para el 2015. Riesgo Cammesa

sábado, 27 de diciembre de 2014 0 comentarios


Escrito por Lic Ramón D. Peralta



INTRODUCCIÓN



Hace bastante tiempo ya, que me propuse encontrar soluciones a lo casi imposible. Y digo "casi", porque me quedó grabado a fuego, aquel consejo que tanto repitiera mi padre antes de morir: "Cuando te digan que algo es imposible, recuerda que ya hay alguien que lo hizo o lo está haciendo". Obviamente no siempre seguí su consejo, aunque mentiría sino digo en mi desmedro, que la tozudez no es algo teórico en mi precisamente (soy cabeza dura). Quizás haya aprendido a disfrutar mas del desafío y la lucha, que de los logros o los finales. Tal vez guarde correlato con nuestro insaciable espíritu libidinal, aquel que nos lleva a amar mas, las artes de conquista - como acción -, que la conquista en si misma, o lo que peor, la conquistada. Espero que mi esposa no lea esto, en serio. 



Como aspirante a mercadólogo profesional, suelo investigar y estudiar toda aquella información primaria y secundaria, que me lleve a descubrir los elementos finitos de cada sistema de gestión mercadotécnica, a fin de poder analizar las probabilidades de éxito y fracaso, de tal o cual iniciativa empresarial y/o económica. En Argentina, éste trabajo es insalubre, estresante y hasta desquiciante. El caos en éstas dimensiones, es extenuante. 



Hay planes que demandan varios meses, o incluso años: ¿Imaginan cómo puede llegar a resultar el trabajo de planificar algo que debe hacerse un año después, en un país como Argentina - "década ganada"?. Inténtelo, es ciencia ficción de buena manufactura. Es como subirse a una montaña rusa hecha con un acelerador y colisionador de hadrones. Los cambios son tan vertiginosos, que uno termina haciendo nada. Hoy el gran inversor en Argentina, es el propio Estado Nacional, mas los empresarios "amigos del estado". La ironía corre por cuenta del lector. 



Y no es que pretenda jugar de sabiondo o superdotado, - no lo soy -, pero trabajo en esto, buscando la utópica realidad, calificando riesgo, sopesando probabilidades, e imaginando los caminos formulables, aun en medio de un desierto intransitable. A diferencia de los economistas "todo terreno", cuando hago un dictamen o escribo una opinión técnica, significa que mis errores se traducirán en beneficios concretos ergo proyectos realizados felizmente, o todo lo contrario, una pérdida enorme de dinero. Así de simple, y debo estar permanentemente consciente de ello. Siempre me equivoco, soy un ser humano; y hablo de errores beneficiosos, porque a veces me equivoco para bien. El sarcasmo retrospectivo, el sentido de ubicuidad ante las propias limitaciones  y la autocrítica; son piedra angular en una buena persona. Un mercadólogo profesional, debe ser, ante todo, una buena persona. Por ende, no existen buenos mercadólogos que se caractericen por una exagerada ambición individualista. La codicia es nuestro peor enemigo. 






AUMENTA EL RIESGO CAMMESA

Cualquiera sea la metodología seleccionada para calificar el "riesgo cammesa", desde lo financiero, nos arrojará, casi con seguridad, los mismos indicadores. Claro que muchos me dirán: "Cammesa está atado a la calificación de riesgo país", y es verdad. Pero, como dice la jocosa y onírica Ley de Murphy: "No importa cuan mal estén las cosas, siempre te puede ir peor". Cammesa parecía que estaba en su peor condición, pero nos equivocamos. 

Muchos han sacado cuentas, para luego afirmar que con una cotización del petroleo por debajo   de los U$D 60,00/barril, el estado argentino se ahorraría entre U$D 2.000 y 2.500 millones anuales. Y muy posiblemente esos números estén bien calculados, lo que no está calculado es cuál será el comportamiento del petroleo de aquí en mas. Todo me hace suponer, que podríamos ver un petroleo a menos de U$D 50 durante el 2015. Con una producción en aumento, un déficit actual entre oferta y demanda de -2 millones de barriles diarios y una demanda en franca contracción, no veo por qué debo mostrarme optimista. No me pagan para ser optimista ni pesimista. 

Lo que algunos parecen no ver, es que esa baja en las importaciones de energía que puede llegar a ser aun mayor (alrededor de 3.200 millones de dolares), no significa un beneficio para el pueblo argentino, cuando mientras tanto, prevalecen por otro lado, subsidios que, ahora - peligrosamente -, combinan, los atávicos subsidios al consumo con los flamantes subsidios a las empresas petroleras productoras. 

Esto significa, que además de los problemas de paridad cambiaria que ya existen, las asimetrías en los precios relativos de bienes y servicios, sumado al aumento del valor del dolar estadounidense, la inflación y la devaluación generalizada de las demás monedas mundiales: generará un escenario, donde se agravarán sensiblemente nuestros problemas de competitividad y productividad. Pues a la problemática existente, fruto del encarecimiento en dolares de nuestros productos, se le sumará una energía que promete ser la mas cara del mundo.  En otras palabras, "ahorramos" (de pagar) solo 2.500 millones de dolares, cuando los demás países (si tuvieran una matriz energética igual a la nuestra), ahorran de pagar entre 9.000 y 10.000 millones de la misma moneda). Por la sencilla razón, de que, a partir del 1ª de Enero del 2015, subsidiaremos a las empresas petroleras, asegurándoles un barril de crudo a razón de U$D 77 WTI. ¿Cómo se financia esto?. 

Para los que creen que la energía barata es una realidad, les digo que en economía la magia no existe, todo se paga. Tanto nuestro déficit fiscal como el aumento de la presión impositiva para cada uno de los argentinos, - quien saltó del 27 % al 41 % -, se explican con los subsidios al consumo de energía. Los subsidios, son pagados por todos los argentinos mediante los impuestos y la inflación.  ¿Ustedes imaginan el impacto que provocará ésto en una economía que ya está en recesión?. ¿Alguien imaginó un modelo populista subsidiando a las principales empresas petroleras del mundo?. Ni en nuestra peor pesadilla, sin embargo es algo que está mas acá de lo real. 

Ya no tiene sentido que un PPA, forward o cualquier otro derivado financiero de Cammesa tenga avales y/o garantías del Estado Nacional, porque cualquier inversor intuye que; con un default selectivo, amenazas de generalizarlo ergo no acordar con los hold outs, alta inflación, altas tasas de interés, escasez de divisas, mas un dolar quieto (encarecimiento de nuestros productos), y fundamentalmente, sin que se visualice un Plan Anti-inflacionario y de Equilibrio en la balanza de pagos; el sistema Cammesa será calificado como: insostenible en el tiempo. No se trata de si, va o no estallar, sino de cuándo. 


DOBLE SUBSIDIO  A LA ENERGÍA

La idea surgió de discusiones entre Economía y ejecutivos de YPF, que conduce Miguel Galuccio. Kicillof y su equipo terminarán de definir los detalles en los próximos días. También están previstas reuniones entre funcionarios y empresarios (algunos ejecutivos aún no están del todo convencidos con la propuesta oficial) para avanzar en el tema.

Aunque será oneroso para el Estado, Economía parece haber hecho varias cuentas. Sucede que junto con la caída de los valores del petróleo en el mundo, también bajaron los combustibles que la Argentina importa, como el fuel-oil, el gas-oil y el gas natural licuado (GNL), que le reportarán al Gobierno un ahorro el año próximo. Una porción de él se destinará a estimular los planes de inversión de las petroleras públicas y privadas.

Economía copió el formato del subsidio al petróleo de un programa similar que utilizó para apuntalar la producción de gas, cuya importación es una de las responsables de los problemas cambiarios. El denominado "Plan Gas" se usa para premiar a las empresas que se comprometieron con el Gobierno a aumentar la producción. Les asegura un valor de 7,5 dólares por millón de BTU (la unidad de medida), muy por encima, por ejemplo, de lo que se paga hoy en Estados Unidos.

Hasta hace semanas, había partidas millonarias en el programa denominado Plan Gas, en la órbita de Economía. Ayer, el denominado "Programa de Planificación y Coordinación Estratégica del Plan Nacional de Inversiones Hidrocarburíferas", a través del cual ahora la cartera de Kicillof reúne los fondos para el sector petrolero, tenía un presupuesto de nada menos que 13.807,87 millones de pesos para subsidiar la actividad. Es un 93 por ciento más que los 7.155 millones de pesos que tenía el año pasado para las mismas tareas.

El subsidio a las petroleras tenderá a compensar la baja en el precio del barril que acordaron esta semana con el Gobierno. Para traducir en el mercado local la caída en el internacional, Economía acordó una reducción de US$ 7 por barril en el crudo doméstico.

El denominado Medanito, propio de Neuquén, cuesta ahora U$S 84, pero pasará a US$ 77 a partir del 1° de enero, mientras que el Escalante, de Chubut, sale US$ 67 y pasará a 60 dólares. En ambos casos, están por encima del precio mundial del crudo, que en su variedad WTI (la que se usa en Estados Unidos), alcanzó ayer los 54,73 dólares por barril, con una baja del 2 por ciento y está en los niveles más bajos en los últimos años

En los últimos 12 meses, los precios de los combustibles treparon cerca de un 60% en moneda local. La producción de petróleo disminuyó 1,6% en octubre pasado con respecto al mismo período del año anterior, mientras que en los últimos 12 meses acumula una baja de 1,1 por ciento. Es lo que intenta cambiar el Gobierno a través del nuevo subsidio al sector.

De todas maneras, el ejecutivo dejó un mensaje de tranquilidad para los inversores: YPF confía en preservar el mediano y largo plazo los precios en relación con el dólar, una variable que se define entre el Ministerio de Economía y el Banco Central antes que en la torre de Puerto Madero. Kicillof tomó nota de sus efectos sobre el mercado de combustibles en enero, luego de la devaluación del 20% que convalidó el Gobierno. ¿Será consciente Kicillof de lo que está haciendo?, quizás el exceso de confianza en si mismo, no sea en estos momentos una virtud en nuestro ministro de economía. Por cierto, en este contexto, lo peor que nos podría pasar, es que, los mercados internacionales de capitales y los organismos multilaterales de crédito nos presten dinero. Sería como echarle kerosene a una fogata. 

Durante el 2014, las petroleras hicieron una fuerte presión para trasladar la variación a los precios (las empresas que venden naftas y gasoil compran el crudo, su principal materia prima, en dólares, pero venden el producto final en pesos). El resultado: los aumentos se dividieron en varios meses, por lo que los combustibles subieron en casi todos los meses del año.

Aunque el Gobierno tiene el visto bueno de YPF para contener las eventuales subas en los combustibles, tiene menos consenso en el resto del mercado, que también integran Shell, Axion (que compró las estaciones Esso), Petrobras y Oil, entre otros. ¿Cómo jugará la inflación en éste contradictorio escenario?. ¿Seguirán las bajas de los precios del crudo en el mundo, mientras acá aumentan incluso en dólares?

Porque también nuestros precios internos crecieron en dólares. Según los balances de la petrolera estatal, entre julio y septiembre el precio del gasoil aumentó 3,4% en dólares en comparación con el mismo período del año anterior, mientras que las naftas treparon hasta un 10,6 por ciento, también en moneda dura, medidos ambos en dólares. Todo esto, mientras que el commodity petroleo bajó mas de un 50 % en menos de un año. ¿Seguiremos siempre a contramano del mundo?. Buen día.-


Share this article :

Publicar un comentario en la entrada

 
Letras Opacas.org | |
Copyright © 2011. PERIODISMO DE ESCRITORES - All Rights Reserved
Template Created by Creating Website Published by Mas Template
Proudly powered by Blogger
Conseguir la ú…e Flash Player Blogger {{Usuario escritura-4}}