Filosofía: Los límites humanos de la libertad de expresión | PERIODISMO DE ESCRITORES

Filosofía: Los límites humanos de la libertad de expresión

martes, 13 de enero de 2015 1 comentarios



Escrito por Lic Ramón D. Peralta

Preludio de lluvia en Buenos Aires, inmejorable oportunidad para escribir. Me quedó dando vueltas en la cabeza, algunos de los puntos mas álgidos que en estos momentos se debaten en los medios masivos de comunicación, tanto internacional como local. Y si bien, procuro abstenerme de opinar sobre algo que creo ignorar, pues como ya sabemos, lo aconsejable es esperar hasta que la humareda se disipe, - el asunto de Charlie Hebdo -, sigue expulsando partículas metafísicas que sin duda, resultan apetitosas para la filosofía. 


No pienso, se trate de minimizar las discusiones profanas, pero si de evitarlas, simplemente porque sabemos adonde conducen. La historia es rica en  ejemplaridad. La primer Guerra Mundial, estalló a partir del atentado terrorista (de Sarajevo) perpetrado  contra la vida del Archiduque de Austria - Francisco Fernando y su esposa -. Sin embargo, los instigadores y autores intelectuales del hecho, fueron conocidos luego del juicio acaecido durante los años 1916 y 1917. 

 
Gran parte de lo que se conoce sobre los asesinatos del archiduque y su esposa tuvo origen en la información obtenida en esos juicios. Incluso hay varios libros, que siguen poniendo en tela de juicio la veracidad de lo exteriorizado en dicho juicio. Es lógico que el juicio haya ratificado las sospechas iniciales, porque sino ¿cómo justificar una guerra mundial que ya había comenzado tres años antes?....disolver los argumentos de la guerra era simplemente inadmisible. 


Mas recientemente, pudimos comprobar que en Irak no había "armas de destrucción masiva", alentando en el camino serias sospechas sobre la veracidad del relato oficial sobre el atentado a las Torres Gemelas. Sin embargo, y he aquí lo espeluznante, la invasión a Irak fue real, tan real como las decenas de miles que murieron. Ejemplos sobran, solo hace falta vocación dramática e inquisitiva. 




Y es curioso, porque tanto Al Qaeda como su otrora sucursal en Irak: ahora denominada ISIS, son un invento de los servicios de inteligencia estadounidense, que hoy siguen siendo financiados por Arabia Saudita y socios.

El año pasado EL o ISIS, corta sus lazos con Al Qaeda, para constituir su actual Estado Islámico que ocupa parte de Irak y Siria. ¿Y quiénes conforman estas elite fundamentalista?, justamente los suníes, en su mayoría, ex tropas de Saddam Hussein.Todo esto parece inocuo, sino fuera porque hay demasiadas "coincidencias" para un contexto donde la crisis del petroleo afecta medularmente a Rusia e Irán. 


Y es muy curioso, porque dos días antes del atentado de marras, el presidente de Francia ante un medio radial alemán, había sostenido que el bloqueo a Rusia, perjudicaba los intereses no solo de Francia sino de toda la Comunidad Europea.

Es decir, que causalidad o no, el atentado a Charlie Hebdo desvaneció todo intento de los europeos de apartarse del alineamiento con los EE.UU., aun a sabiendas del costo político y económico que esto le provoca. Hay muchos signos de interrogación para despejar en el futuro.

Preguntarse ¿quiénes son los beneficiados con estos eventos?, es una primitiva pero eficiente manera de comenzar a dilucidar algo de veracidad en todo esto. Pero dejemos estas "teorías conspirativas" para los especialistas, y vayamos por algo que, quizás en conjunto, si podamos hacer - filosofar.

  
Pocas cosas han despertado mas interés para la filosofía, que el estudio, contemplación y análisis del ser en cuanto a su propia existencia y percepción de la libertad.

La igualdad sobrevino como una constelación nocional lejana que circundaba otro de los abstractos símbolos del lenguaje humano: la justicia. Es decir, que entre la ilusión de libertad y  la racionalización consciente de la igualdad existe una versión aggiornada y forzada de la justicia, como entidad catalizadora. 


Para sostener la libertad, el hombre arremete con una serie de fundamentos sublimes y panteístas, en procura de alinear la divinidad con la necesidad humana de que nos asista una naturaleza que nos contenga y explique. Y aunque la cárcel preceda la existencia, nuestra mente no se permite a si mismo una prórroga o enmienda que ignore tal ilusoria convención.

Proscribir la libertad a un cuadro de mera subliminación nos está vedado por nuestra cultura occidental. Necesitamos creer que somos libres, no solo de actuar, sino también de pensar. Quién mas resiente éste neurótico anhelo, es la metafísica del lenguaje, sin cuyo fantasma, yo mismo me vería condicionado para estar escribiendo esto, en estos momentos. 




Y aunque nacemos esclavos de éste planeta, de un país, de una provincia, de una ciudad, de un barrio, de nuestra familia, de nuestra cultura, de nuestra situación económica (...), de nuestro lenguaje; persistimos en la idea de ser en libertad. Por ende, la libertad es la patria de la utopía. 


En cambio la "igualdad" como metáfora de todo aquello humano, que "debe ser" en  una sociedad equilibrada, hace pívot  en la noción de "necesidad"  inventada en torno al concepto de justicia.

Ya que evidentemente, ningún ser humano es "en sí", igual a otro, ya que el ser según su ser, se hace "para si", ergo hace de su vida algo único y original. Hecho a imagen y semejanza en la divinidad de uno mismo. Si bien aun no conocemos de manera fidedigna las leyes de la naturaleza, hay suficiente consenso en la comunidad filosófica del aquí y ahora, como para insinuar que, efectiva, desde una acepción lato, no hay un hombre igual a otro. 


Entonces bien, esa "igualdad" vale no ya como utopía, sino como un redentor camino del alma y el espíritu. Porque éste tipo de igualdad política, además de prescindir de la teoría del conocimiento y de las inasibles leyes naturales, se pergeña en enlaces solidarios que tiene como fin ulterior, conducirnos a aquello que es "justo".

En otras palabras, es una justicia que se sustenta en la indiferencia a las desigualdades humanas naturales, y que, por ende solo sobrevive en base a la férrea voluntad de la conciencia del hombre. Nada en el universo es igual a otra nada, y el todo siempre necesita del prisma focal intelectual del ser humano y su cultura. La igualdad, es un invento netamente humano. 




El tema de la metáfora con su necesidad de prospectar "ilusión" o "simulación" tiene que ver con la teoría del conocimiento en Nietzsche y con el verdadero contenido de la categoría narración. Nietzsche, provocativamente, como hemos visto más arriba, nos recuerda la gran paradoja: el engaño y la falsificación son necesarias para la vida humana.


Quizás por ello, ante el caso Charlie Hebdo, se haya exagerado tanto la presentación simbólica de la libertad, como así se haya exagerado tanto la representación masiva de tres terroristas, aun a pesar de las muchas declaraciones des-marcatorias del pueblo musulmán en general. Entonces ¿Por qué se insiste en barrer con todo el combo de fetiches malignos envasados?.

Mis sospechas pasan por percibir cierto tipo de recurrente causación humeana, donde siempre hubo un primero que le siguió a un segundo acto. Recuerden que siempre las utopías, para que puedan vivir en éste mundo, deben ser refrendadas por intereses mundanales, ergo económicos que tienen el don de anestesiar al mismo miedo. 


El miedo es una interrupción súbita del proceso de racionalización. Lo primero que nos sucede cuando sentimos miedo es que perdemos la capacidad de racionalizar una situación cualquiera. Pero ¿es necesario este uso cuando no sabemos lo que está sucediendo?

Generalmente, cuando sucede algo, generamos un prejuicio, pensamos una especie de fantasía mental, muchas veces sin saber exactamente lo que está sucediendo. Esta fantasía puede acarrear consecuencias muy graves. Si estamos en una situación de peligro y sucede algo que desconocemos, es mejor no dogmatizar.




Es fácil observar cómo en una situación de peligro muchas personas hacen justamente lo que no deberían hacer. ¿Por qué? Porque piensan sin saber lo que está sucediendo. Si alguien va en coche, entra en una curva con exceso de velocidad y piensa, lo primero que hace es frenar. Entonces es justamente cuando causa su desgracia, pues es ahí donde reside el peligro: frenar bruscamente en una curva yendo a alta velocidad.

El miedo tiene la capacidad de evitar que hagamos algo racionalmente coherente. Crea una situación de bloqueo para cualquier proceso mental. Y éste miedo, ratifica el triunfo del terrorismo como metodología política, ya que hoy, todos somos en el miedo.


En cambio el Efecto Bandwagon, también conocido como el efecto de arrastre, "efecto de la moda" o de "subirse al carro" está relacionado estrechamente al oportunismo, so es la observación que a menudo las personas hacen y creen sobre ciertas cosas, fundándose en el hecho de que muchas otras personas hacen y creen en esas mismas cosas. 

El efecto es peyorativamente llamado comportamiento gregario, particularmente cuando es aplicado a los adolescentes. Las personas tienden a seguir a la multitud sin examinar los méritos de una cosa en particular. El efecto Bandwagon es la razón del éxito del Argumentum ad populum.


En sociología, el pánico moral es una reacción de un grupo de personas basada en la percepción falsa o exagerada de algún comportamiento cultural o de grupo, frecuentemente de un grupo mayoritario o de una subcultura, como peligrosamente desviado y que representa una amenaza para la sociedad toda.

El término fue acuñado por el sociólogo Stanley Cohen en su libro "Folk Devils and Moral Panics" en 1972, donde lo define como un episodio, condición, persona o grupo de personas que han sido definidos como una amenaza para los valores e intereses de la sociedad.

Son producto de controversias que producen argumentos y tensión social o que no son fácilmente discutidos dado que algunos de estos pánicos morales son tabú para mucha gente. Los problemas generados por Charlie Hebdo, es un asunto de los franceses. Pues les deseo mucha suerte.




Ayer escuchaba a un periodista de C5N, insistir en que esto fue un ataque a la "Libertad de Expresión", aun a pesar de que los panelistas invitados insistían en que lo de Charlie Hebdo era una violación del límite.

Y acá es justamente donde hace inflexión el debate, puesto que si la libertad de expresión carece de límites, entonces, deberíamos asumir al homicidio de esas doce o mas personas, como otro acto de "libertad de expresión" (de la contraparte). ¿Cuál es la doctrina o canon del límite a la libertad de expresión?, porque si ya supimos imponernos un límite en la invención a voluntad: la "igualdad", es porque sabemos o conocemos de las aplicaciones pragmáticas de otra hermosa y vapuleada abstracción: el respeto.

 
Y por esto mismo tiene que ver todo lo que llevamos dicho en anteriores ensayos, con el tema del simulacro que Nietzsche nos invitó a usar y que Deleuze estudia magníficamente al presentar el "eterno retorno" y la "voluntad" nietzscheana.


La empresa de pensar lo irracional la ha emprendido Deleuze manteniendo así, como se ha llamado, un "pensamiento nómada". Al mismo tiempo, la reflexión de Deleuze ofrece un lenguaje y unas ocurrencias en este mismo campo de la narración que habrá que recibir con cuidado.


En el prefacio a su libro "Diferencia y repetición" que fue su tesis doctoral, Deleuze esboza su proyecto: "queremos pensar la diferencia misma, y la relación de lo diferente con lo diferente, independientemente de las formas de representación que la conducen a lo mismo y la hacen pasar por lo negativo". El mundo moderno es para Deleuze el mundo de los simulacros y comparto plenamente éste punto.




Foucault, que ha leído éste texto con detenimiento, afirma que se necesita un pensamiento afirmativo que diga sí a la divergencia y a la multiplicidad y cuyo instrumento sea la disyunción. Se trata de un pensamiento que oponga multiplicidad a unidad, heterogeneidad y dispersión a - homogenización y totalización unificadoras.

En el teatro de la representación filosófica, para Platón el modelo es lo "mismo" y la copia "lo semejante". El mundo de la representación es entonces el mundo de la identidad, de lo mismo. Es un mundo en el que imágenes y semejanzas se someten a la identidad pura del modelo respecto al "original".


Deleuze presenta la voluntad nietzscheana de "inversión del platonismo", que es una disolución del mundo de la representación y liquidación del principio de identidad. Se restituye el simulacro que había sido relegado por Platón a la condición de copia degradada. En esta tarea de inversión del platonismo, que para Deleuze es la tarea de la filosofía moderna, se encuentra en compañía de Nietzsche y de los amigos de Nietzsche: Maurice Blanchot, Pierre Klossowski, Michel Foucault, y Gilles Deleuze. 


La inversión del platonismo consiste en la restitución del simulacro, relegado por Platón a copia degradada (iconos, semejanzas). El simulacro tiene la fuerza de negar tanto el original como la copia, como su reproducción. La apología de la libertad ante el caso de Charlie Hebdo, es en si mismo la degradación de toda cuanta libertad de expresión idealizábamos. 




La "muerte de Dios" para Klossowski no es sino la muerte de la garantía sustancial de la "identidad del yo". Al mismo tiempo que Dios muere, el yo se disipa y se disuelve. Blanchot contribuye a precisar las características del aforismo, en su análisis de la escritura fragmentaria de Nietzsche.

Según Deleuze, la distinción del modelo y la copia se hace para fundar y aplicar la distición de los iconos y los simulacros. La noción de modelo interviene no tanto para oponerla al mundo de las imágenes en general, sino para establecer la diferencia entre ellas, para seleccionar las buenas de las malas imágenes. Por eso, para él, todo el platonismo se construye sobre la voluntad de rechazo al simulacro.


Por esto, no es posible concebir lo que es justo, al margen de la mímesis de ésta esencia o idea de justicia. En otras palabras, no es posible concebirlo sino a partir de la verdad propia enlazado al modelo de justicia. Lo verdadero y lo justo se encuentran así indisociablemente ligados.


Y es el carácter legitimador, de selección y exclusión que Platón asigna a la verdad lo que convierte, de acuerdo con Nietzsche, a la voluntad de verdad en voluntad de poder, y así comienza la inversión del platonismo.


El respeto por la vida del prójimo, es inmanente al sentido de igualdad que hemos consensuado como colectivo imaginario. Entonces, tal como si se tratare de un Programa de Cálculos por Elementos Finitos (normalmente utilizado en los materiales compuestos), habremos de tener la prudencia e inteligencia, de separar cada  "molécula" de éste corpus discursivo, para analizarlos de manera separada y en particular, para luego poder rearmar algo que hasta ahora claramente no funciona.

El error se halla en alguna de esas "piezas", y es justamente el concepto de justicia y libertad, lo que, en el caso de Charlie Hebdo, nos está fallando. 




La libertad de expresión, así como cualquier otra entelequia abstracta y referencial, no existe por si misma patrocinada por leyes de la naturaleza. No goza del absoluto como abolengo, no puede desafiarnos como si fuera un Dios mas, o un poder omnímodo ergo fuera de todo control del ser humano.

La libertad de expresión, encuentra sus límites naturales cuando otro ser humano repara en el espacio de libertad que ha perdido, en pos de tolerar ese accionar injusto y arbitrario. 


Son límites que no están reglamentados, mas allá de la buena cultura, conciencia y moral de los occidentales que tanto bregamos por la libertad. Son límites que uno mismo se impone, incluso en la labor literaria. No puedo imaginarme para mi mismo, ningún tácito derecho que me permita ofender a uno solo se mis lectores.

Uno puede combatir todo, sin límites ni parámetros morales, éticos o humanos. Eso significa, que de no reconocer límites, me inhibo de poder exigirle límites al universo. Puedo victimizarme, pero eso no se salva de mi mismo. 


Porque el peor enemigo de Charlie Hebdo, es Charlie Hebdo, es decir esa actitud también fundamentalista que lo lleva a asumir que la "libertad de expresión" no tiene limites y que, como tal, es gratuita. El límite de Charlie Hebdo, es la injusticia, la agresión desmedida, la profanación del mas exiguo respeto a todo un pueblo, el buen gusto, el atino...la inteligencia. Porque tampoco hace falta ofender de esa manera, para hacer humor de buena manufactura. 




Bajo el argumento de la defensa de las "libertades" se siguen propiciando guerras, invasiones y matanzas masivas; y esto, evidentemente reclama de límites a gritos. Claro me quedó, que la vida de cierto tipo de ciudadano occidental, es mas valiosa que todo un pueblo del medio oriente, y pensaré eso hasta que vea lo contrario. El Islam, nació justamente entre los pueblos árabes, como un grito de libertad y emancipación ante el atroz sometimiento que imprimían los dogmas religiosos y políticos enquistados entre los judeo-cristianos. 


El fundamentalismo, es justamente una invención de occidente, propiciado en otrora, como legitimador de la hegemonía ergo la conquista del mundo.  Occidente no los entendió en ese entonces, y tampoco los desea entender ahora, y así fue como los perdimos de "entre nosotros". Espero que sea de utilidad para el futuro, porque estoy consciente de que no lo es en el ahora.

Nuestra libertad de expresión, tiene sus límites naturales, en la libertad de expresión del prójimo. Sirva como muestra del compromiso que tenemos en la Logia para con el sincretismo cultural, filosófico y religioso del universo. Si bien, existe el infinito de la libertad para el plano de la utopía, no puede existir ese infinito en el plano de lo fáctico, debido a que el límite del hombre es el propio hombre. Los seres humanos  somos un solo pueblo. Buen día.-































Share this article :

+ comentarios + 1 comentarios

Anónimo
1 de marzo de 2015, 11:33

Clap, clap, clap aplaudo de pie. NRM

Publicar un comentario en la entrada

 
Letras Opacas.org | |
Copyright © 2011. PERIODISMO DE ESCRITORES - All Rights Reserved
Template Created by Creating Website Published by Mas Template
Proudly powered by Blogger
Conseguir la ú…e Flash Player Blogger {{Usuario escritura-4}}