Metafísica económica: crisis financiera mundial 2015 | PERIODISMO DE ESCRITORES

Metafísica económica: crisis financiera mundial 2015

domingo, 18 de enero de 2015 0 comentarios




Escrito por Lic Ramón D. Peralta


LA ECONOMÍA METAFÍSICA



Trataré de ser muy sucinto y concreto en pos de responderle al Ing Alberto Calsiano - Jefe del Departamento Infraestructura de la UIA (Unión Industrial Argentina), so volcar mi humilde opinión, con quién debatimos sobre el impacto que tendría la actual crisis del petroleo en el sector de las energías renovables. Debate que aun continúa e involucra a varios prestigiosos profesionales argentinos.  



En algún punto de mi vida, decidí estudiar filosofía y otras ciencias complementarias (cosa que hago todos los días, sin excepción), pues llegué a la conclusión que no entendía la economía (aun sigo sin entenderla). No podía y aun no puedo asumir la economía como ciencia, cuando parece ser una entidad con vida propia, ergo un poder en si mismo capaz de tomar sus propias decisiones. Lamentablemente para mi, no encuentro a nadie, que sepa mostrarme el camino correcto que me devuelva a la senda del conocimiento científico. Hoy no existe una economía como ciencia, en la medida que perdimos el mas exiguo control sobre ella. Los ciclos económicos, y en especial, el tipo de ciclos que comenzamos a protagonizar a partir de la crisis de las "subprime" del 2007 en adelante, son la mas clara prueba de lo que afirmo. 



En ARGENTINA, los economistas y mercadólogos tenemos un récord perfecto de no acertar un solo vaticinio, en la mayoría de los casos no podemos advertir eventos de 24 horas adentrados en el futuro. Tampoco somos confiables, en analizar el pasado como vórtice de deconstruccción proyectiva. El devenir de los acontecimientos, nos ignora casi por completo, lo cual, no nos ha inmunizado de seguir repitiendo los mismos sempiternos clichés academicistas. Pero los problemas siempre están corridos, las soluciones no están ahí, nunca lo estuvieron. Para consuelo de zonzo, a los economistas del primer mundo no les va mucho mejor. 



Muchos no advierten, que el neokeynesianismo, o la auténtica ortodoxia del siglo XX, ahora usada por Kicillof y su gente, se basa en una estrategia similar a su supuestamente antagónico (mal llamado) "neoliberalismo". Sin embargo, ambos modelos son muy parecidos para la filosofía económica, solo difieren las herramientas y tecnologías utilizadas. 



Ambos procuran estimular el crecimiento de la economía de manera forzada. Los keynesianos modernos, lo hacen mediante estímulos al consumo apalancados por aumentos del gasto público y una emisión monetaria expansiva. Los "neo-laissez faire" del primer mundo (porque neoliberalismo, en realidad es otra cosa), estimulan una mayor demanda pero mediante la introducción de un crédito indiscriminado y de alto riesgo, apalancados por la nueva dimensión de los derivados financieros, la securitización y la sintetización de derivados sobre derivados. Es decir, que mediante la creación de dinero nocional traído de los futuros, se otorgan créditos cada vez mayores y mas riesgosos a actividades que están jerarquizadas, como los bienes raíces, hasta llegar a actividades catalogadas como experimentales o de alto riesgo. Y se toma cada vez mas riesgo, debido a la enorme cantidad de dinero disponible para créditos. Cada crisis, se soluciona a su vez, con mas flexibilización o facilitación cuantitativa (monetaria). 



Mientras que la emisión expansiva de los neokeynesianos (como Argentina), producen inflación, pues el aumento de la demanda agregada, es mas acelerada que el aumento de la producción agregada (y se dirige especialmente a bienes durables, de consumo masivo y servicios); en los países del primer mundo lo que produce no es inflación, sino aumento forzado del precio de los commodities exportables, tierras/ inmuebles, índices, y CDOs (Collaterized Debt Obligation), (...) etc. Porque el IPC no mide esos valores y porque justamente esos créditos se basan en éste tipo de activos subyacentes (commodities).  



La economía neoclásica, tanto como la econometría y los neomonetaristas hace mucho que no saben encontrar explicaciones a éste nuevo paradigma, mucho menos los neokeynesianos.



La actual crisis del petroleo, no se explica por el hecho de que la producción sea mayor que la demanda, porque de hecho hace varios años que eso sucede. Y justamente la crisis de precios no estalló antes, porque los hedge found, asset management, RMBS, ABS, Conduits, (...) etc; se encargaron mediante sus operaciones especulativas que esos desacoples con la economía real no se noten. De hecho, gran parte de la disminución mundial en la demanda de hidrocarburos, se debe a la proliferación de las EE.RR. (entre otras), sin embargo, como estos fondos de inversión manejan tanto dinero, han demostrado que pueden jugar con la información real durante mucho tiempo. Las teorías de las "expectativas racionales" y "adaptativas", también volaron por los cielos. Lo mismo que la teoría de Black and Schooles sobre la perfectibilidad de las opciones a futuro. La lista de teorías obsolescentes es larga. 



Pero lo que va a dictaminar la caída o no, de las inversiones en nuevos proyectos de energías renovables, no será el precio del petroleo ni de los precios de la propia EE.RR., sino la ausencia de mejores alternativas de colocación (para los inversores), lo que se denomina "benchmarking". Esto quiere decir en otras palabras, que, ni la economía neoclásica, ni la economía neokeynesiana ni sus atávicas proclamas o axiomas, juegan un rol siquiera auxiliar en la actual dimensión de las finanzas corporativas del hoy. 



Lo que si veremos, es una preferencia en aquellos países donde todavía esté vigente el sistema FIT (feed in tariff), en detrimento del RPS (cuotas) y de las Subasta Combinadas, - y que a diferencia de España -, hayan demostrado cierta pulcritud en el cumplimiento de los contratos de indenture, tanto como los contratos de forward delivery, PPA, (...) etc. Porque para estos casos, poco importa (para los inversores) el "precio de generación", mientras las tasas de retorno sean confiables y razonables. Esto corre para el mundo "normal". Recuerden que no es lo mismo precio de generación, que la "capacidad de repago o retorno por Mw de generación" (costo de oportunidad), que en definitiva es lo que le interesa a las finanzas. 



Argentina es un caso especial, por ende, acá solo importa el tipo de visión estratégica que tenga el gobierno, y la decisión política que definan en concreto. Como ya les dije a muchos de mis colegas y amigos, cuando hablamos de "mercados de capitales domésticos", no hacemos otra cosa que hablar del gobierno. Recuerden que los únicos grandes proyectos en energía eólica que se lograron construir, se estructuraron en el mercado doméstico de capitales. O visto desde otro ángulo, hasta ahora no existe una sola gran obra en EE.RR. que se haya financiado con IED o financiación extranjera.

Nuestro gran problema, no es el valor ofrecido por Mw por parte del gobierno, sino la cobertura de riesgo de Cammesa, y la displicencia del sector privado para consumir energía renovable a valores por encima del mercado (subsidiado de Argentina). Otro elemento importante, es ¿a quién le compramos?, porque fuera de IMPSA (que está en situación de default), solo quedan los chinos como proveedores posibles, dado el acuerdo marco comercial que ha firmado Argentina con China. Dolares no hay....(por ahora), por ende, operaciones en yuanes convertibles a pesos se insinúa como la única opción aparente. 



Para finalizar éste punto, recuerden que la crisis del 2008 (subprime) se intentó solucionar con estatización de deuda privada (de bancos privados), vía salvataje ergo emisión (EQ) del FED y el Banco Central de Europa, so aumento de la deuda pública. Que en vez de reactivar la economía real, solo coadyuvó a crear nuevas burbujas financieras, como la que ya vemos con el petroleo en el aquí y ahora. Las soluciones vislumbradas, al parecer, serían las mismas. Por lo que, cabría esperar una suerte de dialelo o uróboro anticíclico en manos de un crédito desenfrenado instrumentado mediante los derivados financieros. Mas kerosene para apagar el fuego.

LA ECONOMÍA EN CUANTO A LAS FINANZAS



Hoy no sirve analizar la economía en cuanto la economía, dado que las finanzas nocionales manejan mas de 20 veces en sus ordenadores el dinero fiduciario que obra en la economía real de todo el mundo. Es pertinente tomar en cuenta, que con la globalización, el único dinero fiduciario en su acepción lato, es el dolar yankee. Es una lucha que la economía real jamás podría ganar. De alguna u otra manera, todos trabajamos para EE.UU. (quién maneja la emisión del dinero, gobierna al mundo). 



Mas que analizar las trilladas y obsoletas recetas económicas, hay que filosofar sobre cuáles son los condicionantes y efectos que nos depara éste nuevo paradigma.

La ley de la oferta y la demanda ejerció un reinado absoluto en la formulación de política económica de las últimas tres décadas. Según el pensamiento neoclásico: "la oferta y la demanda funcionan como un perfecto sistema homeostático (autorregulado) que tiende al equilibrio perfecto y cuenta con un regulador infalible - el precio". Vaya paradoja, hoy vemos como se derruye otra de las tradicionales ilusiones de entre los mas prestigiosos manuales de economía. QEPD Ley de oferta y demanda.  


Dijo Alan Greenspan, presidente de la Reserva Federal de EE.UU (entre 1987 y 2006): "Estoy asombrado. Durante 40 años o más, las pruebas apuntaban a que este sistema estaba funcionando excepcionalmente bien." ¿Funcionaba bien realmente, o nos forzamos para asumir estos fetiches como una epifanía incontrastable?. Los neoclásicos y nuevos liberales, comenzaban a balbucear sus primeras dudas existenciales. 

PARADOJAS QUE POCOS VEN

La confusión es tan grande, que muchos economistas no han advertido el grado de similitud que tienen los modelos neokeynesianos respecto de los modelos del nuevo liberalismo, y por sobre todo, la suerte de comunión en proceso que actualmente protagonizamos, la cual fusiona ambos mundos en una sola dimensión. Dimensión donde participa el intervencionismo estatal y la cuasi libre empresa. En realidad, lo único libre en ambos modelos es el caudillismo individual y el feudalismo corporativo. 

Así es como se establecen sórdidos y absurdos enfrentamientos ideológicos, entre los dogmáticos neokeynesianos (como el kirchnerismo), quienes se sustentan en viejas encíclicas del fordismo. "Distribuir para crecer", contra sus inventados enemigos, los nuevos liberales, quienes sostienen: "originar para distribuir". Claro que, como lección subyacente, pudimos advertir en el año 2015, que la distribución forzada, alegre e irresponsable, tanto en un modelo como en otro, acarrea muy serias consecuencias. Lo cual denota, que el utópico equilibrio económico, se encuentra en una linea lo suficientemente delgada como para comprenderla en el infinitesimal "cero".  

Es decir, que el supuesto fordismo neokeynesiano, basado en ingenuos axiomas de la antigua economía, distribuye en base al aumento del gasto público vía aumento de la emisión monetaria expansiva; lo que provoca que la producción siempre se vea rezagada respecto al consumo o demanda. A diferencia del nuevo liberalismo (de los países centrales), donde la demanda aumenta por la neurosis de un crédito otorgado de manera riesgosa e indiscriminada, lo cual,  provoca que la producción también se sature en algún punto. Nunca se vieron diferencias tan parecidas en lo invisible. 

En otras palabras, sea que se distribuya primero para luego crecer (neokeynesianismo - fordismo), o que se origine primero para distribuir a posteriori (nuevo liberalismo), siempre obtendremos el mismo resultado: una producción agregada que se mueve mas lentamente que la demanda agregada. 

Una de las paradojas mas estruendosas, es la que nos habla de la supremacía en materia de "solidaridad" que tienen los modelos neokeynesianos, respecto a los malos y egoistas nuevos liberales. Sin embargo, cuantitativamente, lo que distribuye el modelo "originar para distribuir" de los nuevo  liberales, no guarda la mas somera proporción, con las migajas que distribuyen los gobiernos populistas. Pues los planes sociales y asistenciales,   representan montos ínfimos y exiguos a lo que distribuyó, por ejemplo, EE.UU mediante sus créditos hipotecarios subprime. Trabajadores precarizados, part time o incluso desocupados, recibieron cientos de miles de dolares por habitante o grupo familiar, para construir sus propias viviendas a tasas muy bajas y a plazos que rondan los 30 años. Ningún argentino, en la historia de nuestro país, recibió alguna vez semejante auxilio económico-financiero. No guarda proporción, lo que distribuyó un modelo y el otro. 

Como ya se dijo, el hiperconsumismo en ambos modelos, provocan efectos dispares en la superficie, pero los mismos en el fondo. El acortamiento de la curva de amortización y aprendizaje de las empresas productoras, en especial, la reducción de los ciclos de vida de los productos tecnológicos (normalmente los mas beneficiosos para las economías de los países), exigen de un sistema financiero cada vez mas dinámico y expansivo. Un I pod IV, amerita una linea de producción y ensamble, que solo estará productiva un par de años, a lo sumo. Antes de ese tiempo, ya se estará construyendo la linea de ensamblado del I pod V, y así sucesivamente. Incluso muchos competidores, que también proliferaron en base al crédito fácil y barato, habrán de fracasar porque en ésta dimensión, solo una tecnología puede erigirse como exitosa. Esto provoca pérdidas frecuentes que deben ser simuladas por un sector financiero que necesita de la credibilidad del sistema y la confianza de los agentes económicos. Así es como los organismo gubernamentales, las calificadoras de riesgo, los grandes grupos inversores, los bancos, los agentes de bolsa, (...) etc; son cómplices de una mentira en formato de estafa,  que solo se deja detectar cuando ya es tarde. Y  dije se deja detectar, porque es cuando los mega-grupos plutócratas, deciden hacer sus ajustes contables, mediante el clásico método de endosar los quebrantos privados al sector público. Lo que produce obviamente, un aumento de la deuda pública de los habitantes de esos países desarrollados. 

Algo similar a lo que sucede con los ajustes que periódicamente hace Argentina y otros países fronterizos o emergentes. En Argentina, la secuencia se establece de la siguiente manera: creación de subsidios al consumo mas creación de planes asistenciales, acompañado de aumento del empleo público, el gasto público y la corrupción, típica de los gobiernos hiper dirigistas y burocráticos. Aumenta el consumo en la primer etapa de recuperación, aumenta la producción y aumento de la exportación durante la fase de equilibrio. La cual se destruye por no disponer de medidas de defensa a la producción, en la medida que se sigue aumentando el gasto público y se descontrola la emisión. Eso hace aumentar la presión fiscal hasta límites asfixiantes, aumenta la inflación, se provoca el paradigma de los "efectos encontrados", donde mas gasto público solo se traduce en mas inflación. Se produce la natural liquidación de los stock de capitales a inventarios, propiciados por una recesión o crisis anticíclica. La paridad cambiaria fija o semifija, nos quita competividad, se reducen las exportaciones, bajan las reservas del BCRA, se ajusta, poniendo nuevamente en su lugar el aumento del PBI que en su momento se dio. Cuando hay crédito internacional, aumenta la deuda externa y cuando estamos al margen de los mercados de capitales internacionales, como ahora, lo que aumenta es la deuda pública interna. Lo que significa que hipotecamos las futuras jubilaciones y pensiones de los argentinos, entre otras contingencias. El ciclo económico se reinicia con un nuevo gobierno, se hace el ajuste contable de fondo (porque la inflación ya lo había hecho de facto) y así sucesivamente.      

En síntesis, en ambos modelos se fuerza el aumento de la demanda, condenando la producción a un rol de rezagado. Pero hay también,  sensibles diferencias entre uno y otro modelo. 

Y  ya que estamos, vayamos por otra paradoja. Las "diferencias" radican en que el neokeynesianismo fordista del populismo, propone solucionar la recesión con lo mismo que la originó - el aumento del gasto público en base a emisión expansiva. En cambio,  el modelo "originar para distribuir" del primer mundo, propone solucionar su recesión con: aumento del gasto público en base a emisión (EQ) expansiva.  La ironía es gentileza de la casa. 

No obstante, hay muchas y profundas diferencias. El problema de los modelos neokeynesianos en los países populistas, es que justamente lo que mas necesitan es lo que le sobra al otro modelo: el crédito. Mientras en países como Argentina, sufrimos de escasez de créditos, en especial de largo plazo; los países del primer mundo, en base al modelo de depósito fragmentario con multiplicación de los derivados financieros y el dinero nocional necesitan con desesperación personas físicas y jurídicas para poder enchufarles algún nuevo crédito o refinanciar el ya existente. 

Y como ya se dijo arriba, con el mundo globalizado del hoy, el único dinero estríctamente fiduciario es el dolar estadounidense. Esto provoca que las monedas locales, solo puedan ser utilizadas para el comercio de consumo masivo de bienes y servicios no estratégicos, ya que para importar bienes de capital y tecnología hacen falta dolares. Los seudo swap de monedas, del tipo que acordó China y Argentina, no son mas que acuerdos comerciales, donde se prescinde del dolar como moneda de intercambio de manera directa, aunque nunca se lo abandona de manera indirecta, en la medida que siempre los precios de referencia de los bienes a intercambiar  refieren al dolar. Gobiernos como el de Cristina Kirchner en el 2014, lo usaron para manipular el nivel de reservas internacionales, sin advertirle a sus ciudadanos, que no se trata de una real reserva, en la medida que ese dinero es un anticipo de pago en cuenta corriente, fruto de un acuerdo comercial programático y bilateral. 

Porque esa "reserva" no es de libre disponibilidad, ya que solo se usa para pagar las importaciones chinas. Estos montos liberados periódicamente por China en éste "Forward Swap delivery" (denominación correcta), en realidad juegan con el resultado neto de la balanza comercial entra ambos países. Dicho de otra manera, lo que hoy figura como reserva en el BCRA - computado como swap -, debe ser restado del ingreso de las exportaciones a China. Eso impacta de manera directa en el superávit comercial, ya que el dinero proveniente de china, ya fue contabilizado como reserva internacional  en el BCRA. El déficit comercial con China, debe ser computado como "adelanto transitorio", para pago de importaciones del ejercicio. Pero la economía, a pesar de si misma, se pretende mucho mas que una mera contabilidad teórica, holística o estocástica. 


CUANDO LA ECONOMÍA CLÁSICA INTERVIENE

EE.UU. en menor medida Europa, han propiciado como vimos mas arriba, una solución "infalible", atender los quebrantos que provocan los derivados financieros, estatizando sus pérdidas y festejando sus ganancias en manos de los Grandes Grupos Inversores y Bancarios del sector privado. Es decir, que esa "ayuda" que reciben los ciudadanos mediante créditos flexibles, se pagan indirectamente con sus impuestos, cuando algo sale mal. Por lo visto, siempre algo sale mal. 

La solución que propician los "genios" de Wall Street, es usar esos salvatajes EQ (emisión monetaria cualificada), para apalancar mas derivados financieros, por ende mayor cantidad y cuantía de nuevos préstamos. La crisis de la subprime, dicen, obedeció a señales cruzadas que no  fueron interpretadas por los principales players de los mercados de capitales internacionales, lo que provocó un pánico "injustificado". No obstante lo opinable del asunto, se insistió en que la solución era volver a inyectar créditos para que los precios de los bienes raíces vuelven a sus valores predeterminados. Si las propiedades inmuebles volvían a valer lo mismo que antes del 2008, lo peor habría pasado y solo se trataría de una mala pesadilla. 

Mientras tanto, el sistema financiero internacional del primer mundo, que ya había sido "asistido" por el poder político, no podía esperar a que los precios de los inmuebles vuelvan a sus cauces. ¿Qué hacer con tanto dinero, cuando los mismos tradings habían colapsado?. Así fue como, de los bienes raíces, se saltaron a otros segmentos de negocios, donde se hizo exactamente lo mismo, tomar riegos mas allá de los mismos límites de la coherencia. Adyacente al negocio de la tierra, se encuentra el petroleo, que en Estados Unidos, se encontraba en forma de Shale oil y shale gas, u operaciones de enquisto. Así fue, como el petroleo inauguraba sus propias subprime, las cuales están estallando en estos momentos (mientras usted lee éste texto, o quizás ya sea parte del pasado - como prefiera). 

Lo peor de la crisis petrolera que vemos hoy, no está tanto en las empresas productoras de hidrocarburos, como en los bancos y hedge founds que propiciaron estructuramientos en base a securitización de obligaciones negociables, títulos,  bonos CODs (...), etc, que fueron a su vez sintetizados en nuevas deudas coletarizadas con formas de nuevos y mas sofisticados derivados de derivados financieros. Este pandemonium, propicia el estallido de los "bonos tóxicos" o "bonos basura" .- el equivalente a las subprime del 2008 -, justamente en manos de actividades extractivas experimentales y de altísimo riesgo. Y me refiero no solo a la familia del shale, sino también a las explotaciones de arenas bituminosas (como las de Canadá) y las explotaciones off shore de grandes profundidades como la de Presal en Brasil, etc. 

Esta vez, los cinco cíclopes gigantes (Morgan Stanley, Merry Linch, Chase JP Morgan, Morgan Sachs y  Bank of America), están intentando no tener que sacrificar a uno de los suyos (como el caso Lehman Brothers), mediante el pulmotor que invocan las operaciones de trading. Pero cuando se trata de negocios, ya la experiencia nos ha enseñado que la lealtad entre financistas es tan confiable como la "lealtad peronista". Tímidamente el primero en retirar paulatinamente sus colocaciones fue Bank Of America, asesorado por George Soros, quién además de eximio financista, es un filósofo especializado en derivados financieros. El tipo sabe y además, piensa. 

Los intentos por salvar la ropa mojada son denodados, pero ya la información "real" sobre la situación del mercado petrolero trascendió a los mercados (hubo una fuga evidente de información). No hay vuelta atrás ahora, la liquidación de esos bonos tóxicos está pidiendo pista, so éste será el disparador de la peor fase de la verdadera crisis financiera mundial. 

La economía real, como de costumbre. ya le está siguiendo sus pasos. La pregunta que muchos nos hacemos no es cuándo se recuperarán los precios del petroleo, sino ¿Cuánto durará ésta nueva crisis simil subprime?.  Acá es donde los designios de la economía real, toman nuevamente el comando del barco, puesto que ahora se sabe, algo que se ocultó durante varios años: que la oferta de hidrocarburos era mayor que la demanda mundial. Los biocombustibles, bioaceites, las energías renovables, los productos substitutos,  la industria química (...),  etc; lograron que baje la demanda de hidrocarburos. Pero eso no se dio de un día para el otro, ergo solo gracias al enorme poder de esos cinco cíclopes plutocratas, es que todo el sistema de información y estadística de EE.UU. y Europa, sumado a la complicidad del FED, el BCE y las calificadoras de riesgo, se pudo lograr engañar al mundo durante tanto tiempo. 

El punto de inflexión, se da, cuando uno de los jugadores se quiere salir de la partida. Manejan montos tan grandes, que nadie pasa desapercibido, cuando mueven sus colocaciones a otros espacios mas seguros o bien, mas rentables. Por su lado, los ahorristas, comienzan a desprenderse de sus tenencias en bonos tóxicos, las empresas se achican, suena la alarma,  el sistema financiero se desestabiliza, y lo que sigue es una nueva burbuja que estalla. Otra nueva crisis de derivados financieros ha nacido. 

Es decir, que lo peor aun está por verse. A la caída de los bonos basura de las empresas petroleras, como Petrobras, YPF. Chevrón, etc; le seguirá la caída de los commodities de granos y oleaginosas, algo que en realidad ya comenzó. Esto significa que economías como la Argentina, demandará a gritos de financiación en dolares del mercado internacional de capitales, tanto de su sector público como de su sector privado, dado la casi extinción de su única fuente de provisión de divisas, el superávit comercial. Saben que no pueden seguir jugando con las restricciones a las importaciones, una porque la industria terminaría de eclosionar en una ininterrumpida cadena de quebrantos, y otra porque ya la OMC nos acaba de sancionar, ergo la última instancia que queda es solo cumplir para evitar sanciones que son difíciles de levantar a posteriori. La tormenta aun no es perfecta, pero podría serlo sino corregimos el rumbo de eso que llamamos economía. Disculpen el rudimentario resumen. Buen día.-    

Share this article :

Publicar un comentario en la entrada

 
Letras Opacas.org | |
Copyright © 2011. PERIODISMO DE ESCRITORES - All Rights Reserved
Template Created by Creating Website Published by Mas Template
Proudly powered by Blogger
Conseguir la ú…e Flash Player Blogger {{Usuario escritura-4}}