Terremoto en los mercados de capitales europeos | PERIODISMO DE ESCRITORES

Terremoto en los mercados de capitales europeos

jueves, 15 de enero de 2015 0 comentarios






Banco Nacional de Suiza pateó el tablero en forma inesperada a través de dos medidas con consecuencias difíciles de evaluar. En primer lugar, llevó las tasas de interés de los depósitos bancarios hasta el -0,75% desde el -0,25% previo.



En forma paralela, la institución también anunció que abandona su política de mantener un tipo de cambio máximo para el franco, que hasta ahora estaba estipulado en 1,20 unidades por euro.



Esta última medida era una de las intocables de su política monetaria y se estableció en el peor momento de la crisis de la zona euro en 2011.



El presidente del Banco Nacional de Suiza, Thomas Jordan, ha asegurado en rueda de prensa que el franco suizo sigue alto y que el organismo estará activo en mercado de divisas si fuese necesario.


Este paso inesperado del Banco Nacional provocó la inmediata suba del franco suizo frente al resto divisas. En su cruce con el euro ha llegado a dispararse un 30% hasta los 0,805 francos por unidad antes de reducir sus ganancias hasta 1,059.

La divisa europea también ha vivido momentos de conmoción en su cambio con el dólar. El euro ha llegado a caer hasta los 1,1575 'billetes verdes'. Por último, el franco también llegó a ganar un 25% frente al dólar al cotizar a 0,74.

El abrupto final del límite al franco en relación al euro, establecido el 6 de septiembre del 2011 para combatir una recesión y presiones deflacionarias, finalmente llegó amenazando el potencial exportador suizo.

"Esto tendrá un impacto violento sobre los exportadores, especialmente compañías que producen en Suiza, como fabricantes de relojes. También el sector bancario sufrirá, pues reciben una gran parte de sus ingresos del extranjero", dijo el jefe de inversiones de Bordier and Cie, Michel Juvet.

La decisión del banco fue descrita por algunos operadores como una "carnicería". La bolsa suiza también reaccionó con cambios bruscos al registrar descensos de hasta el 14%. 

Empresas como Swatch viven un día de "auténtico tsunami" con caídas del 15%, aseguró su presidente, Nick Hayek. "No tengo palabras, es un desastre para las exportaciones y el turismo", lamentó.

Y este ejecutivo calificó la apreciación del franco contra el euro como un "tsunami" económico para Suiza, que envía el 40% de sus exportaciones a la zona euro.

Las empresas suizas, en especial las de mayor exposición a las exportaciones, se verán forzadas a ajustar drásticamente sus previsiones después de este rally de su divisa.

El resultado es un severo castigo a las compañías suizas, y un desplome del 8,7% en el índice SMI de Zurich, por debajo incluso de los 8.200 puntos, por lo que sufrió su mayor caída diaria en 25 años, según Reuters.

Las acciones suizas perdieron unos 105.000 millones de francos suizos de su valor de mercado combinado.

El impacto de las medidas provocó caídas de dos dígitos en compañías con gran presencia en la carteras de inversores europeos y de fondos internacionales. A media sesión, el rally del franco desinflaba un 8% las acciones del gigante de la alimentación suizo, Nestlé.

La mayor cementera del mundo, Holcim, se desinfló un 11%. Nada más, al conocerse las medidas del banco central suizo, llegó a hundirse hasta un 20%. Las acciones de la farmacéutica Novartis también superan los dos dígitos en su descalabro. En el caso de la relojera Swatch las pérdidas alcanzaron el 16,4%.

El sector financiero no se libra de la espiral bajista que sacude a las empresas de la Bolsa de Suiza. Las acciones de Credit Suisse y Julius Baer se desplomaron 11,5%, frente al 10% de UBS. La reaseguradora Swiss Re moderó sus descensos al 5,6%.

La menor dependencia de las exportaciones sirve de alivio en la cotización de empresas más enfocadas al mercado doméstico, como Swisscom. La empresa de telecomunicaciones subió en la Bolsa el 1%.

"Recientemente, las divergencias entre las políticas monetarias de las mayores áreas monetarias se han ampliado significativamente, una tendencia que probablemente se hará incluso más pronunciada", indicó la institución, que apuntó que la "considerable" depreciación del euro frente al dólar ha provocado un debilitamiento del franco suizo frente al 'billete verde'.

Y agregó que, en estas circunstancias, "el banco nacional ha llegado a la conclusión de que mantener el tipo máximo de cambio para el franco suizo frente al euro ya no está justificado", sentenció. El banco central helvético subrayó que la introducción de esta medida excepcional, muy criticada en su momento por amplios sectores del mercado, "protegió a la economía suiza de graves daños".

Aunque el franco suizo sigue estando alto, "la sobrevaloración ha disminuido en general desde la introducción del tipo máximo de cambio, mientras la economía ha podido aprovechar esta fase para adaptarse a la nueva situación", añadió el instituto emisor.

Sin embargo, otros índices bursátiles líderes de Europa subieron. Algunos operadores dijeron que "el banco central suizo debe estar esperando una catarata de euros de parte del Banco Central Europeo a través de un alivio cuantitativo, lo que es visto como positivo para las acciones".

El índice paneuropeo FTS Eurofirst 300, cerró con un aumento del 2,88%, a 1.393,41 puntos. Entre los índices domésticos, el británico FTSE 100, el alemán DAX y el francés CAC avanzaron entre 1,7 y 2,4 por ciento.

Disuadir el capital extranjero

En cuanto a la reducción de la tasa de interés aplicada a los depósitos a la vista que superen un determinado umbral, que pasará a ser del -0,75% desde el -0,25% aplicado desde mediados de diciembre de 2014, se interpreta como una táctica para disuadir el capital extranjero. 

Esta tasa negativa se aplica desde diciembre a las cuentas de bancos, operadores financieros, aseguradoras, así como a otros bancos centrales y organismos internacionales, mientras no se aplica a las cuentas en francos suizos de instituciones de la Confederación Helvética o de ámbito doméstico.

"El banco nacional está rebajando significativamente los tipos de interés para garantizar que el abandono del tipo mínimo de cambio no provoca un inapropiado endurecimiento de las condiciones monetarias", indicó la entidad que continuará vigilando la evolución del tipo de cambio para "formular su política monetaria en el futuro".

"Si fuera necesario, permanecerá activo en el mercado de divisas para influir en las condiciones monetarias", añadió.

Algunas preguntas y muchos interrogantes 

¿Por qué estableció el tipo fijo? Se estableció hace tres años para frenar la revalorización de esta moneda, favorecida por la afluencia de capitales durante la crisis del euro. Desde entonces el banco vendía francos suizos a este tipo de cambio fijo a los operadores de divisas, recibiendo a cambio euros.

Dado que el banco tiene el control sobre la emisión de francos suizos, podía venderlos de forma prácticamente ilimitada. Sucede al contrario que cuando un banco central intenta evitar la caída de una moneda (como le ha sucedido a Rusia): en estos casos tiene que vender divisas y su capacidad de acción es limitada.

¿Por qué se lo ha retirado? En realidad, el SNB ha cambiado de táctica en lo referente al mercado de divisas: en vez de fijar un tipo de cambio inamovible, ha optado por retirarlo y, a cambio, penalizar con tipos de interés negativos la entrada de capital extranjero (aplicando un cargo del 0,75%).

Además, se reserva la capacidad de intervenir en el mercado de forma discrecional. La política de comprar euros y vender francos de forma ilimitada había disparado la cantidad de francos en circulación, distorsionando el mercado monetario. .

"El SNB ha sopesado claramente los pros y contras de este suelo y ha decidido que lo negativo supera a las ventajas. A medio y largo plazo esto se verá no solo como algo lógico, sino también como la protección del crecimiento suizo a largo plazo y de las expectativas de inflación", explica Steen Jakobsen, Economista Jefe de Saxo Bank.

El experto cree que el "BNS está efectivamente aceptando que el ciclo económico necesita seguir su camino, y el artificialmente débil CHF tenía la consecuencia indirecta de inflar un ya de por sí fuerte mercado inmobiliario, y de ejecutar la política monetaria en Suiza en función del BCE".

¿Cuáles han sido los efectos en el mercado? Hace solo unos días que el vicepresidente del SNB había defendido el tipo de cambio fijo de 1,2 euros por franco. Así, en un primer momento, la decisión ha supuesto un terremoto en el mercado de valores y de divisas.

En pocos minutos el franco suizo ha subido un 30%, desde los 1,20 euros en los que estaba anclado hasta 0,8. Además, las Bolsas se han dado la vuelta, con el Ibex llegando a caer más de un 2%. Pero, el mercado más perjudicado tras esta decisión está siendo la Bolsa suiza que se está desplomando más de un 6% con todos los valores en negativo.

También se ha visto afectado el euro, que ha llegado a caer hasta los 1,1575 dólares, marcando mínimos desde 2003. La decisión suiza significa que el Banco de este país ya no es comprador de euros, como era antes de la decisión.

Posteriormente todos los mercados han corregido parte de sus movimientos y la volatilidad se ha contenido: el franco suizo cotiza en torno a la paridad con el euro y el euro ha vuelto al entorno de los 1,17 dólares. 

¿Qué puede pasar ahora? Los operadores han explicado que la decisión del SNB ha puesto nerviosos a los inversores, ya que puede plantear la posibilidad de futuros movimientos inesperados por parte de otros bancos centrales.

"No todos los días, un banco central tira de la manta, y deja claramente preocupada a la gente, en espera de que ahora en mas, vengan más turbulencias. Es del tipo de cosas que activa la volatilidad. No es algo de todos los día", dijo el analista de mercado de IG, Chris Beauchamp, a la agencia Bloomberg.

¿Qué sucede en otros mercados? La penalización a los depósitos en francos también tiene sus efectos. Los inversores en busca de refugio para sus activos han provocado nuevos mínimos en la tasa de interés del bono alemán, que ya cotiza por debajo del 0,5%, y subidas en el precio del oro. La onza está en 1.254 dólares, al aumentar un 2%. Aun así, el metal precioso está lejos de los máximos que llegó a marcar en 2011 cuando alcanzó los 1.900 dólares la onza.

¿Qué efectos tendrá en Suiza? El 40% de las exportaciones suizas se dirigen hacia la zona euro, que también es la fuente principal de turistas para el país. De ahí las fuertes caídas de la Bolsa. Algunas casas de cambio han frenado los canjes de divisas mientras se estabiliza la situación en los mercados.

¿Y para la zona euro? En teoría, la medida refuerza los planes de Draghi de comprar deuda y aumentar el balance de banco (no es casual que se haya tomado un día después del veredicto del abogado de la UE), en la medida en que Suiza dejará de ser un "agujero negro" para los euros. No obstante, el hecho de que el SNB haya dado un giro de 180 grados puede restar credibilidad a los banqueros centrales.



Share this article :

Publicar un comentario en la entrada

 
Letras Opacas.org | |
Copyright © 2011. PERIODISMO DE ESCRITORES - All Rights Reserved
Template Created by Creating Website Published by Mas Template
Proudly powered by Blogger
Conseguir la ú…e Flash Player Blogger {{Usuario escritura-4}}