ALIANZA ESTRATÉGICA INTEGRAL ENTRE CHINA Y ARGENTINA | PERIODISMO DE ESCRITORES

ALIANZA ESTRATÉGICA INTEGRAL ENTRE CHINA Y ARGENTINA

miércoles, 11 de febrero de 2015 0 comentarios



PRIMERA PARTE

Escrito por Lic Ramón D. Peralta

INTRODUCCIÓN

A prima facie, las relaciones entre China y Argentina, parecen estar en su mejor momento. Para poder comprender mejor de que se trata todo esto, recordemos que China ya lleva 12 planes quinquenales, dentro de su gran sistema de "economía central planificada" que tiene como misión ulterior, hacer de China un país desarrollado y hegemónico (como lo fue a lo largo de la historia, salvo excepciones como las que vienen de 1890 a ésta parte). Además del Foro Ministerial entre China y la Celac (entre quienes nos encontramos junto con Brasil), el gigante asiático mantiene sendos acuerdos comerciales y de cooperación económica-financiera con varios países del mundo, - entre los cuales -, los mas importantes son: el Grupo de Cooperación de Shangai (OCS - Asia Central, que incluye a Rusia), el Acuerdo Comercial Asia-Pacífico (APTA - que incluye a la India), el Acuerdo de libre comercio China-ASEAN o ANSA - que es es una zona de libre comercio entre los diez Estados miembros de la Asociación de Naciones del Sudeste Asiático (ASEAN) y la República Popular de China, el Foro de cooperación China-Africa (FOCAC), pero también posee un Acuerdo de Cooperación Comercial y Económica entre la Comunidad Económica Europea y la República Popular de China, Acuerdos de libre comercio con Australia y Nueva Zelandia, y el mas importante de todos ellos - sendos e intrincados acuerdos de libre comercio entre China y EE.UU. su principal socio en materia de negocios. Los acuerdos enunciados son los mas relevantes, no obstante China mantiene de manera bilateral y multilateral, decenas de convenios y pactos de negocios mas, algunos sutiles y otros muy estrechos. 

Es imprescindible aclarar un punto que veo se presta a confusión entre muchos periodistas y economistas que trabajan en los medios masivos de comunicación en Argentina. El BRICS, desde lo orgánico no conforma ningún grupo de cooperación estratégico comercial, mucho menos se trata de una "alianza geopolítica".  El origen del acrónimo BRIC, que data de 2001, se debe al economista Jim O'Neill de Goldman Sachs, quién acuñó el nombre para agrupar a los principales mercados emergentes, aunque los países no asumieron la idea oficialmente hasta 2008. Los BRICS han celebrado hasta ahora las siguientes cumbres: el 16 de junio de 2009 en Yekaterimburgo (Rusia), el 15 de abril de 2010 en Brasilia (Brasil), el 14 de abril de 2011 en Sanya (China), el 29 de marzo de 2012 en Nueva Delhi (India), y el 26 de marzo de 2013 en Durban (Sudáfrica). El grupo quiere, entre otras cosas, una reforma más rápida y de mayor peso en el Fondo Monetario Internacional. Además, han pedido al Banco Mundial que promueva relaciones de igualdad entre países, en lugar de mediar entre el norte y el Sur. Pero en el fondo no constituye mas que un club de amigos con intereses diferentes (incluso en algunos casos contrapuestos), unidos por el mismo status quo dentro de las emergentes, que aprovecharon la oportunidad para darle vida a un acrónimo inventado por uno de los Grupos Económico mas poderoso del mundo. 

El que si en una "alianza estratégica" es el Grupo de Cooperación de Shangai (Con Rusia y China a la cabeza), originalmente conocido como "Los Cinco  de Shangai". Alianza que según algunas declaraciones rusas "no nació como un Pacto de cooperación geopolítica militar", pero que en la práctica y ante los ojos de los principales analistas del mundo, lo es, y en grado sumo. Las evidencias se manifestaron por primera vez, cuando la Armada Rusa desplegó su flota de guerra en el Estrecho de Ormuz - cuando el conflicto entre Israel e Irán había escalado hasta límites muy peligrosos - tres de años atrás. Y si bien Irán aun figura como "miembro observador", en el facto, eso no parece restarle ninguno de los privilegios que poseen sus miembros plenos. Sus estados miembros (plenos) son: República Popular China, Rusia, Kazajistán, Kirguistán, Tayikistán y Uzbekistán. Estados observadores son Afganistán, India, Irán, Mongolian y Pakistán.

Entre los aliados geopolíticos estratégicos, existe una categoría que se conoce como "Socios de dialogo", entre quienes se encuentran Bielorrusia, Sri Lanka y Turquía. Para los socios mas recientes, existe la categoría "Estados y Organizaciones Invitados", que contienen a: la Comunidad de Estados Independientes, Turkmenistán, Organización del Tratado de la Seguridad Colectiva de Asia, Asociación de Naciones del Sudeste Asiático, Unión Económica Euroasiática, Serbia, Corea del Norte, Azerbaiyán, Myanmar o Birmania - y los mas recientes - ¿Venezuela y Argentina?.  Cabe establecer como magna observación, que tantas tímidas categorías, obedece al temor que aun existe a las represalias y posibles sanciones por parte de la ONU - especialmente de EE.UU., quienes o "quién", en su Carta Orgánica pone ciertos límites a éste tipo de alianzas geopolíticas. El poder de EE.UU, aun sigue siendo enorme, y el miedo a nuevos bloqueos comerciales y financieros, no es algo teórico precisamente. 



¿QUÉ SIGNIFICA UNA ALIANZA ESTRATÉGICA INTEGRAL ENTRE CHINA Y ARGENTINA?



En primer lugar, resulta pertinente entender, que los bloques de acuerdos, alianzas y asociaciones de cooperación comercial, financiera o geopolítica, no son homogeneos ni standarizados, ni siquiera en el Grupo de Cooperación de Shangai. Cada país dentro de los bloques anteriormente descritos, poseen diferentes grados de empatía y vinculación con China. Por ende, hay distintos tipos de contratos bilaterales y multipartitos, de entre los cuales, el denominado "Alianza Estratégica Integral", se encuentra entre los de mayor alcance, profundidad, rango y compromiso. En síntesis, es el vínculo de mayor jerarquía posible. China y Argentina, dejaron de ser meros socios de negocios, para convertirse en "aliados estratégicos". 



Esto significa desde lo político, que Argentina se compromete a apoyar ante la ONU y cualquier otro foro, tribunal u organismo internacional, los mismos intereses que la República Popular China demande. En especial el referente a la exigencia de una "China Unificada", que significa, entre otras cosas, negarle a Nepal sus derechos de autodeterminación e independencia. También significa que Argentina siempre estará del lado chino, ante las disputas territoriales que mantiene con Japón - en virtud de las islas Senkaku o Dai you. Como también, a tomar posición en favor de China ante cualquier conflicto territorial o limítrofe con sus vecinos países asiáticos, que no son pocos por cierto. 



China, por su parte se compromete a apoyar a Argentina cada vez que ésta, reivindique sus derechos soberanos sobre las Islas Malvinas y cualquier otro reclamo geopolítico futuro. La pregunta que me hago es: ¿qué posición tomaría Argentina en caso que resurjan los otrora conflictos territoriales entre Rusia y China?. Claro está, que si bien no hay dudas, que para China éste acuerdo sea estratégico, no lo es tanto para una Argentina acostumbrada a girar en U con cada recambio de gobierno. 



Esta alianza incorpora también, ayuda, cooperación e intercambio tecnológico militar de tipo secreto, como así, se permite que ambos países usen sus tierras soberanas para la instalación de "proyectos estratégicos", como el que se está instalando en la Provincia de Neuquén (del cual se sabe menos que mas, como "corresponde"). En síntesis, el aspecto militar está incorporado plenamente y de bulto (similar a lo firmado con Rusia en el 2014).



De los trabajadores chinos

Como bien se dijo al principio de éste ensayo, no hay contratos tipificados o envasados con China, pero si hay misiones y objetivos que el gobierno chino se propuso imponer, cada vez que encontró un país en grado de "vulnerabilidad económica, política y financiera". Porque no todos los actuales socios de negocios ni aliados geopolíticos, aceptaron las pretensiones chinas respecto a la "exportación" de trabajadores bajo sus propios cánones laborales. 

China mantiene actualmente 16 convenios bilaterales en Asia, en donde los gobiernos aceptan el ingreso de trabajadores chinos en "condiciones especiales". En África, esos convenios abarcan a 31 naciones, y en Latinoamérica, luego de Venezuela, Argentina sería la segunda república soberana que cede ante este peligroso avance chino. Porque a pesar de la docilidad, permeabilidad y fragilidad de nuestro "Tracto Jurídico Inmigratorio", China le exige a Argentina, que los trabajadores chinos ingresen con un régimen atípico de "Visas Especiales". Lo cual, para muchos analistas llama poderosamente la atención, ya que Argentina - desde mucho tiempo atrás -, ofrece a los inmigrantes extranjeros un muy elástico menú de "residencias laborales temporarias" seguido de una carta de ciudadanía, considerada la mas laxa del mundo. 

No obstante, todo tiene su explicación. Para el gobierno chino, la simpatía y "debilidad" argentina por los inmigrantes, lejos está de ser de utilidad, en la medida que consideran al "régimen inmigratorio", una se sus principales herramientas de "disciplinamiento o coerción". Sin embargo, la mayor preocupación del gobierno chino, es la "baja productividad" de los trabajadores argentinos, el alto nivel de conflictividad, sus altos costos implícitos y el tipo de poder que ejercen los gremios y sindicatos vernáculos en las empresas. Y eso, es algo que China no está dispuesto a aceptar, ni en su propio país, ni en ningún otro donde ellos inviertan o financien. 

A estas alturas debo aclarar que, la idea de éste trabajo no es condenar ni prejuzgar, sino de tratar de proyectar y visualizar una situación que se intuye como muy probable para un futuro no muy lejano. En éste sentido, es redundante recordar la cultura y tradición de respeto irrestricto que la sociedad argentina tiene sobre los "derechos y garantías de los trabajadores". Dentro de la región, independientemente de los gobiernos que tuvimos, siempre el rol del trabajador se mantuvo hegemónico y superlativo desde lo social y político. Y en ese aspecto Argentina, sin temor alguno, puede ser catalogado como vanguardista y pionero dentro de Latinoamérica. Por ende, la preocupación y angustia, tanto de empresarios como de los trabajadores locales, tiene asidero y sus fundamentos. 

La República Popular de China, está dirigida por el Partido Comunista, que dicta el trabajo para todos y regula el trabajo de China mucho más que los países democráticos. La gente trabaja para las empresas privadas, pero esencialmente trabajan para el Estado, ya que la mayor parte de su salario va al gobierno.

Luego de sendos y reiterados reclamos de la OIT y la ONU, China tiene - en teoría -, las mismas leyes laborales básicas que los países más industrializados del mundo. Todos los empleados deben recibir descansos, vacaciones y condiciones de trabajo saludables. Las mujeres no pueden hacer trabajo físico durante el embarazo o trabajo físico intenso durante la lactancia. Ni las mujeres ni los niños pueden trabajar bajo tierra o en minas. Los empleadores deben pagar el 150% de los salarios por horas extras de trabajo, 200% para trabajar sin interrupciones y 300% para trabajar en días festivos nacionales. No existe un salario mínimo nacional unificado, pues varía según las provincias o ciudades-zonas de regímenes especiales, y depende de la situación económica de cada región o zona. Los niños menores de 14 años no están legalmente autorizados a trabajar.

A diferencia de la legislación argentina, la nueva ley laboral china no reconoce el derecho de huelga, aunque en la práctica - luego de los serios conflictos de estos últimos años, las autoridades se manejan con actitud "prudente y suave" ante las protestas obreras y ante los conflictos sociales en general. Y esa prudencia incluye encarcelarlos, golpearlos,  multarlos o incluso "jubilarlos anticipadamente". Castigo que significa tener que vivir el resto de su vida con 48 dolares mensuales (y eso en las provincias mas ricas y de mejores sueldos). 

La nueva ley contempla la obligatoriedad del contrato laboral a partir de un mes del inicio de la actividad laboral, proclama el derecho de cada trabajador a negociarlo, y limita el recurso empresarial al "trabajo temporal". Según una encuesta reciente hecha en China, sólo el 60% de los trabajadores emigrantes chinos tienen contrato laboral. El colectivo emigrante es un ejército laboral de más de 100 millones que domina en la manufactura para la exportación, donde se sufren las condiciones de trabajo más explotadoras. Para muchos emigrantes, el contrato es visto como una "trampa empresarial", capaz de mermar su única defensa contra la explotación, que es la movilidad hacia empresas y sectores menos nocivos. 

Para luchar contra esa movilidad obrera, en China era tradicional que muchas empresas exigieran a los trabajadores un "dinero de depósito" inicial para empezar a trabajar (es decir, pagar por trabajar), o bien que los salarios se pagaran siempre con un mes o más de retraso, a fin de retener a la mano de obra descontenta, que, en caso de deserción, podía perder los salarios pendientes. Pese a estos recursos, la zona de Cantón, sede de los sectores más duros y explotadores, sufre una fuerte crisis de mano de obra, que ha obligado a subir sueldos y mejorar condiciones de trabajo. Lo cual explica también, por qué muchas empresas ensambladoras, manufactureras y de montaje se estén mudando a Sri Lanka, Pakistán, India y en especial Bangladesh.    

En los últimos meses el gobierno ha introducido diversos aumentos en materia de salario mínimo, un baremo que en China varía en cada provincia y región. En Shenzhen, una próspera ciudad de la costa meridional, el salario mínimo asciende a 810 yuanes (AR$ 1.123,14), el más alto de China, mientras que en Jiangxi, al suroeste de Shanghai, una provincia pobre, apenas alcanza los 450 pesos argentinos

La nueva ley también exige que los empresarios informen a los trabajadores del tipo de trabajo que se les proporciona, así como las condiciones de trabajo y salariales. La nueva ley laboral china, proclama que todos los trabajadores tienen derecho a organizarse sindicalmente en su puesto de trabajo y da más capacidad de actuación a los sindicatos oficiales, cuyo papel, pese a estar supeditado al estado, es en general considerado más positivo que negativo por los expertos independientes.

En aquellas empresas donde la Federación China de Sindicatos (ACFTU) no esté presente de manera directa, los trabajadores podrán elegir a sus representantes, "bajo la supervisión" de la Cancillería y las respectivas embajadas chinas. En la primera redacción del proyecto esa "supervisión" no figuraba, lo que dejaba la puerta abierta a cierta autonomía sindical en las empresas, que debe haber sido considerada peligrosa, por empresarios y funcionarios. El problema, no menor, es que la Federación de Sindicatos de China, es un órgano oficial del partido comunista chino, conducido - no por trabajadores -, sino por militares chinos. 

A estas alturas, es pertinente dejar en claro, que todas, y repito "todas" las empresas chinas de los sectores considerados "estratégicos", ergo construcción, armamentista, energéticas, de infraestructura, de telecomunicaciones y de servicios públicos, están controladas por militares chinos, sin excepción.  Aunque de manera oficial se niegue o desmienta. Todos los trabajadores chinos que salen de su país de manera oficial, están controlados por el Ejercito Chino. Resalto esto, por aquellas absurdas disputas o discusiones en que suele recalar el argentino "tipo" (tipo el que habla de todo, sin ningún  tipo de remordimiento).

En la Organización Internacional del Trabajo, así como en la ONU y la Unión Africana, se han recibido múltiples quejas y reclamos de organizaciones sindicales y gremiales de aquellos países africanos invadidos por "trabajadores emigrados de China" - bajo el manto del FOCAC, que justamente arribaron gracias al mismo tipo de acuerdo que ahora Argentina, pretende refrendar mediante una nueva ley en nuestro Congreso Nacional. Proyecto que ya cuenta con media sanción de la Cámara Alta. 

En estos momentos, la sociedad civil de estos países mantienen abierto un debate que está escalando en intensidad, profundidad y enojo, lo cual lo consagra como un auténtico peligro social para los actuales gobiernos africanos. De hecho, una de las principales demandas del ultraviolento grupo terrorista Boko-haram en Nigeria - pasan por exigir -, la completa eliminación de los trabajadores chinos en dicho país, dado que así lo establece la "sharia". Pero no solo los fundamentalistas usan estos reclamos como ariete político, los principales partidos opositores se han unido en derredor del mismo reclamo: "El trabajo de África debe ser para los africanos". 

Según las siempre cuestionables y poco creíbles estadísticas oficiales chinas, en África había en el año 2005, la cantidad de 82.000 trabajadores chinos llevados por empresas chinas instaladas en esos países, ya sea en calidad de inversores o de adjudicatario de obras públicas y privadas. En el año 2014, según estimaciones de la Confederación Sindical Internacional, había en la África de la FOCAC, mas de 4,5 millones de trabajadores chinos. 

Según fuentes angoleñas, en el 2006 habían ingresado 30.000 trabajadores chinos bajo el acuerdo de la FOCAC, en el 2007 ascendieron a 80.000. A fines del 2008 ese número ya había trepado hasta los 200.000 trabajadores. Al día de hoy, los mismos angoleños estiman que solo en Angola existen mas de 3.000.000 de trabajadores y operarios chinos. En total, son 31 países "ayudados" por China, sus empresas, sus préstamos y sus trabajadores. Cabe recordar que cuando China colonizó estos fértiles territorios africanos, se hizo cargo de sus impagables deudas externas (ahora China es su acreedor). Los países que sanciona occidente mediante bloqueos comerciales y la asfixia financiera, son los mas apetecibles para los chinos y sus planes expansionistas. 

Lo bueno de China, que no se aprovecha de nadie en particular, pues a la hora explotar sus ventajas y posiciones dominantes, no discrimina a nadie. Los recelos hacia China crecen entre sus vecinos. Por ejemplo, Vietnam vive un brote de violencia contra el gigante asiático. Fábricas extranjeras incendiadas, cientos de compañías dañadas o saqueadas, 21 muertos y un centenar de heridos —según fuentes médicas citadas por la agencia Reuters del día 16 de Mayo del 2014— y miles de chinos que han regresado a su país o han cruzado a la vecina Camboya huyendo de la violencia. Es el balance de momento, el creciente estallido de violencia que vivió Vietnam durante estos últimos meses, ergo se constituye en la peor ola de protestas y disturbios contra China registrados en el país en décadas.


Según la periodista venezolana Dulce María Rodriguez, solo durante el año 2013, más de 20.000 trabajadores chinos fueron traídos de ese país, como parte del convenio con Venezuela para la construcción de proyectos residenciales, que forma parte de la "Gran Misión Vivienda", en 4 estados. Sin embargo, no se rigen por las leyes laborales de Venezuela, sino de China. La jornada laboral abarca hasta 14 horas todos los días de la semana, afirmaron venezolanos que trabajan en las oficinas y en las obras urbanísticas.

Según gremialistas del sector petrolero de Venezuela: "Ni un taladro (de perforación petrolera) chino se ensambla desde hace año y medio en la Industria China Venezolana de Taladros (ICVT). Los trabajadores trabajan en la faja petrolífera ensamblando taladros provenientes de China."

Pese a que su labor es inherente a la producción, no son amparados por el contrato colectivo de Petróleos de Venezuela (Pdvsa) y sus beneficios son en creces inferiores a los del personal venezolana, al menos ese es el reclamo de los muchos técnicos y operarios que trabajan en la empresa mixta. Rogelio Navares indicó que el personal ha asistido a mesas de trabajo pero en ninguna han solventado la condición laboral. El "populismo chavista" parece ser inmune ante la economía de libre mercado china y sus cuestionables políticas laborales. 

El 23 de Enero del 2015, la senadora nacional Magdalena Odarda (interbloque FAP-UNEN-CCARI) envió por oficio un reclamo al titular de Minería de la Nación, Jorge Mayoral y a su par en Río Negro, Rubén Fiorini, solicitando la intervención urgente ante la medida anunciada por la empresa Minera Sierra Grande S.A respecto a cesantear a 450 trabajadores de la planta que funciona en la ciudad homónima. Odarda informó además, que debido a la tormenta desatada en pasado Abril y la rotura que provocó en los acueductos Arroyo Ventana y los Berros, toda la población y la empresa minera, se encuentran con serios problemas de provisión de agua. 



Nadie puede precisar actualmente cuántos trabajadores chinos son empleados por la empresa china Minera Sierra Grande SA (Ex Hipasam). Sencillamente porque la mayoría de esos trabajadores, que comenzaron a ingresar al país en el año 2007, eran ilegales y no toman contacto con la población autóctona del lugar. El personal jerárquico y técnico vive en un barrio cerrado de Sierra Grande especialmente construido por y para los chinos. Prácticamente no mantienen contacto social alguno con los ciudadanos argentinos y ni siquiera realizan las compras de los alimentos de consumo masivo o ropa (quienes son traídos de otros lares). El grueso de los operarios y trabajadores, viven hacinados en un Edificio en el Puerto de Punta Colorada. 



El balance para el pueblo de Sierra Grande no solo no ha sido el esperado, sino que ya tiene ribetes de pesadilla. Pérdida de puestos de trabajo en manos de los chinos, decrecimiento del comercio, emigración de sus habitantes, contaminación ambiental severo y, - la gota que rebalsó el vaso - escasez de agua potable por falta de inversiones y sobre-uso de esa poca agua existente en el ferroducto que une la minera de marras con el puerto de Punta Colorada, desde donde los chinos embarcan el mineral de hierro para enviarlo directamente a China. 



Respecto del continente africano, el director de la FAO (principal organismo sobre agricultura de la ONU), Jacques Diouf, alertó en 2008 sobre "El riesgo de crear un pacto neocolonial para la provisión de materiales crudos sin ningún valor agregado en los países productores" (en referencia a China). Cuando fue consultado en Diciembre del 2014 sobre el mismo tema, afirmó: "Mis sospechas hoy son una realidad, gran parte de África se ha convertido en una nueva colonia China"



En el mismo año, el Parlamento Europeo emitó una resolución advirtiendo que el 50% de las obras de infraestrucutra en el continente estaba siendo realizado por empresas chinas, en su mayoría con trabajadores chinos. Año 2014, esos porcentajes sobrepasan el 85 %.  La euro-diputada Astrid Lulling justificó la preocupación europea por un neocolonialismo de China en África al decir que "el 86% de las exportaciones de África a China son recursos naturales, a la vez que china inunda África con sus productos baratos, destruyendo la industria africana".



Un Cable de Wikileaks del año 2009, revelado recientemente, expresa que el gobierno de EE.UU - Embajada en Argentina -, temía ya en ese entonces, que la Argentina iba (junto con Venezuela) camino de convertirse en la "nueva África" del régimen chino. Ambos países han sido el principal foco de inversión la R.P. China en Sudamérica en el último tiempo, y el avance de estas inversiones tiene una tendencia similar a aquella realizada en el continente africano con similar tipo de "contratos".



En los últimos años, el régimen comunista chino ha ido cerrando acuerdos de explotación de todo tipo de recursos naturales en las 23 provincias argentinas. En muchos de ellos, acorde lo pactado, utilizará sólo mano de obra china. Según datos del Ministerio de Interior de Argentina, a fines del año 2013, la cantidad de chinos residentes en nuestro país ascendía a 127.000. Cifra que podría duplicarse o triplicarse, en menos de cinco años, si se repite la experiencia africana   



Este avance no es sólo en la primera etapa de producción -la extracción del recurso-. El régimen chino ya comenzó hace tiempo un plan de ocupar el país con supermercados chinos distribuidos estratégicamente. Hoy, los más de diez mil supermercados chinos controlan más del 30% de la venta de alimentos y productos de consumo masivo en todo el país y ya tienen poder de negociación con el gobierno nacional. La ubicación de los supermercados chinos no es causal. Un supermercadista chino establecido en un pequeño pueblo cercano a la ciudad de La Plata, cuando un periodista del diario La Gran Época le preguntó, "¿Por qué se estableció aquí?" (considerando que no era una zona rentable), este contestó, "No sé, me enviaron acá". Luego no quiso seguir hablando del tema.



Gran parte de estos supermercados están agrupados por una cámara de supermercados llamada CASRECH, que tiene lazos más que estrechos con la Embajada de la R.P. China. Por ejemplo, esta organización fue acusada de organizar un ataque de medio centenar de chinos a practicantes de Falun Gong en suelo argentino durante la visita de un alto funcionario chino a fines de 2005.



En los principales países productores de alimentos, la República Popular China va controlando de a poco el aprovisionamiento interno, mientras se hace, por otro lado, de tierras para su propia producción. Esto le da, no sólo la posibilidad de exportar sin valor agregado, sino de elegir qué se va a ofrecer en el mercado interno.

Bien podrá ocurrir en el futuro un proceso similar al africano de: producción en Argentina – exportación a China sin valor agregado – e importación desde China de los mismos recursos con valor agregado. O puede ocurrir que empresas estatales chinas se hagan también del proceso industrial en suelo argentino, trayendo asimismo su propia mano de obra, tal como sucede con la explotación minera y de tierras en países "asociados" de África y Asia.

El gobierno de Tierra del Fuego, por otro lado, firmó no hace mucho, un convenio con Tierra del Fuego Energía y Química (TDFEYQ), de capitales chinos, para instalar una planta de fertilizantes para soja en Río Grande, que incluye la provisión de gas de regalías a un precio de 1,80 dólares por millón de BTU (unidad de medida de gas), a pesar de que el precio internacional es de alrededor de 15 dólares o de 7,50 para el Plan de Gas Plus de Argentina.

El llamado "Convenio chino" tuvo fuerte oposición, la cual argumentaba que perjudicaba los intereses de la provincia y cuestionaba el hecho de que TDFEYQ haya sido contratada directamente en primer lugar y que, ante las críticas por corrupción, se llamara a una licitación en la que solo se habría presentado esa empresa, que finalmente se quedó con el convenio. Con la nueva ley que sacará el kirchnerismo en breve, estos dilemas dejarán de existir, por la sencilla razón de que las empresas chinas estarán exentas de competir en licitación alguna. De a poco los problemas chinos se van "solucionando".

La oposición había logrado juntar 30.000 firmas pidiendo una consulta popular sobre el tema, petición que fue ignorada. El convenio fue ratificado el 18 de noviembre en medio de fuertes críticas y con más de cien manifestantes opositores en el lugar. Adicionalmente, tras la firma del acuerdo, según la Fundación Vida, la Gobernadora de Tierra del Fuego, Fabiana Barrios, ofreció a la contraparte china la tierras para comprar o arrendar - lo que prefieran.

En Río Negro, en vez de vender productos agrícolas con valor agregado, el gobierno de la provincia acaba de firmar un contrato de arrendamiento de tierras para que las empresas chinas de capitales estatales produzcan y se lleven lo que necesitan.

En esta misma provincia se encuentra la mina de Sierra Grande, vendida hace cinco años en una dudosa licitación a una empresa china cuyo titular es un alto funcionario de ese país. El valor de venta fue de alrededor de 6 millones de dólares, una bicoca para lo que es el yacimiento de hierro más grande de Sudamérica. Adicionalmente, se dice que la mina cuenta con depósitos de cobalto. Tal como se señaló anteriormente, la empresa paraestatal china cuenta incluso con un puerto exclusivo para retirar los recursos explotados, que transporta en tanques cerrados con poco o nada de control. A pesar de las promesas de generar trabajo, la mayoría de los trabajadores fueron traídos de China. Un ex trabajador argentino de esa mina le dijo al diario La Gran Época: “Es terrible lo que ocurre en esta mina”.

Mientras tanto en Entre Ríos, Corrientes, Chaco y Misiones, ya se cerraron acuerdos para explotar mas de 1.000.000 de hectáreas de soja, algodón y arroz. Los negocios que trajo el gobierno argentino de China, sin duda son excelentes.....para los chinos. 


De lo comercial, económico y financiero 

Tal lo descrito en la primer parte de éste trabajo, es a partir de su décimo "plan quinquenal", que China comienza el verdadero acercamiento a la Argentina y en general, a toda la región. Las primeras negociaciones comenzaron durante el gobierno de Nestor Kirchner, a poco tiempo de haber asumido como presidente. El ministro de economía de ese entonces, Roberto Lavagana, advirtió que: "Para negociar con los chinos, deberíamos estar mas preparados", en alusión al momento de extrema delicadeza económica por la que había atravesado nuestro país un par de años atrás. En síntesis, el gobierno estaba concentrado en sacar al país de la crisis, mas que en cualquier otra cosa. Otro ingrediente que pesó, fue el de la "tasa de temporalidad" ergo la propuesta China no significa una solución en el corto plazo. 

Luego de dos años, en Abril del 2006, Zhang Tuo, embajador chino en Buenos Aires, dijo: "Tenemos más de 40.000 millones de dólares afuera. En Venezuela invertimos en petróleo; en Perú y Ecuador, en minas de hierro; en Brasil, en fábricas de televisores, y en Chile hay muchas inversiones en comercio y manufactura. En la Argentina también tenemos algunas inversiones, pero la suma no es tan grande. Queremos invertir porque el mercado chino está casi saturado y muchos empresarios quieren buscar una salida en el exterior. China tiene más de 850.000 millones de dólares de reserva. Tenemos dinero y hay que invertirlo." y agregó "Cuando la limosna es grande, hasta el santo desconfía". Conocido refrán para referirse al confuso episodio que ocurrió tras la visita del presidente Hu Jintao a la Argentina, a fines de 2004. Entonces, el Gobierno hizo trascender por medio de sus principales funcionarios que vendrían 20.000 millones de dólares de inversión china.

Lo que quiso decir Tuo, es que el Buró Político del Comité Central del Partido Comunista de China, había decidido que, para sostener el meteórico crecimiento chino, era menester expandir su economía fronteras afuera, ya que el aumento del consumo interno demandaría mucho mas tiempo que el deseado. Y no se equivocaron. Año 2015, China no pudo lograr que el 50 % de sus habitantes abandonen la pobreza para transformarse en nuevos consumidores de la emergente clase media china. Hoy 700 millones de chinos persisten en la pobreza e indigencia. 

La evolución de la negociaciones chinas tuvo sus altibajos en Argentina. Los famosos "20.000 millones de dolares de inversión china en Argentina" nunca fueron una promesa falsa ni capciosa. Solo que la sempiterna ansiedad argentina, ávida de cortoplacismo y soluciones mágicas, no otorgaba espacios a una propuesta tan "estratégica". Los chinos conocen empíricamente términos como: "paciencia", "estrategia" y "planificación" - nosotros no.  

Todos los países de la región, que hoy conforman el "Foro Ministerial de China y la Celac", comenzaron las negociaciones con el gigante asiático de la misma forma y de manera contemporánea. Pero como ya vimos anteriormente, solo Venezuela (la primera) y Argentina (la segunda), llegaron a desandar todo el carretel, que los condujo hasta el mas vinculante de los acuerdos: la "Alianza Estratégico Integral"

Básicamente, los tres puntos que dividen las aguas entre Venezuela y Argentina, con el tipo de contratos que cerraron los demás países de la Celac, son asimismo, los límites que unos y otros decidieron aceptar o rechazar.

Las cláusulas que solo Venezuela y Argentina aceptaron 

1.- El uso del Yuan como moneda de reserva en los Banco centrales locales. Proceso que siempre comienza con un Forward Swap vinculado a las monedas de China y el país suscriptor (eliminando al dolar estadounidense y otras divisas, como moneda de intercambio comercial). Que en realidad, juega siempre con la balanza comercial de ambos países. Es decir, que en realidad, los chinos utilizan éste mecanismo para aceitar el intercambio de bienes y servicios, además de, "fidelizar" a sus socios (ya que el Yuan aun no es una moneda convertible a nivel mundial). La misión final, es que el yuan sea jerarquizado como moneda de reserva, cosa que ya se hace en Venezuela, y a partir de ésta ley en proceso, también en Argentina. Cuando se habla de "dolar chino", en realidad estamos hablando del yuan. 

2.- Otorgarle por ley a las empresas estatales y privadas chinas, privilegios únicos de tal manera que puedan evitar las licitaciones públicas internacionales y domésticas, bajo el argumento que sean los mejores precios y únicos vehiculizadores de financiación a largo plazo. Un claro caso de "monopolio financiero"

3.- Otorgarle por ley, a las empresas chinas, un régimen laboral atípico de "Visas Especiales" , de tal manera que el ingreso de operarios, obreros y trabajadores chinos en general sea completamente dócil, automático e irrestricto. Es "especial", porque el gobierno chino se reserva la libre movilidad y rotación de sus trabajadores emigrantes. Pero además, es especial, porque los trabajadores chinos, deben seguir rigiéndose por la Leyes Laborales Chinas. Esto implica una renuncia del gobierno local de toda injerencia en materia de controles del Ministerio de Trabajo, sea nacional, provincial o municipal, a los aportes laborales de todo tipo, así como la exclusión de cualquier tipo de jurisdicción sindical o gremial doméstica. Sin embargo, - y vaya paradoja -, si bien para algunas cosas no se los incorpora como "residentes temporarios", se les exige a los gobiernos firmantes, que los trabajadores chinos emigrantes, deberán poseer los mismos derechos y garantías en lo referente a "derechos a la propiedad privada", inherente a los ciudadanos nativos o que, hayan completado los requisitos para lograr su ciudadanía plena (dependiendo de las leyes inmigratorias de cada país). 

Y acá - repito -, es donde se dividen las aguas. Porque salvo Venezuela y Argentina en nuestra región, ningún otro país se animó a realizar tal nivel de concesiones y claudicaciones soberanas. 

Pero en honor a lo acontecido, deberemos reconocer que  el primero en oponerse a ésta acometida china, fue el propio Néstor kirchner. No obstante, en el año 2009, los Bancos Centrales de China y Argentina firman el primer contrato de Swap de Monedas por una suma de 70.000 millones de yuanes y su equivalente en pesos argentinos en aquel momento - AR$ 38.000 millones. El presidente del Banco Central de aquel entonces - Martín Redrado aclaró que: "El swap de monedas alcanzado es un acuerdo contingente para que los bancos centrales dispongan de liquidez en la moneda del otro país. Es contingente porque las transacciones (provisión de liquidez en la moneda del otro país) se efectúan realmente sólo cuando es necesario y adecuado (el acuerdo permite tener disponible la liquidez, sin que ella sea necesariamente utilizada). En caso de utilizarse, la liquidez debe destinarse a los usos que se hayan acordado, en cuyo caso se deberán abonar intereses (conforme la tasa de interés acordada para cada moneda). Sin embargo, ninguna parte paga un costo mientras la liquidez no es utilizada". Como ya sabemos, ese swap no se utilizó y ciertamente, cuando Redrado entendió, adónde lo conducía esa trampa; lo desestimó por completo. Néstor Kichner, también estuvo de acuerdo. 

Mientras tanto, las negociaciones a nivel privado venían avanzando de manera homogenea y equilibrada. Acuerdos como los firmados entre los hermanos Bulgueroni y la china CNOOC (Pan American Energy) , estuvieron entre las primeras fusiones (a las cuales, le siguieron la compra en conjunto de Esso Argentina, hoy Axion Energy). A la adquisición de la minera ex Hipasam, por parte de una empresa chino-argentina,  en Sierra Grande, le sucedió una casi inmediata reventa a una empresa estatal china (actuales propietarios). En resumen, hasta principios del año 2013, Argentina no mostraba mayor grado de vinculación con China, que otros países vecinos de la región. 

Coincidencia o no, el "gran salto hacia delante" de éste gobierno, se dio, ni bien se conoció  a mediados del año pasado el desfavorable fallo de la Suprema Corte de Justicia de EE.UU. - en lo referente -, al juicio que los "fondos buitres" (hold outs) le entablaron a la Argentina. Hay que dejar en claro algo, son los chinos quienes vienen insistiendo con un "Acuerdo Estratégico Integral" desde el año 2004. Esfuerzo que se fue intensificando a partir del año 2006, y sofisticando durante el año 2013, 2014 y 2015. Nuestros funcionarios no tuvieron que hacer mucho esfuerzo, solo debían poner el gancho y aceptar todos los términos impuestos por el gobierno de China. 

Pero sin duda, hubo una génesis en ésta especie de darwinismo comercial y económico, que arrancó con la necesidad de los chinos de asociarse con empresas nacionales o extranjeras radicadas en Argentina, para luego ir entrando de lleno en la invariancia y "dominancia".  Al principio, los chinos debían seducir a algún empresario argentino para poder ingresar al mercado doméstico (inversiones). Luego, esa participación se vio suavizada cuando se re-licitaron varias de las grandes obras de infraestructura, en especial energéticas y de servicios públicos, aplazadas por ausencia de financiamiento. En esos primeros actos licitatorios, los chinos se vincularon con las empresas argentinas, mediante alianzas estratégicas, joint venture o UTE (unión transitoria de empresas). Pero a inicios del 2015, para los chinos ya no es necesario pactar o asociarse con empresas locales, porque su status quo jurídico y político actual, les permite tomar EPC (contratos llave en mano) con total autonomía. Tal el caso de MOU firmado recientemente entre la Sapem Arauco (propiedad del gobierno de La Rioja y Enarsa) y la empresa Hydro-China. En síntesis, en lo sucesivo, los chinos no nos necesitarán para hacer negocios en suelo argentino.    


FIN DE LA PRIMERA PARTE

CONTINÚA EN LA TRAMPA DEL SWAP DE MONEDAS
Share this article :

Publicar un comentario en la entrada

 
Letras Opacas.org | |
Copyright © 2011. PERIODISMO DE ESCRITORES - All Rights Reserved
Template Created by Creating Website Published by Mas Template
Proudly powered by Blogger
Conseguir la ú…e Flash Player Blogger {{Usuario escritura-4}}