La realidad psíquica en la filosofía | PERIODISMO DE ESCRITORES

La realidad psíquica en la filosofía

domingo, 17 de mayo de 2015 0 comentarios

FENOMENOLOGÍA PSICOANALÍTICA Y FILOSÓFICA


NOTA: Dedicado especialmente a la los profesionales que integran la prestigiosa Asociación de Psicoanálisis de Buenos Aires (APdeBA)





Escrito por Lic Ramón D. Peralta




El sábado pasado, nos reunimos. Hablo del grupo de escritores que conformamos Letras Opacas. A pesar que, nos estamos conociendo, nuestra relación es de ingenua y empática reciprocidad (hasta ahora). Como toda nueva relación, es paradójica.
 
Confiamos en el grupo e individualmente a priori, para luego, proyectar indiferencia en la subyugación pueril, decidido inconscientemente sobre los trazos de un devenir declarado incierto, por propia voluntad (oxímoron in concert). A veces, es bueno regalarse escenas que se presumen mágicas. La felicidad -al parecer -, no es mas que una deconstrucción  (imaginaria) netamente vocacional. 

Hoy (es decir el pasado), nos importa el anhelo, la esperanza y la redención, es decir lo porvenir. El presente, es una linea imaginaria que abarca toda una franja repleta de números ceros. Ignorando de ex-profeso la experiencia, decidimos invertir cada céntimo de duda en la literatura colectiva, lo echamos en suerte.


  
En sorna y de manera fortuita, terminamos debatiendo sobre "realidades psíquicas". No accidentalmente, volvimos sobre los pasos del sempiterno dilema: "objetivismo versus subjetivismo", con un relativismo filosófico de aderezo (sospechosamente precario), y un abordaje psicoanalítico de postre. La sobremesa, estuvo a cargo del logicismo, empirismo y criticismo. 



Lo cual parece "lógico". El Dr Achilli es médico y psicoanalista. Gustavo Duek es médico clínico, conspicuo cultor de la filosofía. Eduardo Mizrahi, es un autodidacta muy inteligente, culto y racional. Antonio Gimenez (AQ) es tan abogado como pensador, y Armando Di Julio (Chef), sopesa artes culinarias con especulaciones aristotélicas. Faltó Daniel Hellbert, él siempre falta.  

El variopinto, suele promover discusiones logorreicas, caóticas, pero entretenidas. Y en nuestro caso, no hubo excepciones. 

Alguien dijo: "no hay solo realidades psíquicas, también existen las realidades objetivas"..., y partir de aquí, nada fue igual. Obviamente el fernet con coca, un ámbito relajado y muy agradable, mas el infaltable narcisismo enciclopedista, se complotaron para que todos lleguemos tarde a nuestros respectivos hogares.

Este tipo de tertulia, es causal de divorcio. 


¿Cuántos tipos de realidades estamos dispuestos a tolerar?

Al cabo de la historia de la filosofía, se han dado una serie de preguntas que son, por trascendentales, recurrentes. Y son trascendentes, porque trascienden la vida humana ergo se perpetúan como una inquietud constante e inalterable del saber.
 
Una cierta neurosis del "Yo" y sus herejías, que se transmite de generación en generación, una cierta náusea enquistada naturalmente en esa sórdida vivisección entre lo que conocemos, intuimos, imaginamos y creemos conocer. Son preguntas que regeneran nuevas respuestas in eternum -a pesar de lo mucho que evolucionemos -, y sin que se satisfaga nada como absoluto.
  
Pero asimismo, los filósofos se separan del resto, de si mismo, se dividen, se flagelan en soledad, toman distancia de la vastedad,  se refugian al amparo del invidualismo, del ser, de la nada. Es admirable comprobar, cómo la filosofía ha sobrevivido a pesar de los mismos filósofos.

Ese saber inútil, responsable del desarrollo darwiniano de la especie humana. El ser es la medida de lo que sabe y cree.

Los  duelos retóricos de los presocráticos en torno a la realidad subjetiva, parecían haber sido anestesiados por el dualismo platónico. Pero fue solo un parecer.  

El dilema se reedita en todos los tiempos, con distintos "ismos" y diversos formatos, pero con la misma impronta mesoscópica. Y cuando inferimos que hemos avanzado, es para experimentar una nueva regresión. Platón y Aristóteles nunca pasan de moda.


Ya que estamos en el año (2015) en que los Psicoanalistas festejan el centenario de la "Pulsión y lo Inconsciente" descrito por Freud, obviamente en 1915, habré de honrar su memoria y mi mala conciencia, circunscribiendo el presente análisis al antidualismo pergeñado entre lo psicológico vs lo lógico que, la palabra "realidad" puede llegar a resistir de éstas disciplinas científicas; pero, reducido a un punto minúsculo, el cero.  


Para no extenderme tanto, podemos recordar que, las corrientes filosóficas dominantes en el siglo XX, conductistas, estructuralistas, relativistas y mas recientemente  los posmodernos, mantuvieron una extraña y no menos sinuosa connivencia con la psicología. Una relación fútil y forzada.
 
En particular, el existencialismo, quién no escatimó en escarceos y desvalidaciones hacia la incipiente (entonces) teoría psiconalítica de Freud.  

Lo inconsciente y la pulsión, nunca fueron digeribles para estos fenomenólogos, aunque paradigmáticamente, Sartre se haya inspirado en estas nociones de Freud para pergeñar su "super conciencia".  Una conciencia capaz de todo, incluso de reinventarse de entre las cenizas de la angustia y lo irremediable. 

Los posmodernos, algo mas vehementes en su afán por alimentar un narcisismo decididamente originalista, le cuestionaron a la filosofía continental, el haber sido nodriza de injustificados dualismos, y al psicoanálisis de basar sus teorías en la insufrible aporía psicologista. Pero partiendo de un ostentoso pluralismo filosófico, que al no prescindir del uso epidíctico de la dialéctica hegeliana, terminó - en mi opinión, redundando en un dualismo proposicional. El cazador que resultó cazado. 


Nunca se logró el estado de singularidad de la contradicción, requisito imprescindible para que el pluralismo se presuma como tal. 

Algunas décadas antes, uno de los inspiradores del posmodernismo, Husserl, dijo en su libro La filosofía como ciencia estricta: "Se dice que nuestra época es de decadencia. No puedo considerar justificado este reproche. Difícilmente se encontrará en la historia una época en que se haya puesto en movimiento una suma tal de energías y que esas energías hayan actuado con tanto éxito. (...) Pienso que nuestra época es grande por su vocación. Sólo adolece del esceptismo que destruyó los viejos discutidos ideales. Y por eso sufre por la falta de desarrollo y escasa fuerza de una filosofía poco avanzada e insuficientemente científica como para poder superar el negativismo escéptico -que se llama a sí mismo 'positivismo'- mediante el veradero positivismo. Nuestra época solo quiere creer en 'realidades'. Su más fuerte tarea es la ciencia; por ello, la ciencia filosófica es lo que más necesita nuestra época."
 
¿Pero..., y antes qué quería la filosofía?, siempre quiso lo mismo, saber sobre las realidades. Por lo visto, el enmarcamiento lingûístico del término "realidad" se ha ido expandiendo en la medida que se expandía el universo.  

Husserl, estaba aludiendo a una realidad del tipo estrictamente lógica, en desmedro de cualquier otro tipo de realidad. Para su fenomenología, las realidades no admiten condicionamientos dogmáticos y psicológicos; y si lo hace, se traduce como algo tenue, insustancial, nimio. 

Del otro lado del "Rubicón", Stuart Mill, sostenía que, la lógica no es sino una rama de la psicología. La escuela piscologista, adquiría así un sitial de relevancia entre los intelectuales de la época. La consecuencia más importante de la psicologización de la lógica, fue justamente el advenimiento del relativismo. Que (para enojo de Husserl), no solamente influiría sobre la lógica, sino también sobre toda la ciencia, en tanto que -consideraba -, la lógica es la que suministra los fundamentos esenciales de todo conocimiento científico. 

Husserl, embiste contra toda insinuación de naturalismo y psicologismo, más aún, contra toda forma de reduccionismo (dicho desde lo obcecadamente peyorativo). Explicado de manera coloquial, asimilar algo a una esfera que no le pertenece.

El fenomenólogo estimaba que, asimilar la lógica a la psicología, por ejemplo, no sería otra cosa que confundir los ámbitos. Mientras que las leyes de la lógica se refieren a validaciones, las psicológicas (a su entender) relativizan los hechos a una mera metodología psíquica como predicativo, es decir, jerarquiza el accionar del pensar por sobre lo que se piensa. Y concluye diciendo: "desconocer esto, supone relativizar la ciencia, esto es, alejarse del auténtico conocimiento."
A raíz de estos berrinches, es que cobran vida sus definiciones de nóesis y nóema. Husserl denominará nóesis a la acción psíquica individual de pensar y nóema al contenido objetivo o sustrato del pensamiento.

Esta distinción se basará en que, la entidad del contenido es autónoma respecto del acto-pensamiento: "El ejemplo de una máquina de calcular aclara por completo la diferencia (...) Nadie aducirá las leyes aritméticas, en lugar de las mecánicas para explicar físicamente la marcha de una máquina." (Husserl dixit)

Para Husserl, esto equivale a la significación de una "lógica pura", esto es, una lógica independiente de toda experiencia e incluso de la psicología. En definitiva, esta "lógica fenomenológica" es por derecho propio la intelección de las "esencias" y la aprensión de las "conexiones mentales" entre esencias. De esta manera, sitúa a la ciencia, en el ámbito de las esencias, por ende, por arriba de la psicología.
Para no pecar de olvidadizo, es bueno recordar a  los filósofos más destacados de entre los posmodernistas: Gilles Deleuze, Jean Baudrillard, Jean Francois Lyotard, Michel Foucault, Gianni Vattimo, Gilles Lipovetsky, Slavoj Zizek, Alain Badiou, Durkheim (padre de la teoría Funcionalista) Bourdieu y Bernstein, entre otros. 

Para muchos, Jacques Lacan, se supone un posmodernista, aunque (para el gremio) su perspectiva es mas propia del psiconálisis que de la filosofía, como si separar uno de otros fuera "muy inteligente". ¿Serían los lacanianos también  una expresión de posmodernismo (...)?

Como es costumbre y estigma en la filosofía, el posmodernismo no tardó mucho en ser refutado. En éste caso, fueron los posestructuralistas, quienes abrevaron en la fuente de los deseos con la misma sed que sus predecesores, y me refiero en especial a Derrida, Foucault y Barthes. 

La crítica que le hacen al posmodernimso, se sostiene en cinco pedidos de partición: El método genealógico creado por Nietzsche. La concentración en las operaciones metafóricas del lenguaje. La perspectiva antipositivista. El particularismo antitotalizador y un revival de la fundamentación husserliana de la ciencia


EL PROBLEMA DE LA ESENCIA FENOMENOLÓGICA



Desde la perspectiva de la identidad, la mismidad es aquello que no fluctúa en el proceso que va, por ejemplo, de la semilla a la planta, y de ésta a la flor, para luego reiniciar el ciclo. En otras palabras, mientras la mismidad alude a la dimensión estructural del ser, a lo que perdura a pesar del tiempo, la ipseidad, tal como la concibe Jean-Paul Sartre en el Ser y la Nada, apunta a la determinación de la esencia en su existir. 

Sartre diría: "Una imagen es un acto, y no una cosa". Sin embargo, dicho contrapunto es dialéctico, ya que, precisamente la esfera estructural del ser sólo es reconocible a partir de su movilidad, y esa trayectoria, muy a pesar de Sartre, describe el devenir en la distancia que separa el yo consciente del yo inconsciente, para luego, reconstruirlo como sombra de un "yo invisible", una otredad, aquello cuyo ratio cognoscendi nos da noticia de la lucha interior que protagonizan nuestros miedos y deseos.  

Husserl y los posestructuralistas, pregonan que, los hechos pueden ser conocidos a través de la experiencia y conforman el mundo real, que, es el conjunto total de los objetos de la experiencia, esto es, el conocimiento empírico posible.

Los hechos son de ésta manera, estudiados por las ciencias empíricas (ciencias del mundo en cuanto la experiencia), las ciencias naturales (ciencia de lo que es y existe) y ciencias del espíritu (humanidades)

Husserl llama esencia, a lo que se encuentra en un tipo de ser autárquico ergo de un individuo constituyendo lo que él es. Estos saberes, se conocen (según Husserl) mediante una intuición esencial (ideación) pero no por intuición sensible (experiencia). Las esencias son estudiadas por las ciencias de esencias, las eidéticas formales (lógica), que son esencias vacías y las eidéticas materiales que, poseyendo contenido, se ocupan de las verdaderas esencias.

De esta forma, toda ciencia empírica (de los hechos) habrá de tener una ciencia eidética (ideas) correspondiente a la ontología. En efecto, Hurssel apuntó a una fundamentación metaempírica de las ciencias de la naturaleza, en tanto intenta salvar la crisis generada por el positivismo al negar toda metafísica.

En resumen, para ésta corriente filosófica, la intencionalidad no es tanto una propiedad de los actos psíquicos, sino la estructura misma de la conciencia.

Para la tradición fenomenológica del modernismo y sucedáneos a partir de Descartes, la filosofía se convierte en una filosofía de la conciencia. El Cogito (yo pienso) se transforma así, en el punto de partida de toda acción filosofal, desde la cual, se promueve alcanzar el mundo real.


La filosofía de Hurssel es pues, una filosofía de la conciencia, pero de un tipo de conciencia nítidamente intencional o existencial. Esto significa que, la conciencia, lejos de ser una cosa o un ámbito vacío es una relación a un objeto. Se trata, de un conjunto de vivencias en la que se distingue una estructura bipolar o sutilmente dualista. 


CONCLUSIONES Y ESCAPE


Melanie klien se hizo una pregunta y yo me la hago ahora ¿Cuál es la relación de la mente de un bebé recién nacido con el mundo de la fenomenología consciente?, porque la fenomenología es muy coherente para explicar la relación del acto de pensar con el objeto del pensamiento, pero no me cuenta la génesis de esa ingeniería cognoscitiva resultante en el ser en cuanto conciencia de ser. 

Resulta incontrastatable inferir que, la fenomenología es el resultante del constructo lógico hecho por la "conciencia pura", cuando ésta se halla expurgada por reducción fenomenológica, ergo "trascendental" a todo aquello que, se refiere al ámbito de la conciencia por oposición al ámbito del mundo empírico. Pero ¿Y qué de aquello que está por fuera de la conciencia?, ¿ Y qué de lo que está adentro?

Como mero ejercicio "fenomenológico", supongamos que un bebé es abandonado al nacer y crece solo, sin contacto alguno con los saberes conscientes de nadie, ¿qué tipo de realidad edificará su mente? (...) que se trate de un "fenómeno" no tengo dudas, pero que ¿no se traté es una deconstruccción psíquica?..., es altamente improbable.
 
Podemos aceptar en consenso que, existe una realidad objetiva por fuera de nuestra psiquis, pero esa realidad exógena ¿puede considerarse parte de nuestra fenomenología, de nuestro conocimiento, de nuestra conciencia pura?..., ¿y si está dentro de nuestra mente, de nuestra conciencia pura, cómo habría de ser una realidad no psíquica?

Un bebé ¿tiene posibilidades de construir su conciencia en base a un psiquísmo, a un no psicologísmo?....

De hecho, pienso, toda fenomenología para que exista como tal, primero debe haber sido una verdad  psicológica. Hay ciertos requísitos émicos, holísticos y espitémicos, culturales, sociales, etc; para que una verdad adquiera relieves fenomenológicos, pero antes que eso, el ser para sí, debe asirlos como verdades psíquicas, sin cuyo requisito, se transformarían en no realidad consciente.  
 
Cuando tenía 4 años, me traumó no saber contar hasta el número 10, ante el estímulo de una niña de esa misma edad que si lo sabía. Cuando comencé primer grado, cada nuevo conocimiento se preanunciaba como una verdad psicológica, luego psíquica. No recuerdo el grado de conciencia "pura" que tenía, pero sin duda recuerdo la angustia que me provocó aquella experiencia libidinal y narcisista. De hecho, es uno de mis sueños mas recurrentes, "no saber". 

Ciertamente, todo acto de extrema reflexión, toda acción filosófica, es movilizada por una realidad psicológica y psíquica a priori. ¿Qué es lo que me incita escribir éste tipo de cosas, si mi conciencia pura me dice que, es poco probable que me lean o que me provea - en consecuencia -, del placer y de una realidad que es ilógico anhelar, pero anhelo y deseo?

Alejandro Dolina, en Crónicas del ángel gris dice "todo lo que hace el hombre en la vida es para levantar minas". ¿Acaso todo saber no persigue mas allá de lo consciente, las simpatías sexuales para con mis elecciones de placer?. Si fuera por mi conciencia pura, estaría haciendo mil cosas mas útiles y rentables que, escribir para una página web que hace apenas un mes que existe. 

Todo saber que se augura como "objetivo", debió necesariamente pasar por el proceso de dogmatización inherente a los cánones pedagógicos y científicos de la sociedad. Las matemáticas, no son una ciencia exacta porque haya nacido exacta y ciencia. Tiene esa condición porque todos los seres humanos que nos precedieron se pusieron de acuerdo que ese saber debía ser y manejarse de esa forma y no otra. 

Nos forman bajo la consigna determinista de que, 20 + 20 es 40. Eso no se cuestiona ni discute, es una "realidad", es una fenomenología, pero ¿qué era antes que eso?..., era un no saber, que, para pasar a ser parte de la dimensión científica y consciente, debió ser falseada como una realidad psíquica y antes que eso, una inquietud psicológica.  

Nadie discute sobre la veracidad y coherencia de la matemática, pero si yo les pregunto ¿Por qué el cero y no mas bien la nada?...., ¿qué contestarían?
  
¿Alguien alguna vez se preguntó, por qué acatamos ciegamente el "0" sin interrogarnos acerca de la irracionalidad metafísica implícita en todo lo que significa y representa el número cero?. ¿Lo pensaron alguna vez?...poner un signo o marca en forma de círculo luego del 9, que, a la derecha del 1 significa 10, pero si lo coloco a la izquierda significa "nada"..., ¿Hay cosa mas ilógica que esa?

¿Por qué la nada, si es antecedido de un uno, decuplica su valor, pero si le pongo dos "nadas" le centuplica, y así sucesivamente?, ¿Cuales son las credenciales de la coherencia presentadas ante la fenomenología para que esa nada se corporice en la "conciencia pura" de tantas formas diferentes?
   
Toda matemática es ciencia eidética, pero antes que eso fue una realidad psicológica. Siempre será una realidad psíquica, hasta tanto dure la fenomenología. 

El número cero, es un legado de la metafísica hindú, que encierra una historia filosófica muy rica e interesante, que, amerita todo un ensayo en particular, que obviamente no será éste. 

Todo saber y teoría del conocimiento, para que adquiera el grado determinista en el absoluto, ha debido ser fruto del consenso colectivo de toda la sociedad, y ese renunciamiento a la duda, es sin duda el resultado del esfuerzo psicológico que hemos hecho como colectivo. 

Porque el saber, el estudio, el conocimiento, la ciencia, el acto de filosofar son los mecanismos de defensa por excelencia de nuestra psiquis. 

Puedo alterar la metafísica del lenguaje, y usar arché, lo apeirón, el pneuma, la pulsión, lo incosciente, lo instintivo, lo esencial...., lo que quieran, el lenguaje, al igual que las matemáticas, también son un invento del hombre. Lo que no puede permitirse la conciencia humana, es dejar de evolucionar en base a la inversión psicológica y psíquica.    


La "falacia de reificación", el pecado por antonomasia de la filosofía posmodernista, ergo la tendencia desaprensiva a convertir entidades abstractas de difícil cuantificación y determinación - desde sus cualidades hierofánicas-, en entidades lógicas ajustadas a un determinado esquema conceptual, por ejemplo "la inteligencia", "la realidad", "el universo" etc.

Esta cosificación exagerada de las ideas no dogmatizables, se está dando en muchos ámbitos de la ciencia y la filosofía.

Se le puede pedir muchas cosas a la Psicología, y en especial, al Psicoanálisis, pero no puedo pedirle a la realidad que las ignore, no es inteligente ni práctico.

Quizás el cuestionamiento mas  usual, sea aquel que le exige al Psicoanálisis, salga de su aislamiento y ostracismo voluntario. La Psicología es una ciencia sitiada, pero el Psicoanálisis en particular, es una disciplina asediada por las demás ciencias, y no entiendo el porqué de sus argumentos, salvo,  por la necedad de los mismos psicoanalistas, hostigados por una filosofía y una ciencia, empeñadas en cosificar el alma humana. 

No lo sé, quizás ese conservadurismo doctrinario del Psicoanálisis, sea su salvación. La filosofía ya está volviendo sobre sus pasos. Mis conclusiones, siempre cierran en la duda. 

No digo que, la fenomenología de la conciencia, sea siempre una realidad psicológica (a posteriori psíquica), solo insinúo que, para llegar a ese estadío del saber, debió haber pasado primero por los mecanismos de defensas implícitos en el concepto de "inconsciente colectivo" de Jung.  
  
Cuando uno estudia, escribe, trabaja intelectualmente, so cuando uno se sumerge en pensamientos profundos en uso de una semiplena consciencia, sepulta momentáneamente esas realidades psicológicas, engañamos al inconsciente, mi yo indeterminado, mi otredad, esa sombra invisible, la alteridad del ego y sus pulsiones, hasta el punto de subyugar su poder. Y en esto, podemos acordar que, Husserl no se equivoca.  

Pero jamás lo inmoviliza como absoluto. El conocimiento, la curiosidad, la sed de saber, son los mecanismos de defensa por excelencia de una conciencia atormentada por la negación, represión, regresión, desplazamiento, proyección, introyección, racionalización, formaciones reactivas, la destrucción de lo hecho y la compensación del inconsciente del hombre.

Mas que el pluralismo dialéctico, me seduce la noción de sincretismo filosófico y científico, aquel subterfugio de la  U-topía, donde todos se asisten asertivamente poniendo lo mejor de si, en beneficio de todos y todo. La filosofía como la ciencia, son una misma institución fenomenológica, y la especialización, lo ontopraxeológico. 

Buenas noches.-

Share this article :

Publicar un comentario en la entrada

 
Letras Opacas.org | |
Copyright © 2011. PERIODISMO DE ESCRITORES - All Rights Reserved
Template Created by Creating Website Published by Mas Template
Proudly powered by Blogger
Conseguir la ú…e Flash Player Blogger {{Usuario escritura-4}}