Metafísica de la mecánica cuántica: contradon | PERIODISMO DE ESCRITORES

Metafísica de la mecánica cuántica: contradon

viernes, 29 de mayo de 2015 0 comentarios


HERMENÉUTICA DE LA ESTUPIDEZ



Escrito por Lic Ramón D. Peralta


Cierta vez, le conté a mi psicoanalista que, uno de mis sueños recurrentes, era el de contemplarme -angustioso -, ante mi mismo, al comprobar que una niña de 4 años (de mi misma edad) sabía contar números, mientras en simultáneo los desconocía, pero que, intuía como conocimiento verdadero. No saber algo que otros saben, siempre me resultó un espanto. Obviamente, mi vida ha sido un espanto. 


Mientras más estudiamos, indagamos y filosofamos, se agiganta la noción intelectual de que, realmente no sabemos nada (Sócrates, el magno). No sabría definirme a mi mismo, creo que nunca lo lograré, pero dudo mucho que pueda dudar de mis dudas, tampoco de mi curiosidad. Quizás por ello, aborrezca tanto el trabajar. Soy un consagrado "vago" obsesionado con el estudio, aunque quizás, solo sea un rebuscado subterfugio para justificar la haraganería. Ni siquiera sé para qué escribir esto. Tampoco entiendo por qué no lo borro (y me borro). 

 

A partir del bochornoso episodio, en donde Sokal y Bricmont (en su libro "Imposturas Intelectuales"), ridiculizan a varios de los más prestigiosos filósofos del posmodernismo, en lo que resultó en llamarse la "Guerra de las Ciencias", entendí que debía ampliar los límites de mi investigación cognitiva. La Filosofía del siglo XXI, no solo depara un reto para los científicos, sino también para los humanistas y naturalistas. Los filósofos son inimputables. 

El Positivismo Lógico había llegado muy lejos, al punto de arrogarse el derecho de exigirle al hombre, ser según ser, en función de solo conciencia en cuanto ciencia. Algunos científicos advirtieron que, varios prominentes filósofos se habían atrevido a incursionar en el mundo del nuevo saber cuántico (aun de moda), sin tener la mas elemental noción del tema. En razón que quiero hablar de otro asunto, habré de soslayar la mención de nombres y grupos de pertenencia, aunque quizás, me explaye en otro ensayo (lo dudo). 


Como insinuación, les dejo a modo de adelanto algunas de las irónicas y sarcásticas mofas que, algunos destacados científicos infligieron sobre algunos filósofos y psicoanalistas muy famosos del siglo XX:  

«El concepto de campo morfogenético es la piedra de toque de la teoría cuántica de la gravitación.»


«Las especulaciones psicoanalíticas de Lacan han sido recientemente confirmadas por la teoría cuántica de campos.»


«El axioma de la igualdad de conjuntos (dos conjuntos son idénticos si tienen los mismos elementos) refleja los orígenes liberales decimonónicos de la teoría matemática de los conjuntos.»


Esto demuestra que, ni aun los ámbitos mas supuestamente encumbrados de la intelectualidad, están exentos de la charlatanería.




¿Por qué se dio ésta absurda guerra entre ciencias comenzado a fines de los 90` y que se adentró como una gangrena en el siglo XXI? ¿Cómo podemos explicar semejante papelón?. 


Tal como anticipé en mis dos ensayos anteriores, estos dislates avergonzantes, son el fruto de la devastadora influencia que tuvo el Positivismo en la filosofía. 


El modernismo, comenzó su labor filosófica eliminando las piezas que estorbaban. Si bien soy ateo, no entiendo por qué quitamos a Dios del juego, si es una pieza importante que existe en la mayoría de los seres humanos. Que no exista en mi, o que yo lo niegue, no me autoriza a quitarlo del análisis. Ni siquiera me dejaron probar su inexistencia. 



Algunos quitaron el inconsciente psicológico y pulsional del hombre. Otros quitaron la naturaleza y a la metafísica del medio. Algunos fueron mas lejos, para extirpar todo lo que no encajara con una omnipotente voluntad de la conciencia, poniéndola como epicentro del universo, capaz de inventarlo todo y reinventarse a gusto y piacere. Se quitaron muchas piezas para mi gusto. Reza un refrán del Modernismo: "Sino puedes vencerlo, ignóralo". 

La moraleja que, muchos filósofos sacamos de todo esto, es, la Metafísica no solo nunca debió ser excluida de la filosofía, sino que, es la piedra fundacional del saber humano.

Como aprendizaje contingente, también nos dimos cuenta que, debíamos estudiar Mecánica Cuántica y mas matemática. Debíamos aprender de nuestros errores y dejar el dogmatismo filosófico de lado (nunca mas).      

Aun no puedo determinar con lozanía qué significa la filosofía para mi, como tampoco puede magnificar su utilidad, pues en algún punto, la reducción imaginaria a todos los problemas se satisfacen con dejar de ser, dejarse ser, o dejarse estar, o bien, respecto del sujeto-cosas, elegirse no violentarse o forzarse.



Los animales parecen tener todo resuelto, y en apariencia su mayor problema son los hombres. Vaya paradoja, hoy nos damos cuenta de lo mucho que podemos aprender del reino animal, y lo mucho que hemos evolucionado en la producción de nuevos y absurdos problemas. Todo es un problema, y nada debería serlo, no obstante tenemos la filosofía, que no resuelve en absoluto, pero que incorpora consciencia, experiencia e intuición (etc) sobre los vínculos relativos entre las cosas y los quienes.



La filosofía construye mitología sobre los escombros de derrumbes anteriores, pero sin dejar que esos restos dejen de servir para construir nuevos muros.

Tengo en duda que, tanto la filosofía analítica, como la continental y cientifista, por usar una clasificación harto ambigua y errática, han sido edificadas por tipos rebeldes, violentos, autoritarios, anacrónicos, pero dotados de una exótica variante de autismo, que los suele mostrar muy inteligentes para algunas cosas, y muy torpes para otras.

La filosofía es el caviar de los sociópatas intelectuales, ávidos de quedarse con la última palabra. Y vaya curiosidad, tanto la fenomenología de Husserl como la hermenéutica, racionalismo, estructuralismo, pos-estructuralismo, postmodernismo y especialmente la deconstrucción de Jaques Derrida, han sido expresiones de luchas fraticidas entre metodologías, ontología, empirismo, y ciencias eidéticas (etc) que intentan imponer un camino por sobre los demás, donde deberíamos transitar, cuando de psicolingüística, lenguaje, ética y estética hablamos.

Se ve como una sórdida competencia por imponer un nuevo y mejor dotado metalenguaje a los esquemas cognitivos, gnoseológicos, e ingeniería del pensamiento humano en general.

Uno de los mas notables paradigmas de la filosofía, es su concepción fundamentalista, mesiánica y belicosa, pues lejos de la persecución del cooperacionismo y del trabajo en equipo, tiende a autoexcluirse o autoincluirse según el caso, dejando que el individualismo tome riendas del asunto, sin importar demasiado el daño que le genera al conjunto.

No pienso hacer apología de la filosofía analítica, aunque la "piense", mucho menos lo haré sobre el poco digerible Cientifismo, pero en la medida que releo e incorporo nuevos textos filosóficos occidentales, más me convenzo de la temporalidad dogmática que adquiere el sempiterno revisionismo de la filosofía.

Lo cual explica, por qué seguimos dando vueltas en círculos para ratificar la vigencia de los antiguos sabios como Sócrates, Platón y Aristóteles (por mencionar los mas conocidos), que en definitiva importa la vigencia de todos.

En cuyo caso, la pregunta es: ¿por qué tanta violencia y autoritarismo si finalmente la sabiduría filosófica es una madre incapaz de prescindir de algunos de sus hijos?.

Obviamente el individualismo de los filósofos no debe ser confundido con sabiduría, lo que no obsta que sean sus arquitectos, constructores y arquetipos.



No deja de inquietarme la filosofía del conjunto que sigue encontrando mas problemas por sobre problemas anteriores, sin dejar por ello de ser un atajo hacia una metafísica supraestructuralista que todo lo ve desde arriba.

Jaques Derrida, quizá uno de los mas revolucionarios filósofos de la posmodernidad y del posestruturalismo, se reveló contra la obsolescencia del estructuralismo para dejar bien en claro que, siempre habrá alguien dispuesto a enfrentarse contra el apoltronamiento del pensamiento dogmacentrista.

O bien, dicho de otra manera, tanto Derrida como Julián María, Unamuno y Lyotard (por mencionar solo algunos), proclamaron por sobre los hombros de los existencialistas y estructuralistas, que hay mentes no dispuestas a dejar que sobren piezas del rompecabezas.

Claro que, la filosofía del hoy, ahora, en este preciso momento, esta siendo hostigada y provocada por la psicosociología y la patota de disciplinas neurobiológicas y genetistas, patrocinadas por los nuevos cientifistas occidentales. Las razones, son atendibles.

Hay muchos interrogantes que el hemisferio grande no ha podido tan solo intuir, sobre verdades, palabras, verbos, gerundios y silogismos de predicados de lo inmerso en el cuadrante de lo pequeño, lo diminuto. Me refiero al individuo, su ser, no ser y mas que los enlatados psicológicos, me refiero a sus vínculos metafísicos no explicativos para con un universo que ahora se muestra dócil y generoso (en materia de identificación y esencialidad).

El mundo de las subpartículas cuánticas, no es una teoría conspirativa más o un esbirro pseudocientífico, es la clave para explicar las leyes universales de la naturaleza. No es algo para tomarlo a la ligera. 

La gran paradoja se da, porque muchos defensores del posivitismo no pueden explicar ¿Por qué los científicos (físicos, matemáticos, biólogos, etc) están encontrando en los cálculos teórico-matemáticos resultados nítidamente metafísicos y filosóficos?, ¿Cómo puede ser que, los mas excelsos, inquietos y neuróticos científicos del mundo resulten los mas conspicuos hurgadores de la metafísica?. 


La mecánica cuántica, no es una revelación filosófica, es una epifanía científica logrado mediante el método científico. ¿Qué le pasó a los posmodernistas, positivistas y fenomenólogos?  


Recuerdo que mi padre tenía por costumbre dar su habitación matrimonial a las visitas que el consideraba excelsas, que eran casi todas. Hoy lo veo como un gesto merecedor de una profunda retrospección introspectiva. Nunca volví a ver un gesto semejante, salvo entre la gente muy pobre e indigente, que ante la necesidad extrema comparte lo único que tienen.

Vaya generosidad, la de aquel que comparte todo, a cambio de algo de igual valía, pero que no deja de ser poco. Aquí es donde Derrida, Marcus y Austin, pondrían el grito en el cielo, para preguntarnos qué entendemos nosotros por "distribución de la riqueza".

La cosa se pondría muy interesante si le sumáramos los célebres berrinches de Derrida sobre el significado de algunas insignes palabras, como: dar, reciprocidad, perdón, empatía, altruismo, beneficencia, ayuda y planes sociales.

Claro que a los aprendices de dictadores latinoamericanos siglo XXI, el solo intentar refutarle la estupidez de confundir asistencialismo clientelar con distribucionismo, no sería bien recibido.



En realidad, no pretendo desarrollar este tema ahora, pero quizá deba dejar algunas pistas para un ensayo futuro, donde pueda finalmente argumentar por qué la distribución de la riqueza solo ha sido (hasta ahora) realizada entre castas o segmentos socioeconómicos equivalentes, conexos o próximos.

Tampoco tengo ganas de esgrimir deconstrucciones semióticas, pues en eso el francés era una eminencia, aunque yo veo mas en Derrida al padre de una Hermenéutica Metalingüística, donde las palabras adquieren una impronta filosófica de jerarquía y supremacía. Quizá el primer discípulo de Derrida si fuera coetáneo (usen la imaginación), sería Martín Heidegger, quien posiblemente afirmaría que el Derridaismo es una vuelta de tuerca en el "ir a las cosas".
Heidegger también dijo que, el lenguaje es anterior a toda fenomenología, por ende, es menester que el filósofo sepa construir artesanía y arte a partir de esas palabras, para poder describir y explicar esos nuevos entes y entelequias (sic).

¿Qué tan beneficiosa es la curiosidad que nos lleva a ir por mas, redoblando las apuestas constantemente, sin aun tener consciencia de lo que fuimos, somos o queremos ser?. ¿Cómo explico que la filosofía tiene un sentido, si aun no sabemos a ciencia cierta de dónde venimos?, ¿Dónde está el punto certero en donde apoyarme, para poder efectivamente determinar dirección y experiencia incontrastable?, ¿si ya se que tengo mas de tres dimensiones en el universo, por qué debo asumir que lo visto hasta ahora es o no falsable?...

Anton Zeilinger afirmó: "También en las tradiciones espirituales veo un camino del saber, paralelo al de la ciencia, en el que se puede aprender algo sobre el mundo. 
A mi entender, todo conflicto entre ciencia y religión es un malentendido. La discusión sobre evolución y creacionismo es intelectualmente espantosa, tanto por lo que defienden los fundamentalistas de la religión, en especial en los Estados Unidos, como también, en parte, por culpa de los científicos; ese libro de Richard Dawkins, The God Delusion (El espejismo de Dios), ¡es tan simplificador! Ni la religión ni las ciencias de la naturaleza podrían probar nunca la existencia de Dios ni refutarla." (Investigación y Ciencia, abril 2008)

John Carew Eccles, premio Nobel del campo de la neurocirugía, escribió estas palabras: "Una insidia perniciosa surge de la pretensión de algunos científicos, incluso eminentes, de que la ciencia proporcionará pronto una explicación completa de todos los fenómenos del mundo natural y de todas nuestras experiencias subjetivas: no sólo de las percepciones y experiencias acerca de la belleza, sino también de nuestros pensamientos, imaginaciones, sueños, emociones y creencias [...]."

Es importante reconocer que, aunque un científico pueda formular esta pretensión, no actúa entonces como científico, sino como un profeta enmascarado de científico. Eso es cientifismo, no ciencia, pero impresiona fuertemente al profano, convencido de que la ciencia suministra la verdad. Por el contrario, el científico no debe pretender que posee un conocimiento cierto de toda la verdad.

"Lo más que podemos hacer los científicos es aproximarnos más de cerca a un entendimiento verdadero de los fenómenos naturales mediante la eliminación de errores en nuestras hipótesis. Es de la mayor importancia para los científicos que, aparezcan ante el público como lo que realmente son: humildes buscadores de la verdad" (La psique humana, 1986).

Volviendo a Derrida, y en esto estoy de acuerdo "en parte": parecería que hoy rige una polarización dogmacentrista que lleva incluso a los mismos filósofos del siglo XXI por caminos trillados, plagados de antagonismo y absurdos recurrentes. Se vislumbra una intentona conservadora y tradicionalista, de usar como herramientas sociológicas, conceptos demodé y perimidos, para seguir insistiendo sobre un póstumo ordenamiento social que nunca fue, ni será.

Hoy suena tan utópico el marxismo primigenio respecto del existencialismo, como distópico es el capitalismo respecto del nihilismo. Yo los veo como matrimonios espistemológicos irreconciliables (oxímoron precoz), donde la terquedad y la tozudez, solo nos seguirá haciendo perder un tiempo, que a partir de la cuántica se presenta como sospechoso e incierto.

En lo que no estoy de acuerdo, es en la no posibilidad de encontrarle una salida airosa a tal metonimia etiológica y antropológica.

No tengo evidencia del nivel de familiaridad que puede haber tenido Jaques Derrida con la mecánica, física o matemática cuántica, pero cuando agudizo el oído, percibo una suerte de adelantamiento a una problemática, que hoy se manifiesta desde lo científico y filosófico como real.

Y así como al aire, fuego, tierra y agua fueron los elementos que movilizaron y sedujeron a los filósofos de la antigüedad, aun percibo poco entusiasmo por redirigir la artillería vital, tras estos nuevos descubrimientos científicos, como los sucedáneos a los neutrones, fotones, electronoes, iones, protones, quázares, enlazamientos fantasmales, etc, hasta llegar al Bossón de Higgs y todas sus variantes.

Es curioso, porque los partículas subatómicas son cosas no del todo definidas, pues según donde estén, como estén, y en qué momento, serán una cosa, para ser otra al momento en que uno quiere clasificarlas o medirlas.

Es tan extraño todo este mundo de lo diminuto, que llevó a los científicos a reclamarle a la filosofía analítica, le salga en auxilio o bien oficie de asistente, para algo que rompe con todo molde conocido hasta ahora. La Metafísica es lo único que existe por el momento, y no creo haya mas que eso. 

Las partículas subatómicas, son entes que dudan de si mismo, para poner en jaque toda la ingeniería de pensamiento pre-existente, pero además, hace añicos la arquitectura gnoseológica y dogmática, reduciendo el todo a una nada, plenamente literal.

La dualidad del multiverso, o bien, su multidimensionalidad mental, invoca un entrelazamiento entre ideas que pone a cero, lo que intuíamos sobre la materia y en general sobre la naturaleza.

El tener ya las pistas sobre que los fotones pueden teletransportarse por un medio que es mas veloz que si mismo, es simplemente increíble, máxime si tomamos en cuenta que los fotones son partículas subatómicas de luz. Estos nos dice que incluso la luz, necesita de un medio de transporte mas eficiente para moverse por el universo.

La teoría del Big Bang esta siendo interrogada por el Fermilab y la "Máquina Dios", y en la medida que se avanza, mas dudas nacen a la postre de este nuevo mundo, que se deja descubrir por prenda, cual nudista (streapers) profesional.

¿Está la filosofía preparada para esto?, o bien, hagamos de la sutileza un cincel: ¿Será esta vez, que los cientifistas, los analíiticos y los continentales, se sientan obligados a unirse con la comunidad científica, como un solo cuerpo colegiado, en pos de salir del atolladero?.




Lo maravilloso del "ocultismo filosófico" (La Primera Filosofía), es que nos permite ver donde otros no quieren o pueden, porque es inmanente con el origen mismo de la filosofía. Pues hay una decisión que sin elegirla, ya fue tomada, debemos seguir adelante a ir por todo.

Es la curiosidad innata y natural del dasein la que elige por nosotros, convirtiéndose en otro de los ingredientes que pone en aprietos al existencialismo, y en particular a Sartre.

Los gnósticos se muestran expectantes, mientras los nonatos ignósticos nos dicen: "¿Y ahora?¿qué tienen para refutarnos?¿tan errados estábamos?, todo esto mientras el impostor de Dios, parece redimirse de atávicas acusaciones.

Los muertos que habéis enterrado gozan de buena salud. Tampoco es misión de la filosofía encontrar a Dios, pero de encontrarlo, deberá explicarlo con tanto ímpetu y generosidad, como cuando lo negaba, excluía, igonoraba o incluso cuando lo declaró innecesario.

En todo caso, me declaro como un escéptico muy optimista, pero es un optimismo racional y fundamentado, ergo hay nuevos conocimientos y cosas de donde tomarme: ¿cómo ignorar la cuántica siendo un filósofo por obsesión? ¿Hasta cuándo los filósofos seguirán oficiando de juglares y trovadores de coplas y estrofas aprendidas de memoria sobre un saber que ya duda de si mismo?.

La peor de todas, la filosofía social, que ya huele a pestilente y putrefacta, sobre todo en aquellos hidalgos cabezas huecas que siguen, merced al plagio, jugando con las hegemonías del conjunto comunitarista: ¿Es esto realmente filosofía?, ¿o es solo academicismo contumaz?.

Todavía me río con el "Dios como causa sui", o con el marxismo científico, y si me apuran un poco, meto en la bolsa a todo el positivismo y al posmodernismo. 

Sin duda, soy radical y violento, pero no mucho mas que los que violentan una realidad que merece ser atendida, y pronto.

Reclamo para la humanidad una urgente aproximación a este nuevo saber, porque allí estarán las respuestas a una problemática que nunca dejó de ser, y cuando digo respuestas, me refiero a que son el ápice donde formular nuevas y mas efectivas preguntas.

Una filosofía que tienda a convertir enigmas en explicaciones comprensibles. La mecánica cuántica nos demanda un lenguaje, una fenomenología y una hermenéutica que establezca puentes transitables entre el ayer, el hoy y el mañana, dejando así abierto un portal imaginario, donde el tiempo no nos sorprenda con sus dudas.

CONTRADON 

La cooperación se presenta como primordial, pues todos los miembros del grupo se benefician, y con ellos la humanidad toda. Es extravagante, como incluso, el Dilema del Prisionero codifica este problema, tanto a nivel teórico como experimental y en la praxis.

Curiosamente, este y otros resultados en la experimentación cuántica muestran que, los científicos involucrados, frecuentemente actúan de forma más cooperativa de lo que dictaría el simple interés personal.

Una posible razón para ello es que, en una situación de dilema del prisionero repetida en el tiempo, hace que la no cooperación nos castigue más, y que se premie en consecuencia, mas la cooperación de lo que podría sugerir el problema original.

Se ha insinuado que este es un posible mecanismo para explicar, cómo encarar la evolución de las ciencias cuánticas -el saber todo (que ya intentan trabajar en equipo) -, la evolución de la filosofía, y por qué no, la evolución de las emociones complejas y la evolución del comportamiento social, hoy sumergido en un paradigmático caos estructural.

Hay cuatro condiciones esenciales que, tienden a ser necesarias para que surja un comportamiento cooperativo entre dos individuos: una superposición de deseos, una probabilidad de futuros encuentros con el mismo individuo, recuerdos positivos de anteriores encuentros entre individuos y un valor positivo asociado con futuros resultados comunitarios. Otro punto para John Nash.

Con esto intento significar que, esta vez no lo podremos lograr solos, o bien, el individualismo que caracterizó la metafísica y la filosofía a lo largo de la historia hasta llegar a este preciso momento, no alcanza. La sinergia de la energía vital en la filosofía, se impone como infranqueable. Si los resultados de la metafísica implícita en la mecánica cuántica, son del tipo filosóficas ¿Qué esperan los filósofos? ¿Un método científico para probar lo metafísico?.

Mejor dejar a los científicos y matemáticos que hagan el "trabajo sucio",  la filosofía pasa a cuarto intermedio y descansa.

Ahora que ya me di a entender, volveré a Derrida, para exaltar la practicidad de su labor y obra.

Observen con estos meros ejemplos, cómo ya su metalenguaje está abriendo un sendero para que la filosofía cuántica (aun en período de gestación) pueda desplazarse con cierta elegancia.

Con motivo de la ininteligibilidad de algunas entelequias cuánticas, sobre todas las oposiciones semióticas que trabajan en los textos de la cultura occidental, Derrida creó "marcas" como el "pharmakon" - que no es ni remedio ni veneno, ni el bien ni el mal, ni el interior ni el exterior, ni hablar ni escribir; el "suplemento" que no es ni un más ni un menos, ni un afuera ni el complemento de un interior, un accidente, ni una esencia, etc; el "himen" que no es ni confusión ni distinción, ni identidad ni diferencia, ni la consumación ni la virginidad, ni con velo ni sin velo, ni dentro ni fuera..., etc; el "gramo" que no es ni un insignificante ni significado, ni un signo o una cosa, ni la presencia ni una ausencia, ni una posición o una negación, etc; el "espacio" que no es ni el espacio ni el tiempo, ni la materia en descomposición o expuesta al tiempo; la "incisión" que no es ni la integridad incisa de un comienzo, o de un simple corte en, ni simples secundarios, etc (Posiciones p. 43).

Son solo "marcas", pero que avanzan sobre toda una nueva fenomenología cuántica, la cual reclama para si, una nueva semántica, sintáctica, gramática y semiótica. ¿Por qué se enojaron los filósofos con los científicos después de semejante logorrea?. Derrida tendría que haber sido mas radical, "tomar mayores riesgos". No entiendo qué lo llevó a privarse de proponer números que representen "valores cuánticos", por ejemplo:
·
*el "Duo" que no es dos, tres ni uno, que es más que cero y menos que el infinito. Que se toma con soda o con leche. Que todo y es nada. Que se cuenta, pero no se dice. Que es mensaje pero no mensajero (...) 




Antes de referirme a otro tipo que en Movimiento Copia Oculta Argentina, tenemos en alta estima, Marcel Mauss, me gustaría solo a modo de sobrevuelo, sugerir que la cuántica puede explicarnos y diluir postulados que obran en grado de "conocimientos empíricamente controlables" (hasta ahora), y que, en algún momento sonarán a "Dúo".

¿Si semejante filósofo sanatea, por qué yo no?  


Marcel Mauss, nos vuelve a sorprender nuevamente, ratificando que la genialidad cuando es verdadera, se mantiene como una constante.

En su "Ensayo sobre el Don" (1925), nos dice que una comunidad, en este caso científico-filosófica, puede trabajar eficientemente y con alto grado de perfomance en lo que a probabilidades de avances se refiere, cuando comparte con generosidad sus dotes, dones o recursos. Invoca la palabra donación, como gesto a priori vinculante, que, obliga a la contraparte a devolver por motus priopio, el equivalente de lo recibido.

Sería como una especie de trueque romántico y semi altruista de conocimientos y descubrimientos, en un ambiente de nobleza ideológica, intuitiva y humana, donde el sistema funciona cuando esta formado por personas íntegras y de gran inteligencia emocional.

La pregunta es: ¿Querrán y lo permitirán las corporaciones privadas y los Estados?, supongo que sí, pues en Suiza, se alternan científicos de muchos países, aunque no quedó del todo claro, qué harán con esos descubrimientos, ni quién los gobernará, una vez que adquieran relevancia y trazabilidad.

Esa capacidad de obligarse a la reciprocidad, Mauss lo denominó "contradon". Esperanzas tengo, sobre todo cuando veo lo bien que se manejó el desarrollo y posterior aplicación del Software Libre. Quizá la palabra "asertividad", se ponga de moda en poco tiempo mas.

Dijo Adam Smith: "Solamente a través de la imaginación podemos concebir sus sensaciones (sc. los de nuestros hermanos) (...) son las impresiones de nuestros propios sentidos y no la de los suyos lo que nuestra imaginación copia".

No sería justo, si ante este profundo cambio pregonado para con un nuevo pensamiento cuántico, paso por alto uno de los libros filosóficos, mas destacados de la historia de la humanidad, me refiero a la Biblia.

En el Antiguo Testamento, “arrepentirse”, o algún equivalente, es invariablemente la traducción de dos términos: naµh (‘lamentar, cambiar de idea’) y sûuÆb_ (en el sentido de “volverse, retornar”).

No lo tomo como un arrepentimiento en el sentido que le da el dogma, y en especial los hombres de la Iglesia, sino como sinónimo de flexibilidad de los esquemas cognitivos y grandeza filosófica, de tal manera que, en ese reconocimiento del "me equivoqué", se abran las puertas a nuevos descubrimientos, haciendo en paralelo, abandono de toda arrogancia, soberbia y terquedad, ya que normalmente, solo provocan un retardo en los procesos de cambio y evolución.

Tampoco me refiero a una vuelta a Dios, salvo que la cuántica nos conduzca a él, en cuyo caso, que cada quien asuma su verdad.

Ojo, no se malentienda, con esto, no estoy abandonando la idealización del concepto de "condición humana", aunque tampoco me rasgo la vestiduras por ello. En cuyo caso, la condición humana aplicaría como norma genérica para esta nueva filosofía cuántica, ergo, es un término que abarca la totalidad de la experiencia del ser humano y del vivir vidas humanas comunitarias con universabilidad.

O sea, solo la usamos en este caso, para denominar o ponerle algún apodo a esas entidades mortales que hasta ahora usábamos para darle alguna suerte de identidad temporal y de experiencia a la existencia.

Tampoco me refiero al arrepentimiento que, en el Antiguo Testamento exige de perdón. Dicho de otra manera, "el perdón como virtud no obligatoria". El Dios del Antiguo Testamento hace múltiples referencias al perdón de Dios, pero no insiste en reclamar que los hombres se perdonen entre sí; se lo considera, no como un imperativo moral, sino como algo loable pero realmente no exigible.

En las oraciones contenidas en los Salmos se contienen numerosas peticiones de misericordia o perdón por los propios pecados, pero también peticiones de que Dios castigue duramente a los inicuos o a los enemigos del orante. Acá yo me refiero al arrepentimiento que, demanda el perdón introspectivo de tinte filosófico para con nuestra precaria parcialidad y egoísmo.

Ya no asumir que somos dueños de un conocimiento revelado, sino por el contrario, poner en jaque toda epifanía, para darle paso a una completamente nueva ingeniería del pensamiento, de tal manera que, se vea y se sienta dócil ante la dinámica del nuevo paradigma del conocimiento. Una aproximación al epojé trascendental pregonado por Husserl.

En cambio con el Budismo, y no me canso de decir que es la expresión religiosa mas desarrollada y evolucionada de la humanidad; el perdón se concibe como una práctica para prevenir pensamientos dañinos que puedan alterar nuestro bienestar mental.

En el Islam, se enseña que Dios (Alá) es "el misericordioso", y la fuente original de todo perdón.




FILOSOFÍA CUÁNTICA: EL NUEVO ORDEN UNIVERSAL DEL PENSAMIENTO 


Es natural que el hombre quiera explicar de manera "lógica" por qué las cosas y los quienes se comportan y se transforman de tal o cual manera. Sin detenerse aquí, el hombre "necesita" poder controlar ese conocimiento, concibiendo en ese sentido postulados, tésis, hipótesis, teoremas y reglas científicas que tiendan a conformar axiomas y tautología, de tal manera que la certidumbre prevalezca ante todo lo demás.

Claro que el conocimiento y las ciencias, son todo lo lógico que pueden ser ante todo lo humano que somos. Hasta no hace mucho, todo nuevo descubrimiento de ser falsable, debía pasar por toda una batería de comprobaciones, demostraciones, universalizaciones e inquisiciones filosóficas. La velocidad de la luz era infinita hasta la llegada de Einstein, una vez medida esta, cambió la "lógica".


Lamentablemente Einstein murió defendiendo su lógica, pero no la realidad. No obstante nos dejó un gigantesco legado, la nueva ciencia y mas propiamente, las Teoría: General y Especial de la Relatividad. La gravedad cobraba así una explicación funcional. 

La física, matemática o mecánica cuántica, fueron las carabelas de Colón de las ciencias, ya que nos permitió conocer un nuevo mundo (asumiendo que Colón descubrió algo nuevo.., si?). Conocimos el átomo, que era el último bastión de la física como unidad de medida. Algún atrevido dijo: debajo del átomo como unidad de la materia solo está la nada. Hoy sabemos que, un átomo en proporción, equivale al tamaño de todo el sistema solar, y las "cuerdas" el equivalente de un árbol.   
Conocer este maravilloso mundo de lo diminuto nos permitió conocer el universo. Vaya sinécdoque, al direccionar nuestra curiosidad hacia abajo, nos fuimos para arriba. 

El mundo de las matemáticas me apasiona, tanto como la filosofía, quizá sean la misma esencialidad. Descubrir cómo se comportan los neutrones, protones, fotones y electrones es simplemente extasiante y conmovedor a la vez. Saber que las partículas están entrelezadas en universos paralelos, por un fenómeno que se mueve mas rápido que luz, trastorna la mas prolífica imaginación.

Hoy sabemos que es posible teletransportar partículas de un lugar a otro, por lejano que sea, más rápido que la luz, sin alterar la información que hay en cada partícula. Como también sabemos, y esta es la parte mas movilizadora, que necesitamos usar como medio, el entrelazamiento "fantasmal" de cuanto menos dos partículas subatómicas, para trasladar cualquier otra partícula.




Medir una partícula subatómica, significa alterarla. Y como si ya la magia no fuera suficiente, también pudimos probar, que al medirla, alteramos además la partícula que se haya entrelazada, por mas que se encuentre a un millón de años luz de distancia. Lo cual nos hace aseverar que, la palabra "tiempo" como la conocíamos hasta ahora, necesita de una nueva configuración.

Es apasionante ver, cómo esas partículas descreen y desobedecen a toda lógica humana posible. Son tan caprichosas, que se muestran cuándo quieren, dónde quieren y cómo quieren. Son seres que llegan a dudar de si mismos, para engañarnos y engañarse. ¿Ondas o masa?, ¿olas o luz?, ¿gusanos o espirales? ¿cuerdas o membranas? (...) Son todo ello, y no son nada de ello, dependiendo de lo que la ciencia logre descifrar de aquí en más. Para la mecánica cuántica, el azar es la ley, y la probabilidad matemática su lenguaje (hasta ahora). Pero sospecho que, en éste mismo siglo eso cambiará.

Muchos afirman que las conclusiones cuánticas, se resuelven mas con filosofía que con cálculos, pero se equivocan, en algún momento el hombre logrará controlar esos nuevos conocimientos.

Así como las partículas subatómicas obran entrelazadas, tampoco existe una sin la otra (matemática y filosofía).

De nada sirve la búsqueda de la verdad, sino tengo las herramientas para probar que la encontré. Tampoco serviría de mucho, sino se traduce en algo útil y beneficioso para la humanidad. Las matemáticas son los fotónes de la filosofía, y las demás ciencias sus electrones.

La evolución nos trajo hasta aquí, y ahora nos está diciendo que para poder continuar, debemos dejar morir nuestra ingeniería del pensamiento. La paradoja radica, en que al igual que la tele-transportación, para que podamos avanzar, debemos dejar morir al ser original, para crear uno nuevo. Eutanasia mental, que permita dar vida a una nueva, lozana y mas fuerte ingeniería del pensamiento.

Y por sobre todo, sería "mágico" poder establecer cómo se entrelazan cada uno de los individuos entre sí, y para con la vida en el universo, mas allá de lo material (en caso que la vida y la materia no sean otra cosa). Algún día, la mecánica cuántica podría resolver el problema de la alimentación de toda la humanidad. Ya existe el primer ordenador cuántico (téorico), que hace del bit cuántico un bólido, al lado de la más sofisticada computadora actual.

El futuro, se nos viene encima sin escrúpulos ni reparaciones.

Insisto, llegó la hora de que la filosofía y el pensamiento se preparen para este nuevo mundo. La auténtica revolución y el nuevo orden, está en nuestra mente, solo dejémonos llevar.

Os pido sentidas y sinceras disculpas, pero les aseguro que una vez que la cuántica invade nuestra mente, ya nada es lo mismo, ni lo será jamás.- 







Share this article :

Publicar un comentario en la entrada

 
Letras Opacas.org | |
Copyright © 2011. PERIODISMO DE ESCRITORES - All Rights Reserved
Template Created by Creating Website Published by Mas Template
Proudly powered by Blogger
Conseguir la ú…e Flash Player Blogger {{Usuario escritura-4}}